PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

OPINIÓN

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

No hay vencedores ni vencidos

Capitalismo militar de estado

Rafael Bayed

La triste historia de los pueblos resignados a destinos contrarios a su idiosincrasia, ha sido repetitiva en el tiempo. Con discursos y promesas llegan toda clase de enfermos mentales al poder, y con la promesa de darles al pueblo, en su mayoría flojos, necesidades básicas para mal vivir, complacidos los estúpidos, doblan la rodilla e inclinan el dorso para  besar la mano que los pone a pasar trabajo y los tiene viviendo de dadivas, y lo peor con el tiempo esta condición subhumana va poco a poco arrastrando a la clase media. En Venezuela, existe un 35 % de población con pobreza extrema, un 35 % de clase trabajadora, entre la privada y pública, un 25 % de clase media acomodada, ahora sufrida, y un 5 % de clase alta, todas sufriendo la incapacidad del régimen que detenta el poder, inseguridad de toda índole, violencia, escases, desprecio de los mandantes y hasta abuso de poder. Pero todos, absolutamente todos, esperando que alguien les resuelva el problema, porque ellos solo refunfuñar.

Vivimos sosteniendo que esto es un oscurantismo socio-político; uno de los mejores analistas del Continente Americano, Alberto Montaner, lo llama Capitalismo Militar de Estado, impuesto en Cuba, y que el trovo como buen amanuense, aplica en Venezuela con ciertas adaptaciones.

Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez, y otros tantos, sicópatas convictos y confesos, les importa un carajo la República y sus habitantes mientras ellos y los suyos a como dé lugar llenan sus alforjas.

Llegan al extremo de formar a delincuentes, armarlos, llamarlos colectivos defensores de la robolución, instruirlos en amedrentar, atemorizar, robar y hasta asesinar, para luego salir a decir que son paramilitares.

Mientras, estos detentadores del poder, falsos como lo es su patriotismo, todos al servicio de los asesinos más poderosos de la humanidad en los últimos 60 anos, los hermanos Castro, tengan todos los poderes controlados, no se podrá demostrar cuanto roban, cuanto asesinan, la verdad de los tratados con gobiernos extranjeros, los secretos del problema fronterizo con Colombia.\, Brasil, el Esequivo y no digamos el problema marítimo. 

A la disidencia la tienen acorralada, a unos los inhabilitan, a otros los meten presos, a otros los asesinan, a otros los tienen extorsionados y algunos hasta los alcahuetean.

Igual que los cubanos estamos solos. Deberemos, pues, diseñar alguna forma sensata y pacífica de tratar de recobrar la libertad frente a una dictadura empeñada en negarnos comida y medicina.

Ahora, según las agencias de noticias Fidel es  un profeta, Obama le perdona los crímenes durante más de medio siglo y el Papa Francisco lo beatificara en vida. Así son los líderes. 

rbayed@gmail.com


La pura verdad

Al venezolano confundido

Aureliano Buendía

Venezuela deberá encontrar en los próximos cuatro meses una forma política de avanzar por encima de la estéril y casi ideológica disputa sobre el pecado original del cual provenimos. Esto, más que una pérdida del extinguido tiempo, sería una desgracia colectiva, impidiendo que nos desprendiéramos definitivamente de reiterados errores conductuales en torno a nuestra procedencia como sociedad equivocada, con una errada forma de actuar y vivir. En un solo concepto que es más aspiración de vida que otra cosa, debemos reconciliarnos con nosotros mismos, para dejar de creer, que somos lo que no somos y no podremos ser. Una buena parte de los venezolanos puede aspirar parecerse a los europeos, mientras otro sector se identifica mejor con la evolución norteamericana y un tercer componente prefiere continuar identificándose con su verdadera historia; con esa herencia viva de cinco siglos que ha conformado la actual realidad latinoamericana. Hay en efecto un pecado original que se atribuyen hermanos entre sí pecado que actúa como un freno para el progreso y desarrollo y también para el entendimiento entre los hablantes del mismo idioma.Lo cierto es que la población venezolana necesita urgentemente reconciliarse consigo misma. Entenderse, comprenderse, convivir en paz y superarse, es una necesidad actual muy urgente; más aún que normalizar la deficiente alimentación a la que podemos acceder, porque sin  tolerarnos será imposible vivir como toda sociedad necesita hacerlo, junta, unida, y no divergente y separada, y probablemente hasta odiada, como hoy prosiguen muchos venezolanos. Este será uno de los trabajos más fuertes que tendrán los gobiernos de Venezuela en lo inmediato. Y cuando afirmo “los gobiernos”, intento unir a todo al que la sociedad le confiera mando para enderezar este desorientado país, que ya no sabe de dónde proviene ni hacia dónde va. Gobernadores, alcaldes, ministros y responsables de empresas oficiales deberán junto al presidente que resulte electo y a una Asamblea que Dios permita sea de notables y no de tanto extraviado como hoy, dedicado reorientar el mal ejemplo.

Nos proponemos elegir el 6 de diciembre, una nueva Asamblea Nacional. Frente a oportunidad tan importante debemos, mirándonos en el espejo, pensar en nuestro pecado original como seres y como pueblo. Evocar a nuestro pasado, los abuelos y nuestros padres, pensar en nuestros hijos y en lo que hemos vivido y les hemos obligado a vivir; en la contaminada existencia que les hemos ofrecido. Pensar también que somos responsables directos de cuanto nos pasa y que nadie va a venir procedente de ninguna parte, a solucionarnos las miles de necesidades que a diario padecemos, si no las enfrentamos nosotros mismos. Eso sin duda nos ayudará a encontrar luz.Pero más que todo, pensemos en Venezuela, en este hermoso país que todo lo tiene y absolutamente cualquier fantasía puede permitir, para, como seres humanos, como raza, como pueblo y como hermanos, entendernos en lo profundo de nuestros errores. Hoy, no necesitamos que ningún cubano venga a descubrirnos ni a cambiarnos el petróleo por enseñarnos a leer para hurtar. Estamos urgidos de buenas voluntades y conciencias probadamente limpias, que las tenemos, para encarar el futuro. Venezolano, quítate la venda y límpiate los ojos para que puedas observar el futuro con propósito y decisión exitosa.

Esa es la Pura Verdad.-


La pura verdad

“El peligro que camina”

Aureliano Buendía

El gobierno venezolano definitivamente hace tiempo adoptó la decisión de encaramarse en la sonda espacial de la Nasa que investiga al planeta Plutón, cuando ignoró que la cadena suplidora de alimentos en el país, Mercal, Pedeval y Abastos Bicentenarios, serían los únicos expendios que distribuirían insumos de la Cesta Básica Alimenticia, fracasarían antes del intento¿Habrá considerado, la dirigencia oficial que este es el procedimiento más rápido y sencillo para encender la mecha de un predecible conflicto civil de incalificables proporciones?

Por fortuna, alguien en el oficialismo, sensatamente advirtió el peligro que representaba esa mecha encendida sobre el barril de gasolina en que han transformado a Venezuela y operó el milagro de suspender la medida.No hay que ser adivino para imaginar lo que ocurriría, cuando nariceados por el hambre colectiva, un numeroso contingente de opositores, partidarios del oficialismo, o venezolanos con derechos, porque aquí todo el mundo tiene insatisfechas las necesidades humanas, luego de una larga noche haciendo cola en estos expendios, en la mañana ser desalojados con la excusa de “se terminó la oferta”, acción fomentada por la imprevisión y la ausencia de análisis, a la desesperación propia de una masa burlada. Podría ser esta una rápida vía al enfrentamiento entre hermanos, utilizando al tiempo la acción, como excusa, para suspender un proceso electoral que luce perdido.

Todos sabemos que en Venezuela el gobierno sólo dispone de estas tres cadenas para expender alimentos, mientras el sector privado desde hace muchos años tiene una excelente y organizada red de distribución a nivel nacional. Si es este un gobierno inclusivo, ¿por qué entonces los alimentos deben orientarse hacia un solo sector poblacional y no hacia el colectivo en su integridad? ¿Por qué las preferencias y las exclusiones si en efecto, todos somos iguales? ¿No será que la comida a vender no alcanza para todos, debiendo sacrificarse en consecuencia a una mayoritaria masa humana? ¿Podría significar esta acción profundizar una “guerra de clases” con impredecibles consecuencias?¿Será necesario que la oposición, acuda a las instancias internacionales, a la ONU, la Organización Internacional de Derechos Humanos y a las instituciones democráticas de los diferentes países que han mostrado interés colaborando con Venezuela, para superar estas amenazas propias del Medioevo y evitar profundizar la división social?

Morel Rodríguez Ávila, líder indiscutible de la oposición margariteña en Venezuela, acaba de denunciar algo tan grave como la pretensión del gobierno de convertir las sedes de las Misiones, que el gobierno sostiene a nivel nacional, en centros de votación, durante los comicios del próximo seis de diciembre, si es que a esa fecha se arribara en sana paz. Y, como el más lerdo de los ignorantes, pregunto: ¿En un país y estado dónde todos nos conocemos, podrá algún opositor orientado por un CNE cómplice en el juego político, votar en dichos centros electorales sin ser agredido, o cuando menos humillado? Sin duda, la advertencia de Morel convoca a la rectificación del gobierno y de la sociedad entera…. Los errores deben superarse, no permanecer con ellos.

Definitivamente, merecemos construir una realidad sobre bases distintas a la fantasía actual, donde ahora, los colonos cubanos son los demócratas y nosotros, los hijos de una Venezuela imposible. La horda de un desierto salvaje, donde  ya no hay más dinero que robar ni nativos para engañar.

Esta es la Pura Verdad


El vuelo del búho

El parque

Juan José Prieto Lárez*

Sentada en la misma banca de siempre, de espaldas al sol, miraba cómo oscurecía el parque. Ese, donde había transcurrido su infancia, donde siguen los mismos columpios con el óxido a flor de piel, la que alguna vez fue multicolor. La misma rueda donde mecía su cabellera y giraba y giraba sin parar, con los ojos mirando en círculos el anchuroso parque. Ahora tiene sesenta años. Muchos años sola. Batallando consigo misma, sola. Todos los domingos, luego de concluir la misa, ese es su sitio predilecto, el único al que asiste, solo los domingos, como antes, cuando era una niña. Al igual que ella los edificios que bordean el verdor se hicieron viejos con rostro gris, balcones solitarios donde antes se reunían las familias a mirar el parque. Hasta los árboles cuentan sus días en sus cortezas vulnerables al paso del tiempo.

   Esa tarde, después de terminar la misa acudió a la misma banca. Debajo de sí, un camino de hormigas trenzaba una caravana por entre lúgubres hojas hacia un destino inescrutable. La tierra se ha vuelto agreste, un color a desahucio cobija grietas de dejadez, las marcas de la sed. Los vericuetos servían de aposentos a depósitos de insectos esperando a otros aún más desvalidos para devastarlos. Ella permanece sentada, sola, mirando aquel desfile negruzco. La sombra del apagamiento estelar abrazándola como alguien invisible. Un bolso negro descansando sobre sus piernas, un desteñido gorro azul, una franela marrón con mangas largas, pantalones beige, y unos zapatos presumiblemente blancos, eran todo cuánto ella poseía. Parecía esperar con ansiedad ser arropada por la noche.

   Un vago recuerdo acudía a su encuentro. Volvía a los años juveniles, a ese mismo lugar donde un domingo después de misa conoció a Rodrigo, el único hombre que posó sus labios en los de ella, una vez. Fue, en definitiva una amor irrealizable. Lo quiso en silencio todas las horas de todos los días de su vida, sin embargo jamás sintió una correspondencia. Se había marchado para siempre, fugaz, así mismo como apareció aquel domingo después de la misa. A partir de allí su vida fue un torbellino pasional. Jamás sus labios tuvieron asidero en otros, mucho menos su cuerpo en otro. Jamás hubo otra oportunidad en el amor.El frío de la noche la envolvía y como siempre, como todos los domingos después de la misa, en la misma banca, dos lágrimas recorrían su helado rostro, pero sin muecas de dolor. Sacaba de su bolso un pañuelo verdecito, el mismo pañuelo, y secaba sus ojos y volvía sobre sus pasos hasta su casa a esperar el próximo domingo.

*Periodista

Peyestudio54@gmail.com

peyestudio@hotmail.com

@Juancho_pey


Solo circo, pan no hay

Rafael Bayed

Chávez, con todo y su canturreo para drogar al pueblo con un Bolívar divino, fracasa sobre las invenciones de actos olímpicos del Libertador, quien era un humano con defectos y virtudes, y recurre a los artificios de su auto culto, comienza sus ataques para crear enemigos y justificar sus agresiones, para que la estupidez resalte y domine al pueblo. Como corolario de esa estupidez, también uso al Che Guevara, personaje perverso y pervertido, convertido en "simpático", por los ardides publicitarios de expertos mediáticos y la sociedad de consumo, que en manos de especialistas quieren  convertir también a un desquiciado resentido en "prócer" de un movimiento de bandoleros en revolucionarios.

El tiempo avanza y la gente necesita de mas circo, después del deceso del “eterno” se promueve y motiva el culto y la veneración del que vive y sigue mandando, pero parece que solo convence a santeros, brujos, paleros y babalaos, y a medida que pasa el tiempo, hace falta más circo, porque pan, como que ya no hay.

Tampoco lograron la simpatía de la población con la comedia de Negro Primero. Viven jurungando ficciones y fabulas de cuenteros, para atraer simpatías, ahora Juana La Avanzadora, mañana, quien sabe que. También  la pretensión del siquiatra de Libertador en embadurnar las calles de la ciudad con la esfinge esotérica de Chávez.

A pesar de no tener ninguna concepción religiosa clara, recurren, a José Gregorio Hernández, la publicidad del régimen no autorizada por la jerarquía eclesiástica, promueve la santidad del Beato, y un sacerdote que no cumple con los votos por los que fue ordenado, al servicio del régimen, publicita y promueve al médico que se pretende santificar. Esto no es nuevo, siempre habrá un Adolfo Rojas, Ernesto Cardenal, Gutiérrez Melino, Alves o Fernando Lugo, que empañen al catolicismo, como también sacerdotes y prelados, que se presten a la profanación de misas que  no están clasificadas, por los cánones de la Iglesia. La Iglesia necesita con urgencia a un Pacelli, Arias Blanco, o Wojtyla.

Cultos profanos, ídolos falsos, historietas de personajes inexistentes, cualquier cosa es buena para el oscurantismo político y ahora también religioso con tal de que el pueblo se distraiga y obvie los verdaderos hechos.

La existencia de personajes sociópatas, vinculados a ciertos sectores sociales y religiosos, aprovechando el oscurantismo generalizado, usan y abusan de la debilidad de carácter de algunos prelados, para motivar actos con apariencia sagrada, con el ánimo de tergiversar el objeto de la eucaristía, así como las normas de la Iglesia. De seguir complaciendo peticiones usando la eucaristía para actos politiqueros el pueblo irá perdiendo respeto.

Hay quienes a diario viven inventando actos y actuaciones para distraer, los verdaderos problemas de la sociedad y sus necesidades espirituales y materiales, con el propósito de estimular oscuros intereses.

rbayed@gmail.com


Morel Rodríguez Rojas

Tienen miedo, por eso inhabilitan

Desde tiempos inmemoriales, la desesperación siempre ha sido mala consejera. Grandes errores se han cometido por decisiones producto del reconcomio, de la ira, de la envidia o del miedo, que no de razonamiento, y el mundo ha sufrido, por supuesto, las graves consecuencias de una medida equivocada. Agua derramada, aclara el refrán, imposible de recoger y ahí radica precisamente la importancia de saber actuar y decidir sobre la base de pensar muy bien, ganancia o pérdida en todo caso, qué se debe hacer en un momento determinado. Especialmente si el sujeto se llama país y el objeto elecciones. El Gobierno, que ya olió la derrota y en los ojos de su dirigencia se retrata lo que será una demoledora verdad. Para impedirla ha comenzado a maniobrar, interpretando la ley a su entera conveniencia y, dado que tiene amarrado los poderes públicos, se está valiendo del Contralor para inhabilitar dirigentes democráticos candidatos a la Asamblea Nacional. Creen los rojos que inhabilitándolos reducirán la gigantesca ventaja que desde ya asegura la oposición, que va directa al rescate de la Casa de las Leyes para regresarla a ser también de verdad la Casa del Pueblo. Las inhabilitaciones, por tanto, demuestran miedo, temor, terror, pavor, espanto, pánico y horror ante la segura defenestración que millones de votos, muchos para poder ocultarse, harán posible la esperada victoria.

El Gobierno y su partido han venido cometiendo error tras error, no solo en la conducción de la economía, que quebraron, ocasionando, a la fecha, la hiperinflación, la escasez y el desabastecimiento, sino que en el manejo de la política pretenden, por cualquier vía, imponerle a los venezolanos el trasnochado, improductivo y derrotado comunismo, además de resultar vencido por la inseguridad que nos ha convertido en la nación más peligrosa del mundo. Fracasado en todo lo que significa planificar y gerenciar, a estas alturas, dieciséis años después, el suyo ha sido, y lo refrendan las encuestas, más de un 87 por ciento, el peor gobierno que Venezuela haya tenido desde 1958 a la fecha. De allí que las inhabilitaciones que está imponiéndole al Contralor ordene, quien de paso no tiene potestad alguna para inhabilitar a nadie, sean con toda certeza evidencia más que determinante del miedo que les hiela el corazón al saberse de antemano derrotado. Las inhabilitaciones, como medida política, denotan igualmente que el oficialismo perdió la brújula y no lo detendrá consideración alguna, por lo que el país debe estar atento para impedirle, con la protesta y la ley en la mano, que cometa algún otro error más garrafal que tienda a perjudicar el proceso electoral en cualquiera de sus fases. Fundamentalmente a la hora de la sumatoria, no vaya a ser que las rectoras otra vez lo declaren ganador muy por encima de la realidad y la verdad de la votación depositada. Que esta vez será de millones y todo el mundo podrá verlo para testimoniar lo que al Gobierno y a sus camaradas rectoras les costará negar.


Árabes venezolanos, en peligro

Jaled Ali Ayoub Bazzi

La pequeña colectividad turca, (árabe), tiene más de un siglo, conviviendo en la tierra de Bolívar,  engendraron exitosos venezolanos, como lo hicieron las demás inmigrantes de diversas nacionalidades. En la actualidad el mestizaje y cruces de razas en nuestra república, es amplio y rico.  La  primera, la más abultada y antigua, son descendientes de los colonizadores españoles, luego peleando el segundo puesto, se encuentran los italianos, portugueses y turcos (árabes). Los inmigrantes europeos se especializaron en la agricultura, metalurgia, industrias, supermercados, abastos y panaderías,  en cambio los turcos (árabes) se especificaron en los extensos y diversos comercios.

Hace un siglo, los inmigrantes libaneses, palestinos y sirios, viajaron con pasaportes de los déspotas y asesinos turcos, que saquearon estos territorios, por casi ocho siglos, y durante su humillante expulsión, por causa de la resistencia,  prefirieron entregar estos territorios árabes a los sangrientos franceses, y macabros ingleses.

 Más del 95% de los supuestos turcos en Venezuela son descendientes de sirios, libaneses y palestinos, en su mayoría son cristianos, musulmanes e inclusive judíos, mientras los restantes el 5% o menos, son iraquíes, jordanos, marroquíes, pocos egipcios, libios y Kuwaitíes, pero son infinitamente pequeña, la presencia de  los inmigrados de las 4 monarquías, en nuestro país,  la Saudí, Bahréin, EAU y Qatar, todos ellos no llegan a mil personas, incluyendo los trabajadores de sus respectivas embajadas. 

Estos cuatro reinados, miembro activo de la mafia khazarian y su dios Baal, supuestamente son árabes pero indiscutiblemente están disfrazados de musulmanes por siglos. Ahora los saudís y qatarís, descaradamente y públicamente se declaran aliados inseparables del estado terrorista de israel, país,   al cual le  fueron expulsados, todos los miembros de su embajada, en nuestra república Bolivariana,  pero lamentablemente la situación económica de nuestra nación, desenfoca el camino hacia el desvió, de la gloriosa política exterior, de nuestra sufrida revolución.

Los saudís y qatarís, amos, creadores y financiadores del terrorismo internacional, se han implantado en  nuestra república, como ricos monarcas con petrodólares y socios de la OPEP. Sus préstamos de billones $ US, a nuestro gobierno, es apreciada y agradecida, la pregunta es, bajo  que costo.

 El gobierno del libertador Hugo Chávez, despachó unos buques llenos de  gasoil y gasolinas para ayudar al legítimo gobierno de Siria, que lucha en contra mercenarios pro saudí y qatarí, caníbales, degolladores, ahogadores, quemadores, de hombres, mujeres y niños. El enemigo natural de la revolución Bolivariana, fue, es y siempre será el estado terrorista de israel, y no los judíos. En cambio el imperio green-go son solo mecanismos útiles del capricho sionistas. 

La comunidad árabes principalmente fue el causante del rotundo fracaso del paro cívico, ya que la gran mayoría de los comercios, abrieron sus santas marías, y eso los inhumanos sionistas lo saben y no se olvidaran de ellos. Su ausencia en nuestra república es visible, pero su malvada inteligencia se encuentra infiltrada en todo el territorio nacional. La pregunta del millón.  ¿Quien nos podrá garantizar que los saudís, qatarís y la MOZAD, no reclute, financie, arme a futuros mercenarios, disfrazados de árabes y musulmanes, para cometer sus prácticas y rituales diabólicas, en nuestro territorio, para incrementar injustamente, aun mas a la comunidad árabe?

El odio mas la fobia que se le timbraron a toda la comunidad árabes en Venezuela es inmensa e injusta. Como también es verdad, que unas pequeñas fracción, mucho menos que el 5% de esta comunidad fueron inescrupulosos con CADIVI, o cualquier otro violaciones a las normas venezolanas. La realidad es que todas las comunidades restantes, tienen miembros bellacos,   iguales, peores o inferiores a los rufianes de la comunidad árabes.  Pero el desprestigio en contra esta comunidad, que es la cuna de la civilización, victimas de 7 cruzadas, la mancillan a nivel internacional, constantemente y a diario.

Qué pasaría si les agregan la gota para desbordar el vaso, con mercenarios supuestamente  árabes y disfrazados de musulmanes, ejecutando sus rituales del dios Baal, en nuestra tierra. A donde llegaría la fobia venezolana en contra la insigne comunidad árabe, de Venezuela.

En conclusión, uno podrá tener 10 hijos, que viven bajo el mismo techo, idénticos  padres,  igualdad alimenticia, la misma escuela, pero indudablemente, los diez retoños, tendrán pensamientos y intenciones diferentes, y si uno se equivoca, la culpa no es de todos o sus padres, sino el autor de la malicia, el  es el único al quien habría que imputar.

 La generalización es la primordial y cotidiana violación, que se comete en contra los derechos humanos.  


Morel denuncia que el gobierno convertirá sede de Misiones en centros de votación

Igual advierte que el gobernador desmantela unidades del tren de la Salud y lo acusó de haber vendido, sin licitación previa, el parque automotor gubernamental

Morel Rodríguez Ávila denuncia que el gobierno y su partido han instrumentado una estrategia muy dañina para el mantenimiento y transparencia de la democracia en Venezuela. Explica el ex gobernador que el objetivo es convertir en centros de votación, para los comicios del 6-D, las sedes de las distintas Misiones en pueblos y ciudades donde el oficialismo está en abierta desventaja. La intención, preciso, es revertir la votación a su favor. Añadió que su denuncia es un claro llamado y una advertencia al mismo tiempo a los partidos políticos que integran la MUD, para que estimen lo necesario a fin de impedir que dicha maniobra se concrete en Nueva Esparta y en todo el país.

De acuerdo con su denuncia, el oficialismo trata desde ya cambiar los esquemas legales y la intención de voto en esas localidades, dado que perderán la Asamblea Nacional pues una mayoría de venezolanos la recobrará para el pueblo y para la democracia, tal cual se palpa en todos los sectores y lo advierten todas las encuestas. Indicó que si la MUD no se mueve para impedir que el gobierno lleve a cabo su propósito, las parlamentarias podrán terminar en un empate o en derrota, pues los rojos rojitos no se pararán en nada para quedarse en el poder e impedir que la democracia gane.

De otra parte, Morel Rodríguez Ávila también denunció que el gobierno Mata Figueroa, sin licitación previa alguna, vendió el parque automotor de la Gobernación a un empresario de Puerto La Cruz, e igualmente dijo que está desmantelando las 10 unidades del Tren de la Salud, también con la intención de vender esos equipos que tanto beneficio brindaron a centenares de miles de margariteños y cochenses durante su gobierno. Señaló que sobre la venta del parque automotor y el daño que se le está ocasionando a las unidades ya referidas, ni la Asamblea Legislativa como organismo ni sus integrantes, de oposición y del oficialismo, nada han dicho al respecto cuando su obligación es la de estar atentos y vigilantes.


La pura verdad

Sólo la experiencia cuenta

Aureliano Buendía

En el estado Nueva Esparta, en el ejercicio del gobierno tenemos a un hombre que procedente del centralismo, en un cargo de tanta significación como Ministro de la Defensa, sus votantes confiaron y también los que no teniendo otra alternativa terminaron aceptándolo, en un mandato más identificado con las necesidades regionales. La inquietud se refería a crecer económicamente, proporcionar trabajo a la población más necesitada; atender las condiciones de vida de sus pobladores, en salud, educación y turismo, y en general, evolucionar hacia el crecimiento económico, la paz y la concordia.

A dos años y medio del ensayo que cambió la eficiencia por la imprevisión, la situación general llega a niveles de extrema preocupación, lo que presenta un horizonte claro. El Estado actual se orienta contrario a la ordenación evolutiva social; y todo demuestra niveles claudicantes de ingobernabilidad en cinco aspectos fundamentales: 1)Inseguridad Ciudadana, por consecutivas muertes a manos del hampa y ahora presumibles  sicariatos. 2) Una previsible hambruna colectiva regional, porque no hay alimentos suficientes para satisfacer la mínima necesidad regional. 3) Un avanzado deterioro en la salud colectiva agravada por la ausencia de medicamentos necesarios para la población. 4) El nivel inflacionario más alto del planeta, superior al que cualquier república económicamente quebrada pueda soportar y deja a un numeroso componente social con el estómago vacío diariamente.5)  La tapa del podrido frasco, es el alto índice de desempleo, por un avanzado número de empresas cerrando y otras en período de hacerlo.

La Constitución Nacional identifica los objetivos que deben estar al alcance de una sociedad para su evolución, proceso debe ser el resultado de una estrategia inteligente, sincera y probadamente auténtica. Como contraparte, nuestraevidencia actual demuestra una influencia ideológica comunista, sembrando un sedimento perverso, que durante 16 años destruyó el marco social, fundamentalmente en el concepto de comunidad, regional o nacionalmente hablando. La esencia de este concepto son los derechos humanos, todos integralmente violados en un retórico marco legal completamente ineficiente, que impone limitaciones a todos, siendo las violaciones más sentidas el derecho a la vida, la integridad, la salud, la dignidad, la educación, el trabajo, la recreación, la libertad, la alimentación, y ahora finalmente el derecho a ser electos para cargos públicos. Lo anterior nos acredita como uno de los países más atrasados en libertades concedidas al pueblo.

Internacionalmente, hay dos factores que permiten definir las formas de gobierno. Primero, cuántos gobiernan: uno, unos pocos, o muchos, y si lo hacen en beneficio de la sociedad gobernada, o en beneficio del gobernante. Cuando es en beneficio general, la procedencia es de gobiernos demócratas, electos popularmente. Segundo, cuando el gobierno es en beneficio de uno, o de pocos, o impone ideologías claudicantes, la tendencia es responder al dictador de turno o a una casta privilegiada, entonces estamos en presencia de una tiranía. Puede así el lector determinar, en forma sencilla, hacia dónde se orienta el propósito que alentó el ejercicio gubernamental del presente régimen.

Venezuela tiene un cuerpo doctrinal que es su Constitución, la cual no podemos patear hoy y cambiar mañana. En la medida que se llega a la aldea global que preconizó Mc Luhan, es más difícil el ejercicio de la soberanía y más débil el resultado de las medidas económicas o sociales que se tomen, para el fortalecimiento de las naciones como tales. De allí que las funciones básicas de los Estados, sean: Decidir y Controlar, para “no hacer”, sino “hacer efectiva” la ejecución de Servir y Producir.

Sólo hombres probadamente capaces pueden garantizar estos pasos. La experiencia es lo que aquí cuenta. El voto es una invitación a gobernar, que no a cualquiera se puede entregar. Las consecuencias ya las vivimos.

Esa es la Pura Verdad.


La invisibilidad, evolución y reacción nuclear

Jaled Ali Ayoub Bazzi

Nuestra batida y confusa historia, solo ha escrito  dos explosiones  nucleares, durante la segunda guerra mundial, cuando el emergente imperio GREEN-GO, sin ninguna conciencia humana,  asesino al instante a más de cien mil civiles japoneses en Hiroshima y Nagasaki, en cambio al pasar los años decenas de miles murieron por la radiación nuclear. Las décadas transcurrieron y las reacciones nucleares han evolucionado a tal punto, que su renuencia hacia la destrucción de las infraestructuras  es invisible y peor aún la des importancias para la no publicación de los acontecimientos en los grandes medios de informaciones internacionales  certifica las complicidades a la confabulación.

Durante la segunda guerra en contra Irak, el eje imperial bombardeo el  aeropuerto de Faluya, la reacción explosiva no destruyo las grandes infraestructuras, pero todos los mortales residenciado cerca del aeropuerto fallecieron al instantes, en cambio los que se encontraban en la cercanía, sucumbieron por cáncer radioactivo al pasar los años. En la actualidad los iraquíes fallecidos por causa radioactiva, han cuadruplicado las cantidades de muertos, de la post Hiroshima y Nagasaki. El silencio, la invisibilidad acobijo esta reacción nuclear. En cambio 9-11 murieron 3000 al instantes, 39.000 hasta hoy y más de 70.000 aun luchan en contra la radiación cancerígena.  

La afonía, impotencia y cobardía ha abrigado la sabiduría y cuantía del hombre. La realidad es inexistente y devoradora de la consciente.

Yemen, es uno de los países más aislado, desheredado y  subdesarrollado del mundo, pero valerosamente, heroicamente y memorablemente,  es la única nación árabe o inclusive del mundo, en donde jamás lograron someterlos, colonizarlos o que los invasores foráneos hayan logrado permanecer  en su enmarañados, áridos, inhóspitos y accidentados territorio. Ningún imperio logro agachar la cabeza de estos valerosos yemeníes por miles de años de historia.

 En la actualidad sus desarmados e inocentes civiles, infraestructuras, hospitales, escuelas  son asesinados y demolidas, por los adinerados y amos del terror, usurpadores y des prestigiadores de la inocente y noble religión musulmana,   Arabia Saudita, Qatar, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos y conjuntamente con el ultimo estado apartheid, israel,  que no solo han despojado el territorio milenario, de Palestina, sino peor aún, han desprestigiado y manchado a la otra noble religión monoteísta la judía.

Estas monarquías y el invasor de Palestina, israel,   son miembros activos de la mafia Rothschild khazarian, adoradores del dinero y creyentes del macabro dios Baal, en la actualidad son los patrocinadores de los inhumanos mercenarios ISIS, DAESH, AL QAEDA, etc, que se hacen llamar musulmanes y degollando, ahogando  y quemando a musulmanes y no musulmanes.

Hace  aproximadamente un mes, la resistencia lograron derribar un F-16 abanderados con la bandera saudí, que se encontraba pintada recientemente. Pero la realidad es que este modelo de F-16 con la cola corta solo lo tienen tres países, EEUU, Italia y israel, certificando la presencia israelí a la masacre de los indefensos civiles.

 Varias cámaras de los originarios, lograron filmar dos gigantescas explosiones, con todas las características de una reacción nuclear.   Los miembros de la AEIA, lo certificaron al momento, pero el silencio acobijo la verdad. Desgraciadamente los muertos se verán al pasar los años, pero el agudo sufrimientos por el contagio radioactivo empezó desde el momento de la explosión.

El mundo solo quiere ignorarlos, la sumisa y traidora ONU, culpa a los yemeníes por no dejarse someter, y el eje imperial suministra las armas para seguir masacrando a sangre fría y cobardemente a los indefensos civiles yemeníes,  mientas sucumben por los inhumanos bombardeos,  las bases militares de la sádica monarquía saudí, en la frontera arden en llamas, cuando son blancos de la honorable resistencia.

La monarquía saudí, paga un millón de $ US, por cada soldado saudí muerto en combate, pero ellos huyen de sus base militar, en cambio los valerosas resistencias yemeníes, cabalgan con burros, caballos y anticuados vehículos, pero corren hacia el enfrentamiento, y recolectan sus trofeos, sofisticados materiales  bélicos  y vehículos blindados. Larga vida a la honorable resistencia yemeni. Viva Yemen libre y autónoma. Viva Dios, Quien Es El Mas Grande.


La pura verdad

Crimen y castigo

Aureliano Buendía

En algunos actores gubernamentales oficialistas, por lo general individuos de gran riqueza material, y enorme poder político, está siempre presente el propósito de sobrepasar límites, por costumbre vedados a cualquier venezolano, incrementando a diario el servilismo de quienes les rodean, para conocer lo que al común de las personas les es prohibido. Concluyen estos sujetos por diseñar y practicar una ley propia, distinta a la constitucional de aplicación general, surgida de una forma de gobierno muy exigente con la ciudadanía: que con el artificio de la trampa, más demanda y menos ofrece.

Es el permanente contrasentido con la actividad de la democracia representativa, obligada a diario a practicar, revisar y actualizar sus medios y fines, en un esfuerzo que nunca concluye, por ponerse al día todos los días, siendo la forma de gobierno a la que más se le exige y menos se le da. Frente al reclamo colectivo, las acciones oficiales que difieren del sistema democrático rechazado, cuando la sociedad pluralista exige sometimiento a la disciplina legal, surgen entonces estas organizaciones gubernamentales, propalando el silencio y la ilegal autoridad que cierra el cauce a las libertades políticas.

Siendo además Venezuela un país atípico en el comportamiento oficial, la acción ha complicado las actividades económicas y sociales, más allá de lo que pudieron vislumbrar los sociólogos y los economistas, al haberse transformado el parlamento nacional en un kindergarten propio de un sanatorio mental, con todas las inimaginables consecuencias, incluida la descarada grosería, que procura y vigila que el Estado gendarme, que ejerce el poder, jamás desvirtúe su finalidad distorsionante.

Ese Estado, que actualmente posee las industrias que antes nos proporcionaron felicidad y hoy nos arrinconan a la miseria y determina y legaliza que el hambre se extienda; que impone el ocio en lugar del trabajo y ha desgraciado nuestra vida colectiva desde la salud hasta la educación, no podrá ofrecerle felicidad al venezolano si no modifica a fondo la estructura heredada del comunismo, como sistema implantado hace 16 años, por Fidel Castro y Hugo Chávez en Venezuela.

Lo anterior nos obliga a procurar desesperadamente una mejor y actualizada y efectiva representación en el parlamento nacional como Casa de las Leyes y no como vergonzoso circo de ocasionales cretinadas, porque el venezolano abstracto, como parte de un pueblo  “in genere”, no tiene espacio en nuestra realidad social. Existen innumerables necesidades ocultas en la Venezuela presente, que deben estar representadas en el nuevo parlamento, naturalmente si se desea y procura que la integración, cumpla en efecto, la condición democrática representativa que hoy está desvirtuada y no existe.

El pueblo sabrá defender a los aspirantes a quienes delictualmente se les impide ocupar las curules que la mayoría reclama, inhabilitándolos aquí en Venezuela, mientras en el extranjero habilita a los cubanos delincuentes, que no todos, a apropiarse de nuestras riquezas y amparar los millones en posesión de pillos venezolanos, como testaferros de los que, como la Biblia indica, “por su pasado los conoceréis” Y para ese inmenso volumen de protegidos culpables, los venezolanos decentes, que somos mayoría, aplicaremos leyes que los condenen y castigo ejemplar en los tribunales.

Esa es la Pura Verdad.


El que mucho habla, mucho yerra

Morel Rodríguez Ávila

El alto gobierno, en su markiteng político, viene aplicando estrategias para crear falsas matrices de opinión, con el firme propósito de confundir al experimentado electorado venezolano. Llegando a auto engañarse predicando todos los días que la conciencia política ha crecido en la geografía nacional. Le restriega a todos los factores sociales, políticos y económicos su imbatibilidad en los procesos electorales.

Empezaron diciendo que tenían 7,5 millones de inscritos en el Psuv lo cual hacía al partido oficialista como el más grande y fuerte agrupación política que jamás existió en Venezuela y Latinoamérica. Al transcurrir el tiempo, la diferencia electoral entre el oficialismo y la oposición era de empate técnico, según el término usado por las encuestadoras. Pero, debido a la forma como el gobierno realiza sus  campañas, donde el abuso del poder y el peculado de uso establecían diferencias insalvables, amén del control de los poderes públicos, que empaña y quita transparencia a los procesos electorales, se hacía difícil el triunfo democrático..

Posteriormente, el mal gobierno desarrollado por los dos presidentes militantes del PSUV, donde los problemas económicos y la inseguridad son pilares fundamentales de una gestión que cada día pierde popularidad que, lo dicen las encuestadoras, la ubican actualmente en 20 puntos, otorgándole a la oposición un posicionamiento de 45 puntos, indicando que la polarización ha desaparecido de la confrontación política en Venezuela, regresando la fe y la esperanza de devolverle a todos los venezolanos las oportunidades perdidas.

Surgió también la campaña de 10 millones de firmas para vender la idea de que el gobierno tenía mucha popularidad. Tratando además de promocionar el resurgimiento del nacionalismo perdido. Todos estos escenarios fabricados por el ex presidente del CNE y jefe de campaña vitalicio del gobierno quedan al desnudo cuando en el reciente proceso de primarias del Psuv. En este evento igualmente pretendieron ocultar la altísima abstención en las primarias rojo rojitas, lo que evidencia el voto castigo por la pésima gestión de gobierno para que el próximo 6-D se dé un vuelco democrático a un proceso que ha traído hambre, miseria, despilfarro de la riqueza, desmoralización colectiva y alto desprestigio de un sistema democrático construidlo por las mejores voluntades del país.

Veamos la verdad electoral en las cifras manejadas por el socialismo con la ayuda del poder comunicacional que tiene: Uno, si existen 19 millones de electores y como dicen ellos votaron en las recientes primarias 3.162400 electores, entonces el gobierno solo recibió un apoyo equivalente a 16,64%, es decir, un  rechazo de 83, 36 por ciento. Dos, analizados los resultados electorales a nivel de cada estado, la abstención fue evidente. A través de las escuálidas colas en los centros de votación quedó así confirmada su propia trampa: colocaron pocas máquinas para crear la percepción de mucha gente votando hasta las 10 de la noche. La gente se pregunta si con tanta inseguridad se puede creer en una estrategia tan balurda como la desarrollada por el psiquiatra y su equipo de campaña. Tres, si como ellos dicen haber votado 3.162400 combatientes, entonces para hacerlo los 19 millones inscritos en el Registro Electoral se necesitarán más de 3 días de votaciones ¡Tremendo teatro electoral !Cuatro, otras versiones como la publicada en Los Runrunes de Bocaranda, la votación no  llegó al millón de sufragios, es decir 5,26% del electorado. Quinto, la gran verdad, la gran realidad es que la despolarización actual del electorado ubica la gestión de gobierno en un 80% de rechazo y una intención de voto en todas las encuestas de 45% para la oposición y 20% al oficialismo, el resto lo conforman los inducidos y las abstenciones. Seis, el marketing político del gobierno se vino a menos porque el que mucho habla, mucho yerra.

Esa es la verdad y hay que decirla.


Los Hombres del Poder

Ernest Hemingway

Mario Valdez 

El 21 de julio de 1899, en el barrio de Oak Park de Illinois, en la ciudad de Chicago, nació Ernest Miller Hemingway, fue el numero dos de los 6 hijos del médico Clarence Edmond Hemingway, médico y la aficionada al arte y la música Grace Hail Hemingway. Desde niño ya presento un conflicto en su casa: su padre quería que fuera médico como él, mientras su madre prefería que se dedicara a la música. En su casa de verano en el lago Bear, Michigan, aprendió a pescar (diestro con la caña) y a cazar (hábil con la carabina). Estudió en un Instituto de Secundaria de Oak Park y en River Forest (aprendió a tocar violoncello y fue miembro de la orquesta). En 1917, finaliza sus estudios en la High Scool de Oak Park Illinois; tenía 18 años y comienza a trabajar como reportero (nunca recibió el título de Periodista) en el Kansas City Star.

Las Guerras Mundiales

En mayo de 1918, en la Primera Guerra Mundial se incorporó  como voluntario en la Cruz Roja; condujo ambulancias en Europa. Se une a los famosos “Arditi” italianos (herido en las piernas y una rodilla fracturada), salvó  la vida de un soldado italiano a quien cargó en hombros  un largo trecho, hasta que cayó desmayado; pasó el resto de su vida con una placa de plata incrustada en su cuerpo. Hemingway fue condecorado por su audacia por el gobierno italiano  con la “Croice di Guerra” y la “Medaglia dArgento al Valore Militare”. Nunca hizo alarde, ni se vanaglorió de esos méritos de Guerra, cuando se refería a ellos, lo hacia con modestia, simplemente expresaba: “pasé la mayor parte del tiempo en los hospitales”. Sus experiencias de la guerra sirvieron para escribir “Adiós a las armas”.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, reactivó sus relaciones, recibiendo como misión el patrullaje del Mar de las Antillas, la finalidad era capturar los barcos de bandera alemana. En 1944, vuelve a Europa como corresponsal de guerra, tuvo una participación muy activa en misiones aéreas   de reconocimiento en Alemania. También participó en el desembarco a Normandía, siendo uno de los primeros soldados en entrar a Paris,

Europa

En 1920, el semanario canadiense “Toronto Star  Weekley”,  lo envía a Paris como corresponsal para toda Europa. Allí, conoció a la vanguardista escritora estadounidense Gertrude Stein, cuya casa era  frecuentada por Pablo Picasso, Joan Miró, Juan Gris y a Henry Matisse; pronto organizó su circulo de amigos (John Dos Pasos, Gertrude Stein, Scott Fitzgerald, James Joice, Ford Madox y Ezra Pound), conformando un grupo de periodistas e intelectuales que se conoció como “la generación Perdida”. Gertrude fue madrina de su primer hijo y de su primer Libro. Carlos Baker fue su primer biógrafo. En esa época publicó su novela “Fiesta”, que lo dio a conocer internacionalmente. En 1952, Ernest Hemingway publicó la novela “El Viejo y el Mar”, ganando el Premio Pulitzer en 1953. En 1954, fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura, que no pudo recibir personalmente porque estaba convaleciente de dos accidentes aéreos en África.

Paris es una Fiesta

 En 1956, el escritor visita Paris con su cuarta esposa, alojándose en el hotel Ritz, donde repentina e inexplicablemente, el personal del hotel recordó que treinta años antes había dejado en depósito en el hotel dos cajas de documentos, así Hemingway  se encontró revisando durante quince días docenas de libretas escritas a lápiz con los apuntes sobre Paris que más tarde se convertirán en Paris es una fiesta. Carlos Pujol en  su obra “La Vida de Hemingway”, confirmó ese hallazgo: “En los sótanos del Ritz se habían encontrado dos baúles suyos que debían estar allí desde 1928. Los baúles contenían recortes de periódicos, libros, ropa vieja y sobre todo unos cuadernos de apuntes que le inspiraron la idea de escribir un libro de recuerdos sobre el Paris de los años veinte. Este fue el origen de la obra póstuma Paris era una fiesta, que no apareció hasta 1964”. Aquí relata sus años de juventud en Paris y España; “lugares donde fue muy pobre, pero muy feliz”; un joven soñador, arriesgado y valiente, que no sólo escribió acontecimientos que pasarían a la historia, sino que para esa época ya eran historia.

Por quién doblan las Campanas

Esta es una obra de las más cotizadas de Hemingway; allí se aprecia la adultez del escritor, su propia reflexión de los conflictos en la Guerra Civil Española, fue llevada al cine. En la víspera de la publicación manifestó:  “Dicen que cuando uno ha cumplido los cuarenta años debería  saber lo suficiente y poseer la pasta necesaria para escribir una buena obra “Y yo creo que ésta que he escrito lo es”. Hemingway tomó el título de esta novela de una frase del poeta inglés John Doone que concluye: “La muerte de cualquier hombre me disminuye a mí, porque yo formo parte de la humanidad. Y, por consiguiente, no envíes a preguntar por quién doblan las campanas. Doblan por ti”. Esta es la mejor demostración que es una novela que trata sobre la muerte.   

Cuba

Después de la Segunda Guerra Mundial, el escritor se estableció en Cuba, a 20 kilómetros de la Habana en la Finca “Vigía”. Su casa siempre fue visitada, pero después de recibir el Premio Nobel la concurrida se acrecentó. En la Habana era habitué de los restaurant  “La Bodeguita del Medio y Floridita”.

Me cuenta Armando Duran que una vez  se lo tropezó en la barra del “Floridita”,  quiso  saludarlo y decirle que era un gran admirador de sus cuentos, “nada más notar mis intenciones, me mando pal carajo”. Después de 1959, aparentemente mantuvo buenas relaciones con Fidel Castro. En 1960, la revolución amenazó con expropiar las propiedades de los norteamericanos. En julio de ese año salió de Cuba, dejando las obras de artes y sus manuscritos.  En 1961, expropiaron la finca Vigía.

Una Vida de Tragedia

Ernest Hemingway nunca se preocupó por su vestimenta, la barba blanca y siempre sonriente, con sandalias de cuero, la piel quemada por el sol. Cargaba en su humanidad más de doscientas heridas. Se casó cuatro veces. Según el escritor Cowley, dice: “Hemingway tiene cicatrices desde la punta de su cabeza, hasta la planta del pie derecho. Podría decirse que la historia de su vida está grabada en su cuerpo”.

Al escritor lo perseguía una cadena de suicidios: su abuelo, su padre, su hermano, una hermana y su nieta. A los Hemingway se les tiene como los Kennedy de la literatura: arrastran un karma igual. Si lo vemos en su contexto, Hemingway siempre fue un aventurero, valiente ante el peligro, con un espíritu de supervivencia, siempre andaba en el filo de la muerte. En la guerra, esquirlas de granada; en  Paris, cristales en la cabeza; accidentes automovilísticos en Estados Unidos y otro en Londres; en su finca en Cuba chocó contra un muro de piedra. En 1954, tuvo dos accidentes aéreos en África: en el Congo iba en un avión que chocó con un tendido eléctrico, en Entebbe el avión en que iba explotó despegando; en ambos accidentes sufrió graves quemaduras; siempre se salvó. Fue un gran bebedor.

Con su hijo Gregory, tuvo una relación muy conflictiva de amor y odio; en 1961, se sintió culpable del homicidio de su padre. Gregory murió en una cárcel de mujeres en Miami…. (Después de leer sobre el famoso escritor, también me cuesta creer  que en la madrugada del 2 de julio de 1961, él  le haya puesto 2 balas calibre 12 a las escopeta, para luego metérsela en la boca, dispararse y se volarse los sesos).

Fuente: La Vida de Hemingway. Los Hemingway una Familia Singular.


Venezuela ¿vivirla o padecerla? 

Seguimos reflexionando sobre nuestro devenir como sociedad: nuestra dinámica social, política, económica, entre otras que marcan el rumbo de quienes tuvimos el honor de nacer en esta tierra y otros tantos que sin nacer la hicieron suya. Es que sin duda ser venezolano es un orgullo, pero vivir en Venezuela se ha convertido en un gran riesgo.

Podemos nombrar algunas situaciones que a diario enfrentamos estos Hijos de Dios quienes somos los venezolanos. Sin duda consideramos la inseguridad personal y la violencia como la primera opción para abordar. Hoy por hoy, en nuestro país pierden la vida a manos de este flagelo más personas que en los conflictos bélicos que se suscitan en el mundo. Las estadísticas de la violencia criminal en Venezuela sólo compite con el grupo islámico ISIS, por semanas. Algunas veces en Venezuela muere más gente que los ataques de este grupo armado fundamentalista contra poblaciones en Afganistán e Irán. Ya se nos ha hecho casi como una costumbre que bandas criminales ataquen bases policiales. Vemos como colectivos parapoliciales tienen el control de algunas zonas de Caracas, nuestra ciudad capital. La impunidad consiguió en la justicia de nuestro país, su principal aliada y algo así como el 90% de los delitos violentos no tienen castigo y el Cuerpo de Investigación Científica Penal y Criminalística consiguió tres palabras mágicas para resolver casi todos los homicidios "AJUSTE DE CUENTAS". En ocasiones, tenemos algunos comentarios autoindulgentes  y decimos cosas como: "por lo menos no tenemos asesinos en serie, psicópatas como en otros países".  Pero acá aquí entre nos, no es de extrañar que sí existan pero según nuestro Cuerpo de Investigación Científica Penal y Criminalística los clasifique entre los AJUSTE DE CUENTAS. La violencia pasa a ser ya nuestro pan de cada día. Pero no es sólo la violencia criminal el único problema. Tenemos unos niveles de violencia entre los venezolanos que, mezclados con la falta de valores ciudadanos, se vuelven nocivos para nuestro día a día. Para ello basta ver las situaciones de violencia cotidiana que enfrentamos en el tránsito, en las colas, hoy de moda, para adquirir cualquier producto, bien o servicio. En fin, en donde sea está presente la violencia. Todo esto viene acompañado de una postura gubernamental también generadora de violencia con su lenguaje bélico, con vocación guerrillera, parapolicial y con el firme propósito de enfrentar y dividir a los ciudadanos.

Un gobierno que permitió que nuestros centros penitenciarios se convirtieran en Universidades del delito y centro de operaciones de la delincuencia organizada, donde se gestan y planifican las operaciones criminales que ocurren en muchas de nuestras ciudades.  Y por si fuera poco, llegamos al punto que hasta ministros de estado dieran a entender que su trabajo es de relacionista público con los jefes de las bandas criminales que operan en el país. Para muestra y a manera anecdótica, les dejo esto: nosotros que estamos al frente de la Alcaldía de Arismendi desde el año 2009, nunca hemos podido ser recibidos por un ministro; sin embargo, acá tenemos ministros que cultivan muy bien su amistad con los llamados PRANES.

En la dinámica económica, no podemos dejar de abordar el daño que hoy la inflación y la escasez le hacen a la economía de la familia venezolana. Flagelos que han dado al traste con la calidad de vida de los venezolanos. Un modelo económico fracasado, plagado de controles que no generan más que corrupción y distorsión. El populismo electorero (OJO que no es monopolio del gobierno solamente porque también lo tenemos en algunos dentro la alternativa democrática) que está matando al emprendimiento y la capacidad de las personas de salir adelante. La inseguridad jurídica que aterra a la inversión privada que es el motor real de la economía, sumado a la voluntad de los venezolanos de estar en el progreso. Todo esto mezclado con una relación rentista con la que concebimos los ciudadanos nuestra interacción con el estado, que pareciera venir en nuestra carga genética.

Estas y muchas cosas más en el contexto de nuestra vida, nos hacen pensar si a Venezuela ¿la disfrutamos o la padecemos? ¿Vivimos o sobrevivimos? Esas respuestas las tenemos cada uno de nosotros. Lo que sí tenemos claro es la capacidad del venezolano de reinventarse, pero cuidado, que no se confunda con esa extraña capacidad de acostumbrarse o adaptarse, facultad que algunos de nuestros paisanos están desarrollando,quizá por la influencia cultural que en estas últimas dos décadas nos traen desde Cuba. El venezolano, y por lo tanto Venezuela, tenemos una capacidad de recuperación que pocos países y sociedades tienen. El apego a nuestra tierra y su gente es tal, que no permite lo que en condiciones políticas, sociales y económicas menos complicadas que las que enfrentamos en otros países, producen desintegración nacional y el nacimiento de nuevas naciones. Nosotros no queremos atajos. Queremos el premio grande, queremos reencontrar el camino al desarrollo, al progreso y el bienestar que merecemos. Y lo queremos conseguir como venezolanos, sin patrioterismo electorero y circunstancial, como hoy operan desde el gobierno, sin el cálculo infame que ve al ciudadano como mercancía y su centro de acción política, que es el populismo, la dádiva, la corrupción y el peculado. Esta última práctica no la ubicamos sólo en el gobierno, también hay quienes dentro de la oposición quieren sólo cambiar el color de las cosas pero no las cosas en sí.

Son muchos los retos que enfrentamos los venezolanos pero no dudo que pronto saldremos de ellos. El verdadero reto está en aprender la lección y no repetir los errores del pasado, así se nos presenten con nuevas caras y condenar también este presente que no es más que consecuencia del pasado. No volverá el pasado y sus nuevos exponentes, así como se irán los que hoy gobiernan para jamás volver.

Amén

En nuestro destino está, desde ya, convertirnos en causa positiva del futuro próspero de nuestra Venezuela. Estas líneas vayan con especial afecto a quienes nos acompañan en la responsabilidad de generar nuevas y mejores formas de hacer política.

Richard Fermín Prieto

@RichardFermin

Richardfermin.wordpress.com


Existen gracias a la violencia

Rafael Bayed

Hace quince años, cuando Hugo Chávez recibió la banda presidencial de manos del obsesivo Rafael Caldera, Venezuela dio un enorme paso hacia el oscurantismo. El rechazo al mundo moderno, la ignorancia, la corrupción, la violencia,

la arrogancia y la incompetencia se convirtieron en los principales valores promovidos por Chávez.

Hoy el trovo Nicolás Maduro, no convence a nadie ni siquiera con sus verborreas politiqueras, porque el libretista es malo y el actor pésimo. El dictadorzuelo parlamentario, a pesar de sus influencias en las Fuerzas Armadas que solo sirven para extorsionar y encubrir corrupción, solo convence a sus empleados, ni uno ni otro con los argumentos sobre la inseguridad y la violencia delictual, no convencen a nadie, porque quienes detentan el poder son la fuente.

A partir del 2003, con capos locales en cada ciudad fueron organizando a los delincuentes en cada zona y los llamaron colectivos, que supuestamente eran para defender la presencia de los aberrados en el poder. Se les fue de la mano, solo en la Gran Caracas, hay 8.000 bandas que agrupan 150.000 armados, protegidas por agentes del régimen. Basto para que, asaltaran, golpearan y mataran unos militares para que se realizara una  movilización en algunos puntos del país para recuperar los bienes adquiridos en los asaltos. Mienten los funcionarios de seguridad que dicen ejecutar un plan para detener a los violentos, solo tratan de apaciguar a los militares que  han sufrido bajas en sus componentes.

El régimen necesita la inseguridad y la violencia para mantenerse y controlar a la población con amenazas y amedrentamiento, es parte del oscurantismo político. El oscurantismo necesita violencia e inseguridad, como el cuerpo del animal necesita la sangre para poder accionar y motorizar su cuerpo.

Con este  régimen existen dos variedades delincuenciales, las corrientes, colectivos y los que son parte de la cúpula del poder. A los primeros, los dejan actuar a sus anchas, hasta que estos pobres marginales se exceden y malogran algún miembro o familiar de los que detentan el poder. Los otros, los de la cúpula, son más sofisticados, son parte del equipo que expolia, usa y abusa del poder, limpiándose con la ley y cuando alguno se cansa sale y se refugia y se declara en perseguido.

Quieren una sociedad violenta, predican la violencia, amenazan con la violencia, practican la violencia, pero eso si, la oposición debe ser demócrata.

Ahora, los quieren llamar paramilitares, pues no, pruebas, conexiones, ensenen los responsables, basta de retorica también en esta materia, detengan a sus protegidos y saneen el país, Brasil, en Sao Paulo y Rio, son un ejemplo de cómo se han venido limpiando las vecindades de indeseables..

rbayed@gmail.com


CLARÍN DE LA ISLA 

Mucha plata, poca obra 

Carlos Mata Figueroa, en apenas dos años y medio de gestión ha sido, desde 1958 a la fecha, el gobernador de Nueva Esparta que más dinero haya recibido del gobierno central. Igual, el general en jefe es a quien mayor apoyo ha dado las instituciones nacionales. Es decir, tiene todo el poder a su favor. Pero la respuesta dada por el mandatario a la inmensa ayuda entregada, ha sido pobre, débil, escasa y para nada consecuente con la abultada cifra de recursos que, además del presupuesto, incluye ya 19 créditos especiales.

El  número de obras, que se sepa, es muy reducido y como en Nueva Esparta rápido se conoce lo que se hace, la sumatoria de las infraestructuras levantadas por el gobierno actual resulta francamente escuálida; no así la propaganda pregonando imposibles con el ya preocupante “construiremos” que, a la hora de la verdad se queda simplemente en pura oferta lo cual traduce que Mata Figueroa con mucha plata ha hecho poco.

Sin embargo, a su favor hay que reconocerle algunos logros: Por ejemplo, haber hundido al Puerto Libre cuando ofreciera reflotarlo porque, según lo dijo siendo candidato, lo salvaría a punta de divisas que el presidente Chávez, su amigo, le daría sin dilación ni comedimiento. Paralizó el desarrollo y progreso que, en conjunto, sociedad civil y gobierno venían concretando, garantizando que Nueva Esparta fuese como el primer estado de la república en tener mayor y mejor calidad de vida. Permitió el crecimiento de la inseguridad, porque falló en aplicar planes verdaderamente elaborados con propósito de solución. Con estos tres hechos, que nadie puede desmentir, se prueba, insistimos, que Mata Figueroa con mucha plata ha hecho poco.

Para cualquier gobernante debe ser traumático el paso del tiempo con permanente inactividad. Las quejas populares por la ausencia de decisiones oportunas y en consecuencia de gobierno, más evidentes no pueden ser. En el tiempo la población pierde la visión clara de todo el espectro regional, aguardando y buscando dónde se encuentra lo que ofrece, tal es el caso de los contenedores llenos de comida fresca que con demasiada frecuencia anuncia y nunca llegan. Las quejas incluyen promesas siempre fallidas, como la solución de los cortes eléctricos cuando se instaló el cable submarino, cable que al parecer se ahogó, porque los cortes persisten, transformando en mentiroso al que ofrece y  en indeseable al desgobierno presente.

Solo la trinchera de Los Robles, apelativo sugerente al escondite de la tropa cuando por el enemigo es atacada, se convierte en demostración de algo realizado. Uno cree recordar que la solución vial que se intentó al comienzo, no contemplaba tanto uso o abuso de semáforos que concluyen por causar las colas que se pretendían evitar. Era quizá mucho pedirle a Mata quien, militar al fin, sin importar cuánto cuesta, solo piensa en trincheras.


La pura verdad

Refundar a Venezuela

Aureliano Buendía

Siendo que la crisis venezolana tiene su más fuerte incidencia en la difícil situación económica, social y política, causando estos tres factores una desestabilización integral de la forma de vida colectiva, que muestra como absoluto fracaso la gestión del presente gobierno, la circunstancia más peligrosa que desestabiliza cualquier propósito correctivo, es la desbordada corrupción en todos los niveles de la administración pública, sin ninguna presencia efectiva de corrección y castigo, aunque si de tolerancia, a una delincuencia de cuello blanco, protegida por instituciones públicas, cómplices, ciegas y sordas.

En Venezuela, con el gobierno chavista ocurrió algo verdaderamente insólito: El incontrolado poder del Estado, sustituyó a la nación, de tal forma que, en nuestro caso y a la inversa de lo que en los países civilizados se advierte, el Estado no vive del producto de la nación, sino que la nación se sostiene y malvive de los aportes del Estado. Aquí la nación ha adoptado la figura del parásito, que cuando engulle demasiado hay que limitarlo y reducir su tamaño, para que la corrupción política prosiga engullendo los recursos de una riqueza extinguida, distribuyendo dinero impreso sin respaldo ni valor, provocando la inflación más alta del planeta, e incrementando el hambre colectiva de un pueblo que no resiste más desgracias.

Aquí, todas las actividades son subsidiadas por una actividad petrolera que está paralizada, porque hasta petróleo importamos. Hace mucho tiempo que los costos y los precios dejaron de ser reguladores del mercado de la producción y el empleo para ser subsidiados, terminando los consumidores por pagar menos del costo real, mientras al productor se le compensaba con protecciones y más subsidios. Siendo así, un descenso en el ingreso petrolero provocó el colapso que ahogó a todo el sistema y ahora hambrea a un pueblo entero, que debe pagar por un artículo, diez o más veces el precio que anteriormente le costaba. Otro caso más grave es la ausencia definitiva de alimentos básicos, de medicamentos y toda clase de repuestos.

No hay otra solución para Venezuela que reformar y rectificar. Propiciar gobiernos como los de Morel Rodríguez Ávila en Nueva Esparta, o los de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni en lo nacional, sería un progreso efectivo por la seriedad y positivas experiencias en los resultados precedentes. Pero definitivamente lo más urgente es dotar al país de un marco legal efectivo y no efectista como el presente, que llega al extremo, porque se le considera ganador en la elección parlamentaria, de privar del derecho a ser electo por un año, a un alcalde opositor injustamente preso. Esta tarea le corresponderá a una Asamblea Nacional, que además de ser expresión de una política sana y rectificadora, se oriente a reconstruir el marco legal que obligue al  Estado a vivir de la nación,con una contraloría realmente confiable, castigando al que robó y garantizando la vigilia de un poder legislativo honesto y consciente de la triste realidad de esta pobre y devaluada república.

La mejor demostración de los partidos políticos de la oposición venezolana, es que ninguno desea la violencia y se pronuncian por la efectiva y pacífica rectificación Obviamente, el malogrado cuerpo nacional, exigirá comprensión y voluntad de sacrificio de todos los cuerpos sociales, respaldado por la conciencia colectiva de arraigar en Venezuela un sistema político genuinamente democrático, que excluya la indeseable violencia y se proyecte a un ejercicio más civilizado, que arroje como resultado una sociedad mejor.

Esa es la Pura Verdad.-


La pura verdad

El indeseable ejemplo

Aureliano Buendía

Dijo el papa Francisco en Bolivia: “la riqueza de una sociedad se aprecia en la vida de su gente”. Naturalmente, el Santo Padre no se refería a las virtudes externas del ciudadano que conduce su vida como lo promulgó Cristo, con el alma y corazón satisfechos. Haciendo analogía a la frase papal, aquí en Venezuela, ese hombre que tan devaluados ejemplos reflejó y logró enfermar de los sentidos a una buena porción de nuestra sociedad, reitero que “ser rico era malo”. También proclamó que robar en estado de necesidad debía permitirse.

El logro de Chávez fue retirarnos la riqueza de alma y del espíritu; enfermó los sentidos de las clases sociales más necesitadas con ejemplos indignos y despreció y anuló las virtudes ciudadanas. Los resultados de nuestra evolución social demuestran que Chávez fue, en efecto,  un mal ejemplo. Hoy la gente en Venezuela vive mal, los que sobreviven al diario exterminio humano, lo hacen en permanentes colas, desesperados, buscando alimentos que no están a su alcance. Con un kilo de carne a Bs. 1.000 es casi imposible alimentarse de esa proteína. Sin leche; con un empaque de 12 huevos rondando Bs. 300 y una canilla de pan que ya no se puede fabricar porque no hay harina, en los Bs. 30, Gracias a Chávez, nuestra vida actual es, en efecto, una ejemplar desgracia.

Siendo que la independencia de los países latinoamericanos no fue el producto de una evolución política social e institucional, hacia la democracia y las instituciones representativas, como ocurrió en EE.UU. o en Canadá; tampoco fue la consecuencia de una evolución social hacia la libertad, la justicia y la representatividad. En nuestra situación, hubo determinante influencia del resultado dela independencia norteamericana, y luego del cataclismo social, político y económico de la Revolución Francesa, y también con la invasión a España por la tropa de Napoleón, con resultados que se orientaron forzadamente a lo imprevisible. En el caso norteamericano, la independencia no fue el logro de un reclamo hacia la causa de la democracia, sino, por el contrario, la democracia real social prevaleciente en la sociedad norteamericana, trajo por consecuencia inevitable la independencia.

América Latina tuvo mala suerte y Venezuela recibió la peor experiencia. Durante tres siglos de régimen español, estuvimos integrados a la monarquía española, sin ninguna forma de representatividad; sin democracia; sin ninguna institución política o de igualdad social. Nuestra independencia proclamó los más avanzados principios de libertad a una sociedad que jamás los había practicado. Quince años de guerra y violencia y un desconcierto institucional absoluto trajo por consecuencia la anarquía, la desesperación colectiva, la violencia y el caudillismo. Esto lo alertó el Libertador en su Discurso ante el Congreso de Angostura en 1819, al evaluar la antinomia entre la realidad social de una funesta historia de tres siglos y las instituciones más avanzadas de democracia que proponían los ideólogos de la época, progresos que eran incomprensibles en Venezuela.

Nuestra visión actual prosigue lamentablemente entre el colonialismo y el caudillismo, Cuba, por la idolatría comunista de Chávez, se adueñó de Venezuela y su destino, y Chávez, un militar escasamente formado y muy contaminado por ideologías ajenas, en esta realidad deformante, se erigió en el caudillo, designando como reemplazo a otro dócil capataz que se dirige hacia donde la tierra termina y se inicia el precipicio.

El cambio no lo producirá algo tan inerte como un microbio en la probeta. Lo tenemos que orientar nosotros, conscientes de nuestra realidad. Este colapso que nos humilla nos obliga a buscar excelencia en el poder de decisiones y abrir la mente colectiva a una verdadera formación académica, que nos acceda a ser dueños de nuestro futuro, eligiendo el 6 de diciembre, una Asamblea Nacional que tenga el propósito decente de hacer país y reconstruir la patria, que más destruida no puede estar.

Esa es la Pura Verdad.


Morel Rodríguez Ávila

Las diez mil que no lo son

Se ufana el señor gobernador en recalcar a cada rato que, a la fecha, ya superó las diez mil viviendas construidas, y entregadas, en sus casi dos años y medio de mandato. De serlo cierto, le felicitaríamos, aplaudiéndole de paso lo que constituiría una gestión extraordinaria. Pero como en la práctica no ha sido así, y antes que un triunfo lo suyo en materia habitacional también resultó fracaso, lo que resta sería lamentar que mienta. A menos que el general en jefe se arriesgue a publicar la lista con los diez mil nombres, apellidos y números de cédula de los diez mil beneficiados. Claro, identificando una a una la dirección exacta en donde está la vivienda construida, de manera que cualquiera pueda ir y constatarla con toda certeza. Pero las hechas por su gobierno. No la que la familia pudo construir o mejorar. Tampoco las ejecutadas por la empresa privadaSería, sin duda, el único modo en que el gobernador pueda probar su aseveración. Y para que quede perfectamente en claro, asentado como un hecho real, bien pudieran, listado en mano, una comisión de expertos en la materia, incluyendo concejales y legisladores, igual que líderes de cada comunidad y por supuesto los periodistas ser los testigos mayores que aprueben o nieguen, ante un juez y el registrador principal, que el gobernador dice verdades.

Para eso, las listas siempre son necesarias. Ustedes lo han reafirmado. Desde la de Tascón que mucho daño le hizo a la democracia y favores a la revolución, hasta las secretas, que se dice son muchas, con auxiliados por toda clase de prebendas a niveles del poder central. Pero la propuesta como documento, si puede comprobarse cada letra y cada número allí registrado, salvará su palabra o la hundirá en el fondo del olvido. Y eso para usted será terrible pues, ¿qué podrá decirle al pueblo si, chequeada esa lista su anuncio no pasa de ser un gigantesco embuste?

Nuestro estado es pequeño en territorio y población, pero la insular, a la que se ha integrado el que ha venido de otros lares aa luchar con nosotros, es una gran familia.Eso no puede negarse.

La margariteñidad nos ha unido siempre, a pesar de los asuntos políticos que ocasionan una que otra divergencia, así sea grave, pero pasajera irremediable y allí también está lo grande del pueblo margariteño y cochense. Por tanto, sabemos que el problema de la vivienda aquí es muy es grave. La gente sin dónde vivir, en un país tan rico como el nuestro, que sólo en regalías por vender petróleo en los 16 años de revolución ha percibido 1, 6 billones de dólares, cifra astronómica que, de no haberse dilapidado en no se sabe qué, porque nadie ha rendido cuentas claras, a estos tiempos la revolución le habría construido una casa a cada pobre.

Pero como no lo ha hecho, ahora menos cuando la crisis es gigantesca en todo y la botija está vacía, en el caso que nos ocupa decir que aquí, en menos de 30 meses se construyeron 10 mil definitivamente tiene que probarse. Puesto que entre exageración y mentira se centra la duda corresponde al señor gobernador aclarar cuanto antes el asunto. Que quede claro: no es un reto. Sencillamente su obligación.

Esa es la verdad y hay que decirla.


El vuelo del búho

Ciudad sentenciada

 Juan José Prieto Lárez*

La intimidación logró su objetivo. Y el exagente de policía debió acceder a la solicitud de aquel hombre que le apuntaba con una nueve milímetros. De lo contrario se vería obligado a jalar del gatillo.

La solicitud bandidesca consistía en hacer que el atribulado exoficial se alistara en la abultada nómina de pistoleros a sueldo razonable por cada “trabajo” ordenado desde “arriba”. Él, recompensado con los cordones y medallero como un agente de alto valor por su incuestionable hoja de servicio, ahora se encontraba en una tajante encrucijada, estaba sólo contra la mafia. Titubeó por un instante cuando por su mente los rostros de su mujer y sus hijos le recordaban los logros de su ética ciudadana y moral insoslayable, era quizás la primera vez en que se ponía en juego su integridad de hombre de ley. Sopesada la única alternativa para mantenerse con vida dijo, sí, con firmeza, en el mismo tono que le habló su inquisidor.

Luego desfilaron por su pensamiento los episodios más sangrientos en los que había puesto a prueba su experiencia como sabueso para resolverlos, y la sociedad se adjudicara una mejor calidad de vida. Sin seres entre penumbras con actuaciones violentas. Rememoró la encarnizada lucha entre el bien y el mal. En cada esquina, en cada barrio los ríos de sangre recorriendo las calles son una peculiar escena de la agitación social, llevando consigo esperanzas, sueños de niños y jóvenes inocentes. Después el luto permanente plasmado en las caras de los habitantes.

Ahora él pertenecía a ese espectro asfixiante, con mucha pólvora atiborrada en incontables proyectiles destinados a desolar la humanidad de almas buenas. Es una ciudad como cualquier ciudad del cosmos, donde además dirigentes gubernamentales se alinean silenciosamente con el monstruo del apetito dineral, con carta blanca obtenida en las urnas electorales. Donde la corrupción aniquila todo síntoma de progreso, es la calamitosa circunstancia resumida en alianzas delictivas, con el fatal diagnóstico de desahucio a las metrópolis.

Este hombre compungido, ahora, viendo la frágil frontera que separa la urbe del territorio criminal, sometida a presiones constantes que desvaría sus modelos de plena convivencia, se dejó llevar por la indiferencia, convirtiéndose en un engranaje más en un círculo entrelazado de incertidumbre colosal por entre culebras silenciosas y muy venenosas hasta el aliento. Con una  intespectiva decisión  retoma  su postura de varón incorruptible y se sentencia a muerte con un ¡nooooo! que le vino de la más profunda cripta de sus entrañas. Enseguida, el estallido seco de una bala, sin eco ni quejidos se alojó en su cráneo.

*Periodista

peyestudio@hotmail.com

peyestudio54@gamail.com

Juancho_pey


La guerra económica: discurso agotado y tedioso

Morel Rodríguez Ávila

El alto gobierno y las cúpulas del Psuv tratan de endosarle al sector privado y ahora a los bachaqueros el fracaso económico existente en el país, pero el pueblo se pregunta:

¿Quién controla y efectúa las importaciones de alimentos, medicinas, insumos y otros bienes requeridos por nuestra población? ¿Quién inventó Cadivi y todo un sistema de controles cambiarios e institucionales que sólo han servido para promover la fuga de capitales y crear una nueva élite empresarial de maletín? ¿Quién dejó que se pudrieran millones de toneladas de alimentos en los principales puertos del país con tanta gente pasando hambre y niños muriendo por desnutrición? ¿Quién confiscó más de 1200 empresas productivas, hoy en ruinas, abultadas de nóminas parasitarias? ¿Quién administra y maneja políticamente las empresas básicas de Guayana que operan a un 30% de su capacidad y cuyas cuotas y nóminas las financia el BCV?¿Quién regala nuestro petróleo a Cuba y a Petrocaribe, colocándolo con descuentos del 50%, 25 años para cancelar, 1% de interés y 2 años de gracia? ¿Quién es el responsable de la firma de convenios y contratos con Cuba en el sector Salud, sin contrapartida eficaz de servicios? ¿Quién expulsó a las empresas trasnacionales del sector petrolero que estaban en la Faja del Orinoco, con el propósito de que Venezuela elevara su producción petrolera a 6 millones de barriles diarios? ¿Quién es responsable de haber frenado la expansión hidroeléctrica?¿Quién permitió que Pdvsa administrara el 50% de las divisas que ingresaron por concepto de petróleo quitándole la autonomía al BCV?¿Quién creó y administró las llamadas reservas excedentarias para impedir acumular divisas y poder cumplir con eventos de contingencia, creando su vez 10 fondos paralelos, sin control alguno?¿Quién es responsable de la modificación de la Ley del BCV, la Ley General de Bancos y la Ley de Administración Financiera del Sector Público, creando desequilibrio en las finanzas públicas? ¿Quién ordenó la creación de dinero inorgánico sin ningún tipo de respaldo? ¿Quién hace los cambios ministeriales, simple enroques de funcionarios poco idóneos para desempeñar cargos de alta responsabilidad? ¿Quién eliminó los requisitos para contraer deuda pública sin aprobación de la Comisión de Finanzas de la AN y el informe previó del BCV? ¿Quién le otorgó facultad al Presidente para endeudarse externamente sin límites?¿Quién controla la producción de fertilizantes y el financiamiento para la industria y el agro venezolano? ¿Quién autorizó la estatización de grandes distribuidoras y almacenadoras de alimentos, con la pretensión de establecer el control absoluto? ¿Quién tiene la hegemonía comunicacional para establecer matrices de opinión en contra de productores, consumidores y actores sociales y políticos? ¿Quién creó a CENCOEX y otros sistemas de control de divisas e importaciones? ¿Quién aprobó la Ley de Costos y Precios Justos? ¿Quién estableció 4 tipos de cambios en el país?¿Quién devaluó el bolívar en más de 4.000 %?

Son mucho otros los interrogantes que hay que hacerse todavía, pero las planteadas, todas sin excepción, nos llevan a la cruda, autentica y contundente conclusión: hay un solo responsable de la crisis que vive nuestra patria, y es el gobierno, cuyo presidente y colaboradores se defienden diciendo que se trata de una guerra económica, lo cual mentira.

Esa es la verdad y hay que decirla.


La pura verdad

La inseguridad como legado o sálvese quien pueda

Aureliano Buendía

Después de dieciséis años de dar bandazos, de haber el régimen puesto en marcha más de veinte planes de seguridad todos adornados con el más rotundo fracaso, de vivir en una atmósfera cada vez más teñida de rojo gracias a la sangre inocente derramada por los venezolanos, no precisamente en guerras libertadoras,  llama la atención que el presidente Maduro y el combo que lo rodea manifieste su  preocupación por los posibles para militares que, según su versión,  patrullan por Guyana y en cambio lo dejen impasible las bandas armadas que azotan el territorio nacional por sus cuatro costados,  bajo un régimen de absoluta impunidad. La mortandad que a diario dejan los tiroteos entre bandas criminales no despiertan en los organismos de seguridad la más mínima alteración, Al señor Bernal autoridad única en materia policial para todo el país solo parece preocuparle la seguridad de sus escoltas y asistentes, ejemplo que van siguiendo todas las autoridades en la materia en todo el territorio nacional. No es posible que esa conducta la hayan asumido como política de estado los gobernadores y alcaldes regionales al servicio del régimen. Porque después de todos estos años está a la vista que para el régimen que tanto prometió no significan nada, los  más de doscientos vente mil homicidios y mucho menos las razones que condujeron a semejante descomposición social a pesar de haber contado con los más altos ingresos que el país haya tenido en toda su historia. Tampoco llama la atención del régimen que la pobreza crítica, una de las razones directas de esa descomposición, vaya en aumento acelerado porque las políticas del régimen fueron equivocadas al ponerse a repartir,  en migajas que parecen limosnas, la renta petrolera nacional,. Tampoco la inflación que según los más severos indicadores está rondando el 200% ha sido considerada por la cúpula cívico militar como un factor que incide en la inseguridad porque eleva el costo de la vida a niveles nunca vistos reforzando así la tesis del difunto en aquello de que si tengo que robar y matar para alimentar a mi familia, entonces lo hago. Añada a esas causas,  que de tanto ser crónicas han pasado a ser mortales, el desempleo en un país que ha visto el cierre de millares de empresas y la pérdida de más de un millón de empleos directos así el INE nos quiera mentir con otras cifras que no se compadecen con la ruinosa realidad que el desgobierno cívico militar ha impulsado. El régimen no termina de entender que con cuñitas, cancioncitas y frasecitas ampulosas, llenas de retórica barata ni se construye un país y menos aun se le puede garantizar seguridad. Tampoco entienden que el hampa se ríe en sus narices de sus métodos, de sus componentes y de sus armas, y sencillamente hace lo que le viene en gana.  Esa es la pura verdad.


Mata, doblega al delincuente

Morel Rodríguez Rojas

Es su obligación, irrenunciable por lo demás. Mientras usted sea el gobernador está en sus manos preservarle la vida y los bienes a toda la ciudadanía insular. Una responsabilidad inmensa, se sabe, pero que usted aceptó y lamentablemente no asumió porque, a dos años y medio casi de su ascenso al poder, la inseguridad es la que manda en Margarita y Coche. Imposible dejar de recordarle que la situación se sobredimensionó y si usted no asume, como general en jefe que debe saber cuál la mejor estrategia para ganar cualquier combate, terminará convirtiendo al territorio insular definitivamente invivible y usted derrotado. ¿Quién, en su sano juicio, no sabe que el delito aquí ha crecido y que la delincuencia se despliega por nuestros caseríos, pueblos y ciudades sin que nadie la detenga y los crímenes y atracos de cualquier categoría se suceden a diario? Tiene usted, gobernador, todo el apoyo del gobierno central y de los gobiernos locales para que se le enfrente al hampa y ley en mano, doblegarla. La policía regional y las locales, además de la extremadamente bien dotada Guardia Nacional, están bajo sus órdenes en situación tan peligrosa para los margariteños y cochenses que, con mucho miedo, hay que confesarlo, temen perder la vida a cualquier hora y en cualquier parte.

No desconocemos que la situación ya adquirió niveles de tragedia por lo que se le urge, gobernador, a que usted dé el primer paso hacia adelante en lo que debe ser una nueva actitud, decisiva, frontal, eficaz y urgente contra la inseguridad, manifestada en distintos modos sea el vulgar arrebatón y atraco o el asalto feroz, el secuestro, el asesinato, el sicariato y el tráfico de drogas. Se le precisa, porque ninguno de los numerosos planes a la fecha impuestos ha sido positivos, asunto que preocupa pues denota que las autoridades del sector no saben qué hacer, mientras es el pueblo quien sufre las graves consecuencias del desconocimiento gubernamental.

Desde luego que la inseguridad tiene muchos orígenes, que van desde la pobreza crítica y el hambre extrema hasta la actitud blandengue de la autoridad cualquiera su nivel. Hay mucho delincuente que se siente amparado por quienes utilizan la demagogia y el populismo como instrumento para obtener respaldo electoral, y recibe alguna ayuda desde todo punto de vista perjudicial, que no solo viola la ley sino porque agiganta el problema. La impunidad siempre ha sido dañina y esa clase de solidaridad jamás conveniente. A esa situación, que mucho especialista no deja de señalar a la hora de analizar el porqué del crecimiento inusitado de la inseguridad, tiene que ponérsele un freno, y de una vez por todas solucionarse.

Estamos seguros, gobernador, que si usted se coloca a la vanguardia y rodilla en tierra se decide a cumplir lo prometido, la inseguridad en Nueva Esparta comenzará a ser doblegada y, sin violentarle los derechos a nadie, culpable o inocente, tendrá a su favor el apoyo colectivo. Pero si usted permanece quieto, estático, paralizado ante la inseguridad, que no es percepción alguna sino dolorosa realidad, ese colectivo, rojo o no, se lo cobrará con creces, pues nadie entiende cómo un gobernador que tiene todo para combatir al delito no lo hace. Sobre sus hombros, gobernador, el peso de tamaña responsabilidad, que terminará hundiéndolo si no procede, en lo inmediato, a dar –como dice mi padre- el barajo necesario para que usted gane, y no pierda, la guerra contra la inseguridad.


La pura verdad

El Mensaje

Aureliano Buendía

Bolívar en su Carta de Jamaica, afirmó que “Los Estados Americanos han menester de los cuidados de gobiernos paternales, que curen las llagas y heridas del despotismo y la guerra”. Esta idea reafirma la concepción paternalista de la autoridad civil y religiosa que se aplicó en los cuatro siglos de colonización española. El paternalismo como todos los ismos, tiene que ver con la desviación de los atributos, que en si mismos son buenos. El paternalismo sólo se preocupa porque el asimilado esté junto a él y dependa exclusivamente de él. La conclusión es obvia: el paternalismo tiene por objeto la autonomía final y la libertad, mientras que el paternalismo se remite exclusivamente a la dependencia.

Y esta es la causa fundamental que ha hecho fracasar al intento revolucionario hoy en el poder en Venezuela, y a su partido como organización política sin futuro, remitida sólo a las antiguas experiencias totalitarias del pasado. Chávez en sí, no fue un padre, sino un eficiente intermediario entre el despotismo como sistema y un pueblo conducido al estado de necesidad. Inyectó a las masas el mensaje que conducía a la dependencia, afirmando que “robar en estado de necesidad era permisible”. Así lo dijo en forma pública recién comenzado su mandato a una cuadra de Miraflores. Un mensaje sin duda comprensible para el que nada tiene ni sabe cómo lograr progresar sin delinquir. De tal forma que esa mayoritaria masa abrumada por vivir una existencia para la que no estaba preparada ni orientada, con la facultad adicional de su teatral elocuencia, comprendió la arenga en algo similar a lo siguiente: “Hasta aquí arriba, conmigo. Sin mi, te trasladarás aquí abajo””. De esta forma la dependencia era desconcertantemente comprensible y a los ojos  y oídos de todos. Estaban así hoy, como en la época colonial, los atributos perfectamente desviados, y el fin perseguido: la absoluta dependencia, integralmente lograda.

Se convirtió así Chávez en una especie de padre para su casta militar y para una determinante porción de compatriotas. Se adoptaron además simbologías cristianas que ayudaron al propósito. Siendo lo que diferencia al cristianismo de otras religiones monoteístas, no la creencia en Dios, que es común, sino la creencia en Dios Padre Todopoderoso, resultado de la fraternal conseja, Dios ama al Mundo. La determinante fue que un buen gobierno sería aquel que solucionara todos los problemas de la sociedad, sin contar para nada con la colaboración o el esfuerzo de esa sociedad. Con este criterio sería inconcebible en Latinoamérica el mensaje de John Kennedy a su pueblo: “No pregunten que puede hacer el país por ustedes, sino qué pueden hacer ustedes por el país”.

A todo lo anterior sólo le faltó el caudillismo que finalmente se obtuvo, elevando a Chávez a esa jerarquía, pedestal en el que aún después de fallecido, se le mantiene como Comandante Eterno. Pero es el caso actual que, de la etapa caudillista pasamos al centralismo, al poder omnímodo, el clientelismo, el burocratismo, la impunidad, la corrupción, con la apropiación indebida y fraudulenta del tesoro público y toda la adicional corriente de vicios que han permeado en Venezuela.

Mientras tanto, el venezolano común prosigue hambreado, haciendo colas y pagando por los productos más de cien veces su valor, con la moneda más débil de mundo y fantaseado con la burlona frase de poseer patria.  

Esa es la Pura Verdad.


La pura verdad…

Democracia con destino

Aureliano Buendía

Nos quejamos de la inseguridad social, o de vida, como es más caótico llamarla y de la inseguridad alimentaria, pero ¿por qué ocurre el incremento de asesinatos y el hambre? Para todos los socialistas y  demócratas, interesados en mejorar sus conocimientos sobre los fundamentos de la actividad política que practican y sin mayor información defienden, y no es esta una crítica sino una reflexión para acceder al fundamento de lo que estiman conocer, los remito a la lectura de la autocrítica del Bloque Socialista Soviético,  contenida en el libro “Perestroika”, acertado concepto que el ex presidente ruso publicó en 1985, que, unido al glasnot, cambió internacionalmente en forma radical, no sólo el futuro del socialismo, sino de la humanidad.

Son demasiadas las personas e intelectuales que no han tenido la oportunidad de informarse a fondo de este libro, que es más, una encíclica del conocimiento humano. Desmonta la publicación, el planteamiento keinesiano, al exigir que sea la sociedad la que asuma el liderazgo en la evolución y mejoras de los niveles de calidad de vida. Rompe con el concepto denominado welfare state, (Estado de Bienestar), ampliando y devolviendo al sector privado productivo, el papel de gestor y catalizador del bienestar social. Naturalmente, el significado sociológico de estas decisiones, equivalen a regresar a las bases de la democracia como sistema, adentrándose en la defensa y el incremento del poder de las organizaciones, de las comunidades e instituciones intermedias, como la familia, las empresas, los grupos y partidos políticos, y sistemas basados en afiliaciones por razones de sexo, credo o raza.

En 30 años que lleva la aplicación de este sistema, Europa, casi íntegra cambió y acatando la tesis surgió el Euro como moneda única. Comenzando por la Unión Soviética; Norteamérica, Japón, China y el resto del mundo industrializado, también han disfrutado los avances del proceso. Sólo Corea del Norte, Cuba, el fanatismo religioso islámico y el resto de la casi totalidad latinoamericana, el continente adormecido en el Socialismo Chavista del Siglo XXI, que no es otra cosa que barro argumental, correspondiente a la primavera comunista de los años 20, prosiguen con los oídos llenos de miel acostados en un hormiguero. Cuba también, de cuya sociedad parece sólo los Castro saben leer, se sacude los escombros del ignorante pasado y claudica, con la cerviz inclinada, y los caciques, conservando sus millones,  incluidas las reservas venezolanas. Y nosotros, como igual afirman los cubanos, proseguimos comiendo de la que “pica el pollo”, y ojalá no se acabe, porque entonces pasaremos hambre.

¿Por qué Dios mío, alguien no le prestó a Chávez este libro. ¿por qué Fidel Castro no le confesó lo que sabía, y ocultó en sus ambiciones el deseo de arruinarnos?; ¿por qué el Correa de Ecuador y el indiecito de Bolivia no alertaron? Por qué algún cerebro oculto no informa al Maduro de Sai Baba que la metimos hasta la cadera. Alguien algún día, escribirá sobre eso.

Y a la Oposición Política: terminen de unirse por favor. No prosigan argumentando indefiniciones sobre la enfermedad. Ya conocemos el cáncer, tenemos la medicina y sólo nos falta aplicarla. ¿Qué esperan?  En Venezuela hay líderes como Morel Rodríguez Avila en Nueva Esparta, que sólo aguardan el vuelo de la “libertad de conciencia democrática” en todo el país, para, antes de que sea demasiado tarde, recoger y conservar lo poco que queda de nuestra república. Si los rusos cambiaron y los cubanos al final también; ¡Por qué nosotros no! ¡Esta es la Pura Verdad…!-


El gran legado

Morel Rodríguez Ávila

Cuando alguien desaparece de la faz terrenal el entorno a su figura empieza a pensar en la herencia, la cual muchas veces representa saldos negativos y sorpresas. De acuerdo al diccionario de la Real Academia, la acepción significa dejar herencia material o intelectual. Después del funeral comienzan a descubrirse los hechos reales y el  tamaño de la herencia dejada. Vemos entonces en el caso que nos ocupa a un país con mucha hendidura, mucha crisis, mucha desolación y mucha pérdida de fe y de esperanzas, desunión y falta de oportunidades de toda índole para un mejor futuro. Los indicadores cuantitativos y cualitativos lo refrendan, y en la práctica es el pueblo quien los sufre.

Más de 220 mil  homicidios en quince años reflejan la gran crisis social que vive el país por el actual desgobierno, producto de una mala distribución de la riqueza nacional, el despilfarro y corrupción galopante de los altos ingresos petroleros recibidos, que ya sobrepasan el billón 600 mil millones de dólares. ¿Quién puede negar lo que está a la vista? ¿Acaso las colas son virtuales y el bachaqueo guerra económica? ¿Puede desmentirse la participación de funcionarios públicos, unos bachaqueando de manera directa y otros haciéndose los desentendidos? ¿Dónde, en qué cárcel, díganlo, están presos los culpables de la fuga de divisas? ¿Por casualidad detuvieron a los culpables de haberse robado, según la denuncia de Giordani, nada menos que  25 mil millones de dólares? Con tan fantástica suma el país pudo haberse dado la oportunidad de modernizar su infraestructura y crear un nivel de vida para todos, sin exclusiones.

La pobreza crítica tampoco puede ser negada ya que en caseríos, pueblos y ciudades la miseria campea. Según las últimas mediciones de las más prestigiosas universidades nacionales, la ubican en 48,4% con la tendencia a doblar en el año 2020, algo nunca imaginado para un país que venía construyendo un sistema democrático que, aun teniendo problemas, sin embargo nunca sufrió tanta desigualdad e iniquidad en la distribución de la riqueza.

La inflación, que para este año será superior a 170%, en vía directa a la hiperinflación, que resultará descomunal, nos coloca como la nación con la tasa inflacionaria más alta del mundo y con la erosión más rápida del poder adquisitivo de su masa laboral. Frente a esto, igualmente peligroso e insoportable, el gobierno no muestra disposición alguna a combatirlo, sencillamente porque no sabe cómo ni menos llama a quienes sí saben para que lo auxilien.

La economía nacional ha perdido más de 700 mil empresas en 16 años de improvisada y nefasta gestión, resultado de haber utilizado como estrategia la confiscación el amedrentamiento, la persecución política y el establecimiento de un sistema de controles que sólo ha traído una altísima contracción de la productividad y la producción de bienes y servicios en el país. Consecuencia de la perversidad de intentar imponer un Estado todopoderoso y dueño de grandes empresas que no construyó sino confiscó, el gobierno rojo quiso ganar indulgencias con escapulario ajeno. Pero terminó perdiéndolas ya que las llevó a la quiebra unas, otras las cerró y las restantes se inutilizaron, convirtiéndose a cambio en pesada carga financiera para los venezolanos en virtud de ser el BCV el pagador de las altas nóminas de una creciente burocracia. Todo ello sin olvidar el endeudamiento, ya por los 220 millardos de dólares y la devaluación de un 4 mil por ciento.

Por otra parte, las colas, insufribles, son evidencia muy cruda de lo que en el país se vive a diario, y aunque el gobierno  trata de achacarle su origen al empresariado opositor dirigido por el imperio, las encuestas afirman que son fundamento del rechazo a la actual gestión, que supera el 82%. Agreguemos que a la fecha han emigrado más de un millón de venezolanos buscando en otras tierras un mejor vivir. Mientras tanto, el gobierno acude a calificar de apátridas a quienes se van y de conspiradores y traidores a la patria a los que nos quedamos.

Esta es la verdad y hay que decirla.


Los Hombres del Poder

Kotepa Delgado

Mario Valdez

“Mi padre nació vivo por decisión de mi abuela María, quien prefirió morir en el parto para salvar a su hijo, no conoció a su madre; lo crió la señora del servicio de la casa de sus abuelos, que a su vez fue parturienta acompañante de la comadrona, quien le dio el tratamiento de madre, desde el amamantamiento hasta las enseñanzas caseras. Desde el día de su alumbramiento, ella nunca lo llamó  por su nombre de pila, le decía Kotepa y así se quedó para siempre”, me cuenta Igor Delgado Senior. Algunos historiadores y biógrafos de manera errada han dicho, erradamente, que el sobrenombre de Kotepa es por ser “El duro hombre de hierro”.

Francisco José Delgado nació el 20 de mayo de 1907, en Duaca, para la época un pueblito ubicado al norte de Barquisimeto, estado Lara. Hijo de Francisco Delgado y María de Delgado, estudio  primaria en su pueblo natal; siempre fue un muchacho inquieto. Su tío Eulogio (dedicado al negocio de víveres y alimentos), se lo llevó a Bachillerato en Barquisimeto, para que estudiara el bachillerato en La Salle, donde se graduó en 1925. Poco después Kotepa le pidió que le ayudase con el financiamiento para estudiar Derecho en la Universidad Central de Venezuela (UCV). En 1927, su Tío lo acompaño a Caracas para inscribirse en la universidad, que en ese entonces quedaba en la esquina de San francisco. Muy limitado económicamente, pero muy cultivado políticamente, vivió en todas las pensiones del centro de Caracas.

La generación del 28

Mientras estudiaba derecho, abrazó el camino de la política. Rápidamente, entabló amistad, por ser afines ideológicamente, con Juan Bautista Fuenmayor, Pio Tamayo (exiliado político y uno de los primeros marxistas de Venezuela), y se convirtió  en uno de los lideres estudiantiles contra la dictadura de Juan Vicente Gómez.

El 7 de abril de 1928 -día de la celebración de la Semana del estudiante y la coronación de la reina Beatriz I, del carnaval universitario-, Pio Tamayo leyó el poema quien finalizó  invocando la palabra “Libertad”; motivando a  los dirigentes de la facultad de Derecho a tomar la palabra y discursear, entre otros Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Joaquín Gabaldón Márquez. Ellos le pusieron mecha e incendiaron la pradera gomecista,  pero lo que sacó  de sus cabales al Benemérito fue el gesto del dirigente estudiantil Guillermo Prince Lara, quien rompió y pego contra el piso una estatuilla en honor a Juan Vicente Gómez. Estos hechos fueron considerados como “actos irrespetuosos” por el gobierno, quien dio por finalizado los actos conmemorativos de la Semana del estudiante. Y considerando inaceptable los hechos, aplicó sanciones ejemplares. Así las cosas, Pio Tamayo, Kotepa Delgado, Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, entre otros, fueron encarcelados en la Rotunda y el Castillo de Puerto Cabello; luego Kotepa y doscientos dirigentes más fueron obligados  a trabajos forzados en la construcción de la carretera Guatire – Araira, estado Miranda.

Con Pio Tamayo, Gustavo Machado, Juan Bautista Fuenmayor, Rodolfo Quintero y otros, el 5 de marzo de 1931, fundó el PCV; todos realizaban trabajo político en la clandestinidad, organizando células en barrios y empresas con los trabajadores. En 1937, puso de lado la política activa y pasó a su gran pasión de toda la vida: el ejercicio periodístico.

La cárcel no le cambio la vida

Durante cinco años, y en distintas etapas de su vida, Kotepa Delgado habitó las distintas cárceles de la época, pero también  sufrió el exilio político en Barranquillas y Bogotá. De contextura flaca, menuda, tenía  una moral muy alta y gran sentido del amor y la vida; nunca tuvo reconcomio por haber estado preso, no fue un resentido, la cárcel no logró  cambiarle la vida; por el contrario, seguía siendo un hombre amable, sencillo, humanista, sin amargura, desprendido como el que más. Ese fue el Kotepa que conocí en el restaurant Vecchio Molino de Sabana Grande; ese día le acompañaban hijo Igor y Miguel Gómez Núñez. Recuerdo que entonces que una de las Crónicas escritas por Igor Delgado para El Nacional, se refería a Lusinchi como el mandatario que “sacó bajo la manga un as de copas”. Como el presidente tenía fama de ser amante del licor, no sólo se molestó, también llamó al periódico para que no le publicaran sus Crónicas.  “No traigas tus artículos más, por ahora, mételos en el invernadero, porque llamo el propio Presidente de la República para reclamar el comentario”.

El periodismo y la Familia

En 1940, Kotepa Delgado contrae matrimonio con Ana Senior, (intelectual, luchadora incansable por la justicia y por la paz; pionera defensora de los derechos de la mujer), de esa unión nacieron Igor y Franzel. Al año siguiente, el 16 de septiembre, él, Pedro Beroes, Vaughan Salas Lozada y Víctor  Simone Delima, fundaron Últimas Noticias.

Kotepa fue un periodista que se caracterizó por su toque humorístico, agudo, punzante; su fina escritura era lectura obligatoria los domingos. Junto a Miguel Otero Silva, Andrés Eloy Blanco, Aquiles Nazoa fundaron El Morrocoy Azul (1941). Así  mismo participó en el inicio de la La Pava Macha (1961), y El Infarto (1966). Durante años escribió en El Nacional su columna dominical Escribe que algo queda. Murió el 5 de agosto de 1998.

“Nunca les pegó, jamás recurrió a la fuerza para reprendernos; cuando cometíamos alguna falta, el castigo era hacer resúmenes de novelas, de pasajes de libros”; recuerda Igor. “Una vez me pelee  con mi hermano Frasier y Papá nos puso como castigo tres resúmenes de novelas distintas para cada uno antes de dormirnos. Esos castigos fueron las mejores enseñanzas que Papá nos dio. Toda la vida agradecido porque así nos metió en la literatura”, cuenta Igor, quien actualmente recopila todos los artículos de Kotepa para un libro.

Fuente: Testimonio. Igor Delgado Senior. PCV.


La pura verdad

Nueva Esparta a la deriva

Aureliano Buendía

Si un estado como este en el que vivimos y padecemos todos los días, hay un gobierno que no garantice en los hechos el bienestar de sus habitantes, podemos decir,  sin que se nos puedan acusar de exagerados, que ese gobierno no sirve y es dañino para la salud del pueblo. Un gobierno regional que no sabe exigir al poder central que lo ha reducido al tírame alguismo, los recursos que necesita para satisfacer las necesidades de sus habitantes, podemos decir sin que nos quede nada por dentro, que ese es un pobre gobierno, Si usted llega a un Estado como Nueva Esparta y lejos de ver a unos habitantes en el regocijo pleno de sus derechos, los ve maltratados por la inseguridad, por el desabastecimiento, por un creciente desempleo, por unas instituciones cuyo destino es socorrer la salud de un pueblo, convertidas en unos cascarones sin alma social pobladas por la inexistencia del material médico necesario para socorrer a los pacientes que en su auxilio acuden, quiere decir que usted ha llegado al territorio de la indolencia y allí si es verdad que todo está perdido. Aquel sueño de destino turístico que comenzamos a vislumbrar y a desarrollar con la clara visión de hombres como Morel, sencillamente se fue por un desaguadero, tal como se fue toda la riqueza de los venezolanos, se fue con el despilfarro,  la corrupción, el financiamiento de ideas inviables irresponsablemente presentadas como un acto de independencia, ¿recuerdan el discurso? Cuando en realidad no hicieron otra cosa que llevarnos a una dependencia mayor que obliga al régimen a sacrificar cada día pedazos muy visibles de soberanía. La verdad de toda esta crisis es que le echaron mano con voracidad ilimitada a los recursos que nos diera nuestro único bien hasta ahora verdaderamente explotado y el resultado no se hiso esperar. La pobreza con sus muy afilados tentáculos cayó sobre un pueblo al que nunca se le dijo la verdad, sometido al engaño permanente con las mismas promesas mil veces incumplidas, escondiendo todo el tiempo la realidad y soltando las amarras de las amenazas para que el miedo tome cuerpo y se silencien las voces de la protesta. Pero lo cierto es que el pueblo se arrechó, que el pueblo ya no cree, que el pueblo está diciendo que esta realidad no se aguanta y los factores de gobierno deben tomar el camino de la rectificación en sus políticas, tan nefastas, que pusieron al gobierno y el país  al borde de la bancarrota. Y es en ese mar movido y lleno de resacas que el pueblo neoespartano lucha y trata de no sucumbir. Un mar tempestuoso signado por el viento ciego de los abusos de poder que actúan desde las más pequeñas situaciones como pueden ser colas kilométricas para encontrar artículos de primera necesidad, mientras por las puertas de los establecimientos, ese pueblo que padece sol y lluvia durante horas tan largas que son parte de su calvario, ve salir a guardias nacionales y policías, con el mayor descaro y prepotencia,  con sus cajas llenas de los artículos que busca todo el vecindario.  De este gobierno insular, se puede decir que el abuso y  la indolencia, forman parte muy activa de su divisa. Esa es la pura verdad. 


También racista

Rafael Bayed

No les basta torcer la ley y sus reglamentos para encubrir sus oscuros interese, sino que conciben normas espurias para perpetuarse en el poder.

El actual régimen que expolia a Venezuela ha heredado y llevado al paroxismo el culto a los héroes de la Independencia., desvirtuando muchos hechos de la historia.

A Simón Bolívar le endilgan una serie de frases, expresiones  y hechos producto de la mitomanía de  los detentadores del poder; a Francisco de Miranda, promotor de la revolución francesa en el mundo,  lo comparan con el delincuente del Che Guevara, que justificaba cualquier clase de medio para obtener su fin.

No basto que el resentido social, fundador de la dinastía de los bandoleros en el poder, promovió y sembró división de clases de sociales,  ahora su heredero,  impuesto por los Castro, inicia la confrontación racial.. Los lerdos que detentan el poder, se creen los dueños de la verdad, cuando en realidad no aguantan un interrogatorio, sobre cualquier tema de socio-política.

Ahora han inventado todo un hecho de dudosa realidad: La presencia de Pedro Camejo, apodado Negro Primero, en la épica independista venezolana, basándose en el relato caprichoso de Eduardo Blanco, gobiernero, romántico y enamoradizo, cuentero y novelero en su  trabajo de Venezuela Heroica, solo para demostrar que hubo un negro en las gestas de independencia, y el régimen aprovecha y sostiene que no hubo reconocimiento por racismo.

¿Pero que decimos de Vírgenes Negras que se encuentran diseminadas por todo el mundo y son veneradas? ¿y el  poema de Andrés Eloy Blanco: Angelitos Negros? Que ha servido para historias y canciones de fama mundial. ¿Es racismo, decir negro? Antes de inventar esa estupidez, aquí en Venezuela, la expresión de negro se usa como expresión de afecto. Resentido Aristóbulo. No existen las razas, la única raza que existe es la humana.

Todos los miembros del régimen desde Maduro hasta la candidata de acetaminofen, sufren de una diarrea verbal de incoherencias.

Bien instruidos por los cubanos, permanentemente crean situaciones para distraer al pueblo y ellos  afianzarse en el poder. Todo, absolutamente todo es de los laboratorios de los invasores y que sus operantes ejecutan con suma obediencia. Han creado una sociedad disfuncional, porque es un régimen periférico, todo por el borde. Bravuconadas, amenazas de baños de sangre, de exterminio de la disidencia, cobardes, saben que el pueblo venezolano es pacífico, a pesar de tener delincuentes armados llamados por el régimen, colectivos y que ahora los asesinan a ellos también. Los politiqueros tradicionales están acostumbrados y ceden porque tienen interese. Uds., usan y abusan del pueblo, hasta que se canse,  porque solo quiere vivir en paz y tranquilidad, in zozobra, todo tiene un límite.

rbayed@gmail.com


Ahora, la victoria

Morel Rodríguez Rojas 

Escenificada la comedia oficialista, porque pretendió mostrarse como una sin precedentes, heroica y multitudinaria, pero que en cifras y hechos reales no pasó de ser una gran mentira, lo que ahora resta a la oposición es ir directa hacia la victoria, que ya está cantada para el pueblo democrático frente a la pretensión comunista de perpetuarse en la Asamblea Nacional. Los venezolanos, que observaron la escuálida asistencia de votantes rojos en la mayoría de las mesas, los obligados empleados públicos, no pudieron menos que reírse ante la desfachatez de las rectoras electorales de prolongar hasta las diez el acto, debido a la altísima confluencia de votantes oficialistas, según la dirigencia del Psuv. Al Goebbels criollo, valga decir el alcalde de Caracas, esta vez le costó mucho trastocar en verdad tan gigantesco embuste, y alguien tendrá que reclamarle algún día su atrevimiento, así como los millardos birlados del tesoro público para financiar las primarias oficialistas. Desde luego que a Maduro hay que obligarlo a explicar qué quiso decir con aquello de que, ahora, ya conocen quién votó y quién no, no vaya a ser que para el 6-D de antemano sepan qué hay que hacer para maniobrar las maquinitas.Bien, las cartas están echadas. Ambos frentes tomaron posiciones y aunque el chavismo dice tener más balas y cañones, la oposición unida y armada de mucha fe y esperanza, acudirá a la batalla respaldada por millones que, en todos los sectores de la sociedad civil, con pueblo a la vanguardia, le posibilitarán el triunfo.Esa realidad los desespera tanto que no pueden disimular el miedo que tienen de perder el poder legislativo, que lo reafirman día a día las encuestas y ellos comprueban en todas partes. Un final que los estrategas cubanos presagian en la sala situacional de Miraflores, y no han podido ocultar. La hiperinflación tocando la puerta y la escasez galopante, unidas a la dolorosa inseguridad que siembra muerte en los cuatro rincones y la corrupción a niveles insoportables, son las verdades que palpa el pueblo, que las sufre como consecuencia del desgobierno que, sin miramiento alguno, va por la libre destruyendo lo establecido con el cuento de construir la patria socialista, pero en la práctica convirtiendo en ruinas lo que queda. Una situación nunca antes vista que, a la hora de las comparaciones, supera en todo a los errores que se cometieron en la cuarta república.Así las cosas, el gobierno se debilita cada vez más con rapidez inaudita y las repuestas que ofrece no pasan de ser pancadas de ahogado, además de proseguir su poco inteligente estrategia de ofrecer que va a hacer y no hace nada. El empresariado ya no encuentra cómo hacerle entender que su preocupación es el destino nacional, que la economía va directa al foso y que sin producción de alimentos habrá hambruna. Los trabajadores por su parte sin que les alcance el salario mínimo para el obligante mercado porque la canasta alimentaria supera los 24 mil bolívares, y asombrado ve cómo a los militares en menos de un año se les aumentó el salario en un 70 por ciento.

La situación, que ya Maduro y Cabello no resolverán, porque no saben enfrentarla, les va restando posibilidades y la oposición, dirigida o no por la MUD, marcha creciendo en multitud, fortalecida y unida, definitivamente enrumbada hacia la victoria.


La pura verdad

Dignidad margariteña

Aureliano Buendía 

La dignidad de margariteños ejemplares, dignos hombres y mujeres venezolanos que han decidido por la vía institucional y democrática, poner fin a la diaria farsa del trapo rojo que oculta los robos y desmanes de un gobierno sin brújula, comienza ya en Nueva Esparta. Será difícil reponernos de la traición comunista fidelista, que entronizó en el poder a una banda de pillos y en el siglo XXI transformó a Venezuela, el país con mejor destino del continente, en un devastado campo rural.

Las elecciones internas del PSUV, fueron el mejor escenario de lo que puede calificarse como vergonzoso carnaval político. Un importante volumen de centros de votación de Nueva Esparta y en otros estados, amanecieron solos con la única presencia de un domingo tranquilo. Así transcurrió la mayor parte del día, hasta las cuatro de la tarde, cuando la desesperación encendió el pánico y los Jefes y emisarios de esos patéticos instrumentos políticos bautizados como las UBCH, se lanzaron a la calle a buscar antiguos comprometidos votantes. En urbanizaciones como Jorge Coll, La Isleta, Villa Rosa, Tinajero, Villa Juana,  en diferentes municipios de la isla, humildes lugareños y también conserjes de renombrados edificios fueron visitados para ofrecerles casas y apartamentos regalados de la Misión Vivienda, mercados gratuitos y  abastecimiento de carne y pollos, en canje por el voto que convalidara la elección de candidatos a diputados rojitos, de una patética Asamblea Nacional  que proporcione continuidad al incalificable organismo en el que mutó la otrora Casa de las Leyes. Aspiraban por seguir la agonía de este falso nacionalismo, cuando el pánico rompió en desesperación, al obtener en muchos casos como respuesta de hombres y mujeres responsables, de margariteños de una sola pieza: “¡NO! Mi voto no se vende ni podrá ser comprado. Vayan a jugar con el hambre de otro”. Esta escena se repitió en modestas viviendas margariteñas, habitadas por ilustres hombres y mujeres que antes colocaron y hoy ubican la gallardía, el valor, el patriotismo y el concepto de honradez en el alto sitial que corresponde al pueblo honrado y valiente que siempre fuimos y continuaremos siendo, en el hábito permanente de dignificar el futuro de nuestros hijos y nietos.

El pasado domingo, el Psuv comenzó el traslado de su influencia al campo opositor, que debe aceptar con sentido humano, respetando a quien piensa diferente, porque los horrores excedieron el soporte colectivo. El gobierno de unidad que sucederá al presente estado de cosas, requerirá de esa oposición constructiva. Debemos de alguna manera transformar a Venezuela en la nación de un plebiscito diario, porque la república de verdad es aquella donde sus nacionales adoptan formas distintas de apreciar y conducir la vida y los asuntos inherentes al colectivo pueden diferir, pero a su vez se comparte un destino de pueblo que es común a todos.

Como Morel aquí en Nueva Esparta ha reiterado en varias oportunidades, la producción de riqueza nacional en manos del poder central nos ha arruinado a todos, porque resguardada debajo de un colchón y al servicio de una sola voz, no hubo ni habrá garantía de disfrute sino de la ruina general. Morel jamás administró el dinero público en forma irresponsable como ocurrió en la era presente. En efecto, fueron lochas comparadas a las fortunas actuales cuyo monto en dólares será difícil establecer. Morel jamás hizo ni permitió ejercicios fiscales sin previsión. Sin ánimo polémico, puede garantizarse que Nueva Esparta era un estado más sano en los anteriores períodos democráticos que Morel presidió, con un sector privado que contribuía a la generación de empleo y crecimiento de la infraestructura turística. Hoy dependemos sólo del situado central si es que alcanza y con billetes impresos sin valor como moneda, frente a un dólar que está demasiado cercano a los 500 bolívares.

Esa es la Pura Verdad.


La pura verdad:

Margarita decide salvarse

Aureliano Buendía 

En este extraño gobierno nunca estaremos libres de cualquier locura ideológica que surja de esas conversaciones para “coger línea,” entre los Castro, estrategas de la maldad y Maduro, conversa a la que, ahora extrañamente se asocia Diosdado Cabello, a quien los cubanos veían como gallina que mira sal. Se puede deducir que los jefes de la colonia venezolana estimaron agotado el tiempo de incertidumbre sobre las elecciones parlamentarias y autorizaron el evento que ven perdido, a no ser que, por representar el estamento militar, Diosdado asuma la carta de la subsistencia en un eventual reemplazo del capitán de la colonia.Si nada se inventa, será el 6 de diciembre la fecha comicial, la más larga, la última al final del hilo que pareciera en veces romperse. La huelga de hambre de Leopoldo y demás afines opositores, comenzaba a hacer más daño y ruido en el extranjero que en Venezuela y aún no se concluye la negociación de los Castro con Norteamérica y la Unión Europea, que entrega a la colonia como recompensa por el perdón que se discute.

En cuanto a Venezuela se refiere, cuando se analiza el crimen económico ejecutado, se comprende por qué terminamos en la absurda, penosa, humillante y ruinosa situación actual. Todo comenzó cuando una mayoría le confirió a un impreparado aventurero como Chávez, con la virtud de haber desestabilizado y provocado la caída de un gobierno de origen democrático, la misión de ejercer la presidencia de Venezuela. Nadie percibió que todo era parte de un plan macabro, diseñado por la maléfica mente de Fidel Castro, sanguinario dictador cubano, que ha pateado todos los derechos humanos universales desde hace más de cincuenta años.

Castro aguardaba una circunstancia que debilitara las instituciones democráticas venezolanas para adueñarse del petróleo y todas nuestras riquezas, y ejecutó la fracasada invasión a Venezuela por Machurucuto,  que determinó la expulsión de Cubapor la OEA, en 1962 yel bloqueo económico, que le dio a los Castro donde más duele y arruinó a la isla,por las expropiaciones a estadounidenses con bienes en Cuba, según decreto de Norteamérica en octubre de 1960.

Se convirtieron los Castro en Jefes de Venezuela y Chávez de la Colonia, Pero el inmaduro militar, a quien prestaron antiguos libros como el de Eduardo Galeano “Las Venas Abiertas de América Latina”, y lo regaló al Presidente Obama, desconocía que el propio Galeano declaró estar equivocado al momento de escribirlo. Tampoco leyó obras que educan y abren la mente, como “Perestroika”, de Mikhail Gorbachov (1985, ex-presidente ruso), referente a las nuevas concepciones del manejo socialista, donde se anunció y presentó entonces, un nuevo perfil social del mundo, determinando que Europa se convertiría, como ocurrió, en una unidad con moneda única,el euro; y los países del sudeste asiático ampliarían sus influencias y mercados. En lo referente a América Latina, recomendabaGorbachov críticas y autocríticas a un modelo económico fracasado, común a todas las naciones del sur, con una férrea voluntad política y una decisión de sacrificio por los pueblos. La “Perestroika” significó el cambio y la reestructuración del mundo socialista, mediante el ingreso de lo que se denominó “El Socialismo de Mercado Libre”. Salvo Suramérica, el resto del planeta le paró a Gorbachov,  y está hoy en franco progreso. Pero veamos actualmente el espejo de Venezuela, Argentina, Brasil, Guatemala, Costa Rica, Panamá, El Salvador, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Honduras, Haití y el resto, unos más y otros menos, países problematizados, con historia común y la cadena de islas aguardando el apoyo industrializado, que lejos de auxiliarlas, en Venezuela, el comunismo ramplón, le eliminó a Margarita, el Puerto Libre, su subsistencia fundamental. ¡Todo es un desastre!

Es por eso que, aquí en Margarita, no podemos hoyequivocarnos. Mucho de lo anterior y probadamente exitoso, por conocer de la historia mundial y de economía, el área más delicada de los pueblos, lo ejecutó ya Morel Rodríguez Ávila, con los gobiernos exitosos que hizo y deben reeditarse y sus programas desociales ponerlos al servicio del pueblo. No investigar es hundirnos en el fracaso.-

Esta es la Pura Verdad.


Los tres golpes diarios desaparecieron 

Morel Rodríguez Ávila 

Resulta ya muy aguda la enorme crisis que sufren los venezolanos, con mayor incidencia en el pueblo humilde. Crece día a día y de manera peligrosa va rasgando el siempre débil tejido social, a extremos que de no encontrársele solución cuanto antes, podría producirse una conmoción que, según los que saben de este asunto, sin necesidad de ser adivinos, dañaría terriblemente al país y a su gente.

La tragedia del venezolano, cuyo desarrollo se inició con la llegada de una revolución que comandó Chávez convertida en un gobierno que no supo gobernar, y que heredó Maduro para de manera impresionante convertirla en un soberano fracaso, está comenzando a parecerse a cualquiera de las tristes situaciones que, por hambre y miseria al mismo tiempo, de vez en cuando se escenifican en algunas naciones africanas.

No es exageración el indicarlo pues, si de hambre se trata, las cifras reales, no las que Maduro le inventó a la FAO y que el BCV no publica, son críticas y, en cuanto a pobreza, basta con ver las colas buscando alimentos, productos y medicamentos, para terminar entendiendo que esa situación, además de triste y vergonzosa, es dolorosamente cierta.

Ya, está probado que una mayoría nacional, mayormente conformada por el pueblo, sufre las consecuencias, directas, del desgobierno rojo que, a la fecha, no ha sabido enfrentar la crisis y, superado por la realidad imperante, no atina a dar con la solución sino que, por la vía de medidas inconsultas, pues las decide en laboratorios donde sus integrantes son políticos y no técnicos, a la hora de ponerlas en práctica causan mayor perjuicio, acrecentando la problemática a extremos francamente insoportables.

No hay una de esas medidas que pueda calificarse de productiva y que en tal sentido haya originado alguna solución o, por lo menos, reducir el daño. Por el contrario, lo agiganta y, desde luego, los resultados son mayor  pobreza, mayor miseria y mayor  dolor para el pueblo. Si acaso lo que se dice al respecto es mentira, entonces millones y millones de venezolanos están ciegos, porque no ven por ninguna parte una gestión positiva oficialista.

El gobierno, con publicitar, de forma abusiva en todos los medios, qué hizo, hace o hará, cree que se la está comiendo sin querer aceptar que el que no come es el pueblo porque, sencillamente, los tres indispensables golpes diarios han desaparecido de la mesa familiar.

El desayuno, almuerzo y cena, con las calorías y proteínas mínimas para alimentarnos, ya forma parte de un inmediato pasado. La dieta es obligatoria debido a factores que son insuperables por la gente pobre, tan igual que los de la clase media: primero, que el desgobierno de Maduro no ha podido lograr superar la escasez por lo que el desabastecimiento crece. Segundo, porque el dinero no alcanza para medio surtir la alacena dado sus escabrosos, escandalosos e incontrolables precios que ningún bolsillo puede sufragar. Recordemos que la canasta básica, para finales de mayo, superaba los 24 mil bolívares. Y, tercero, que ya está dando miedo hacer cola por temor a que en cualquier momento y escenario, en una bodega o en un supermercado, se encienda la mecha que le abra paso a la implosión tanto temida pero no descartada, lamentablemente.

Esta posibilidad, que el gobierno la sabe probable pero nada hace por impedir su crecimiento, está a la vuelta de la esquina. Tiene entonces el pueblo que recurrir a comprarle al bachaquero o bachaquera quienes, ante la vista gorda del guardia nacional, del policía o del funcionario ministerial, vende de todo pero ganándole, lo mínimo, un mil por ciento a cada producto.

En fin, al pueblo sino lo atrapa el chingo lo agarra el sin nariz. La situación, por tanto, es grave. Disimularlo es de tontos, negarlo de mentirosos y culpar de su existencia al opositor  aquí adentro o al imperio allá afuera es de inexpertos, que no saben cómo resolver lo que ellos mismos han  originado con su torpeza, ineficacia e irresponsabilidad.

Esa es la verdad y hay que decirla.


El vuelo del búho

Andar en el silencio

Juan José Prieto Lárez*

Dos ancianos, de tantos años que ni ellos sabían cuántos tenía cada quién. Conversaban debajo de una mata de guayacán, una tarde en lo que se llamó la Plaza Mayor. Era el centro de la cuidad de La Asunción. Corrían los primeros años de 1600, unos pocos después cuando le fuera conferido el Título de Ciudad y Escudos de Armas a esta población de escasos habitantes, muchos quizás para tiempo tan remoto. Blas y Perucho fueron los guardianes de aquella Plaza colmada de pájaros, vendedores ambulantes, chismosas y chismosos.

El tiempo parecía haberse detenido con la frescura del paisaje que circundaba la comarca recién florecida, con la envergadura de un título venido de España. No serían más nómadas los vecinos con antiguas heridas de guerras y rapiñas de corsarios y filibusteros atroces. Ahora serían ciudadanos, pero con la nostalgia anticipada de lo que sería de sus vidas asomadas a lo impredecible de la esperanza.Aspiraban los dos viejitos de ver cierto progreso antes que sus vidas sucumbieran al delirio del adiós. Hasta muy entrada la noche la lamparita de carburo era testigo manso de tantas palabras escapadas a la mortificación recorriendo sus cuerpos esclavizados al péndulo de las horas finales.

   Blas, con optimismo jubiloso, ansiaba mirar el cambio íntegro de La Asunción, casi con sollozos Perucho agriaba su rostro en un suspenso desnudo, luego sonreía para resignarse en una letanía perfumada de divinidad: solo Dios sabe Blas, solo Dios.Al filo de la despedida, los dos amigos entraban a sus casas, una al lado de la otra, a la cadencia temerosa de no encontrarse al día siguiente. El ladrido de los perros anunciaba que aun vivían al despertar en las madrugadas y encontrarse con el silencio verídico como se presume es la eternidad. Los dos ancianos murieron el mismo día, a la misma hora. Como si la muerte hubiera convenido no separarlos para que no sufrieran la ausencia uno del otro. Fueron despedidos juntos una tarde cuando las venas del día se hacían más silenciosas recorriendo la ciudad, despacio, tal si un baúl se fuera cerrando lentamente atesorando páginas inocentes pero iluminadas, cada una de sus orillas por semillas de amor. Esa tarde dejó de ser azul cuando fue vencida por el nuevo día, también azul, solemne por el luto señero, frágil por la pérdida de dos hijos queridos. Ahora hay quien cuente que por las noches salen de las paredes de las casonas asuntinas dos viejecitos encorvados, de punta en blanco, recorriendo en silencio esta silenciosa ciudad sintiéndola suya aunque sean otros tiempos. Solo Dios sabe cuándo pararán de andarla.

*Periodista

peyestudio@hotmail.com

peyestudio54@gmail.com

@Juancho_pey 


La pura verdad

La agenda inexistente

Aureliano Buendía

 Claro que estamos de acuerdo con Morel Rodríguez Ávila, cuando afirma que gobernar es cosa seria, que para dirigir los destinos de una Nación y de un pueblo, se requiere no solo estar claro que se trata de un compromiso de altísima responsabilidad de un conocimiento cabal de todas las materias puestas sobre la mesa y contar y escuchar a los mejores asesores posibles, para tener algo de éxito en la empresa, sino que a eso hay que añadir un liderazgo a toda prueba y un poder de convicción muy influyente. No está en esas condiciones, no las cumple, quien se empeñe en mantener por pusilánime líneas políticas que son parte de un legado lleno de daños y perjuicios a todo un pueblo como es el caso en La Venezuela actual. No pertenece al grupo de los elegidos que un país tiene para enderezar su rumbo cuando, como es nuestro caso, hay en la cúpula de la toma de decisiones un personaje que no se siente con suficiente fuerza para desestimar las malas sugerencias que a diario le llevan los improvisados, los oportunistas, los radicales, los fanáticos, los resentidos, e imponer con don de mando aquellas que toda la lógica de las ciencias, indican.

Son los personajes así constituidos los que nunca acertarán las estrellas que alumbren los buenos caminos, los que mantendrán a todo un país en una sombre perversa y en el atraso, los mismos que como único discurso no se cansarán de culpar a otros por sus propias culpas, los mismos que ven como se revientas en sus propias narices las grandes crisis y para las cuales no tienen otra respuesta que la amenaza, el insulto y la grosera patanería que a diario escuchamos desde los balcones del poder que son muchos, matando los sueños de la gente y cortándole las alas del futuro sin ofrecer más de lo mismo, como dice el pueblo, pero acompañado de un discurso que además lo niega.

Es bueno decir que en manos de esta gente, la misma en que reposan los destinos del país desde hace dieciséis años, el país ha ido y seguirá yendo en su carrera irrefrenable hacia el abismo. No puede gobernar quien no hace un acto de reflexión y se detiene a analizar y a buscar a quienes más saben para mantener el rumbo del gobierno por el mejor camino para todos. No puede gobernar y ser buen gobernante quien insulta, amenaza, y anuncia castigos a todos aquellos que se detienen a pensar en Venezuela con pensamiento y herramientas claras y transparentes.

No puede gobernar bien a un país quien todos los días está siendo atormentado por una leyenda ya difunta que Además fue la causante de todos los males que hoy tenemos multiplicados por los números del diablo, los mismos que nos han llevado a esta hiperinflación, a este clima de total y sanguinaria inseguridad, a esta pobreza que cada día más se acerca al territorio extremo. Para bien gobernar hace falta gente capaz de rectificar, de acompañarse de quienes bien valen y quieren por sobre todas las cosas a Venezuela y esa genta no es la que en estos momento permanece gobernando el país en ninguna de sus instancias. La que desde hace dieciséis años están allí, son los que han llevado a Venezuela el estado de ruina en que se encuentra por la sencilla razón de no tener una agenda con las prioridades de Venezuela.

Esa es la pura verdad.


¿Y qué nos pasó?

Richard Fermin

Hoy quisiéramos dedicar estas líneas a algunas situaciones que vienen sucediendo en el acontecer político del país y como somos fieles creyentes de que lo que se predica se practica, estas reflexiones las dirijo a la organización política en que militamos, un poco lo que ha sido nuestro desenvolvimiento en ella y los retos que tendrá en el futuro para no engrosar las familias de los partidos del establecimiento, del "status quo" e inscribirnos en la lista de los partidos tradicionales de corte stalinista.

Debo empezar por narrar, brevemente, algunos episodios que marcaron a hombres y mujeres que hoy vestimos de amarillo, recordar aquellos jóvenes irreverentes que emprendieron un partido político en el estado Miranda, cuya fracción de diputados se enfrentó a políticas del pasado y del presente cuando con la complicidad del pasado y por pequeñas cuotas de poder se entregó la institucionalidad del país y estos emprendedores de la política en protesta de aquella situación histórica metieron un cochino en la asamblea nacional que simbolizaba lo que en ese momento ocurría. Recordar aquellos dos jóvenes alcaldes que sembraron la semilla del cambio y la gestión moderna en el ideario del venezolano desde dos municipios emblemáticos Baruta (Henrique Capriles) y Chacao (Leopoldo López), que en el transitar por esa Gran Caracas de la anarquía nos hizo soñar con el cambio, con un país distinto, esos mismos hombres y mujeres de amarillo que nos mostraron un liderazgo distinto que sedujo a mayorías y salió del estado Miranda para ser una referencia nacional y por cierto, la mayor entre la alternativa democrática. En el paso del tiempo, empezamos a ocupar otros espacios y para callarle la boca a los representantes de la vieja política y del gobierno que nos acusaban de "sifrinos", "lechuguinos" y "petimetres", ganamos espacio en la Venezuela profunda en el interior del país y la hazaña de Carlos Ocariz al convertirse alcalde nada más y nada menos que en Petare. Seguidamente vino la consolidación de nuestro liderazgo nacional de la mano de Henrique Capriles, que paso de ser aquella esperanza que desde Baruta y Miranda nos ponía a soñar con el cambio, a una realidad nacional palpitante en cada rincón de Venezuela. Sin embargo, no todo sigue con ese empuje ahora, la irreverencia no forma parte del accionar de la organización, el pragmatismo y alianzas contranatura, nos alejan de nuestra génesis: quienes nos acusaban de lechuguinos y petimetres, ahora son aliados inseparables y se abren las interrogantes ¿Quién cambió? ¿Ellos o nosotros? Una cosa es ser aliados electorales y otra, ser cómplices políticos. Muchos vinimos huyéndole a las prácticas del pasado y  ahora, sentimos que nos están alcanzando, en una organización que esta llamada a ser pilar fundamental en la construcción de la nueva Venezuela.

No podemos permitir que la dinámica política que obliga la lucha contra el régimen que nos hace construir alianzas con sectores de la vieja política, nos desdibuje y nos ponga junto a estos en las líneas del pasado y que nos condene a no pasar de ser la esperanza a la realidad porque las aspiraciones personales de unos pocos en algunas regiones, nos hagan perder el foco.

Sirvan estas palabras para la reflexión de quienes militamos en el futuro, quienes no permitiremos que nuestras ideas perezcan en las manos de quienes ya son parte del sistema que estamos convocados a cambiar, quienes tenemos como fin y meta llevar a nuestra Venezuela a los caminos del progreso. ¡Estamos a tiempo de que no se pierda el sueño, al final esa es la vida, simplemente construir un sueño..!

 

Richardfermin@gmail.com

@richardfermin


¡Que la Virgen nos proteja  ya que el gobierno no puede! 

Morel Rodríguez Ávila 

Cuando el propio Freddy Bernal reconoce que los cuerpos policiales están infiltrados por delincuentes, quiere decir que la inseguridad tiene, en la debilidad del actual gobierno revolucionario, el principal generador de la enorme crisis que el país atraviesa en materia tan primordial, como es preservarle la vida y sus bienes a la ciudadanía.

Porque si sabe cierta la podredumbre interna y no la ha saneado, pudiendo hacerlo con la responsabilidad y eficacia requeridas, entonces cabe pensar que no le interesa o no sabe cómo hacerlo. ¿Por qué no reformarlo todo? ¿Por qué no se produce, de una vez, la salida de tanto corrupto y delincuente, sean oficiales o simples rasos, dentro de los cuerpos policiales? Si se sabe cuáles son y dónde están, ¿qué se espera para proceder? Los funcionarios responsables, decentes, gente de valía que los integra y son mayoría, serían los primeros en aplaudir medida de tanta importancia que al igual que todo el mundo esperan cuanto antes se produzca.

Prueba ultimadel alto nivel al que la inseguridad ha llegado, es la publicada en los medios: En lo que va de año ya sobrepasan los 120 jóvenes y adolescentes asesinados sólo en la gran Caracas. El año pasado más de 25 mil personas murieron a manos del hampa en todo el país. Y en nuestras islas, a su nivel, las cifras también meten miedo.

En el liceo Nueva Esparta, de Porlamar, por ejemplo, un video evidencia a dos alumnos, en recreo, disparando al aire en medio del aplauso de sus condiscípulos. Situación increíble e intolerable que evidencia por así decirlo el grave descuido de padres, representantes, maestros, profesores y autoridades frente a este problema, gracia para los muchachos, desgracia para la sociedad insular, asombrada cada vez más por la acelerada pérdida de valores.

Decir que en este tiempo de mucho hablar y poco hacer el gobierno tiene la culpa del crecimiento de la inseguridad es cierto, no simple acusación opositora ni menos exageración. Las cifras lo fundamentan en cualquier instancia, a pesar de que ahora el gobierno poco las ofrece, temeroso de que reflejen su incapacidad o, mejor dicho, su derrota ante el delito y el delincuente. Ya el país figura entre los más peligrosos del mundo, sitial que avergüenza y preocupa con igual intensidad.

 No hay un día que no se asesine a un ciudadano, se le asalte en la calle, se le robe su negocio y el perpetrador siendo cada vez más violento sigue por la libre. Mientras, el ciudadano asustado ya no confía en su policía y temiendo ser delatado no denuncia, lo cual implica que se desmorone cada día la necesaria relación policía y ciudadano.Hay que enfrentar este problema, muy grave por su significado. El gobierno está obligado a encontrar, cuanto antes, la mejor estrategia y el gobernador, como general en jefe, ponerla en práctica para no seguir siendo derrotado frente al delito porque, de continuar fracasando, terminará perdiendo la guerra.

Tenemos que defender al policía honesto que desarrolla su peligrosa tarea en medio de una situación nada conveniente, sin armamento suficiente ni restantes e imprescindibles equipos. Tenemos que mantener la confianza en esos hombres y mujeres. Tenemos que lograr, con la denuncia y reclamo constante, que el gobernador asuma su responsabilidad y se dedique a trabajar, junto a la policía capacitada en todo sentido, por lograr que la preservación de la vida no sea una entelequia sino afortunada realidad.

Por lo tanto, ¡Que la Virgen nos proteja ya que el gobierno no puede!

Esa es la verdad y hay que decirla.


CLARÍN DE LA ISLA 

Urge la Amnistía 

Morel Rodríguez Rojas 

El país está al borde del precipicio y el gobierno no quiere aceptar que es por su culpa. La crisis que hoy en día tiene sufriendo a los venezolanos, sea de la oposición o del oficialismo, es enorme. Y lo peor, de acuerdo a como el gobierno maneja la situación, antes que mejorar empeora. Los expertos apuntan que Venezuela llegó a un punto tal que la hiperinflación está a la vuelta de la esquina, por lo demás indetenible. El presidente y sus ministros o no saben lo que realmente acontece, porque manejan criterios dispares que los enreda a todos o sencillamente no saben qué hacer. Su ceguera y desconocimiento, porque no quiere ver lo que pasa y menos cómo enfrentarlo, daña gravemente la economía y triplica la problemática social mientras que, en lo político, sólo trabaja a favor del credo comunista y el beneficio en exclusiva para los suyos, lo cual tampoco puede negarse porque es una verdad que apabulla y también molesta en grado sumo. Mientras tanto, el panorama se enrarece, el rechazo crece igual que la desesperación colectiva por el sacrificado modo en que debe desenvolverse la ciudadanía toda para medio vivir porque la crisis es total.

Esta verdad tiene otros ingredientes perjudiciales, y tanto, que no permiten avizorar que, en manos del presidente y del Psuv la intranquilidad desaparezca y llegue la paz. Es la manera, totalitaria sin duda alguna, con la que el gobierno maneja el caso de los prisioneros políticos. No entiende que en una democracia lo plural es indispensable, que el pensamiento es libre y debe respetarse el criterio ajeno; que la disidencia es y debe ser aceptable por quienes, detentando el poder, por supuesto en democracia, y entendida como voz de pueblo insatisfecho, la respuesta oficial no  puede ser ni la persecución ni la cárcel, sino entenderla como aviso de que algo funciona muy mal, que debe corregirse con urgencia. Lo contrario deja en evidencia, como hoy acontece, que el gobierno no se mueve dentro de lineamientos democráticos y que miente descaradamente cuando, aquí y afuera, sostiene que la revolución que adelanta, a la machimberra, busca la felicidad colectiva.

La saña con la cual el ejecutivo, que controla férreamente los restantes poderes, actúa a través de los tribunales en contra de la dirigencia política, especialmente los líderes estudiantiles y de partidos opositores, coloca al gobierno de Maduro tan igual al de Juan Vicente Gómez, que tenía su Rotundahoy llamada “la tumba”, en manos del Sebin. ¿Quién puede asegurar, salvo la señora Fiscal, que a los enjuiciados se le garantiza el debido proceso? ¿Se puede decir que no hay tortura? ¿Se le respetan los derechos humanos? ¿Por qué tanta traba y tanto abuso si se gobierna, supuestamente, en democracia? ¿Hasta dónde piensa llegar el gobierno?

El presidente tiene que razonar inteligentemente, dejando de lado el odio y resentimiento que muestran sus actos y palabras. Es necesario para la paz de la República que decrete, ya, la amnistía, antes que, Dios no lo permita, se tenga que enterrar otro o a varios Franklin Brito.


Ahora es la soberanía

Rafael Bayed

Ninguno de los miembros del oscurantismo político en que están sostenidos quienes detentan el poder es fiable. Cada vez que planteamos esta posición, salen los “analistas expertos” y nos refutan sosteniendo que hay varias corrientes. Pues, no, todos corruptos: facinerosos, descarados, desvergonzados e hipócritas y traidores a la patria, esclavos del castrismo.

Los cubanos saben, que ninguno de los que tienen un ápice de poder, tiene principios ni ideales y menos moral. El arquitecto de la política corrupta y violenta del régimen, se fue, dejando cobardes traidores que mantienen un régimen al servicio de los criminales más grandes del mundo en los últimos 50 años, los hermanos Castro, genéticamente chulos y extorsionadores.

Cada jefecito de grupo armo un montón de delincuentes y los llamo colectivos, hoy más de 150.000 en la Gran Caracas desadaptados enfrentan a la sociedad y no le temen a nadie ni a nada.

La conexión delincuencial en todos los ámbitos del quehacer, es alarmante, cargados de insignias e identificaciones falsas o verdaderas, se hacen pasar por autoridad, asesinan, roban, extorsionan y todo en nombre de una supuesta revolución.

Se rasgan las vestiduras cada vez que alguien señala la violencia criminal promovida por la cúpula del poder, alegando que se viola la soberanía.

Soberanía, ¿sabrán estos lo que es la soberanía en un mundo globalizado? Ni si quiera los que presumen de ser abogados, pobres ignorantes.

Le preguntamos a la cúpula de los que detentan el poder, a la Fiscal General, al Defensor del Pueblo, a los payasos del circo parlamentario, donde las focas jonquean y aplauden ¿cundo el movimiento oscurantista mandaba dólares y colectivos a soliviantar las sociedades de países latinoamericanos o apoyo logístico a elecciones, no era violar la soberanía de esos países? ¿O se olvidan porque declararon personas non grata a algunos funcionarios “diplomáticos” venezolanos en otros países?.

La codicia, el apetito voraz por el poder y el dinero han hecho de nuestra nación un charco tan negro que el petróleo luce cristalino, ante la oscura conducta de muchos en todos los niveles.

Lamentablemente, estos retorcidos oscurantista que se hacen llamar socialistas o socialcomunistas, se han apoderado de varios países que forman un club delincuencial, y se tapan unos a otros, la violación de los derechos humanos de sus connacionales, la promoción de la violencia, el apoyo a la delincuencia, y la impunidad, todo por instrucciones de los criminales caribeños.

El descaro es evidente y más cuando utilizan el erario público para pagar lobistas o cabildiadores, para mejorar la imagen de los malhechores, con la complicidad de todos.

 

rbayed@gmail.com


La pura verdad

Margarita decide salvarse

Aureliano Buendía

En este extraño gobierno nunca estaremos libres de cualquier locura ideológica que surja de esas conversaciones para “coger línea,” entre los Castro, estrategas de la maldad y Maduro, conversa a la que, ahora extrañamente se asocia Diosdado Cabello, a quien veían como gallina que mira sal. Se puede deducir que los jefes de la colonia venezolana estimaron agotado el tiempo de incertidumbre sobre las elecciones parlamentarias y autorizaron el evento que ven perdido, a no ser que, por el autoritarismo militar, comiencen a ver en Diosdado, la carta de la subsistencia en un eventual reemplazo del capitán de la colonia.

Si nada se interpone, será el 6 de diciembre la fecha comicial, la más larga al final del hilo que pareciera en veces romperse. La huelga de hambre de Leopoldo y demás afines opositores, comenzaba a hacer más daño y ruido en el extranjero que en Venezuela y aún no se concluye la negociación de los Castro con Norteamérica y la Unión Europea, que entrega a la colonia como recompensa por el perdón que se discute.

En cuanto a Venezuela se refiere, cuando se analiza el crimen económico ejecutado, se comprende por qué terminamos en la absurda, penosa, humillante y ruinosa situación actual. Todo comenzó cuando una mayoría le confirió a un impreparado aventurero como Chávez, con la virtud de haber desestabilizado y provocado la caída de un gobierno de origen democrático, la misión de ejercer la presidencia de Venezuela. Nadie percibió que todo era parte de un plan macabro, diseñado por la maléfica mente de Fidel Castro, sanguinario dictador cubano, que ha pateado todos los derechos humanos universales desde hace más de cincuenta años.

 Castro aguardaba una circunstancia que debilitara las instituciones democráticas venezolanas para adueñarse del petróleo y todas nuestras riquezas, y ejecutó la fracasada invasión a Venezuela por Machurucuto,  que determinó la expulsión de Cuba por la OEA, en 1962 y el bloqueo económico, que le dio a los Castro donde más duele y arruinó a la isla, por las expropiaciones a estadounidenses con bienes en Cuba, según decreto de Norteamérica en octubre de 1960.

Se convirtieron los Castro en Jefes de Venezuela y Chávez de la Colonia,  Pero el impreparado militar, lector de antiguos libros como el de Eduardo Galeano “Las Venas Abiertas de América Latina”, y lo regaló al Presidente Obama, desconocía que el propio Galeano declaró estar equivocado al momento de escribirlo. Tampoco leyó obras que educan y abren la mente, como “Perestroika”, de Mikhail Gorbachev (1985, ex-presidente ruso), referente a las nuevas concepciones del manejo socialista, donde se anunció y presentó entonces, un nuevo perfil social del mundo, determinando que Europa se convertiría como ocurrió, en una unidad con moneda única, el euro; y los países del sudeste asiático ampliarían sus influencias y mercados. En lo referente a América Latina, recomendaba Gorbachev críticas y autocríticas a un modelo económico fracasado, común a todas las naciones del sur, con una férrea voluntad política y una decisión de sacrificio por los pueblos. La “Perestroika” significó el cambio y la reestructuración del mundo socialista, mediante el ingreso de lo que se denominó “El Socialismo de Mercado Libre”. Salvo Suramérica, el resto del planeta le paró a Gorbachev,  y está hoy en franco progreso. Pero veamos actualmente el espejo de Venezuela, Argentina, Brasil, Guatemala, Costa Rica, Panamá, El Salvador, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Honduras, Haití y el resto, unos más y otros menos, países problematizados, con historia común y la cadena de islas aguardando el apoyo industrializado, que lejos de auxiliarlas, en Venezuela, el comunismo ramplón, le eliminó a Margarita, el Puerto Libre, su subsistencia fundamental.

Es por eso que, aquí en Margarita, no podemos hoy equivocarnos. Mucho de lo anterior y probadamente exitoso, por conocer de la historia mundial y de economía, el área más delicada de los pueblos, lo ejecutó ya Morel Rodríguez Ávila, con los gobiernos exitosos que hizo y deben reeditarse y sus programas de sociales ponerlos al servicio del pueblo. No investigar es hundirnos en el fracaso.-  ¡Esta es la Pura Verdad..!


Un pájaro de raras plumas

Manuel Millán R.

La gente responsable de toda Margarita y Coche no se cansa de preguntarse el por qué existe un personajillo que vierte en sus escritos tanta ofensa y odio juntos contra quien fue, durante mucho tiempo, su protector y al cual este plumífero le debe en gran parte el modo de caminar.

Y la gente se responde diciéndose a si misma que son asuntos de envidia y de venganza. Una porque este pájaro grande, de ratos modos y plumaje, no perdona que por mal administrador, fomentador de pleitos, abusador y mala persona, quien fue su jefe lo haya defenestrado del cargo que ocupaba y desde donde, antes que fomentar progreso, convivencia y gestión buena, hizo exactamente todo lo contrario y por eso quedó fura de gobierno.

Otros afirman que, desde muchacho, este pequeño ser, de igual tamaño será su alma, ha sido malo y era sapolín en la cuadra, en la plaza y en la escuela. Vividor desde entonces, se ha paseado orondo e irresponsable, por la mayoría de los partidos políticos insulares y se cuenta entre los personajes a quienes los decentes y docentes de Margarita y Coche califican de despreciable por su conducta, la de hacer siempre daño al que lo rechaza, al que lo enfrenta, al que lo dejó de lado por indecente de habla y trato.

Digamos que su rabia, entonces, es producto del extravío que ese señor tiene de lo que es tener vergüenza y responsabilidad. Porque no puede calificarse de normal a quien poco le importa elucubrar lo más tórrido pretendiendo de este modo tomar desquite contra quien ha decretado su enemigo, cuando apenas hace dos años era su padre, su protector, su amigo, su jefe, en suma el mejor gobernador del mundo.

No se puede llamar en engaño el que lo lee en este diario, pues en sus escrito no solo miente sino que apostrofa gratuitamente en contra de quien este plumífero alado recibió ayuda dentro y fuera del gobierno, endilgándole toda clase de epítetos y negándole, incluso, que haya sido protagonista de una exitosa gestión que impulsó y logró el desarrollo y el progreso insular y pretendiendo negar lo que la historia ya registra, el sólido liderazgo que el propio pueblo le otorgó por su trabajo a favor de la democracia, por cierto sistema que a este personaje de marras mucho ha servido para su proyecto personal.

Apunta el refrán que de malagradecidos está el mundo lleno. De traidores también y sobre todo de infames, larga lista en la cual este señor ocupa los primeros lugares. Y lo peor, tan cínico que se ríe jactancioso de no importarle que media Margarita y media Coche sepan que es cierto y las otras dos mitades estén preguntándose como puede resultarle tan fácil desenvolverse en sociedad un vividor de tan altos quilates.

Se supone que lo plural es necesario, que el criterio ajeno se respeta, que vale igualmente la denuncia siempre y cuando se tenga las pruebas en la mano, pero lanzar al aire acusaciones que no son ciertas, convierte al difusor de esas mentiras en un ser despreciable porque emplea lo falso para armar, como lo hacía el ministro nazi de propaganda, una pretendía verdad interesada y falsa. Su caso resulta además imperdonable, porque lo hace para quedar bien con quienes ahora son sus jefes y antes eran blanco de sus artículos con los cuales los ofendía y denostaba también visceral e irresponsable.


Las cifras no mienten

Morel Rodríguez Ávila

Retrato de cómo el gobierno maneja lo económico y financiero es lo que acontece en el BCV, donde estalló la crisis. En el ente rector sus trabajadores acaban de publicar un documento que refleja en gran medida lo que vive el país. Plantean el deterioro permanente y acelerado de su salario real con la enorme presión de una inflación prevista para el 2015, que supera el 140%. Denuncian estar sometidos a toda clase de vejámenes de directores y asesores, imperando el nepotismo, y la negativa a publicar las cifras y datos relevantes de la economía nacional violando la propia Ley de BCV, la cual establece la obligatoriedad de hacerlo dentro de los primeros cinco días del mes siguiente. Y en las demás instituciones nacionales lo que ocurre es igualmente trágico, producto de largos 16 años de desgobierno. Para comprobarlo hay que destacar indicadores cuantitativos y cualitativos, que muestran a un gobierno sin rumbo fijo, con una visión opuesta al progreso y al desarrollo de una sociedad que en 40 años había aprendido a conocer una vida con esperanza, optimismo y aprovechamiento pleno de las oportunidades y potencialidades de una economía pujante, llena de confianza y alto sentido de responsabilidad en la búsqueda permanente de un destino mejor.

En lo que lleva este año 2015, la economía va en franco deterioro, con un crecimiento negativo de -4,5%, con proyección para el 2015 de -7%; una alta inflación acumulada la cual, según los más certeros analistas, en el presente año fiscal será superior a 140%. Agreguemos que la política gubernamental nos conduce hacia una economía informal que supera el 46%, para un desempleo de 6 millones de venezolanos. Hay que sumar  1,5 millones de trabajadores profesionales que concluidos su estudios no encuentran cómo ubicarse en el mercado laboral, que ha sufrido el impacto de haberse cerrado en el país más de 700 mil empresas por la obtusa aplicación de erradas medidas. Y un  control de cambios que, lejos de evitar la fuga de capitales, ha impulsado hacia el exterior más de 400 mil millones de bolívares, que ayudaron a potenciar el desarrollo en economías foráneas a costa de la ruina de nuestros sectores productivos.

En las reservas internacionales apenas queda menos de un millardo de dólares que alcanza para cubrir 10 días de importaciones, sin tomar en cuenta los próximos pagos de la deuda externa, destacándose que la contraída con China supera los 75 mil millones de dólares, la cual se viene pagando con el envío de 530 mil barriles de petróleo diario. La política alimentaria está marcada por la confiscación de 1.200 fincas productivas, ahora ociosas y llevadas a la ruina, pisadas por el caballo de Atila. El efecto más inmediato de esta realidad es el de una población haciendo grandes colas para adquirir alimentos, disminuido su poder de compra, con más de 2 millones de personas comiendo menos que en el año 2000, y, de acuerdo con un estudio de la UCV-UCAB-USB,  un 39,1% de esa población que no come las tres veces al día.

Ya somos, y por eso destacamos, el país más peligroso de Latinoamérica, con 25 mil homicidios al año. Sin contabilizar la muerte de niños y ancianos por deficientes servicios de salud y la reaparición de epidemias que habían sido erradicadas.

Tal cual lo identifican los indicadores señalados, estamos en un país cuyo 80 % de pobladores piden a gritos un cambio. Las cifras, que no mienten, por más que el BCV trate de ocultarlas, nos están advirtiendo con claridad meridiana que llegó el tiempo de corregir rumbos antes de perder la patria.

Esa es la verdad y hay que decirla.


Gobernador, usted tiene la palabra 

Manuel Millán R. 

Tuve la grata oportunidad, señor gobernador, de escucharte en su programa de ayer viernes, la lectura que usted hizo de mi anterior artículo, del día 20 de mayo, en el cual hablamos de las atrocidades, que así las considera mucha gente, cometidas en las pasadas elecciones primarias para elegir los diputados que por la Mesa de la Unidad Democrática representaran al Estado Nueva Esparta en los comicios parlamentarios, que todavía no se sabe si se realizaran y menos cuando.

Lo acontecido, señor gobernador, usted y yo lo calificamos, igual que la mayoría responsable, sin antecedentes en la historia democrática nacional y regional, porque no es posible que se utilicen los recursos del erario público, de cualquier organismo o alcaldía para comprar conciencias o lealtades de la gente humilde, que esperan de sus gobernante una inversión y manejo transparente de los dineros del pueblo en obras y servicios para las comunidades y no para financiar aspiraciones personales o grupales. Es decir regalías hoy y hambre mañana, burla grosera e irrespetuosa con nuestra gente humilde.

Pensamos que quien aspira ser electo para un cargo público debe demostrar que es por sus cualidades, experiencia y sobre todo que ha hecho en positivo por Nueva Esparta o que hará, para lo cual debe presentarle al electorado un programa viable y no adquirir esa posición debido a una acción delictuosa y viciada, condenable a todo evento, que no se puede tolerar y a la cual hay que darle un parao cuanto antes. Estos hechos, señor gobernador, usted bien lo sabe, no deben repetirse, porque dejarlos continuar significará que resultará líder y elegido el que apenas solo tenga más plata. Aparte de que tal de actos demoliendo las ya debilitadas estructuras de la democracia, dentro de la cual por cierto usted, su revolución y su gobierno dicen gobernar.

Usted reiteró en su programa, al analizar mi artículo, que resulta necesaria la investigación de estos hechos tenebrosos por parte de los organismos que manejan la materia. Eso se le aplaude, pero al mismo tiempo se le exhorta a no quedarse en la simple apreciación del problema porque los neoespartanos estamos cansados de tanta demagogia barata y circunstancial. Es la hora de sentar un precedente de transparencia en su gestión, que se traduce en que usted, señor gobernador, eleve a los más altos niveles, tal cual asi lo entendimos estaría dispuesto, la solicitud de esta investigación. Hacerlo terminaría con el oportunismo y la sinvergüenzura que lo que hace es corromper a mucha gente buena que, por falta de trabajo y carencias económicas, se ven obligados a darle el si a tan malévolas propuestas.

Evite usted, que es el poder, esta situación, ya que usted tiene en sus manos todos los instrumentos para pedir a los entes pertinentes la investigación en referencia. La margariteñidad se lo pide, se lo reclama y, si usted lo puntualiza, la gente honestad y las nuevas generaciones de insulares se lo agradecerán. Usted, señor gobernador, tiene la palabra.


La pura verdad

El castro comunismo nos aplasta

Aureliano buendía

El modelo político, social y económico puesto en marcha desde hace ya dieciséis años, nos aplasta. Ha sido una de las mayores perversiones políticas de las últimas décadas en el mundo,  llevada a cabo por un caudillo histriónico, populista, autócrata que desde el fondo de su ignorancia se creyó mesiánico,  un grupo de radicales que se negaron a crecer, a ver más allá de sus narices y que se quedaron en los años sesenta sin procurarse nuevas herramientas para saber lo que estaba pasando en el mundo, acompañados desde luego por verdaderos oportunistas apátridas y corruptos que en aguas enlodazadas como esas  han hecho verdaderos saqueos del patrimonio público. Está visto que el fanatismo nada tiene que envidiarle a la ignorancia. Ni el fanático, ni el ignorante pueden ver más allá de su propio fanatismo y de su propia ignorancia,   y para demostrarlo solo hay que mirar este fraude   que ha dejado esta tempestad llamada revolución bolivariana que día a día, sin mirar en las consecuencias, asesta golpes mortales a nuestra manera de vivir. Una camarilla que además habla y actúa en nombre de un pueblo, que oh paradoja, es su primera y más importante víctima. Ese modelo que redujo al país con más brillante porvenir de este continente,  a este amasijo retorcido de problemas, es el mismo que cada vez que lo han puesto en marcha en otros países,  ha conducido a los mismos desastrosos resultados que hoy sufrimos los venezolanos. Pobreza crítica en alza continua, hiperinflación que devora con la insensatez de un dinosaurio a quienes menos tienen,  inseguridad galopante, impunidad a la orden del día, quiebra de los sistemas de salud, acosos a todo tipo de disidencia, justicia para unos e injusticias para otros, monedas locales destruidas, sueños de libertad derrumbados, censura,   inflación, ausencia de debates, calumnias por verdades, trapos rojos y engaños,  controles    que lejos de resolver los problemas los hacen terminales y sobre todo la siembra paulatina del caos para tener a la mano la o las excusas para ejecutar cualquier atropello a la Constitución. El país todo, gracias a ese caos dirigido y montado con perversas razones, vive en la incertidumbre, acosado continuamente en sus sueños, en su libertad,  en su credo, en su intimidad, en su capacidad de protestar, impedido de dar un paso en libertad. Rodo ese arsenal de desgracias que el modelo castro comunista ha traído al país, se puede observar en cada región y desde luego Nueva Esparta no es la excepción. Morel lo ha denunciado desde el principio y ha dado siempre la fórmula para resolver la crisis que no es otra que el diálogo, pero el régimen sordo y víctima de una otitis permanente, no hace caso. Aquí se padecen todas ya cada una de las grandes frustraciones con el agravante de la incomprensión severamente crítica de un pueblo que sigue sin entender como de país rico, con las mayores reservas petroleras del mundo, Venezuela pasó a ser un territorio que de seguir por este camino terminará siendo objeto  de la ayuda humanitaria mundial. Esa es la pura verdad.


Nos embraguetamos o nos hundimos 

Rafael Bayed 

Pensaba que la estupidez es una característica que contagiaban los que detenta el poder,  facinerosos que se hacen llamar socialcomunistas o socialistas del siglo XXI, al pueblo dominado, pero cuan equivocado estoy, también lo son algunos de los gobernantes de la UE, que llaman a dialogar a los dirigentes de la disidencia venezolana con el régimen, a petición de unos perversos que usufructuaron las riquezas venezolanas, gracias al proceso que comenzó en 1999, cuyo líder, chequera en mano no escatimó en dar lo suficiente del dinero de la República,  para que otros aventureros se perpetuaran en sus respectivos países, por instrucciones de los Castro, con la misma metodología del oscurantismo de los que operan el poder en Venezuela;   expolian, asesinan a nuestros dirigentes o los meten presos sin el debido proceso, arman a grupos de delincuentes y los llaman colectivos, desconocen la representación popular y sus decisiones, y quieren que se dialogue. Es evidente que los intereses politiqueros de las potencias están por encima de los intereses de los pueblos, así la historia lo refleja.

Bueno, el colmo, la FAO, órgano burócrata de la ONU, le da un reconocimiento al régimen venezolano, porque ha disminuido la pobreza y la hambruna, es el colmo de hipocresía y la burla.

Pero como si fuera poco, también, Barack Obama, se reúne con uno de los criminales más grande de los últimos 60 años, por delitos de lesa humanidad. Es inconcebible que unos dirigentes de la calaña de los Castro, ahora cuenten con la complacencia del gobierno de USA, cuando saben y les consta que la conducta de los descarados hermanos Castro, después de haber sembrado muerte y miseria en Cuba y otros países, siempre es burlarse de los gobiernos, de todos los continentes para sustentarse en el poder.

Ahora, Thomas Shannon, gran gurú de la política de USA para Latinoamérica, de brazos con Diosdado Cabello, dictadorzuelo parlamentario, que no solo está señalado por muchos actos de corrupción, sino también encubridor de algunos militares de la cúpula corrupta que apoya y defiende el régimen más incapaz y corrupto de la historia Republicana.

Felipe González por su paso fugaz  por Venezuela dijo:”Frente a una dictadura, uno sabe a qué atenerse, pero no frente a una democracia traicionada. Venezuela es el reino de la arbitrariedad y el presidente Maduro lleva al país  hacia la destrucción”.

Deben entender los dirigentes de la disidencia, que sacar a estos depredadores de la patria, no se puede contar con gobiernos extranjeros y menos si son potencias, porque primero sus intereses y después la de sus allegados.

Los que tenemos regímenes perversos, debemos embraguetarnos y luchar a como dé lugar y salir de ellos, sin contar con apoyo del extranjero, sin temor a las amenazas.

 

rbayed@gmail.com


¿Por qué, FIFA?

Jaled Ali Ayoub Bazzi

Esta formación deportiva tiene a más países miembros que cualquiera otra organización internacional, inclusive aun mas que las naciones unidas. La FIFA, es un poder internacional y mejor aun, es autónoma,  hasta que el malcriado eje imperial, imperio en contra la única organización internacional que no se doblega ante ningún poder político, o soberbio. Como cualquier terrícola mortal, cada uno de los dirigentes se encuentra solo y propenso a equivocarse.   Mientras el insaciable e incansable diablo (el dinero) se manifiesta, todos se prosternan a él, cuando Satán  se acerca al precio y valor del honor de cada dirigente.

Siempre he tenido sospecha de diversos juegos amaneados en los mundiales, árbitros vendidos, las manos peludas de las mafias de apuestas, y para completar las jugosas y reñidas cedes, para la copa del mundo, allí siempre brotó, brota y brotara,  el irresistible dinero (Lucifer). La FIFA, como cualquier otro organismo internacional sufre de la misma peste, pero hablando solo de futbol, la UEFA, se encuentra aun mas contagiado ya que los partidos de la UEFA y Champions League, y las diversas ligas europeas, se encuentra repleto de fullerías, artimañas y partidos exageradamente amaneados y arreglados.

Todas las organizaciones de los diversos deportes mundiales, son por excelencia corruptos, ya que ellos mismos buscan la ayuda económica a toda costa, y donde está el caudal del diablo, estará el dinero. Pero lo que es seguro, es los poderes de atracción que generan todas las competiciones deportivas, que es gigantesca, pero nada se compara al deporte rey, la copa mundial futbol, el mundo se paraliza. 

Solo cuando se desarrollo el torneo la copa del mundo EEUU – 1994,  más del 80 % de la población norteamericano, no tenía la mas mínima idea de que en su país se esta desenvolviendo la copa mundial. Este mismo país imperial, perdió ser cede del mundial 2022, ante su aleado y socio, Qatar. En cambio la  madre de los GREEN-GO, Inglaterra, perdió la oportunidad de ser cede en el 2018, antes Rusia. Esto genero disgusto al eje imperial, y un día antes de la elección de la presidencia de la FIFA, sin la autorización mundial,  el insaciable e injusto imperador, se transformo el fiscal, juez, condenador y ejecutor del mundo.

 Personalmente creo que Qatar, conjuntamente con Arabia Saudita, países que suministra, patrocina y financia a los terroristas de ISIS, EL, AL QAEDA, etc,  jamás debió ser candidato para la sede de un mundial. Pero el EL DINERO (diablo) puede más que la conciencia. Igualmente la FIA, le otorga a Bahréin, un gran premio de F-1, siendo una monarquía sangrienta, racista que masacra, somete, aterroriza y condenan  a la mayoría absoluta de su población.

Cuando volvió a ganar Blatter la presidencia, Platini, quien preside la UEFA, aterrorizado de ser el próximo a investigar, se transformo en un útil, pero cobarde peón, del eje imperial. Amenazo  que grande países de europeos a boicoteara la próxima copa del mundo, si Blatter se mantiene en la presidencia.

La FIFA, es una organización que no ha matado a nadie, no ha implementado ningún embargo económico, más bien ha unido al mundo entero, pero es culpable de corrupción como cualquier otra organización internacional.

En cambio, la sometida anti sudamericana OEA, la traidora, vendida y ausente de la liga árabe, la gula de los racistas de la comunidad europea, el mal engendrado y antidemocrática  naciones unidas, y la satánica e inhumana OTAN, son culpables de decenas de millones de civiles muertos, la corrupción se fomento en su base, su conciencia humana se desvaneció al infinito, pero desgraciadamente jamás serán juzgados, ya que son los timoratos peones del eje del mal. Por ello a sabiendo de la corrupción de la FIFA, aun sigue siendo una colectividad humanista.

Viva la FIFA, por encima de la demás organizaciones. Viva la FIFA, por no ceder ante ningún poder bélico. Viva la vinotinto,  que unido a todos  los venezolanos. Viva Dios, que Es El Más Grande.


Clarín de la isla 

Necesaria advertencia 

Morel Rodríguez Rojas 

Porque del actual gobierno podemos esperar cualquier acción, medida o decisión unilateral y equivocada, resulta lógico pensar que con su posición de ahora, después de dieciséis años y medio de total olvido, público y perjudicial abandono, podría estar pretendiendo armar una situación de nacional preocupación frente a la dureza con la cual Guyana viene manejando el caso de nuestro territorio Esequibo. Lo alertamos dado que bien conocido es el momento de creciente desespero que reflejan tanto el presidente de la República como el segundo al mando el presidente de la Asamblea Nacional, ante la anunciada derrota que recibirán por aplastante mayoría en las venideras elecciones parlamentarias.

Ese miedo a perderlo todo los tiene maquinando cómo asegurarse el continuismo. El triunfo lo están viendo esta vez imposible pues tienen enfrente el rechazo, acercándose al 90% de la población votante, según las encuestas encargadas o no por el gobierno.

Esta situación los aterroriza por lo que, desesperados, elucubran buscar la torcida vía de una postura de demagogo patrioterismo, para alebrestar a los venezolanos que sií les duele el evidente hecho de estar perdiendo nuestra reclamación del territorio que hace 116 años le robaron a Venezuela los Estados Unidos, Inglaterra y Rusia, mediante el infelizLaudoArbitral de París, signado en 1899.

Es decir, generar una situación que nos coloque en oposición de defensa de la soberanía, que “obligue” la declaratoria, por ejemplo, de Estado de Sitio, que conlleve, por supuesto, la suspensión, en este caso, de toda manifestación pública, lo que incluye, desde luego, los comicios pro una nueva Asamblea. Eso no extrañaría a nadie y, al respecto, hay coincidencia entre analistas y experimentados especialistas en temas nacionales e internacionales, tofos académicos.

Ya muchos han calificado de inconveniente y perjudicial al proceso nuestro de reclamación, el reciente decreto del pasado 27 de mayo promulgado por el presidente Maduro, creando una denominada “Fachada Atlántica de Venezuela”, especificando coordenadas que, según las informaciones del caso, “reivindican la soberanía histórica venezolana sobre las aguas del territorio Esequibo, y de paso cierra a Guyana buena parte de su salida al Océano Atlántico”.El decreto mereció naturalmente una dura respuesta del gobierno recién instalado en Georgetown. Respaldado por la férrea postura del general comandante del ejército advirtiendo que Guyana defenderá, milímetro a milímetro, lo que considera su territorio ante cualquier clase de amenaza procedente de Venezuela.

Los venezolanos, molestos como estamos por el imperdonable olvido en que, primero Chávez y después Maduro, sumieron el proceso de reclamación, comprometido como estuvo el desaparecido líder con los gobiernos de Guyana, ideológicamente parejos al suyo, siguiendo directrices trazadas a favor de Guayana por Fidel Castro, lo cual no es ningún secreto, observamos con preocupación tan delicado asunto. De allí que a nadie extrañaría, se repite, que la desesperación de la derrota por venir, los esté obligando a la adopción de una estrategia como la arriba planteada.

Tiene entonces el gobierno la palabra para explicarle al país, por qué ha ordenado a la rectora Tibisay Lucena incumplir la Ley Electoral que la obliga a precisar la fecha de las parlamentarias en un plazo establecido e inviolable, que precisamente venció la medianoche del pasado lunes 15 de junio.

Reiteremos como el gobierno del presidente Maduro va sin rumbo y su futuro es la derrota, lo que se examina de raro tiene muy poco y de posible mucho, además de constituir una necesaria advertencia.

 


La pura verdad…

Democracia con Morel

Aureliano Buendía

¡Cuál es el precio de una verdadera democracia.., un sistema que con enorme éxito otros países practican y a nosotros nos dio por asimilar todo lo inverso, que hundió en la miseria y la ruina, conglomerados humanos que perdieron decenios de progreso y el derecho a ser naciones, aventurando en el campo del socialismo, el comunismo y la pillería internacional?

La libertad y la democracia, entendiendo por ella un inestimable estado de vida y existencia que debe renovarse y reconstruirse siempre, no surgen de un decreto constitucional ni de una constitución, por más avanzada que se enuncie. Es una labor permanente de diaria creación y enseñanzas continuas a un cuerpo social que debe orientarse hacia la evolución y no la degradación como ha ocurrido en Venezuela. Las naciones democráticas no tienen tantos innecesarios despachos ministeriales como nosotros, ni invierten el dinero de un erario propiedad del colectivo, para robarlo, en armas, regalos, ni en proyectos políticos fracasados, con intención de perpetuarse en el poder. Los estados democráticos se forman educando al pueblo hacia la evolución permanente de conductas altruistas, propias del bienestar colectivo, de una sociedad nueva, utilizando a los mejores ciudadanos como ejemplos ductores y no a los más degradantes y descalificados, que desconocen nuestra historia y el por qué vivimos como estamos, ignorantes de lo que es el poder, el saber y la virtud.

Si antes la realidad nos presentó obstáculos para el progreso, en lo inmediato, la situación será peor. Nunca antes Venezuela enfrentó, como se dispone a hacerlo sin preparación, una hambruna y la extrema pobreza, que ya había superado la república después de la independencia. Se enalteció entonces una real y verdadera educación, en reemplazo de la actual moral perdida.

En Venezuela, y Nueva Esparta, y en Morel Rodríguez Avila tenemos a un maestro que puede dictar cátedras de lo aquí evocado, luchamos contra aquel imperio español para caer bajo otra fatalista dominación extranjera como la comunista cubana, cuyo objeto es desangrar la gloriosa república, hasta conducirla a la vergüenza y a los venezolanos a la ruina. En lo inmediato, como enseñó el padre Libertador, “necesitamos de la igualdad, con el objeto de compensar las diferencias materiales naturales y crear la unidad fundamental del pueblo, con la premisa de la libertad civil”. Bolívar exigió la formación de un espíritu nacionalista orientado a dos aspectos: “Moderar la Voluntad General y Limitar la Autoridad Pública”. Perseguía así el Libertador la creación de un orden democrático que integrara la realidad social y el carácter nacional, solicitando un “Código de Leyes Venezolanas”.  Ninguna de estas impostergables necesidades de aquella época, que hoy se repiten con marcado fatalismo, se cumple en la actualidad, lo que determina la necesaria urgencia de elegir un “hombre completo”. No un Bolívar quien ya cumplió una brillante tarea, hoy reducida a escombros, sino un hombre y un cuerpo de ciudadanos cabal y educado para la grandeza, moral; virtuoso, que comprendan que no se puede ser libre y simultáneamente  esclavo de un sistema corrompido.

Lo que se ha ejecutado contra Venezuela es un máximo delito y reclama por la desgraciada realidad presente, un proyecto de futuro. Son así necesarios, hombres completos para superar la tragedia, que lo será, con dificultades pero con una montaña de experiencias aún por asimilar. En Margarita tenemos la ventaja de Morel Rodríguez Avila como probado y exitoso ductor. Eso nos orienta a sumar hacia el inmediato futuro y dejar de inventar. No es época para optimismos ni pesimismos, sino para un analítico y sereno realismo, que reclama unión, moral, exaltar virtudes y trabajo creador. ¡Esa es la Pura Verdad…!


La pura verdad

Hay Hambre, no lo nieguen 

Aureliano Buendía 

Orondos, felices subieron al estrado y recibieron el premio de la FAO, que les reconocía dedicación, esfuerzo y sacrificios por la inteligente manera en que vienen resolviéndoles a los pobres la diaria alimentación.

Los aplausos resonaron en el recinto, los flash de los fotógrafos relampagueantes registraban el acontecimiento y, vía satélite, millones de pobres en caseríos, pueblos y barriadas, contemplaban el hecho envidiando la cara rozagante de los funcionarios, de allá y de acá, caracterizados por la buena figura que produce el haber desayunado bien, haber almorzado muy bien y por supuesto dispuestos a cenar requetebién. Mientras eso sucedía en Roma, aquí el kilo de papa superó los 400 bolívares, el de carne se acerca a los 1.000 bolívares,  una arepa pasa ya de los 150 y la empanada podrá costar los 100 en pocos días.

La canasta alimentaria llegó a los 24.694,21 bolívares. El salario mínimo es de apenas 7 mil. De ahí hay que pagar la luz, que a cada rato se va y es cara; el agua que poco llega, el aseo urbano que pasa una vez por la cuaresma, el alquiler, el colegio del muchacho, la ropa, el fiao… Las colas, claro está, superando las cuatro cuadras; la desesperación a punto de desbordamiento; hay cuchilladas de por medio, además de golpes, mentadas de madre, empujones; la anciana asaltada por el mozalbete para robarle las dos paquitas de harina pan; el policía corrupto, el portero corrupto, el vigilante corrupto, el gerente corrupto que reciben, igual les da, el billete o especies. Y, dicho por un general, hay guardias nacionales dedicados al bachaqueo.Mercal y Pdval con sus anaqueles llenos de ilusiones pero falto de realidades, por lo que más de un millón de ciudadanos que antes allí iban ahora no van. Es decir la violencia fermentándose y, que Dios nos proteja si por casualidad algún grito, propalado con intención de desastre, sea la chispa que derribe la muralla que, hasta la fecha, impide que la tragedia se desparrame.

Mientras, el desgobierno de Maduro no pega una y gasta el tiempo en mantener izada la bandera de la guerra económica para tapar la cruda realidad de su irresponsabilidad. No hay divisas ya, deben reconocerlo.

Las reservas palo abajo. El BCV ocultando cifras.Los precios desorbitados, exagerados, especulativos, injustos, groseros .Los especuladores ganándose hasta un mil por ciento, la gente sin el dinero suficiente para comprar, si encuentran, el alimento indispensable, el medicamento imprescindible.Un panorama gris, incierto, peligroso, que va creciendo de modo agigantado. Un gobierno incapaz de aportar una sola idea posible de concretarse como realmente positiva y solución cierta. Negando que haya cometido errores. Cargándoselas a los de la cuarta, olvidando a propósito que hace ya largos dieciséis años dejaron Miraflores. Un desgobierno incapaz de entender y menos de aceptar que el culpable de este gran desastre fue el comandante ido y su heredero, que ayer nada sabía de gobernar y hoy lo ha demostrado, conduciéndonos hacia el barranco.En síntesis: Hay hambre, no lo nieguen.

Esa es la pura verdad.


Morel Rodríguez Avila

Gobernar es cosa seria 

Dirigir los destinos de un pueblo es una altísima responsabilidad y también inmenso honor. No siempre es fácil cumplir lo primero y lograr lo segundo, porque hay quienes equivocan el cometido creyendo que gobernar es mandar únicamente. Esa clase de gobernante olvida lo prioritario: unificar criterios con verdadero sentido social, de manera que las medidas adoptadas constituyan auténticas soluciones, es decir claras respuestas a las reivindicaciones de las comunidades. Requiere, además, tener visión de estadista para poder implementar planes y programas que abran camino y permitan que el progreso y el desarrollo se consoliden. Gobernar no es el simple anuncio demagogo, populista y mentiroso, faraónico e imposible de concretar. Es poder reunir en una mesa a toda la sociedad civil y, en mancomunidad efectiva, adelantar las estrategias más adecuadas. No es encerrarse, atrincherarse o esconderse sino estar siempre al frente, en primera fila, acompañado de pueblo, para sentir su palpitar, para mirar lo que le ocurre y no esperar que se lo cuenten.

Gobernar también es compartir, formar equipo, distribuir cargas en gente responsable, experimentada en la solución de problemas en el sector que se les encomiende manejar. Es estar atento al discurrir local, regional, nacional para saber discernir los acontecimientos y tomar las previsiones que demanden, así como el tener siempre presente que gobernar es servir y no servirse; que la condición de gobernante la otorga el pueblo con su voto, pero también requiere conocimiento y preparación, liderazgo, entrega y dedicación permanente, que por cierto no se encuentra al voltear la esquina ni tampoco se saca de un sombrero.

En los tiempos actuales, viviendo el país una crisis gigantesca en todos los órdenes, que desde luego en el caso de Nueva Esparta tiene especiales connotaciones, todas difíciles por nuestra condición de insularidad, gobernar adquiere una condición más que especial, que exige mucha pasión, mucho sacrificio, mucha fuerza. Estas condiciones, o podría decirse virtudes, precisamente en quienes gobiernan actualmente no se evidencian por ninguna parte. Llegaron sin tener a mano planes y programas que pudieran definirse como intenciones serias, valederas, realistas, limitándose a seguir trazados centralistas exclusivamente conformados por lineamientos ideológicos. De allí que tardaran tanto, dos años y medio perdidos, en averiguar qué hacer y cómo hacerlo.

Por eso, repetimos, gobernar es cosa seria, asunto de gente responsable, preocupada, consciente de su deber y respetuosa de su significado. No de improvisados. Gobernar es tener presente a la gente y saberla objetivo único de una gestión que tiene que caracterizarla la efectividad y la eficacia, así como la inclusión de todos, es decir saberla objeto y sujeto de todo progreso y desarrollo, no el partido político al cual se pertenece ni menos la militancia exclusivamente oficialista, en desmedro de la de oposición. Gobernar de este modo es irrespetar a los que menos tienen y son los que deben recibir la mayor suma de beneficios que la democracia está obligada a distribuir, por la vía de un gobernante sensible. De no serlo, como los que hoy gobiernan, los resultados saltan a la vista, todos perjudiciales, nada positivos porque esos beneficios son para todos y todos deben recibirlos. El norte de cualquier gobernante, pues, es ser justo en lo que da, honrado en administrar lo que recibe y responsable en lo que hace.

La democracia es el gobierno que el pueblo se da por la vía del voto y, como sistema, a la fecha ha demostrado ser el mejor porque encarna la libertad y el progreso, mientras que sistemas como el comunista, por ejemplo, muestran exactamente lo contrario. Cierto igualmente resulta que, a la fecha, lo hecho por la democracia desde 1958 al presente, hizo posible la modernidad de Venezuela en todo sentido. Indiscutible que ese progreso y ese desarrollo nacional alcanzado se vino abajo con la llegada del comunismo disfrazado de revolución. Y cierto, además, que la calidad de vida que los margariteños y cochenses habían alcanzado en mi gobierno se vino a pique, junto con el Puerto Libre en los dos años y medio que tiene el actual desgobierno de Nueva Esparta.

Esa es la verdad, y hay que decirla.


El vuelo del búho

El cine contado

Juan José Prieto Lárez*

¡Ah¡ las tardes asuntinas y su embrujo. Hace poco junto a unos amigos, luego de la ración futbolística que ocupa al mundo entero, hablamos de cine. Su magia, su realismo y ficción. Las preferencias cinéfilas realzaban la conversa, tanto, que fue tornándose en un enterizo cuerpo filosofal, aunque no con músculos eruditos, pero si con una anatomía sugerente de criterios válidos. El histrionismo balsámico de sensuales actrices, el empalagamiento de actores rudos con sus mentiras colosales, algunos duros de tragar. Por supuesto un salpicón de erotismo, un contorno porno, y las maromas chinas que fueron la fiebre un tiempo bastante prolongado, teníamos un menú apetecible.

   Mientras, los más jóvenes hacían alarde de las pretensiones técnicas en las inefables y exuberantes salas de cine, donde las cotufas, refrescos, tequeños y un sinfín de chucherías hacen su papel de extras a la perfección, creo que en futuro estará nominado a un Oscar el mejor mostrador de los grandes centros comerciales. Son un señuelo ineludible para un tráiler al paladar y al bolsillo ya de por sí exiguo.

   Hice un comentario carente del rigor de un guion electrizante pero si conmovedor. Con un bolívar de los antiguos en la puerta del cine La Asunción, de Félix Silva, uno se compraba un pancito de leche, un vaso de cacao y un paquetico de maní o semilla de merey, era el milagro de los domingos. El resto de la semana un banco de la plaza de Bolívar era la mejor locación para un cortometraje de pendejadas de muchachos. Pero además, agregué: “me cansé de ver películas sin ir al cine”. Claro, No me creyeron. Luego de las carcajadas que matizaron las habladurías sobre el séptimo arte, les eché el cuento.

   Un personaje asuntino, Teclo y sus dos hijos Jorge y Juan iban todas las noches al cine a la función de siete. Cuando había una cinta reservada para los adultos su horario era a las nueve, cuando los menores estaban recogidos. A un cuarto de hora antes de terminar la función repasaba los cartelones de las películas que esperaban turno colgados en estricto orden de los días de la semana, todo por dar tiempo a que saliera Teclo con sus muchachos. La ruta era la misma hacia su casa que estaba subiendo de la plaza Mataillas hacia Buenos Aires, mucho antes de llegar al castillo Santa Rosa. Al salir los escoltaba a pocos metros por el callejón al lado de mi casa. Los tres no paraban de contarse entre ellos lo que recién habían visto, el diálogo de los protagonistas eran secundario, lo que importaba era el porqué de los coñazos, los tiros, cómo había quedado el muchacho después de la trifulca en la cantina, y el inmenso corazón de la bailarina que prefirió irse con él dejando atrás ese infierno de Laredo.

   Mi mamá al ver pasar a los tres contadores de historias sabía que yo venía cerquita, entonces con cierta ironía me decía: ¡coño! hoy si hubo tiros en esa película. Después de muchos años aun caigo en la confusión si de verdad vi tal película o la escuché de Teclo y sus muchachos. En todo caso me ahorré un montón.

*Periodista

peyestudio@hotmail.com

peyestudio54@gmail.com

@Juancho_pey     


Terrícola sin identidad VIII 

Jaled Ali Ayoub Bazzi  

El socialismo es la convivencia entre terrícolas racionales, que más se asemeja, a los dictámenes de todos los mensajeros y profetas de Dios, todos fueron socialistas de cimiento. Es el único estilo de gobierno, que tiene todos los instrumentos y mecanismos, para tutelar y guiar humanamente a todos los prójimos. Es, y debería ser, el cuerpo y alma, de esta revolución pacífica, bonita, chavista e indudablemente humanista.

En su última despedida en Maiquetía, Chávez indicó que la batalla más difícil y compleja sería la próxima, “LA GUERRA ECONÓMICA”. A sabiendas de antemano, cómo iban a reaccionar los tirantes y desesperados antirrevolucionarios, nacionales o internacionales. No deberían haber podido sorprender al gobierno, pero infortunadamente, las refutaciones del oficialismo, fueron y aún siguen siendo derogadas. Pareciera que determinados miembros del oficialismo, no se encuentran a la altura de esta muy necesaria revolución, que es del pueblo y para el pueblo. Sus descuidos e incompetencias, para enfrentar y anticipar, los diversos frentes de embestidas económicas, fueron y aún siguen siendo flojas, nulas o simplemente insuficientes. En la actualidad en vez de vencer la escasez de los principales rubros de la canasta básica, ahora la escasez de diversos rubros va en aumento y sin control.

La culpabilidad y complicidad de nuestra dolencia, es de la mayoría del soberano pueblo. Muchos campesinos a quienes se les adjudicaron tierras y ganados, tácitamente para prosperar y producir, fueron abolidos, incontables de ellos vendieron lo obtenido, asaron las rumiantes y bebían todos los restantes. Otros fueron aquellos inescrupulosos importadores, a quienes les suministraron dólares para importar y jamás los hicieron. Inclusive a todos los entes u organismos que recibieron ayuda para algunos programas y nunca lo cumplieron.

Año después del paro petrolero, el dólar estaba estable en 2.15, más de 20 millones de venezolanos cobraban 1.500 Bs.f, o más, correspondiendo la gran suma de 25 mil millones de dólares mensual, ya que el consumo del venezolano era en bolívar, pero más de 90% de los ítems son importados, anexando los 4 meses de aguinaldo, llega a los 100 mil millones US$, solo en diciembre. Anexando todas las fantasmas e intocables cuentas multimillonarias en el exterior, completa la inmensa suma de nuestra no tan invisible malversación.

Pero la gran culpabilidad, son los oficialistas que no eran competentes, para fomentar, concretar y dirigir estas obligatorias y necesarias normas para subsistir en nuestra querida patria.

Sería ingenuo y obtuso, seguir culpando solo al diabólicos e insensatos enemigos de la revolución, ya que ellos siempre tratarán de insertar tantos goles posible en contra esta ineludible revolución, más bien fueron tan virulentos y lerdos, nos tienen acostumbrados, de hacer autogoles a favor del oficialismo. Sus acostumbradas y feroces banderas falsas, se ensaya siempre en contra el mortificado soberano pueblo de Venezuela, que asombrosamente ellos, pretenden presidir. Sus desesperadas gula, acobijada con la sequía del poder, los hizo perder la conciencia y la noción de su origen. El país que ellos confrontan y desprestigian no es solo de ellos, pero la dolencia y el grave daño es de todos los venezolanos. Dejen en paz a la república, no traiciona y juegue con la estabilidad del pueblo, no sean peones de la mafia imperial.

Una guerra que se visualizaba en el horizonte, con mucha anticipación, el oficialismo hizo el primer paso para la confrontación, fue imaginariamente, cuidadosamente y seguramente estudiada por más de una década, no debería haber pellizcado o peor aún, sorprender al gobierno chavista. Pareciera, que nuestro libertador H.R.C.F., estaba muy avanzado o simplemente no estamos a la altura de su visión.

Los viejos dirigentes de la IV República eran venezolanos exclusivos, alejados y desconocidos del pueblo, ya que no pertenecían a la gran masa, simplemente eran ricos y no convivían, compartían o se mezclaban con los pobladores. En cambio en la V República, todos sus dirigentes son de las masas, y muy conocidos en sus parroquias, barrios o urbanizaciones. Mientras se enriquecían los enchufados de la IV, el saqueo a la República era intangible, ya que ellos eran ricos de cuna y la incrementación de sus libretas bancarias, no eran pública. En cambio los líderes de la V República, es mucho más notable, ya que sus status de vida, inexplicablemente cambio bruscamente a ser muy favorable.

Lo esencial a la construcción de la patria es la seguridad jurídica, siempre fue violentada y alejada de nuestra patria, esta necesaria normativa aún se encuentra ausente, en la revolucionaria república. Es la raíz de la igualdad y la justa correspondencia a la sociedad venezolana.

Nuestra necesaria revolución bolivariana, le urge una oposición patriotas, nacionalistas y ante de todo, en busca de la paz, estabilidad y progreso de la patria. Pero desgraciadamente es todo lo opuesto y peor aún, es orquestado en el exterior, y guillada por el único sobreviviente y candidato presidencial de la MUD.

Al supuesto y próximo candidato a la presidencia, Leopoldo López, fue ingenio e inocente, lo catalogan entre ellos, el loco de carretera, mordió el anzuelo y se quemó él solo al soltar su boca, generando la inestabilidad y la muerte de 43 venezolanos. En cambio la desesperada y descontrolada Machado, no pudo caer más bajo, su sosiego la llevó a traicionar y difamar a nuestra república, en la silla de otro país, en la moribunda OEA. Pero lo más insólito y sorprendente, jamás creía que el zorro viejo, Antonio Ledezma iba a caer en el engaño del chivo que más manda en la MUD excandidato presidencial, pero en contra todo pronóstico cayo feamente, ya que firmo un documento inconstitucional y antidemocrático.

El único sobreviviente de la oposición para la candidatura presidencial, sigue siendo el mismo que los engañó y los guió directo o indirectamente a todos, logró borrar a todo su contrincante del mapa político opositor venezolano, quedando solo y ahora otra vez es el único líder de la oposición, no solo traiciona al pueblo venezolano, sino a sus propios colegas políticos.


La pura verdad

De hora cero en hora cero

Aureliano buendía

Una semana más llena de agobios e incertidumbre, de pruebas de ineficacia y de protestas absolutamente justificadas. Nueva Esparta fue escenario de un reclamo general promovido por un sector del transporte cansado de ser el blanco permanente de la inseguridad que varias pandillas de malandros llevan adelante en esta Isla protegidos por una impunidad absoluta.  De nuevo los taxistas plantearon ante el ejecutivo regional la necesidad de instrumentar planes de protección para evitar las agresiones mortales de las que son víctimas y de nuevo el ejecutivo dejó de cumplir con lo que fue una promesa electoral mil veces renovada, pero mil veces incumplida. Nadie cree en la palabra del ejecutivo regional, nadie cree en los planes que anuncian y lo peor es que esa falta de fe, se ve abonada a diario por la ineficiencia. Nada funciona, ni el llamado patrullaje inteligente, ni los llamados cuadrantes de protección programas que prometieron garantizaría la seguridad en cada parroquia, pueblo, aldea o urbanizaciones, pero en la realidad los delincuentes han pasado por encima de esos programas llenando a Nueva Esparta de terror. Se supone que este es un destino turístico, también sabíamos que hasta hace un par de años era el preferido de los venezolanos, pero con los niveles de inseguridad que aquí se respiran eso pasó a ser una leyenda. Ahora el raterismo se ha incrementado, la delincuencia mayor se ha puesto los pantalones malos y ha salido a tomar los espacios y los lunares negros que dejan la violencia de las bandas más y mejor armadas que la misma policía, van en un aumento sofocante. Para quienes protestaron debemos decir que pacíficamente esta semana cerrando las principales vías de acceso en toda la Isla, después de haber aplazado varias veces la famosa hora cero, debieron repetir la acción el día lunes y repetirla el día martes  por la actitud prepotente del gobierno regional. Esa es una muestra más de la  torpe y casi infinita intolerancia de un régimen que no solo no le cumple al pueblo, sino que lo maltrata. Las razones de ese paro además de la inseguridad tuvieron que ver con la inexistencia de repuestos para los vehículo, y del precio para nada justo cuando los hay,  al desabastecimiento de cauchos, baterías, encendidos, aceite de motor, bujías censores y pare usted de contar, sin que el ejecutivo piense siquiera en ver como remedia semejante falla. Desde hace mucho tiempo Morel advirtió que podían ocurrir situaciones como las que estamos viviendo, y  recomendó el diálogo entre el gobierno y las fuerzas políticas y sociales que hacen vida en la Isla para buscar caminos de solución, sin embargo el gobierno regional se ha negado a ello por torpe, soberbio e intolerante. Los taxistas decidieron mantenerse en estado de alerta y a la espera de soluciones que con toda franqueza este cronista no divisa por ningún lado porque todo cuanto acontece, es parte de un plan para destruir al país que más prometía en el concierto latino americano. Aquí en Margarita vivimos de hora cero en hora cero,   Esa es la pura verdad. 


Lo importante es la lealtad absoluta

Rafael Bayed

Durante 15 años de régimen  mal llamado socialcomunista o socialismo del siglo XXI, que no es  más que una banda de facinerosos , que tomaron el poder por asalto, no ha habido un solo día que los medios ayer nacionales e internacionales hoy solo los internacionales y algunos locales que  no hayan denunciado un caso de corrupción.

Ni un solo acto de alguien con sensatez, de la cúpula de quienes detentan el poder, alza su voz para pedir una averiguación seria, eso sí, cuando alguien no quiere continuar de cómplice de este bandidaje, sale corriendo al imperio mismo, se declara delator, le protegen lo que mal obtuvo, denuncia a sus compinches, y estos mutis.

Además de la corrupción, tenemos los desfachatados que no conocen lo que es administración y menos pública, asumen cargos, los errores catastróficos, nadie responde, se encubren unos a otros por ser de la misma calaña, y continúan usando y abusando del poder,  en el peregrinaje  de cargo en cargo, llenando las alforjas.

Engreídos, soberbios, prepotentes, resentidos, amenazantes, sin importarles a quien y como atropellan, violentan las leyes, y ante un reproche, contestan porque me da la gana. Chequera en mano van galopando por todo el país y por todo el mundo, desbocados como cabras locas.

Se han roto todas las de normas y conductas ortodoxas en el manejo del Estado. El poder se usa para, desde expoliar hasta traficar con drogas, y por lo que denuncian medios de comunicación internacionales, los cuerpos de seguridad que persiguen esta actividad, señalan mucha gente del régimen.

Los hermanos Castro al igual que Hugo Chávez, y ahora Maduro, toleran la vida opulenta y fácil, corrupta y desmedida,  a cambio de lealtad absoluta.

Si mal no recuerdo, Manuel Antonio Noriega, presidente de Panamá, en 1989 fue secuestrado detenido por fuerzas de seguridad norteamericana y llevado ante las autoridades judiciales de ese país para responder por su vinculación con el narcotráfico internacional.

Los hermanos Castro, ante la confrontación con los militares que regresaban de Angola, los señalaron de narcotraficantes y los fusilaron, para evitar que fuerzas norteamericanas los llevaran al banquillo de los tribunales de USA, y surgiera la verdad de la situación.

Para el sistema norteamericano, toda persona que conspire contra la estabilidad de su país es delincuente y por lo tanto perseguido, y se considera  como parte de ese país es la moneda, es decir el dólar.

Aquí no solo conspiran con movimientos de capitales de dinero negro hacia USA, según los medios internacionales también con drogas no solo a EEUU, sino a Europa.

Aquí en Venezuela, están creyendo, los depredadores de la República, que se mantendrán eternamente, pero no, el pueblo los sacara y no hay amenazas que valgan.

rbayed@gmail.com


En crisis, el diálogo es obligante 

Morel Rodríguez Ávila 

Todo Jefe de Estado tiene bien delimitadas sus obligaciones y de acuerdo a la Constitución su tarea fundamental es procurar la paz, el progreso y bienestar del país y sus ciudadanos. Desde luego que respetando los Derechos Humanos y procurando las mejores relaciones con todo el universo. No cabe duda que un mandatario, actuando así, gana para su persona prestigio y al país que dirige se le tendrá como uno demócrata. Porque en el mundo de hoy en día todo lo que huela y sepa a dictadura, imposición, totalitarismo y autoritarismo recibe un sólido rechazo dado que atropella dignidades, viola leyes y antes que avanzar retrocede ocasionando toda clase de perjuicio. Incluso, atenta contra la seguridad del necesario entendimiento que debe darse en todo momento, circunstancia y evento, entre sus padres en el continente o en la subregión.

Se dice lo anterior porque el presidente Maduro actualmente está siendo severamente cuestionado por mandatarios y exmandatarios tanto europeos como latinoamericanos, sin excluir a los Estados Unidos, por supuesto. Las razones, esta vez coincidentes, están claras: la grave crisis que el país atraviesa en lo económico, lo social y lo político, destacando por lo crudo y peligroso, la inseguridad y los presos políticos. Y no es que los gobiernos extranjeros quieran inmiscuirse en los asuntos internos nacionales, no. Sucede que la crisis vivida hoy por Venezuela ha llegado a niveles tan altos e intolerables que afuera hay preocupación por lo que nos acontece. En materia de pobreza crítica, las cifras van en aumento. Lo confirman organismos internacionales. Nosotros, humildemente, lo advertimos hace un año cuando dijimos que a Nueva Esparta estaba llegando y afirmábamos que el gobierno de Mata Figueroa antes que traer progreso traía miseria. Y no nos equivocamos.

Al mismo nivel de gravedad está el problema de los presos políticos. Cada vez son más y sus condiciones pésimas en todo aspecto, desde la dificultad que tienen ellos y sus abogados en los tribunales, con jueces que reciben lineamientos, y funcionarios carcelarios que se disputan el primer lugar en parecerse a los Nereos Pacheco de La Rotunda del general Gómez. Prisioneros porque son rebeldes a los dictados gubernamentales que buscan derrocar la democracia para imponer el comunismo. Ya hablamos de lo necesaria que resulta una amnistía, con la esperanza de que el señor presidente la acepte como única medida que abriría las puertas a una solución nacional que tienda a restaurar la paz de la república.

Pero todo ello pasa por el diálogo que, en crisis, es obligante. El señor presidente y la dirigencia de su partido, toda en la Asamblea Nacional, tiene que entenderlo. Dialogar ahora es lo oportuno, lo lógico, lo conveniente, porque la crisis que ese solo problema en sí mismo representa puede convertirse rápidamente en tragedia, no vaya a ser que el país amanezca cualquier día de estos con la terrible noticia del fallecimiento de un huelguista de hambre dentro o fuera de cualquier cárcel, organismo, plazo o iglesia. El país no quiere, Dios no lo permita, otro Franklin Brito, muerto sencillamente por pedir se le respetasen sus derechos.


La pura verdad 

Pónganle todos el nombre 

Aureliano Buendía 

Siendo el estado la personificación jurídica de la nación, resulta hasta inconsecuente con la más elemental inteligencia pedirle a las actuales autoridades de esta aglomeración de terreno y seres humanos que llamamos país, un comportamiento propio con la preocupación elemental por el porvenir, suerte de caja de pandora en esta aglomeración humana donde la población prosigue en crecimiento, frente a una posibilidad de subsistencia integralmente agotada, nadie sabe lo que ocurrirá mañana. Increíble pero cierto, hasta en la colonia indígena de los Guaiqueríes existió una conciencia más abierta a las posibilidades que en la presente y vergonzosa situación que vivimos.

Y siendo Nueva Esparta el estado de histórico protagonismo, donde en Santa Ana se fundó la república, repite hoy la estirpe trabajadora representada en los hombres del volante, los taxistas, sin cuyo concurso difícilmente puede haber turismo, en una razonada y justa demanda ante lo que hemos dado en llamar autoridades, frente al dramático ajusticiamiento diario de hombres prestados a la colaboración y al trabajo, en una Isla hasta hace algo más de dos años en franco progreso y con turismo emergente, con una economía en proceso de consolidación y un Puerto Libre garante del trabajo creador a su población, se edificaron en el breve lapso de aquellos dos anteriores gobiernos, de un régimen que organizó la función social, generó el mayor y más calificado volumen de instituciones educativas, desde la primaria a la universitaria y, además del resto de los requerimientos democráticos que consolidan la democracia, nos permitió alcanzar en muy breve lapso, la concluyente de un proceso material, evolutivo, acelerado y seguro de desarrollo interno que permitió acentuar con propiedad, el concepto de “La Perla del Caribe”.

Siendo que en la generalidad de los países, salvo reducidas excepciones entre las cuales somos desgraciado ejemplo, el Estado depende de la Nación, en Venezuela la situación es inversa. Aquí, desde el surgimiento de la renta petrolera y con desbordado énfasis en la actualidad, la nación depende del estado, al que lo único que le falta es independizarse de ella, convirtiéndose en un ente regido por la delincuencia de cuello blanco enquistada en un oficialismo que ha dilapidado, comprometido, regalado y apropiado en indebida forma, con participación de cierta e identificada banca internacional, de una colosal masa de dinero representada en millardos de dólares americanos; y no satisfechos con la colosal cifra, cual modernos corsarios y piratas del caribe, agotaron todos los fondos públicos y reservas internacionales frente a los incrédulos ojos de treinta millones de ahora ciudadanos sin futuro, con un presente que se consume en peligrosas colas de obstinados ciudadanos cansados de perseguir un litro de leche, un pollo o carne de res, sin que nadie les garantice que no perderán su tiempo en una involuntaria huelga de hambre.

Lo que Venezuela en su considerable dimensión afectada por la virtual pérdida de una esperanza a la que nunca renunciamos, pero el gobierno regaló, como es el territorio Esequibo; y en el estado Nueva Esparta, que nos afecta directamente y nos duele, por amar esta Perla del Caribe, lo que con urgencia requerimos, es el desarrollo permitido por un demócrata. Este debe ser un político consumado, un margariteño cuyo hogar esté donde se encuentra el corazón de todos y este corazón, lamentablemente hoy no está en Margarita, donde tenemos que recuperar el sentido del amor por lo propio, con el desarrollo proporcionado por un demócrata, conocido y de reconocida eficiencia.

Tenemos que retornar a las mejores horas de nuestro pasado, cuando vivimos del trabajo productivo. Tenemos derecho a tener un proyecto regional de desarrollo. Esa debe ser nuestra preocupación inmediata, sin ensayar fracasos, con el probado éxito de un margariteño ejemplar. ¡Esa es la pura verdad…!


La necesaria amnistía 

Morel Rodríguez Ávila 

La situación que Venezuela atraviesa en lo político, lo económico y social antes que resolverse tiende a agravarse a extremos verdaderamente peligrosos, porque el gobierno del presidente Maduro, es la verdad y hay que decirla, no termina de entender que está en Miraflores para solucionar y no complicar, para dialogar y no imponer. Sucede de este modo porque el gobierno no tiene interlocutores válidos, de peso y contenido, que puedan ser puentes, y no rotos, con el resto de la sociedad venezolana para que reine el necesario entendimiento. Por el contrario, el liderazgo rojo aprovisiona a su favor rechazo por el lenguaje y el mensaje que trasmiten desde el propio Jefe del Estado hasta cualquier jefe político oficialista, pues antes que proponer ofenden con su inveterada costumbre de culpar a los demás del pecado que ellos cometen, una manera perversa y cínica de silbar para espantar el miedo.

A lo anterior se agrega el drama protagonizado por los presos políticos que, violentándoseles sus Derechos Humanos más esenciales, son prisioneros de un gobierno que no les perdona la disidencia y quiere castigarles en extremo su rebeldía frente a la pretensión roja de convertir a Venezuela en una nación comunista. Leopoldo López, Antonio Ledezma y Daniel Ceballos, junto a más de cien venezolanos, estudiantes y dirigentes políticos, representan el espíritu libertario que los venezolanos heredamos del Padre Libertador, y desde la cárcel suman respaldos cada vez mayoritarios porque su sacrificio, que ciertamente lo es, significa el retorno de la democracia y el término del totalitarismo en el país. Recordemos que el presidente Rafael Caldera, demócrata a carta cabal, responsablemente ubicado a favor del bienestar nacional, de la paz y del entendimiento sobreseyó la causa seguida a los oficiales golpistas encabezados por Chávez.

Su prisión, todo el mundo lo sabe, no fue, y está probado, ni dura ni humillante. Recibieron trato muy especial en el más amplio sentido. Gozaron de toda clase de beneficios, que incluía la visita diaria, de familiares, seguidores y defensores, además del respeto a su condición misma de luchadores políticos, más allá de sus grados militares. Golpistas como lo fueron, aunque la historia escrita a su conveniencia los quiera calificar de salvadores de la patria, su irrupción necesaria y su objetivo nacionalista, la democracia fue con ellos si se quiere complaciente. Si su intento se hubiese producido en otra nación y frente a una dictadura, de extrema derecha o de extrema izquierda, su situación no les habría resultado tan fácil, superable y beneficiosa como realmente ocurrió con cada uno de los protagonistas del 4F y del 11N.

De esa realidad a la que los presos políticos de hoy en día viven la distancia es enorme y la diferencia gigantesca. Del Cuartel San Carlos o la cárcel de Yare a “la tumba” del Sebin no hay comparación posible. Tanto retardo, negativa y violaciones constantes de sus derechos, evidencian que ayer se cumplía la ley, que se respetaban los Derechos Humanos sin duda alguna. Lo cual desde luego hoy no ocurre. Ledezma, enfermo en su casa, donde está preso; López y Ceballos en huelga de hambre, debilitándose hora tras hora, uno en Ramo Verde y el otro en San Juan de los Morros, muestran ante el mundo que la situación de los presos políticos se agrava con la misma intensidad que la crisis económica. Esto obliga al mundo entero, a través de sus más connotados voceros, expresidentes, jefes de gobierno, intelectuales y hasta el propio Papa Francisco, a considerar, con la debida urgencia, que la amnistía será la llave que abra el camino hacia la imprescindible convivencia.

Mientras sigan prisioneros no habrá salida alguna. El presidente Maduro deberá entenderlo y, recordando el reciente pasado, proceder a decretar el término de su encarcelamiento. Llevar hasta sus últimas consecuencias el odio no es de cristianos, menos de demócratas. La pluralidad es, y debe seguir siendo, una de las muchas bases en las cuales se sustenta la democracia que el presidente Maduro dice representar. Lo contrario es dictadura.


La pura verdad

En dos años y medio ni una escuela

Aureliano Buendía 

Triste y doloroso record el que, en materia educativa, también ha conquistado el gobernador Mata Figueroa y por el cual el pueblo, a cada rato, le toca su tilín-tilín recordándole que su obligación es atender reclamos, proponer soluciones e incluyente, diligente y eficiente llevarle bienestar al pueblo convertido en obras. Por ejemplo, escuelas. En dos años y medio el general en jefe no ha construido aun la primera en su gobierno, frente a las 104 que edificara, más de diez por año, el constructor de la democracia y de la modernidad en el estado Nueva Esparta, Morel Rodríguez Ávila.

Destaca el error del militar gobernador mucho más el hecho, simple, comunicacional, público y notorio que Mata Figueroa ha sido el mandatario que en el territorio insular ha recibido el mayor número de recursos, por así decirlo contantes y sonantes, presupuestados unos, en créditos adicionales los otros y, a la fecha sobran los dedos, que son cinco, de una mano, para justificar su inversión y destino.Salvo la trinchera que se tragó más de doscientos mil millones de los viejos y todavía no ha sido del todo concluida, con las rectificaciones necesarias para que no siga representando un peligro, porque se hizo con el apuro del que quiere justificar en días lo que no hizo en meses.

Nueva Esparta se venía distinguiendo en el mapa nacional como el estado más adelantado en esta clase de infraestructura, producto de una política responsable, reflejo de la sensibilidad social de Morel con su pueblo, consciente de la importancia de educar a nuestras niñas y niños que significa asegurarles un futuro mejor. Pero desde que llegó el general en jefe al gobierno todo cambió. No precisamente para mejorar o superar lo encontrado hecho y funcionando, sino para permitir su depreciación  porque se impuso la desidia, el descuido, la irresponsabilidad y, sobre todo, la reprobable decisión de dejar de lado que todo lo construido por Morel, dado que a Mata Figueroa le resultaba supremamente difícil superar tan exitosos resultados de una gestión abierta, democrática y de verdad positiva.

Lo “cacheroso” del gobierno de Mata Figueroa no pasa del anuncio, simplón y ya debilitado porque nunca se concreta, o de lo faraónico que se rechaza simplemente porque constituye burla ya que si no mueve una piedra menos moverá una montaña. Las 104 escuelas, evidencia cierta de lo que realmente fue una revolución social, allí están rindiendo el cometido de albergar a una población escolar creciente que, en tiempos de Morel, recibía a tiempo y sin exclusiones, alimento, protección y enseñanza. Porque la muchachada tenía seguro, tenía beca, tenía seguridad y alimento: su escuela mantenimiento y equipada incluso con computación, y sus maestros recibiendo los beneficios contractuales, a pesar de la severa aplicación del retardo y negativa de enviar recursos, suficientes, que a Morel le aplicaba el gobierno central.

Hoy cada pueblo puede presentar toda clase de pruebas que confirman una situación distinta, precaria, triste y dolorosa, porque el cambio que la revolución le trajo a los margariteños y cochenses fue definitivo: la paralización del progreso que se venía adelantando y, entre otros muchos males, eliminar la calidad de vida, la mejor y mayor en todo el país; el tren de la salud y la bolsa alimentaria, programas tan exitosos como efectivos que, ahora, Mata Figueroa se ha visto obligado a copiarse de Morel.

Esa es la pura verdad.


El vuelo del búho

El último ataúd

Juan José Prieto Lárez*

   A muy temprana edad conocí el oficio de mi papá: carpintero. Todos los días iba a la enramada donde estaba su precaria acería en el último rincón del patio de la casa. La casa vieja donde nací. Allí no hacía más que jugar con listones y otras tablas desechadas por sus habilidosas manos.Un día en que estaba muy atareado con un encargo que debía entregarle a un cliente buena paga, sucedió lo que siempre pasa en La Asunción cuando la pelona hace su aparición. Esta vez se llevó a dos prominentes personalidades de un solo guadañado. Los familiares, ante las sorpresivas defunciones acudieron a Juancito, mi papá, para finiquitar lo de las cajas mortuorias ante la emergencia presentada. Afortunadamente y para aliciente de los deudos mi padre acostumbraba a tener un discretísimo muestrariode ataúdes a disposiciónde inminentes decesos, por supuesto variaban en tamaño.

   Ese azaroso día por las tribulaciones del funesto compromiso, también acudí a su taller provisto de un robusto banco donde cepillaba y armaba desde un escaparate hasta una huérfana repisa donde colocar un florero. Antes de precisar los retazos de madera que servirían de protagonistas en mis réplicas peliculeras, con sus fuertes manos me tomó por la cintura y me encaramó en aquel mesón gigante alfombrado de aserrín. Sentándome sobre una perola de leche Reina del Campo. Luego me dictó precisas instrucciones con su desacostumbrada paciencia. Apenas había terminado de limpiar los sarcófagos escogidos que permanecían penitentes en un cuarto destinado al almacenaje de obras en espera de su retiro por parte de los demandantes.Consistía mi incursión carpintera en adornar cada filo de las cajas con tirillas de un endeble cartón gris, conteniendo en alto relieve una flor de lis que se repetía consecuentemente. Previamente, debían estar forradas en terciopelo negro. Las dos concluidas, completaron el recio carácter sombrío del luto, pero un respeto ilimitado. Por tratarse de quienes se trataba los rebordes debían llevar doble tirilla.

   Unos años después mi papá acusó dolores de espalda atribuidos al esfuerzo de estar doblado tanto tiempo cepillando y claveteando.El calendario de su humanidad reclamaba descanso, aunque fuera parcial. De tal manera que decidió cambiar Carpinteríala Fraternidad por el oficio de bodeguero, fue así como nació Bodega El Almendrón. Yo seguí creciendo y jugando en el patio. La enramada se fue deshaciendo igualito a un ataúd que había quedado esperando por un inquilino eterno.Quedó recostado a una pared de bahareque como lindero de los patios contiguos, solo le faltaba el terciopelo negro y las franjas grises con la flor de lis.

*Periodista

peyestudio@hotmail.com

peyestudio54@gmail.com

@Juancho_pey


Unidad por encima de todo 

David Uzcátegui 

Muchos de quienes sentimos que Venezuela no va por el camino conveniente, hemos perseverado en encontrar una fórmula para poder constituirnos en un contrapeso efectivo ante un Estado hipertrofiado y un exceso de poder acumulado en pocas instancias.

Esta fórmula ha sido, desde hace varios años, la Mesa de la Unidad Democrática, o sencillamente, "la unidad", como es llamada en las calles, tanto por quienes la avalan como por quienes la combaten.

Y ciertamente, y como lo dijéramos días atrás, tenemos gente de este lado de la acera que ataca la unidad; no es una tarea exclusivamente del oficialismo. ¿Por qué recibe ataques la que parece la fórmula más sensata para concretar un poder alternativo?

Se trata de una gran pregunta. Hay quienes, desde lo humanamente comprensible, arremeten contra la unidad siendo opositores, pero sintiendo que el camino se ha hecho demasiado largo y que la fórmula no es efectiva en tanto y en cuanto no ha servido para dar paso a otros gobernantes distintos a quienes ostentan el poder desde hace más de 16 años.

Con ellos hay que hablar. Siempre hemos dicho que no es un camino fácil, ni sencillo ni breve. No hay fórmulas sacrosantas ni atajos, que es algo que hemos combatido quienes nos amparamos bajo el paraguas unitario.

La decepción y el desaliento son, repetimos, humanos. A todos nos han tocado una y otra vez en estos años, y no nos queda otra que volver a levantarnos y seguir adelante. Sí, se está poniendo a prueba nuestra madurez y nuestra resiliencia o capacidad de adaptarnos y modificarnos para superar los obstáculos y poder seguir adelante.

En otros tantos hay miopía. No es conveniente tener vista corta en una circunstancia tan compleja como la que vivimos. Una verdadera visión de helicóptero de lo que nos estamos jugando en Venezuela tiene como ventaja introducirnos en la verdadera dificultad del momento. Comportamientos y acciones que serían explicables en otras circunstancias, no lo son en éstas.

Hay quien habla también de agendas propias y ocultas. Otra conducta humana pero inconveniente en estos momentos. Aquí no va a haber agenda propia para nadie si no hay país. Y el país se construye desde lo colectivo, desde un pacto social que se desdibuja y que hay que volver a hilar muy finamente. Y ese pacto pasa por respetar la palabra. Es desde aquí desde donde lo vamos a volver a construir, y será tan sólido que terminará por convocar a quienes están en la acera opuesta, no tenemos dudas de ello.

Mantener la unidad no es fácil. Por suerte somos muchos, de matices muy diversos, para no hablar de izquierdas o derechas, términos que en el siglo XXI lucen ya obsoletos, porque la visión de gobierno y de la administración del poder es muy distinta y tiene otros objetivos a la luz de los avances de la humanidad.

Ciertamente, atajar las fisuras de este ejercicio democrático es una labor titánica y exige compromiso y sensatez por parte de quienes convivimos bajo ese techo. Pero, justamente con este panorama que estamos pintando, ya comienza a existir un país alternativo en el cual se toleran las diferencias y se dialoga en pro del bien común.

Al día de hoy, nadie puede negar que la MUD es la única alternativa a la autodenominada revolución. Ha organizado elecciones primarias que sí han acercado el derecho de elegir a la gente. Ha presentado candidatos unitarios a diversos cargos de elección popular, incluso a la presidencia de la República, con resultados superiores a los esperados en los conteos de votos. Y lo más importante: ha actuado con ecuanimidad y con ética, un clamor popular que impide abordar el camino corto, pero que aporta solidez a la ruta.

Estamos negados a una fractura de esta instancia. Todos somos necesarios, siempre y cuando nos guíen pensamiento democrático y la nación como último interés. Somos de quienes siempre llamaremos a quienes estén en desacuerdo para sentarnos a encontrar consensos, porque de eso va la política.

No se vale desesperarse. Ni para nosotros ni para quienes busquen nuestros mismos objetivos por diferentes caminos ni mucho menos para quienes no sienten piso alguno y perciben el momento actual como demasiado oscuro.

¿Cuándo obtendremos resultados? Honestamente, no lo sabemos. Y quien diga lo contrario, seguramente no está pisando firme, sea que lo haga adrede o de buena fe. Lo que sí sabemos es que, cuando esos resultados lleguen, serán sólidos, perdurarán y servirán como piso para avanzar mucho más en el camino del progreso y la justicia.

Sin embargo, el trabajo sereno y constante hace que los resultados comiencen a aparecer de forma tan natural y paulatina, que muchas veces no nos damos cuenta de que ya estamos en el sendero. Es fácil que el ruido de la compleja circunstancia no nos permita notarlo. Pero sí hay resultados. No detonemos el camino construido.

duzcategui06@gmail.com

 


La pura verdad 

Demócratas unidos nunca serán vencidos 

Aureliano Buendía 

No hay ninguna duda de que el pueblo despertó. No hay dudas que su sensibilidad democrática fue saliendo a flote gracias a la insistencia represiva de un gobierno que nunca ha servido y que se ha dedicado a destruir al país que mayores posibilidades de desarrollo tenía en el continente latinoamericano. Las muestras son evidentes y no hay magia ni propaganda, ni censura, ni represión capaces de ocultarlas a los ojos de quien más sufre el deterioro y la destrucción que es ese pueblo y en particular el que creyó en el verbo grandilocuente de un caudillo que habló como los caudillos del siglo XIX sin entender que estaba en el siglo XXI. Los últimos sucesos políticos ocurridos como fueron las votaciones de las primarias, la convocatoria de Leopoldo López, la respuesta masiva y extraordinaria a esa convocatoria, la decisión que provocó en la MUD de acoplarse y luchar todos juntos por todas las materias pendientes como son los presos políticos y la urgencia de sus libertades respectivas, las luchas por adecentar al CNE, la exigencia de veedores internacionales por los organismos internacionales para vigilar desde ya y por tiempo indefinido el proceso electoral, la orquestación de un plan de protestas por hecho puntuales nos están diciendo con una claridad meridiana que todos los factores democráticos del país decidieron unirse por encima de cualquier interés subalterno en defensa y por la conquista de la democracia misma y con ello devolverle al parlamento la dignidad perdida en el lenguaje soez de su actual fraudulenta “Mayoría”. De nuevo el mensaje de Morel se hace sentir con alta contundencia porque su palabra tiene un peso democrático de muy altos quilates, cuando insiste en lograr una unidad compacta, que no vacile, valiente, sin prejuicios y con la mirada puesta en un futuro lleno de trabajo y compromiso para devolverle a la democracia el sitial de majestad respetable y eficiente que le corresponde. Morel insiste en una verdad del tamaño de un templo y es que el pueblo no le perdona al gobierno tanta ineficiencia, tanta corrupción, tanto abuso de poder, tanta represión y sevicia y ensañamiento contra líderes político privados de libertad sin ninguna prueba y sometidos a un régimen de humillaciones tan grave, que degradan a los propios verdugos. Por eso lanza la consigna demócratas de Venezuela y el mundo uníos contra los peligros que acechan a la democracia, contra las autocracias, contra las dictaduras, contra la irracionalidad del fanatismo, contra la obstrucción de la paz ciudadana y la infamia que representan las violaciones a los Derechos Humanos. Pero el llamado de Morel va mucho más lejos porque advierte que la unión de los demócratas contiene el compromiso ineludible de comprometerse a fortalecer la democracia para renovarla, reconstruirla, y fortalecerla y con ello recoger los escombros dejados por una revolución que nunca tuvo lugar para armar un nuevo país donde nadie pueda ser excluido y donde decir libertad quiera decir tener libertad.

Esa es la pura verdad.


Corrupción como forma de vida 

Rafael Bayed

La palabra corrupción viene del latín corruptio (acción y efecto de destruir o alterar globalmente por putrefacción, también acción de dañar, sobornar o pervertir a alguien). El concepto, de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española (RAE), se utiliza para nombrar al vicio o abuso en un escrito o en las cosas no materiales. La corrupción, por lo tanto, puede tratarse de una depravación moral o simbólica.

Relajamiento de las costumbres, con incidencia negativa en las estructuras sociales y en especial políticas.

El concepto, de "corrupción" es muy amplio. Se habla en forma general de la "corrupción de las costumbres" y conductas, esa calificación abarca muchas formas de actuación que destruyen la integridad moral del hombre.

El problema de la corrupción es fundamentalmente de orden social. No se limita al ámbito de lo ético individual. La corrupción es principalmente de carácter político, pero no por ello debemos considerarla como privativa de lo político; alcanza también a otros ámbitos de la vida social donde hay poder normador de conductas y poder aplicador de normas de conducta, en los ámbitos político, social económico y moral o religioso, es evidente que la corrupción no es sólo de aprovechamiento particular de lo público y comunitario. Es el manejo incorrecto de las cosas en provecho propio.

En Venezuela, han sido enormes los esfuerzos para denunciar la corrupción en todos los ámbitos, pero pareciera, que la sociedad le place vivir encharcada en la convivencia cochinera de la deshonestidad, que apegada a principios morales, existentes desde el inicio de la humanidad.

Muy pocos han sido los llamados a la conciencia de los actores públicos y privados, de la sociedad, para que adecúen su conducta. La Iglesia, y Fedecámaras, en un documento producido en su asamblea de 1997, llamando a la cordura de la conducta de los actores de la vida. Todo en vano, este régimen alimenta y protege la corrupción, muchos de sus actos oficiales y públicos son de manifiesta corrupción.

La impunidad, cortina protectora de la corrupción, viene aumentando en la medida, que el régimen desasiste sus obligaciones y los administrados creen tener derecho a actuar como a bien les dé la gana.

La corrupción en todos los ámbitos públicos, y ahora en el privado es parte de la cotidianidad venezolana, que nos llevan a aceptar condiciones inmorales de convivencia.

¿Dónde hay un espacio de la sociedad donde la corrupción no ha dejado huella? Es desastrosa, la visión que se tiene de Venezuela, como gobierno y como sociedad, claro muchos son los países con la misma problemática, pero no han llegado a nuestro nivel.

Un mundo mejor requiere de una lucha contra el miedo a las consecuencias de un conflicto abierto. Requiere también de una organización que enfrente tanto a los beneficiarios de la corrupción como a sus cómplices.

rbayed@gmail.com


Por sobre todo, la unidad 

Morel Rodríguez Ávila 

Ya el gobierno entendió, aunque le cuesta aceptarlo, que la inmensa mayoría de los venezolanos no le perdona su incapacidad para superar la crisis que su propia irresponsabilidad generó, y la irresponsabilidad con la cual prosigue manejando los asuntos nacionales que cada día se tornan más difíciles ocasionándole daño irreparable al país y a su gente.

Frente a esta verdad, que no puede ocultarse, porque resalta en todos los sectores, creciendo como está la fe y la esperanza en que esta vez sí habrá victoria electoral porque millones y millones manifiestan intención de votar a favor de la democracia, que comienza por regresarle su autonomía absoluta a la Asamblea Nacional, resalta la unidad como factor primario y como asunto prioritario para los venezolanos.

Una unidad realmente sólida, fortalecida a cada instante con el aporte, por mínimo que sea, de todo militante de la democracia, interesado como está en brindarle a Venezuela la solución de cambio constitucional, que resuelva el grave problema que confronta en todo sentido, desde un gobierno que no combate la corrupción y sí al adversario político hasta la entrega misma de nuestro territorio Esequibo y la quiebra económica.

Unidad en la cual participen, sin intereses grupales y personales, todas las fuerzas opositoras en actitud abierta y francamente solidaria, analizando propuestas viables, positivas que, en conjunto, se tengan a la mano para cuando el triunfo parlamentario se concrete en votos, no se pierda tiempo sino que de una vez se presenten como proyectos de leyes buscando soluciones a cada uno de los problemas, sector por sector.

Unidad necesaria para que en ella, hacia ella y por ella concurran todos los factores de opinión que, partiendo de los distintos grupos de la sociedad civil, conjuguen finalmente un solo mensaje que, además de valorizar el contenido, sea aceptado por la mayoría como suyo por necesario, comedido, firme y cierto. Esto es muy importante para el indispensable entendimiento, dentro del proceso de reconstrucción del plan estratégico con el cual la oposición, a través de la MUD, se enfrentará al oficialismo hasta los comicios parlamentarios.

Nada de imposiciones, cero cartas bajo la manga, negada de antemano la zancadilla, para que el respeto y el acatamiento a la convivencia sean fundamentales, el manejo de los asuntos de todos sea transparente y antes que montar obstáculos se allanen dificultades. Es el momento preciso para que la reconvención sea aceptada por el liderazgo de manera que quede perfectamente claro que, de ahora en adelante todos trabajarán por todos con un solo objetivo: el país y su inmediato.

Esa unidad es la requerida, con extrema urgencia, por los venezolanos responsables, a los cuales se les viene sumando, y el gobierno lo sabe, muchos, pero muchos ciudadanos frustrados por una revolución en la cual creyeron pero que terminó mintiéndoles, engañándoles y, que ahora, con mucha valentía, están reconociendo que vivir en democracia es lo mejor.

Una unidad que se aprecie fuerte, que se ensanche y se extienda hacia todos los niveles y rincones de la geografía moral y política en el campo opositor, sustentada en el espíritu y la letra constitucional, que pase por la reconciliación y evidencie honestidad en todos los protagonistas del liderazgo democrático.

Unidad definitiva, poderosa en su conformación, valiente en sus acciones, positiva en sus conquistas, clara en objetivos. Indestructible. Esa es la que demanda el pueblo para rescatar la libertad perdida, que comenzará reconquistándose la Asamblea Nacional.


¿El fin de los periodistas? 

Alfredo Toro Hardy 

Pocas instituciones resultan tan venerables e históricamente significativas como la prensa escrita. A lo largo de los siglos ella reflejó grandes acontecimientos y eventos fugaces. Bajo su estímulo se produjeron guerras y revoluciones y en función de su esfuerzo se develaron secretos de Estado, escándalos y corruptelas. La expresión Cuarto Poder, atribuida al político e intelectual anglo-irlandés del siglo XVIII Edmund Burke, reflejaba bien la gigantesca influencia que la caracterizó. El primer periódico que respondía a la concepción moderna del término se remonta a comienzos del siglo XVII en la ciudad de Estrasburgo, aunque el término mismo no sería acuñado sino hasta 1670.

La llegada progresiva de la radio, el cine (por vía de los famosos noticieros que antecedían a la presentación de las películas) y la televisión, impactaron sin duda el predominio absoluto del que había disfrutado la prensa escrita, pero nunca llegaron a desplazarla. La era digital, en cambio, pareciera plantearle una amenaza mucho más existencial. 

Primera andanada 

Una primera andanada de esta última se le vino encima con la aparición de los "blogs", a partir de la década final del siglo precedente. Ahora se anuncia una segunda andanada mucho más significativa, representada por la tecnología de la ciencia narrativa. Si bien la primera afectó esencialmente a los dueños de los medios, la segunda habrá de afectar directamente a los periodistas.

Sencillas herramientas digitales, manejadas por una sola persona o cuando más un puñado de ellas, compiten hoy en forma directa con los servicios que prestan medios de prensa integrados por centenares de profesionales y técnicos. Más aún, aquellas logran con frecuencia trascender con creces el número de lectores identificados con la prensa escrita tradicional. Un reciente artículo de Joshua Fields Millburn, quien a través de su blog The minimalist ha alcanzado 4 millones de lectores regulares, describía los sencillos cinco pasos requeridos para crear un medio digital de esta naturaleza.

La competencia de los blogs ha obligado a los periódicos a lanzarse también por la ruta digital, lo cual sin duda les ha abierto una veta importante de penetración y de negocio. Sin embargo, la competencia con lobos solitarios de inmenso dinamismo y creatividad y con costos insignificantes, les representa a no dudarlo un esfuerzo inmensamente desgastador así como una amenaza permanente. Si bien ello ha afectado indirectamente a los periodistas, amenazando sus empleos por vía de reingenierías organizacionales, los principales dolientes han sido los dueños de los medios en función de la alicaída rentabilidad de éstos. 

Segunda andanada 

Un nuevo fenómeno que estaría entrando en escena representa, no obstante, un reto aún mucho mayor para el periodismo escrito. Ello no sólo porque el número de los afectados podría ser inmensamente más grande, sino porque sacude hasta sus cimientos la noción misma de dicho oficio. Lo que está planteado podría, ni más ni menos, hacer de los periodistas, y por extensión de los columnistas de prensa, reliquias vivientes del paleolítico.

El riesgo en cuestión se materializa por vía de la tecnología de la ciencia narrativa, la cual es bien descrita por Martin Ford en su obra de reciente aparición The rise of the robots: Technology and the threat of a jobless future ("El surgimiento de los robots: La tecnología y la amenaza de un futuro sin empleos"). Al amparo de dicha tecnología la computación estaría ya en capacidad de generar reportajes y artículos en temas tan diversos como política, economía, negocios o deportes, haciendo indetectable su origen algorítmico. De hecho una de las revistas de negocios más reconocidas del mundo, Forbes, recurre frecuentemente a esta opción.

Cada treinta segundos se estaría produciendo ya un trabajo de esta naturaleza, cuya ventaja comparativa fundamental sería el acceso virtualmente ilimitado a fuentes de información. Recurriendo al universo de información disponible en la red digital, las computadoras gozarían de una capacidad investigativa imposible de emular por los seres humanos. Sin embargo, no se trata sólo de juntar datos sino de analizarlos debidamente y de presentarlos bajo una redacción adecuada y, también allí, las benditas maquinas avanzan exponencialmente. Consultado en 2011, el cofundador de la empresa que lanzó esta tecnología predijo que en nueve años la misma estaría en capacidad de producir algorítmicamente el 90% de los trabajos noticiosos. De más está decir que aunque esta tecnología afecta primordialmente a los periodistas, su impacto se hará sentir a lo largo y ancho del universo informativo-analítico.

Esta se presenta como la salida digital perfecta para que los dueños de los medios enfrenten la competencia representada por los blogs, pero para los periodistas ello puede traducirse sin duda en una auténtica hecatombe profesional.

altohar@hotmail.com


La pura verdad 

Lo que Margarita reclama 

Aureliano Buendía 

Cada día precipita las definiciones políticas que privilegian el triunfo de una oposición venezolana, mayoritaria, sector nacional que reclama con la mayoría integral inconforme, dejar de vivir de lo inmediato y accionar las acciones inteligentes y eficientes que eviten el tsunami de problemas provocados por un oficialismo cada vez más envilecido y terriblemente orientado. Las amenazas las presenta el futuro inmediato a una mayoritaria y abrumada población invadida por el hambre, con el legado de un oficialismo integralmente corrompido y confundido en sus torpezas, además de traidor a sus principios Esa es nuestra presente desgracia.

Es difícil comprender y explicar, como un reducido país que apenas sobrepasa los treinta millones de habitantes, que recibió en los últimos años una incuantificable riqueza orientada a transformarlo en la nación más desarrollada y emergente del continente, compita hoy en el rango miserable de las aglomeraciones humanas, que no países, que perdieron su nombre en desastres financieros. En Venezuela no hay concepto de nación, lo que existe es un inmenso aparato estatal que lo absorbió todo, al extremo de subsidiar la economía de toda la existencia social, y pillarse lo poco que quedó, lo que excedió las cifras de cualquier delincuencia imaginable.

Nadie conceptualmente venezolano ha comprendido en Venezuela, que el mundo logró el desarrollo gracias a la revolución industrial. Hemos cambiado el pasado  para mal, y aquí vale la coma, educando, que es la instrucción hoy impartida, para el hurto. Hasta el Papa Francisco está sorprendido y obstinado de las publicitadas visitas de individuos que viven de la foto, del momento y de la recién adoptada nacionalidad cubana, sin aportar nada que alivie la crisis que Venezuela vive, provocada e incrementada por ellos, como protagonistas de un país sin ley. No hemos tenido suerte en efecto.

Pero no es el pasado lo que tenemos que cambiar, sino el futuro. Probablemente lo procedente será acudir a lo ancestral y antiguo del proceder humano, a ese ser sin ambiciones que lo perturbaran, que construía el mañana con la sabiduría del investigador y el amor del padre protagonista. Hombres que inventaron lo que nos sirvió de base y se ganaron el título de protagonistas de esta historia, la  futura, la de hoy, la actual, que como nadie les hizo caso, es una porquería.

Entre esos hombres que son muchos y algunos olvidados, además de injustamente repudiados, aquí en Nueva Esparta tenemos a Morel Rodríguez Ávila, gobernador de Margarita con excelencia y demócrata por definición. No caeré en la innecesaria abundancia de recordar lo que hizo y hace. Eso actualmente no es importante. Lo definitivo es cambiar la percepción interesada para que hoy no se entregue el honor de la esperanza.

El trabajo de Morel no abarcó sólo el desarrollo material. Viajó sin proponérselo a lo humano. No es en consecuencia un mito político, sino un personaje integrado a la realidad de un estado que con él emergió y sin él está hundido en el hambre y la miseria actual. Que con él evolucionó y permitió la presencia de dirigentes, que asimilaron e identificaron la vía constructiva que él marcó, para actuar hoy en una realidad que él construyó. Hay muchas formas de recordar a los hombres importantes de una nación o un estado que no tiene por qué bautizar con su nombre a sitios determinados, lo cual se identifica como la eponimia que enaltece lo que no tiene valor. Debemos en consecuencia acudir a la toponimia, palabra algo complicada, pero que define lo que las poblaciones persiguen: el encanto de las épocas y de los sitios que progresan para el bienestar colectivo.

¡Esa es la pura verdad…!


Los Hombres del Poder 

El “Martirio” de Monseñor Romero 

Mario Valdez 

El atardecer del 24 de marzo de 1980, se encontraba monseñor Arnulfo Romero oficiando una misa en la Capilla del hospital La Divina Providencia. Se había convertido en “la voz de los que no tienen voz”. Defensor y denunciante de las violaciones a los Derechos Humanos, de las muertes de pobres campesinos inocentes acusados de ser comunistas y de cooperar con la guerrilla. Ese fatídico día, desde un vehículo que estaba estacionado en la acera de enfrente a la iglesia (50 metros aproximadamente), un sicario francotirador le hizo un disparo que impacto en su pecho, dándole muerte de manera instantánea. El franco tirador recibió una paga de 114 dólares. 

Antecedentes del asesinato 

El día anterior, Domingo de Ramos, un día antes de su muerte, desde la Catedral le hizo un enérgico llamado al Ejército Salvadoreño, a la Guardia Nacional y a la Policía: “hombres de los cuarteles. Hermanos los muertos, son de nuestro mismo pueblo. Matan a sus mismos hermanos campesinos justificando que son comunistas. Y ante una orden de matar que de un hombre, debe prevalecer la Ley de Dios que dice: No matar”. No cesaba y seguía denunciando la injusticia social, los escuadrones de la muerte. Eran frecuentes sus llamados a la paz, “el país está asqueado de tanta muerte de inocentes”, decía.

Ese domingo había reconocido públicamente que le había hecho un llamado al presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter, a que no siguiera ayudando y mandado armas para asesinar al pueblo salvadoreño. La reacción no se hizo espera y al día siguiente, una potente bomba hizo volar por los aires y destruyo la sede de “Radio Católica YSAX”. Ya la orden estaba dada. Arnulfo Romero, ya se había convertido en un objetivo, le era incomodo al régimen que gobernaba El Salvador (el 15 de octubre de 1979, el autodenominado movimiento de la Juventud Militar derrocó al presidente salvadoreño, el general Carlos Humberto Romero; se conformó un gobierno de facto, conocido como la Junta Revolucionaria de Gobierno), como también lo fue para el gobierno del depuesto General Carlos Romero.

El 12 de marzo de 1977, fue asesinado, ametrallado el Padre Rutilio, conocido como “El Padre Grande”; su cuerpo presentó 18 orificios de balas. Cayo en una emboscada que le tendieron  los “Escuadrones de la Muerte” (grupos paramilitares al servicio del gobierno, conformado por policías y militares de la extrema derecha, actuaban sin uniformes, que tenían como objetivo: ejecutar acciones, matar, secuestrar, extorsionar a los opositores políticos o de quienes se sospechara que eran opositores al sistema político vigente en El Salvador, durante la guerra civil que se libró en ese país). Monseñor Romero responsabilizó de esta muerte al presidente Arturo Molina. El asesinato del sacerdote jesuita Rutilio “El Grande”, se considera el hecho que marco la lucha frontal y el despertar de monseñor Romero contra las bandas asesinas y los escuadrones.  Inclusive entregando su vida para buscar la paz.

Con la muerte de monseñor Arnulfo Romero se desata una guerra civil que duro 12 años (1980-92) y dejó más de 75.000 muertos. El 16 de enero de 1992, se le pone fin a la guerra civil con los Acuerdos de Paz firmados entre el Gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), en el Castillo de Chapultepec en México. 

La confesión del crimen 

En marzo de 2010, 30 años después de asesinar a monseñor Arnulfo Romero, el capitán retirado Álvaro Rafael Saravia, el único condenado en Estados Unidos, rompió el silencio por este crimen y reconoció su participación y la de los otros cómplices. “Así matamos a Monseñor Arnulfo Romero”, dijo, reconociendo que participó en los preparativos y la logística del asesinato, por instrucciones de su jefe el mayor Roberto D’Aubuisson (fundador de los “Escuadrones de la muerte” y del derechista partido Arena), el autor intelectual de la conspiración de ese crimen. Así mismo, manifestó  que él le entregó a los asesinos el vehículo en el que se desplazaron con chofer incluido, que el sicario, las armas y el equipo de seguridad los puso el también conspirador Mario Molina, hijo del ex presidente Arturo Armando Molina (gobernó El Salvador desde 1972-77).

El capitán Saravia reconstruye aquellos días de tráfico de cocaína, de armas y de secuestros, donde no había raciocinio; todos vivían en una lujuria de borracheras, drogas y placer; todo lo arreglaban con la muerte sin mirar a quien. Para esa fecha, de todos los involucrados, Saravia era el único juzgado (el año 2004, fue condenado por un juzgado Civil de California EEUU, le ordenó pagar 10 millones de dólares a los familiares). Él era el único que  vivía escondido, incluso huyendo de sí mismo; trató en muchísimas oportunidades comunicarse con sus antiguos socios o compañeros de ruta, pero nadie le respondió (algo normal en el submundo del crimen y de traiciones, te utilizan y luego te dejan al olvido). A todos los involucrados en ese crimen las autoridades los dejaron escapar, por las complicidades de criminales en el poder. El capitán Saravia aún hoy sigue huyendo y escondiéndose como las ratas; se dice que malvive en un país de habla hispana. El chofer del vehículo, Amado Garay también vive oculto, pero en condición de testigo protegido de Estados Unidos; otras cinco personas involucradas en estos hechos no pudieron esconderse. Uno murió decapitado, otro se suicidó, otro desapareció, a otro la mataron en un retén en la carretera y otro terminó picado en pedacitos. Eso se dice en El Salvador y en Guatemala, pero no existe ni nombre, ni certificado de defunción. Al final todos son reos de su propio destino. 

Sus orígenes 

Ciudad Barrios, es un pueblo en el departamento San Miguel en El Salvador, zona cafetalera por excelencia, que limita por el norte con Honduras y por el sur con el océano Pacifico. El 15 de agosto de 1937, ese terruño ve nacer un varoncito que pusieron por nombre Oscar Arnulfo Romero y Galdámez, era el segundo de 8 hermanos, todos hijos del matrimonio de Guadalupe Galdámez (administradora del correo del pueblo) y Santos Romero (telegrafista, trabajaba en el correo). A los dos años (19 mayo 1919), es llevado a la pila bautismal en la iglesia parroquial de su ciudad natal.

Parecía haber nacido para ser un hombre de la iglesia; proveniente de una familia humilde, hijo de mestizo, tuvo que vender periódico. En 1930, era un joven de 13 años, entra a estudiar al Seminario de la ciudad de San Miguel, institución dirigida por los sacerdotes Claretianos, a esa edad, ya había definido y tomado una decisión para el resto de su vida; el camino de Dios. A los 20 años, continúa sus estudios en el Seminario San José de las Montaña de San Salvador; ese mismo año 1937, se le da uno de sus sueños; ir a Roma y conocer El Vaticano. Llega a la ciudad eterna a seguir los estudios de Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana. Vivió en el colegio Pio Latinoamericano (casa que alberga a los estudiantes Latinoamericanos), y a los 24 años, el 4 de abril de 1942, es ordenado Sacerdote. En 1943, llega a Centro América. Y 1970 es  un año muy importante para Arnulfo Romero: el 21 de abril, el Papa Pablo VI, lo ordena Obispo auxiliar de San Salvador, y en junio, recibe la consagración episcopal. 

Martirio y Beatificación 

El 3 de febrero 2015, es conocido como el día del Decreto del Martirio de monseñor Romero; pues  el Papa Francisco firma el Decreto de Beatificación que reconoció a monseñor Arnulfo Romero como mártir de la Iglesia Católica al ser asesinado “por odio a la fe”, convirtiéndose en el primer Santo Beatificado sin haber hecho milagros.

El 24 de marzo, en los actos de la beatificación estuvieron presentes el presidente de El Salvador y otros mandatarios de la región, representantes y delegaciones internacionales. Y también estaba presente Roberto D’Aubuisson, el hijo del mayor del Ejercito del mismo nombre, que fue acusado por la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas de ser el autor intelectual de monseñor Arnulfo Romero. Esto demuestra que para la búsqueda de la paz y la igualdad lo que se requiere es tener voluntad para hacerlo y poner de lado los odios, los rencores para lograr vivir en un mundo mejor.


Frente a la crisis, firmeza 

Morel Rodríguez Ávila 

Sufriendo como está el país la más severa crisis en todo lo que lleva su historia democrática, afectándose el venezolano en lo social, lo económico y lo político, se hace necesario que la nación entera se empine, por encima de tan cruciales dificultades, y se apreste, definitivamente, a procurarse la mejor salida a tan descomunal problemática, que sin lugar a dudas debe resolverse cuanto antes, buscando detener la alocada caída por el despeñadero.

A nadie escapa que la crisis día a día se acrecienta y, como bola de nieve, descendiendo incontrolable, llevándose por delante lo que encuentre, amenaza tapiar lo existente, advertencia que desde todos los sectores de la vida nacional se le hace al gobierno que no resuelve sino complica, que no explica sino enreda, que no actúa a favor pero sí en contra, en lo que constituye el más trágico sainete de todos los que en más de medio siglo de democracia en el país se han representado.

Una crisis que pudo detenerse a tiempo, solucionarse sin sobresaltos, razonando sobre cuáles los mejores modos de subsanar errores, corregir entuertos y aplicar las medidas potencialmente correctas. Posible, por supuesto, si los que ya llevan dieciséis años gobernando hubiesen escuchado a los expertos y empeñado su esfuerzo en instrumentar las recomendaciones que sobre cada problema se le brindaron desde organismos con proyección interna y externa y cuyos indicadores, por así decirlo, son representativos de grupos de notables en todas las especialidades.

Esta crisis, que ha obligado a la familia venezolana a desunirse, a debilitarse a extremos impredecibles, a colocarse en niveles intolerables, y entre los más humildes creciendo rápida y peligrosamente la pobreza, pudo evitarse, reiteramos, si el oficialismo se hubiese preocupado más por el país y su gente que por su partido y pretensión de implantarnos el comunismo como sistema de gobierno.

Pues bien, como la crisis se dejó venir y ahora no se puede detener, porque ya superó toda barrera, lo que resta es buscar cómo enfrentarla de forma decidida, inteligente y firme, puesta toda esperanza en vencerla, impidiéndole profundizar en nuestro debilitado tejido social hasta disolverlo. Debe serlo así porque lo que le sucede a Venezuela ya no se aguanta:

El país, a esta fecha, es un intrincado mapa de problemas: desde las penosas, largas y humillantes colas para buscar, si se encuentra, cualquier alimento o medicamento, hasta cualquier repuesto; con una inflación que seguramente superará en diciembre, el 180 por ciento; los precios del petróleo descendiendo, imparables; nuestra reservas internacionales consumiéndose y, sin que pueda disminuirse en forma alguna, con una contracción económica de menos 7 por ciento; la delincuencia creciendo a extremos de colocar a nuestro país casi como el más violento de la tierra.

Confrontar la crisis demanda, pues, firmeza, inteligencia, decisión y rapidez porque nos lleva mucho camino adelantado y el despeñadero, insistimos, ya está cerca. Firmeza que provenga de toda suerte de voluntades en una sumatoria de esfuerzos para favorecer la unidad, unidad que de verdad aglutine, sin miramientos, exclusiones, divisiones, retaliaciones e, incluso, odios y reconcomios insalvables.

Llegó el momento de decirnos las verdades con la sana intención de rectificar. De lo contrario, se seguirá transitando una vía dolorosa cuyo final no se sabe. Salvar a Venezuela, entonces, es una obligación de todos, unidos, porque bien se sabe que un solo palo no hace montaña.


El vuelo del búho 

Qué camisón tan blanco 

Juan José Prieto Lárez* 

Siempre se dijo en Margarita que músicos y cantantes son de La Asunción. Lo cierto es que los asuntinos amamos la música, hombres y mujeres andamos siempre cantando, silbando, tarareando alguna melodía. Hasta hace poco las madrugadas tenían el motivo intrínseco de la música y el galanteo, las asuntinas dormían pendientes del acorde de una guitarra a altas horas, dejando escurrir una melódica poesía hecha canción. Las calles lucían presentables tal cual fuera un escenario para un espectacular recital. Una serenata dejaba desnudo al pretendiente de la muchacha, si éste no cantaba se colocaba al lado del dueño de la voz con algún instrumento, por lo general unas diminutas maracas acompañando el bolero declaratorio del amor que se sentía por ella. Una rosa pintada de azul, era motivo infaltable en el sublime repertorio. Las vecinas dormían plácidamente esperando algún día la propuesta amorosa a través de la música.

Un particular recuerdo tengo yo con la musicalidad asuntina. Siendo un niño escuché a mi madre cantar: “qué camisón tan blanco, tan blanco tan blanco”, extrañado por tan sincopado ritmo le pregunté el origen de aquellas notas que repetía una y otra vez. Recuerdo que era domingo, ya les diré porqué. Entonces me dijo espera que toquen segundo para misa y sabrás y te aprenderás esta melodía que jamás olvidarás porque en una iglesia siempre habrá campanas, y cuando estas llamen a misa recordarás este día.

Así lo hice, esperar. Arrimé a la enramada una silleta cerca de la cocina, tenía de frente, por encima de una mata de catuche, el campanario de la iglesia. Era la tarde de ese domingo, a las cinco y media observé la figura enflaquecida de Fidel, el campanero, tomar las cabuyas del badajo entre sus manos y comenzar una danza en justa consonancia con el sonido desprendido de la copa de bronce remoto, tomada con la fuerza hercúlea del jubo. A las seis era el último llamado y comenzaba la misa. Siempre los domingo.

Ahí estaba de nuevo mi mamá: “qué camisón tan blanco, tan blanco tan blanco”, entonces me dijo, “oye las campanas y canta al ritmo de ellas”, tenía razón. Además la ciudad adquiría un semblante enmarcado de fe, ese patrimonio que llevamos y que Dios nos lo bendice a diario. Nunca más se me olvidó aquella letra, aprendida por sus abuelos quienes la trasmitieron a todas las generaciones siguientes. Luego vinieron los cantos enseñados por el padre Agustín con un órgano de tubos que solo él tocaba, de esta manera mi generación se ató al sentimiento musical de La Asunción.

Cuando comenzaron nuestras andanzas en las plazas de Bolívar y Luisa Cáceres se inició la cultura musical propiamente dicha con las interpretaciones de la Banda “Francisco Esteban Gómez”, teniendo como director al maestro Augusto Fermín. También teníamos, y aún tenemos, los paseos de música para celebrar el santoral que reconoce la Santa Iglesia Católica. De allí vienen nuestros músicos de antes. Los de ahora, nuestros hijos, vienen del Sistema de Orquesta Juvenil e Infantil que es ejemplo mundial.

Dedico este sencillo texto todos los músicos asuntinos que se han ido y a los que todavía nos deleitan tan llenos de talento musical margariteño. Los recordamos cada vez que unas campanas repiquen en la iglesia más lejana.

*Periodista

peyestudio@hotmail.com

peyestudio54@gmail.com

@Juancho_pey


La pura verdad 

El cambio en marcha 

Aureliano Buendía 

De que el miedo está quedando atrás lo demuestran los dos últimos acontecimientos importantes que han ocurrido en Venezuela, el primero fue el entusiasmo, las ganas, la presencia masiva en las primarias de la oposición con todo y el malestar generado por decisiones erróneas de la cúpula de la MUD y la convocatoria que con la valentía y la imaginación de un gran líder hiciera Leopoldo López desde la cárcel de Ramo Verde donde el gobierno lo mantiene preso sin tener una sola prueba que lo justifique. Sin medios que ayudaran a esa convocatoria, y en apenas dos días la maravillosa respuesta ciudadana no se hizo esperar y todas las calles del país se llenaron de voces de protesta y desde allí soltaron las contundentes consignas ciudadanas contra un gobierno malo por los cuatro costados que sencillamente pretende someter al país entero con amenazas que no dejan lugar a dudas sobre su naturaleza autocrática e intimidatoria. Ya Morel Rodríguez Ávila en repetidas ocasiones había hecho severas advertencias al Gobierno nacional sobre la necesidad de establecer un diálogo cívico y profundamente constructivo para retomar las mejores rutas de navegación para un país ahogado en una crisis cuya existencia se debe a los enormes despropósitos puestos en marcha por el régimen tanto en lo político, económico y social. En lo político activando la represión, la censura, el acoso y persecución a los líderes de la disidencia; en lo económico haber provocado con sus políticas la muerte del bolívar fuerte, la destrucción del aparato productivo, una castradora economía sin producción nacional, el desabastecimiento, la escasez, la proliferación de las mafias ocupadas a tiempo completo a saquear el país; en lo social haber sido derrotados por la inseguridad, haber aumentado la pobreza, el desempleo, haber acabado con los sindicatos libres y mentirle al pueblo al atribuirle la crisis a una inexistente guerra económica, cuando la verdad es que quien ha declarado esa guerra fue el propio gobierno en su afán comunista de destruir a la empresa privada. Lo que está ocurriendo aquí es que el pueblo le está respondiendo al régimen el único argumento que esgrime para justificar sus errores y despropósitos que no es otro que ese enunciado despótico que dice “porque me da la gana” que con tanta grosera facilidad disparan a diario desde la cúpula del régimen. Sencillamente el pueblo se cansó de vivir en la penuria, la humillación y el sufrimiento, se cansó de la escasez, de la inseguridad, la incertidumbre, del temor al acoso y el atropello incluso por parte de aquellos organismos creados para la protección ciudadana, se cansó ya de vivir, si es que eso es vivir, en la penuria y en los saltos que impone la supervivencia porque le da la gana a un régimen comunista perdido en las rutas de modelos absolutamente fracasados. Lo mejor de todo es que en las grandes concentraciones pacíficas, pero enérgicas, que se dieron a lo largo de todo el país, convocadas, repito, por un líder que está preso, la inmensa mayoría estuvo formada por jóvenes que no admiten, la represión como fórmula de gobierno y que sigamos alejándonos cada día más del progreso, del desarrollo y lo que es peor, de la democracia y de la libertad. Esa es la pura verdad.


Compra descarada 

Juan Montoya 

El delito cometido por algunos recién llegados a niveles de alta dirección política y de administración municipal el pasado domingo 17, al invertir dineros públicos en la compra de votos para favorecer sus aspirantes a diputados a la Asamblea Nacional, no debe dejarse al olvido sino merecer, además del repudio general, el castigo legal correspondiente.

Y debe serlo así porque a esa clase de dirigentes, cuyo liderazgo lo asientan en esa clase de actitudes, hay que recordarles que hacer política, la verdadera, necesaria y útil, es una tarea donde la honestidad y el sacrificio tienen que transparentarse porque, por si lo han olvidado, su techo es de vidrio, reflejo de una conciencia en donde no puede albergarse ni el odio ni la mentira, menos el engaño, tampoco la deshonestidad.

Y que por su culpa, que es decir actuar de manera tan corrupta, la democracia está siendo apaleada, la política calificada como instrumento no para servir sino para servirse y los políticos ciertos sustituidos por irresponsables, farsantes y buscadores de cualquier clase de prebendas.

Inadmisible, además, que los venezolanos tengan que soportar a estos dirigentes que creen tener derecho a mantenerse en el poder como sea, y no mediante el trabajo fecundo, positivo y en la realización de la gran tarea colectiva de engrandecer sus comunidades.

La mala praxis de sus tareas salta a la vista porque, engaño tras engaño, su ejercicio se les va en atrincherarse y no en darle cumplimiento a sus compromisos que quedan convertidos finalmente en promesas que se las lleva el viento.

Lo ocurrido el domingo 17 en las primarias de la oposición, por lo menos en el estado Nueva Esparta, fue público y notorio. El reparto de dinero contante y sonante y la entrega también de cheques en las propias colas de votantes mostró que ese era el único modo en que esa dirigencia podía obtener la victoria que, moralmente resultó tan pírrica como vergonzosa e irresponsable.

No nos puede halagar de ningún modo que una elección, en este caso la de los que buscarán, cuando el CNE diga cuándo, representarnos en la Asamblea Nacional, otra vez se asiente sobre prácticas tan rechazables como lo es la compra de votos, de conciencia y de voluntades, lo cual traduce miedo a que la votación real a su favor sea tan frágil como escasa.

Por el contrario, nos entristece porque eso deja perfectamente claro que la democracia no sólo está amenazada día a día de ser sustituida por el comunismo, sino también que sobre ella recae todo el peso de una conducta amoral en todo sentido protagonizada por un liderazgo inculto, nada preparado para la dirección de responsabilidades tan enormes como es trabajar por la comunidad, por la región y por el país.

Esa compra descarada terminará siendo una factura que el pueblo mismo más temprano que tarde les habrá de presentar, con pago obligatorio.


El acuerdo de Sykes-Picot, pretenden ahora reeditarlo 

Rafael Bayed 

Siria al igual que todos los países árabes y musulmanes dista mucho del mundo occidental, social, económico y religiosamente, no tienen ninguna similitud. La conformación de esos pueblos desde toda óptica es radicalmente opuesta a formas de gobiernos y religiones del resto del mundo. Siempre hemos sostenido que el deseo de occidente de imponer sistemas de gobiernos a imagen y semejanza del oeste es un error, las idiosincrasias son diferentes. Los judíos árabes no tienen ninguna similitud con los askenazis, judaísmo converso europeo ajeno a sus orígenes; hasta los cristianos árabes distan mucho en sus cultos de los occidentales y los musulmanes ni se diga.

Cuando a Occidente se le ocurrió “derrocar” a gobiernos totalitarios que había usado y abusado de ellos, para sus intereses, muchos fatuos políticos árabes y extranjeros, se alegraron, alegría de tísico.

Siria, la milenaria en sus costumbres y tradiciones, la perfeccionista del idioma y cultura árabe, dividida hoy en: Siria, Líbano, Jordania, Israel, los territorios palestinos y el Sandjak de Alejandreta (actual Provincia de Hatay) y Antiokia, estas últimas se encuentra actualmente ocupadas por Turquía; es la única República laica del Medio Oriente. Desgarrada y dividida, porque occidente así lo quiere, ejecutando dicha intención con el acuerdo de Sykes-Picot, que pretende ahora reeditar y volver a dividir sus provincias para comodidad e intereses de grandes potencias.

Los organismos internacionales, responden a los intereses de los gobiernos, ahí vemos a la ONU con posiciones parcas, la Liga de Estados Árabes al servicio de una minoría y la Liga Mundial de Estados islámicos divididos como dividida está la región.

Todo gobierno tiene adeptos y adversarios, y existen confrontaciones entre quienes detentan el poder y sus adversarios, es el juego de la política. Pero de ahí, aprovechar la disyunción de los factores, provocar y financiar una guerra civil como la que hicieron en el Líbano, Irak, Libia y Yemen, sólo para satisfacer intereses extraños a la nación, es criminal, como criminal es que todas las potencias, estén beneficiándose de la venta de armas a las partes en conflicto.

No basta con el genocidio promovido en Siria, sino que factores fundamentalistas, bajo el pretexto de movimientos religiosos, terroristas, yihadistas -ideológicamente, como doctrina política, escuela teocrática totalitaria de corte inhumano-, sometan a la población a las peores condiciones de vida, evidenciando, como en el pasado, como ductores religiosos analfabetas inducen con interpretaciones erradas de la fe para justificar atropellos de lesa humanidad, que la población sectaria y resentida toma por válidas.

Todos están jugando con fuego, gracias a los intereses económicos y políticos internos y externos del Medio Oriente, y occidente se equivoca otra vez, atizando las confrontaciones religiosas.

rbayed@gmail.com


Responsabilidad y cambio 

Francisco José Virtuoso SJ 

Es público y notorio el descontento con la situación actual del país y el deseo de cambio. Los estudios de opinión pública señalan que más del 80% de la población evalúa negativamente la situación del país; también coinciden en que el gobierno es el principal responsable de los problemas que más afectan a los venezolanos.

¿Qué queremos los venezolanos? Me atrevería a decir que la mayoría estamos de acuerdo con las grandes líneas que establece la Constitución Nacional de 1999. Hay que recordar, que su proceso de legitimación, supuso, primero el apoyo del chavismo en el referéndum realizado ese año, y, posteriormente, en el año 2007, la defensa de quienes no la apoyaron inicialmente. Estamos pues ante la expresión escrita de nuestros grandes consensos y aspiraciones.

El modelo allí establecido consagra el Estado social y de derecho, la división de poderes, un régimen político de libertad y democracia, concediendo un amplio margen a la participación directa del pueblo, la organización federativa y cooperativa del Estado, la obligación de garantizar los derechos humanos civiles, políticos, sociales y culturales, y la corresponsabilidad del Estado y de toda la sociedad como garantía de éxito para el desarrollo de estos derechos.

La pregunta es cómo alcanzar esta sociedad deseada y la respuesta no es otra que seguir los caminos que están planteados en la misma Constitución. Lamentablemente nos hemos ido apartando de esos caminos y se han venido estableciendo por la vía de los hechos mecanismos como el control total del Estado, la imposición de principios ideológicos no establecidos en la Constitución, la exclusión de otros actores y la confrontación permanente con la disidencia.

El consenso no es sólo sobre los cambios esperados, sino también en el modo de producirlos, que no es otro que en libertad, democracia y diálogo.

Los venezolanos queremos salir de la crisis asfixiante que vive el país, queremos calidad de vida, progreso y desarrollo, consiguiendo todo ello en libertad y democracia. Eso implica dejar atrás las prácticas políticas de exclusión y confrontación permanente que se han impuesto en la sociedad, sumergiéndonos en una especie de Torre de Babel.

Las encuestas también señalan, que en las dos grandes tendencias políticas en las que se divide el electorado venezolano, los simpatizantes reclaman a sus dirigentes orientarse hacia este rumbo. Las críticas a lo que se llama "el madurismo" representan cerca de la mitad del chavismo y, por su parte, en la oposición, hay también una clara demanda, para que sus partidos y dirigentes, representen en toda su extensión el malestar y deseo de cambio de las mayorías. Ello significa que todos tenemos una gran responsabilidad en este momento que vivimos. Por una parte la dirigencia política, escuchando las exigencias de la gente que representan y, por otra parte, los ciudadanos en general, presionando a sus representantes de manera clara y directa. La complicidad, el miedo, la connivencia de intereses son los principales enemigos para lograr el cambio. Las elecciones parlamentarias son una gran oportunidad para ejercer la responsabilidad

fjvirtuoso@ucab.edu.ve


La pura verdad 

El miedo en Venezuela 

Aureliano Buendía 

A los últimos dos gobiernos deberá atribuirse la fatal decisión de reescribir la historia económica y social de Venezuela, sustentada por la tesis del miedo, como justificación a una interminable sumatoria de claudicantes decisiones sobre soberanía económica y territorial, que contempla errores y horrores. Fue así como nuestra vida económica colectiva, fue integralmente afectada. Denuncias y llamados urgentes al cambio con interminables alertas, ha realizado Morel Rodríguez Ávila, en su condición de líder democrático del estado Nueva Esparta. Las decisiones equivocadas que conducen a Margarita y Coche a la quiebra, ha insistido Morel, “no están respaldadas en la ciencia económica, ni sustentadas en el poder del razonamiento o las ideas, sino simplemente en la intención de generar como arma política de convencimiento, el miedo”.

Este miedo decretado, que en todos los estratos, agravó las necesidades fundamentales del país, amparado en propósitos que ninguna imaginación ha superado, partiendo de Dante, con los horrores del infierno, creó también así a los endemoniados, suerte de funcionarios y otros representantes en posiciones fundamentales, que indujeron, con el debido asesoramiento cubano, de brujos e infieles, una inquisición que comenzó por amenazarnos, hasta finalmente, la idea real, con las bandas armadas representadas en los colectivos.

No hay que hacer un gran esfuerzo para comprender lo que nos pasa. Nunca antes hubo otro apocalíptico tiempo similar. Podríamos afirmar que hasta el miedo al diablo ha sido superado por el terror de morir en cualquier instante bajo las balas de algún asesino despiadado, armado con moderna tecnología, que convive con asustados seres humanos, incapaces de denunciarlo, por miedo. Transcurre así la vida en barrios integralmente aterrorizados, que se inundan cuando llueve mientras sufren la permanente ausencia de agua potable, incorporándose otras precariedades como la inestable, ya habitual energía eléctrica, la vialidad en mal estado, y los permanentes robos, agresiones y violaciones a menores de edad, que conducen a la condición nada honrosa de niñas que a muy temprana edad, aprenden a jugar con muñecos de carne y hueso; niñas con madres también muy jóvenes cuya fundamental sorpresa ocurre cuando su muñeco les llama: ¡mamá..!

Esta historia venezolana del miedo es la que urgentemente hay que cambiar. Morel lo ha dicho y reiterado, pero es habitual que quien procura el mal, esconda el remedio. Morel ha insistido en fortalecer nuestra economía y de allí partió la impostergable necesidad de un puerto libre que proporcionó turismo, recursos y empleo estables, a miles de compatriotas en las Islas Margarita y Coche. Morel ejecutó además gobiernos que merecieron todos los reconocimientos, incluso los que el presidente Chávez restregó en la cara, en cada reunión oriental, a sus ineficientes ministros. Le proporcionó Morel a Nueva Esparta muchos beneficios, como trabajo estable y seguro en un ambiente de garantías plenas con los derechos colectivos respetados. A los más humildes, Morel los atendió con la bolsa gratis de comida. A los enfermos les proporcionó atención con el Tren de la Salud. A la generación de relevo les permitió diversidad de centros de enseñanza y modernas y nuevas universidades. Al pueblo le trasladó paz social y trabajo productivo. El turismo creció aceleradamente. La prosperidad fue el objetivo con una calidad de vida que todos reconocen.

La existencia debe merecerse para vivirla dignamente. No tiene sentido que en lo sucesivo, la historia de Venezuela prosiga llamándose “La Historia del Miedo”. Todos estamos obligados a permitir el mejor país con toda la oportunidad y libertad que garantiza una enorme riqueza aun depositada en nuestro subsuelo, que debe usarse para integrarnos al desarrollo y al progreso, con mentalidad de ciudadanos decentes y no con el propósito maléfico de arraigar una ideología que esclavice al ser humano. Es hacia ese norte donde Morel dirige a su barco. ¡Esa es la pura verdad!


Liderazgo degradado 

Manuel Ávila R. 

En la cuarta se cometieron algunos errores que provocaron la llegada finalmente de los que, desde hace dieciséis años, están destrozando a Venezuela. En los gobiernos que la democracia generó, sin embargo privó una mayoría responsable que, en medio de tantas vicisitudes y aguda problemática, adelantaron el proceso de construcción nacional y convertidos en planes y programas le entregaron al pueblo infinidad de beneficios que convirtieron a nuestro país en uno de los más adelantados en lo social y lo económico de todo el continente.

Por supuesto, era el resultado de la gestión, siempre transparente y positiva, que llevaron a cabo los presidente Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez, Jaime Lusinchi y Ramón J. Velásquez y, debe decirse porque la historia no puede negarse, gracias a la férrea moral que por entonces se daba en la mayoría de las organizaciones y partidos políticos e igualmente en el resto de la sociedad civil.

Nadie niega, repetimos, que algunos casos, puntuales, se sucedieron ocasionando alguna mancha a la democracia entonces existente, que requería ser perfeccionada, sin duda alguna. Situaciones que todos rechazaron porque la nación se volvía una sola a la hora de la condenatoria para quienes osaron, por ejemplo, robarse o dilapidar los dineros públicos. De este modo, los malos dirigentes que en sus partidos emplearon la corrupción como instrumento, obtuvieron finalmente a cambio de la repulsa popular. Desde luego que la obtención fácil de riqueza y poder fue la mala semilla, la del diablo, que terminó germinando y su malévola cosecha recogida por quienes se acercaron a los partidos políticos en busca de posiciones y no de campo abierto o de escenario digno para actuar en ellos a favor del pueblo, para servirle y no ser servidos.

Ese liderazgo degradado, porque se sustentó en el abuso, el robo, en el equívoco permanente, es el que ahora reina y quien, sin importarle el daño inmenso que le infringen a la democracia misma, a sus figuras, a sus particulares historias y a la política como ejercicio digno, compra votos, compra conciencias, compra posiciones, compra poder.

El temor que los venezolanos responsables tienen es que ese liderazgo, descarado y grosero, cuyos pies los cubre el estercolero, termine sobrepasando a los líderes ciertos que sobreviven batallando por el ejercicio de una política decente.

Como nunca como antes, superados sólo por los que desde el lado revolucionario hicieron de la corrupción costumbre, los líderes degradados que dicen trabajar para que a Venezuela se le termine la época de las vacas flacas, parecieran tener sólo en mente lograr que llegue la temporada de las vacas gordas para repletar sus bolsillos de dinero mal habido, a costillas de la democracia que, debilitada como está por un lado y, por el otro, miedosa de que termine sustituida por el comunismo, no sabe qué hacer con quienes la apuñalan.

La MUD, el oficialismo y la justicia, sin mayor retardo o vacilaciones, tienen la palabra.


La pura verdad

La ineludible obligación

Aureliano Buendía

Aunque con plomo en el ala porque todo el mundo pudo observar que no fue  legal ni menos ético el comportamiento de algunos burgomaestres que patrocinaron, con reales del municipio, a sus candidatos, las elecciones primarias constituyeron un paso al  frente en la batalla contra la crisis que tiene nombre y apellido: Gobierno y Maduro.

El hecho, lamentable, en que incurrieron los alcaldes, al invertir dineros del pueblo en la compra de votos, que debe ser penalizado en todo caso, es una herida dolorosa y profunda. Pero en su realización y objetivo, esos escrutinios son al mismo tiempo una firme advertencia por partida doble. Una, que tales prácticas tienen que ser defenestradas finalmente del ejercicio político en nuestro país y, otra, que existe, ya no puede negarse, la mayoritaria intención de que pronto, muy pronto, el país se enrumbará hacia el gran cambio.

Ese gran cambio, que es tener mayoría en la nueva Asamblea Nacional, le permitirá a los venezolanos, representados en un Hemiciclo sin ataduras por verdaderos diputados al servicio del país y su gente y no de un partido y del gobierno, reconquistarle a Venezuela la democracia plena, la defensa y cumplimiento exacto de la Constitución y la vigilancia extrema a un gobierno que no sólo despilfarró billones de dólares sino que encima de quebrar nuestra economía también quiere imponernos una doctrina que significa sumisión y dictadura.

Ahora, firmes en el propósito, la oposición democrática unida comenzó a marchar hacia la esperada victoria parlamentaria. No es triunfalismo lo que se afirma sino una verdad irrevocable. El pueblo esta vez no se equivocará. El oficialismo lo sabe. Lo constata día a día. De sus filas son ya miles los que se han ido y están protestando porque la crisis les afecta igual, cansado de tanta mentira, engaño y aberrante populismo. Una unidad, eso sí, que debe fortalecerse diariamente y no con palabras sino con hechos ciertos, positivos y concretos. Por ejemplo, dejando de lado un hecho que se le critica a la dirigencia de la MUD, que apenas tres partidos sean los que digan y hagan en nombre de los restantes, en actitud que de seguirse o pronunciarse el pueblo opositor se los cobrará mañana cuando, ya con una Venezuela distinta y con una Asamblea Democrática, quieran buscar apoyo para llegar alguno de ellos a Miraflores.

A los electos, se les recuerda que su principal tarea no es arrodillarse sino erigirse y dejar la trinchera partidista para avanzar hacia la consecución del objetivo que les encargó el elector, conquistar el parlamento y desde allí protagonizar los cambios requeridos en todo sentido por un país que quiere libertad, paz y progreso. Desde luego que en el tiempo que resta para que se produzca el acto de votar, si es que el CNE deja el miedo y de modo claro y determinante indica cuándo, su tarea es compenetrarse con la gente y su problemática para que ya bajo la Cúpula dorada, signo de esa Casa de las Leyes, saber qué hacer y cómo hacerlo. Sus ofrecimientos al electorado, pues, enriquecerlos y buscarles desde ya cómo viabilizarlos una vez asuman sus curules. No hacerlo sería un error. Hay que llegar aprendidos.

Y entre sus principales y más urgentes retos que figure el compromiso también de adecentar la política nacional. Los que recibieron el beneficio del voto comprado, que en sus conciencias encuentren la manera de regresarle al pueblo, convertido en buenas acciones, esa delictuosa inversión. Esa debe ser para ellos una ineludible obligación.

Esa es la pura verdad


El vuelo del búho

Los cuernos de la lechosa

Juan José Prieto Lárez*

La fama de buen cantante le llegó rápido y como pólvora iba dejando el esterero de verso y prosa fina. Fue lo mejor en la Margarita de los ochenta, apuntalando la estirpe de intérpretes como Chico Mata, Jesús Ávila y otros tantos consagrados. Un cuatro fue y sigue siendo su ángel guardián, su confidente y mejor amigo. Juntos continúan recorriendo este país junto al aplauso de gente de mucha fama, maestros de la música. Canta y toca con un sentimiento enraizado en la más genuina margariteñidad, aprendida y cultivada con noble esmero. Desde sus comienzos no paró de ir de pueblo en pueblo festejando el santoral ñero, así como invitaciones de los muchos compadres apilados en su apretada agenda.  A estas alturas del relato ustedes se preguntarán quién es el juglar de tanta salutación, no lo diré, porque a los panas se les echa vaina, no se divulgan sus encoñadas aventuras, es un pacto de caballeros, no se le somete a escarnio. Claro, si siguen algunas señas lo sabrán y dirán que tengo razón. Este jacarandoso compai, picaflor por obra y gracia de la música. En una tarde mágica asuntina nos confesó una de sus correrías en Punta de Piedras, sin nombrar a la santa, en una fiesta de Nuestra Señora de Las Mercedes. Él fue el invitado de lujo, puesto que sus interpretaciones ocupaban el primer lugar en el hit parade en las emisoras del oriente del país. Su galillo parecía no descansar, estremeciendo públicos con jotas y malagueñas.

   Esa noche en el templete puntapiedrero la multitud se amontonó a la sombra de una cálida noche, la luna parecía un ojo mirando todo, el beso incesante del oleaje a los barcos viejos comidos de salitre, al viento danzar entre los uveros, a lo lejos las titilantes luces de la isla de Coche como púas refulgiendo el filo de un baile infinito, como en un tazón de plata por los reflejos que viajan desde Araya. Un desfile de grupos y cantantes cumplieron su turno, tejiendo un enjambre de voces cargadas de lo nuestro. El clandestino amigo cerraba la jornada mojada de sudor y cerveza y ron, güisqui a chorros. Entre el gentío destacaba una muchacha de piel dorada como una tarde tierna, ojos de gotas esmeraldinas, su cabellera de rayo halado y cuerpo de ola jadeante dispuesta a dejarse arrastrar a las orillas del brindis amoroso. Sus ojos la miraron queriendo dedicarle todo el celaje de la fortuna de saberla un fruto apetecible. Cuando los aplausos cesaron se le acercó y entre chispasos de deseo se perdieron por entre calles más abajo, hasta la casa de ella.

 _Y tú marido mijá? Preguntó con algo de temor, alcanzando a escuchar solo…

 _No te preocupes está en …lamar.No descansaron hasta la alta madrugada, cuando los cuerpos pedían un reposo. De pronto se escucha una llave que entra en la cerradura. Como disparado por un resorte tiró la ropa por un balcón que da al patio, mientras reclama: no estaba en la mar pues? Ella le respondió te dije en Porlamar, es petejota. Para el escape saltó a una mata de lechosa y dejándose chorrear cayó sentado entre espinas de yaque que protegían a otras de ají para que no se las comieran las gallinas.

*Periodista

@juancho_pey

elblogdepey.blogspot.com 

peyestudio54@gmail.com

peyestudio@hotmail.com


¿Cómo llegamos a esto?

Francisco Olivares

Luego de una hora de cola a las puertas del Bicentanario, la mujer de unos 45 años de edad se preguntó ¿Cómo llegamos a esto? Ella es una profesional y ocupa un cargo gerencial importante en un organismo del Estado. Proviene de una familia con un pasado glorioso en los tiempos de la lucha armada. La ideología marxista familiar, en declive durante 20 años, renació con la llegada de Hugo Chávez al poder y los dos guerrilleros sobrevivientes de la familia desempolvaron sus viejos manuscritos para trabajar como asesores en el gobierno revolucionario.

De allí que la vida profesional de esta heredera del leninismo se desarrolló intentando construir al "hombre nuevo".

Ella se formó como profesional en democracia pero conservó en su memoria las historietas heroicas de sus tíos en los tiempos de la lucha armada. Aunque jamás se tomó la molestia de leer los textos de Lenin o de Trotsky, algunos conceptos quedaron impresos y le sirvieron como insumo para dedicar los últimos años a servir a la Venezuela socialista.

Pero esa trayectoria ilustre no la eximió de tener que aguardar cerca de hora y media para recibir los dos litros de leche, dos kilos de "Harina Pan" y una bolsita de medio kilo de café Imperial; pues su cargo no contempla escoltas que le busquen los productos de primera necesidad.

Le comenta a su compañera de cola que ya no aguanta las piernas y la pesadumbre aumenta cada vez que revisa el celular. ¡El dólar paralelo parece que rebasó los 400 bolívares!

Como buena revolucionaria trata de identificar quiénes pueden ser los bachaqueros que se infiltran en la cola pero resulta difícil, pues solo encuentra rostros que reflejan la misma angustia: "parece que solo están dando dos litros de leche", dice una señora tres puestos más adelante. "Me dijeron que en el Madeirense llegó jabón", dice otra más atrás.

Maduro en cadena nacional acaba de identificar quiénes pudieran ser los promotores del bachaqueo. Señala a los dos partidos políticos más fuertes de la oposición. Se presume que se refiere a Primero Justicia y Voluntad Popular que lograron los primeros lugares en la lista de candidatos al Parlamento. Ahora la "guerra económica" tiene sus promotores y seguramente el Gobierno en dos o tres semanas resolverá el problema de la escasez encarcelando a sus líderes.

Ya algunos miembros del entorno hablan de la corrupción desbocada, de que tal dirigente se ha hecho multimillonario. Miran con recelo la vida en otros países amigos cuando regresan de alguna misión en el exterior y ya algunos de sus compañeros más consecuentes con el "legado" están manoseando la idea de emigrar.

Los analistas ya hablan de hiperinflación y se avizora una especie de "implosión". La esperanza de que se produzca un cambio de rumbo ya no es una opción para estos chavistas ideológicos. Las diarias cadenas de Maduro parecen una radio novela retórica cuyos capítulos no encuentran ningún desenlace.

Después de dos horas invertidas, la gerente regresa a su oficina con un par de bolsas con el producto asignado. No consiguió papel tualé pero vino con dos litros de leche. Quizás la próxima semana logre conseguir el papel. Vuele la mirada a su compañera de oficina y ratifica su inquietud inicial: ¿Cómo llegamos a esto?

Twitter: @folivares10


Los Hombres del Poder 

Víctor Jara 

Mario Valdez 

El 11 de septiembre de 1973, en horas de la mañana, cuando está en pleno desarrollo el Golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende, éste había estado preguntando por el general Pinochet, quien no aparecía; estaba preocupado “por la suerte que le podría estar ocurriendo al pobre Augusto”. Confiaba en su lealtad hasta el último minuto, dos semanas atrás, el 23 de agosto, había nombrado Comandante en Jefe del Ejército. Augusto Pinochet era considerado un militar constitucionalista. Ambicioso, astuto y hermético, de poco hablar, había sustituido al general Carlos Prats, uno de los hombres de más confianza del presidente. Pero a Prats, lo habían convertido en un objetivo, los adversarios y opositores al gobierno centraron en él una campaña de descredito, había perdido el apoyo de las cúpulas militares; no aguantó la presión de los sectores civiles opositores al gobierno de la Unidad Popular, de la ultraderecha tales como: Patria y Libertad (que intensificó acciones terroristas y de sabotaje) y Democracia Cristiana, además de medios de comunicación (El Mercurio y Las Últimas Noticias), estaban conjurados y fraguaron el Golpe. Augusto Pinochet se dio cuenta que el viento soplaba a favor del golpe y que el gobierno estaba caído, no titubeó para aprovechar esa oportunidad histórica y se puso al frente del movimiento golpista. 

El Golpe 

Ese 11 de septiembre de 1973, Víctor Jara tenía previsto cantar en el Campus de la Universidad Técnica del Estado (UTE, hoy Universidad Santiago de Chile). Y en ese acto el presidente Salvador Allende iba a llamar a un plebiscito para que fuera el pueblo quien decidiera si seguía o no en el poder. Ante la situación política planteada, entendía que “era la única solución democrática para evitar el Golpe de Estado o la guerra civil”. Así mismo, estaba consciente que el país, desde hacía meses, vivía una situación de estrés, una angustia y una tensión colectiva ante el rumor de “El Golpe”, que se veía como algo imparable. Por eso el gobierno había organizado esa actividad en la UTE. Que estaba previsto para las 12 del mediodía, a las 11, una hora antes, Víctor Jara había entrado a la UTE, con su inseparable guitarra y sus acompañantes. Cuando un camarada le preguntó si sabía lo que estaba sucediendo, le dijo que sí, que había oído en Radio Magallanes “que había ir a sus puestos de trabajo y como yo soy el Director de Teatro, acá estoy”.

La universidad estaba en ebullición. Ni el presidente Salvador Allende, ni su equipo de seguridad y mucho menos los profesores organizadores del evento universitario imaginaron que el llamado a plebiscito sería el detonante que aceleró el Golpe. Ese día, los militares ocupan y rodean el recinto universitario; a las 2 de la tarde los golpistas anuncian el toque de queda. Adentro habían cerca de 600 personas entre académicos, estudiantes y trabajadores (todos decidieron quedarse dentro del recinto universitario incluido Víctor Jara). 

El Estadio Chile 

En la madrugada del 12 septiembre de 1973, los militares a punta de balazos y bayonetas toman por asalto la UTE, a golpes y empujones los suben en los autobuses y se los llevan al Estadio Chile. Con la mala suerte para Víctor Jara, que un militar cara pintada con metralleta terciada y granadas colgando en su cuello, con pistola y cuchillo en su cinturón lo reconoció y se ensañó con él, comenzó a vejarlo, a darle empujones, patadas y escupitajos. El cantante se mantuvo inmutable, su firmeza y la soberbia irritaba al oficial que apodado “El Príncipe”.

Los testimonios que a continuación narraré son hechos que no deben repetirse más; la dignidad de los hombres y los derechos humanos deben respetarse. Relata el abogado Boris Navia, testigo de excepción porque se encontraba detenido en el estadio con Víctor Jara, que el militar que lo reconoció “lo golpeaba una y otra vez. En el cuerpo, la cabeza, descargando con furia las patadas. Casi le estalla un ojo. Nunca olvidaré el ruido de esa bota. Víctor sonreía. Él siempre sonreía, tenía un rostro sonriente, y eso descomponía al facho. De repente, el oficial desenfundó la pistola. Pensé que lo iba a matar. Siguió golpeándolo con el cañón de arma. Le rompió la cabeza y el rostro de Víctor quedó cubierto por la sangre que bajaba desde su frente”. Igualmente relata el periodista Sergio Gutiérrez, que también se encontraba detenido, que cuando vio a Jara no lo reconoció, “tenía numerosos hematomas en los pómulos, se notaba pálido, muy débil. Su mirada estaba perdida”. Apenas pudo reconocerlo, lo saludó y le preguntó como estaba, a lo que Víctor Jara le respondió: “Mira mis manos…mira mis manos… me las machacaron para que nunca volviera a tocar la guitarra…, le contestó el cantante. Gutiérrez recordó que “sus manos, esas milagrosas manos cuyos dedos deleitaban a millares de trabajadores e intelectuales al pulsar las cuerdas de la guitarra para acompañar sus canciones de protesta y esperanza, ya no eran tales. Estaban hinchadas y parecían tener un solo dedo, gordo y recubierto de sangre. Las pocas uñas que le quedaban estaban negras en su totalidad. Eran las manos más golpeadas que había visto en mi vida”.

Víctor Jara se encontraba todo maltrecho en un rincón del estadio recibiendo ánimo de los otros detenidos; de pronto llegan dos soldados y comienzan a darle una golpiza más brutal que las anteriores; le dan con furia con la culata de los fusiles. Dos veces alcanza a levantarse, herido, ensangrentado; lo único que le queda vivo es la mirada. La tranquilidad que emanaba de los ojos de Víctor Jara, enfurece a sus cancerberos quienes les gritan histéricos y le daban con todo, hasta puños; les enfurecía que esa masa de carne amoratada, tuviera el valor de seguir retándolos. Cayó, no volvió a levantarse, fue la última vez que vieron con vida al cantante del pueblo. Le cortaron las manos. 

Su vida 

Nació el 28 de septiembre de 1932, en el pueblo de San Ignacio, (región del Biobio, provincia de Nuble al Sur de Chile, es una zona lluviosa, de fallas geológicas y de terremotos). En el seno de una familia de campesinos inquilinos de una granjita, amantes del folklore: su padre Manuel Jara, pasaba todo el día en el campo y su madre, Amanda Martínez (Sur de Chile), atendía las labores de la casa y a cuatro hijos más, tocaba guitarra y cantaba, ella es quien estimula y enseña a Víctor a tocar la guitarra y le enseña canciones chilenas.

Su niñez fue muy dura, tuvo que trabajar el campo para ayudar la familia, que al tiempo se trasladó la familia a Lonquén un pueblo cercano a la capital. Su juventud transcurrió en el pueblo de Nogales, en Santiago; allí va al colegio y a una escuela popular de música. En 1957, se incorpora a u conjunto de cantos y danzas, ahí conoce a Violeta Parra, quien lo anima a seguir Cantando. En 1961, es director artístico del conjunto “Cuncumen”, viaja por Holanda, Francia, Checoeslovaquia, La Unión Soviética, Polonia, Bulgaria y Rumania. Desde ese momento se hizo un hombre del mundo. Fue un músico, cantautor, profesor, director de teatro, activista político y militante del Partido Comunista de Chile.  La figura de Víctor Jara es un referente internacional de la canción protesta y de cantautor, y uno de los artistas más emblemáticos del movimiento músico-social llamado «Nueva Canción Chilena». Murió el 16 de septiembre de 1973. 

La Justicia y los Derechos Humanos 

En 2007 comienza una investigación sobre el asesinato de Víctor Jara, destinada a determinar las responsabilidades penales sobre los hechos cometidos. En 2012, un Juez Especial de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vásquez, dictó Resolución de Enjuiciamiento contra los siete militares que en esa fecha estaban a cargo de los prisioneros confinados en el Estadio Chile. Fueron encausados como autores del homicidio Pedro Barrientos Núñez y Hugo Sánchez Marmonti y como cómplices Roberto Souper Onfray, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi El Príncipe), Nelson Hasse Mazzei y Luis Bethke Wulf. En 1990, Pedro Barrientos Núñez fijó su residencia en Estados Unidos y en el momento de la encausación seguía viviendo en ese país, por lo que el juez ordenó la captura internacional. Los delitos de Lesa Humanidad y contra Los Derechos Humanos son Imprescriptibles, No Prescriben. Los gobernantes deben respetar la integridad de los Ciudadanos.

marioevaldez@gmail.com / @marioevaldez


Al maestro Alexis Márquez 

Luis Xavier Grisanti 

Alexis Márquez Rodríguez (1931-2015) nació en Sabaneta de Barinas cuando el Gral. Juan Vicente Gómez cumplía 23 años en el poder. Venezuela estrenaba su primera bonanza petrolera durante los años 20 del siglo pasado. Desde 1926 el petróleo había desplazado a la agricultura como principal componente del producto nacional; pero todavía más del 70% de la población vivía en zonas rurales.

La aguda inteligencia y la madurez temprana del joven Alexis le ayudaron a comprender la transición democrática iniciada por dos generales civilistas: Eleazar López Contreras e Isaías Medina Angarita. Sus padres le inculcaron la vocación por el estudio y la cultura. Como estudiante presenció la primera elección por voto universal, directo y secreto de un presidente de la República: Rómulo Gallegos (1947); pero una conjura militar dio al traste con aquel naciente ensayo democrático.

Como casi todos los jóvenes de su generación, Alexis Márquez se decantó por los ideales de la libertad y la democracia. Se graduó de profesor de Castellano y Literatura en el venerable Instituto Pedagógico de Caracas. Combatió con heroísmo la dictadura de Pérez Jiménez. Se recibió como abogado en la Universidad Central de Venezuela. Ya para entonces había adquirido sólido reconocimiento como crítico literario y especialista en la obra de Alejo Carpentier y Alberto Arvelo Torrealba. Su vasta obra le valió la elevación a la Academia Nacional de la Lengua.

La restauración democrática del 23 de enero de 1958 permitió que jóvenes como él dieran lo mejor de sí para educar a varias generaciones en los valores universales de la tolerancia, el pluralismo ideológico, el respeto por la opinión ajena, el ejercicio de las virtudes republicanas, el cultivo del saber y el amor por la cultura y las artes. Sólo la educación hará libre a Venezuela.

Alexis Márquez Rodríguez fue un pedagogo comprometido con la justicia social en Venezuela, un educador que no dio tregua a la improvisación ni a la mediocridad, un humanista consagrado a la exaltación de la ética como norma de conducta ciudadana y un ser humano de intachable proceder en su virtuosa vida pública y privada. Venezuela pierde a uno de sus mejores hombres. Y éste, su alumno de bachillerato, a su más admirado maestro.

@lxgrisanti


La pura verdad 

A votar muchachos 

Aureliano Buendía 

Se cayeron de una mata, contrario a lo que pensaban, las primarias de la oposición fueron todo un éxito a pesar de la controversia que despertó el proceso, de no haber contado con la cooperación del CNE, a pesar de que el organismo quiso enredar el proceso, a pesar de los oscuros vaticinios de un gobierno más preocupado en mentir que en resolver los problemas y volver con sus promesas ya gastadas de tanto ser incumplidas y de la hostilidad que a cada paso y en todo momento ejerce contra los votantes. En Porlamar este domingo quienes pasamos todo el día haciendo la cola necesaria para ejercer nuestro voto, vivimos una fiesta muy hermosa amenizada por un pueblo que sencillamente quería votar. Y cuando digo pueblo es porque lo que allí había era puro pueblo. Soy un habitante de Bella Vista y los conozco. Conozco sus rostros, su integridad y también su paciencia llena de pacífica protesta cuando lo obligan a hacer unas colas humillantes para comprar con mucha dificultad los bienes más esenciales, son los mismos que temen por la inseguridad, que están enfadados por la escasez, por una moneda que no vale nada, por un costo de la vida que lo asfixia, los mismos que una vez tuvieron esperanzas y que gracias a tanto incumplimiento, tanta promesa falsa y tanta mentira, ahora miran de manera firme hacia los caminos del cambio. Esa gente con las que intercambio cada día el saludo de toda hora, las mismas que antes gritaban otras consignas, estaban el domingo allí al pie del cañón, con la dignidad de los ciudadanos que salen a defender sus derechos y a levantar su voz por un cambio. Estaban allí a conciencia de que su voto tiene un valor y que con ese acto estaban lanzando una advertencia a quienes osaron engañarlos y pretenden mantenerlos en el engaño. Este cronista los escuchó durante todo el día, sus quejas eran las mismas, su rabia era la misma y su fe en el futuro también era la misma. A uno de ellos le escuché decir, los que estamos aquí no tenemos miedo, y al decir esto tuvo como respuesta un coro de voces que dijeron lo mismo. Una señora amiga, vendedora de empanadas dijo: hay personas que en la desesperación creada por tanto abuso de poder nos pregunta cuándo vamos a gritar Basta, y nosotros, por ahora, preferimos este camino del voto que también es una manera de gritar basta. Vaya y pregúntele a este gentío por qué está aquí y verá que le dirán que votan contra la corrupción, contra la inseguridad, que votan por mayor y mejor eficiencia, que votan contra la mentira y el engaño y que votan contra los abusos de poder y sobre todo votan porque quieren llevar a la AN a una mayoría parlamentaria que le ponga el cascabel al gato. Aquí nadie se está chupando el dedo señor. Aquí hay una conciencia democrática íntegra en lucha plena contra este comunismo que nos está llevando a la ruina total. ¿Sabe usted lo que hicieron este domingo con toda la intención de distraer al pueblo? Llevaron los pañales a los mercados. Y qué hicimos nosotros, fuimos a buscarlos y nos vinimos con los pañales a votar. Amigo mío hasta aquí llegaron las promesas y los engaños, el pueblo no se la cala más. Esa es la pura verdad.


Socavan a la República 

Rafael Bayed 

El oscurantismo en que vive el pueblo venezolanos gracias, al socialismo del siglo XXI etiquetado en teoría como socialcomunismo, no es más, que un marketing, usado y abusado por los que detentan el poder, para darle rienda suelta a sus frustraciones sociales, profesionales, y económicas. El extremo de esta situación, es que hasta la disidencia se convirtió en oficialista, oímos algunos dirigentes a negarse rotundamente en hacer concentraciones de protestas por lo que acontece.

Desde un inicio, la política de estos delincuentes que detentan el poder, es estigmatizar todo, y así tener la forma de ir poco a poco eliminando instituciones y creando el caos, para el advenimiento definitivo, del nuevo “salvador” de la patria, otro mecías, que sustituirá al ilegitimo e ilegal.

Socavaron las bases morales de la familia venezolana, ahora, lo importante es tener dinero y posición, roben, cojan lo que no es de ustedes, no respeten, odien, anhelen lo que no es de ustedes, exhíbanse.

Hoy el narcotráfico, la legitimación de capitales, la corrupción desmedida y la expoliación, son las nuevas herramientas de la economía del régimen, con complicidad de algunos jefes de la disidencia, empresarios y banqueros inmorales, comerciantes sin escrúpulos.

Mercenarios politiqueros, con métodos fascistas tomaron posición de las instituciones, aprovechando la debilidad de la democracia.

Hoy tenemos un régimen parásito donde la irresponsabilidad e inmoralidad de quienes ejercen funciones públicas están al margen de la probidad; la deshonestidad e ineptitud que son bandera de la supuesta revolución. Nadie asume la responsabilidad de lo que acontece.

La degeneración de la conducta pública de quienes detentan el poder ya no tiene límites, con el enriquecimiento ilícito y burdo, controlan la mayoría de los medios de comunicación, usan cualquier medio para arrodillar a los dueños de medios y a quienes laboran en ellos que no se presten a sus vagabunderías. Control absoluto del Poder Judicial. Controlan la mayoría de las instituciones financieras, para sus gestiones nada ortodoxas. El desarrollo de grandes edificaciones, y la operatividad financiera de los mismos, son acciones viejísimas de legitimación de capitales que hoy merman la base de la República.

Los discursos populistas incentivadores, de la anarquía y el descontrol social, son hechos puntuales del ennegrecimiento de la finalidad de la democracia.

Armaron con toda clase de artefactos a delincuentes y los llamaron colectivos y todo para intimidar y amedrentar a la población, y tenerla sumisa, ahora no pueden controlar a los escudos delictivos de la banda que detenta el poder, también ellos son víctimas de sus acciones.

Todavía hay quienes sostienen la necesidad de diálogo con el régimen, al igual que ellos, no tienen vergüenza.

rbayed@gmail.com


Ganó el voto comprado, perdió el voto decente

Manuel Millán R.

Fue un hecho bochornoso el cometido por algunos funcionarios públicos que, sin importarle la legislación que rige tanto el acto electoral como el manejo de los recursos que son del pueblo, empañaron las elecciones primarias de la oposición al convertirlo en vulgar escenario donde la corrupción resulto la ganadora. Hay quienes estiman que en tan perversa acción algunas alcaldías dilapidaron veinte millones de bolívares en la compra de votos, acción reprobable, que con urgencia debe ser investigada y sancionada antes de que el CNE por fin decida cuando serán las parlamentarias.

Es obligante que las autoridades dejen de hacerse los locos, con el cuento de que se le presenten pruebas cuando el gobierno sabe que eso ocurrió, que fue cierto y visto por innumerables ciudadanos. Su respuesta ante situación tan grosera y perjudicial para la democracia, es actuar, incluso por noticia criminis, salvo que lo frente el hecho, igualmente cierto, de que tal clase de reprobable acción en el seno del oficialismo es ya una costumbre.

La compra de votos quedó probada. Los chequeos de entregaban en las casas, en las oficinas, en la calle. La paca de billetes igual. Hasta en las propias colas de votantes. La presencia, masiva, de gente en los bancos, los días miércoles, jueves y viernes, igual que en las alcaldías, constituyó asunto muy notorio, que casi hacen colapsar el sistema. Es una lástima lo sucedido, porque refleja que si no es a punta de real no se gana y queda la duda, perjudicial y peligrosa, que desmerita la victoria de los que resultaron de este modio elegidos. Una clara manera que permitirá afirmar al que lo entristece un acto tan vulgar como el sucedido el domingo 17, que su voto no valió nada y fue el billete el que decidió los resultados.

La democracia, de la cual entre otros pecados le adjuntan la de ser muy débil, no puede perfeccionarse mientras la sociedad no se cuadre, inamovible, ante las autoridades y le exijan, hasta lograrlo, que practicas tales deban ser totalmente excluidas de la política venezolana. Por tanto, investigar hasta lo más profundo lo ocurrido, es una obligación de las autoridades llámese Fiscalía General o Gobernación, y la propia Mesa de la Unidad Democrática, en cuanto a Nueva Esparta se refiere. La gente decente, responsable y verdaderamente preocupada por el inmediato devenir de la democracia lo demanda.

Se pedimento tiene que ser atendido para que quienes ganaron no pasen a la historia como culpables, directa o indirectamente, de lo que constituyó un gigantesco asalto al tesoro municipal. Por el contrario, tienen la obligación de demostrar que ganaron su nominación de manera transparente. No hacerlo pudiera ser interpretado como aceptación de lo ocurrido.


LA PURA VERDAD

Aprendemos o fallecemos

Aureliano Buendía 

Después de esta ya larga noche de consecutivas desgracias, algo ha quedado de la experiencia del pasado domingo 17 de Mayo, fecha en que se llevaron a efecto las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad para elegir candidatos a diputados en las elecciones parlamentarias a celebrarse cercano el fin del año. Puede probablemente afirmarse sin reservas que hay verdadero olor a libertad; que perseguiremos esa libertad hasta donde se nos esconda el vocablo, aún cuando a pesar de todo y de pocos, ser libre significa hoy en Venezuela, una cosa muy distinta al referente traducido en Chile, Panamá, ColombIa, Estados Unidos y España entre otros,  como ejemplos donde se respetan las reformas sociales y se actúa considerando las políticas de avanzada.

Tomemos a nuestra prodigiosa y actualmente maltratada isla Margarita como ejemplo, donde ya nada queda por perder. Puedo adelantarles que entre las novedades en puerta, tendremos en lo inmediato el precio de un kilo de carne de res en Bs. 800,oo; un descomunal  pero inevitable despido de trabajadores que serán cesanteados por el ya efectivo e inevitable cierre del Puerto Libre y la desaparición casi absoluta del turismo, que nos permitió durante muchos años ser la Perla del Caribe. Naturalmente, los hoteles igualmente desaparecerán porque no tendrá sentido mantener abiertas unas instalaciones inservibles en esta época de “revolución bonita”, ya que, comenzando por Corpoelec, impide usar la indispensable energía para un desarrollo que no es tal, pero que cobrado el kilovatio en cinco veces su valor anterior, permite esa inservible burocracia, que nos reúne con el excelente sol iluminando y dorando cuerpos en las colas callejeras de San Lorenzo, para consentir un servicio que hoy es peor que hace 10 años.

No hablemos del puerto y aeropuerto. En breve serán museos de la cuarta que nos evocarán aquella época de felicidad y libertad que sin saberlo disfrutamos. En breve sólo nadando podremos abandonar la isla y como alternativa aérea también se impondrán los globos inflados con helio. Proseguirán nuestras mujeres en lo general, haciendo colas por un mendrugo de pan y como ya no quedan dólares que hurtar, algunas sociedades de compasivas naciones harán colectas mundiales para asistir las necesidades de nuestros niños y enfermos, muchos de ellos para entonces fallecidos por la ausencia de atención y medicinas.

Esto nos enseñará, porque de no aprender así, jamás lo haremos, que finalizó el tiempo de la gran aventura de la Revolución Bonita, del Mar de la Felicidad, de las Ideologías, que negando la existencia de la inteligencia humana, fabricó una guerra ideológica que dejó la leyenda de Alí Babá, como el niño bobo que pretende estudiar inglés en Moscú, lapso durante el cual se robaron, con la complicidad total de quienes hoy ni recuerdan el tema, el más abultado tesoro de fondos públicos que país alguno haya dispuesto en el planeta.

Hubo, en Venezuela y concretamente en Nueva Esparta, políticos como Morel Rodríguez Avila, con un mensaje antidogmático, con el análisis sereno de ideas y las motivaciones que permitieron en Venezuela los desvíos y consecuencias del horror que ocurría y aún pasa. Morel ha tenido durante toda su trayectoria una certera forma de plantearnos la desgraciada realidad vivida. Ha sido un político de alertas permanentes, fundamentalmente en lo relativo al fracaso ideológico y a la mala yunta cubana que ha sorvido y aún lo hace, los recursos que son de los venezolanos. Morel no es, desde luego, un optimista. Ha sido un analista permanente y reflexivo sobre las insalvables contradicciones de la ideología dominante. Esta conducta Morel aún la mantiene como un aporte de democracia unitaria por un renovado pensamiento social y político de un modelo humano progresista.

El problema de Venezuela y de Nueva Esparta se centra en la conformación de un hombre nuevo, apartado de desviaciones deshonrosas, la anarquía y el marxismo. Las bases para ese renovado ser humano y sus posibilidades,  están en el actual debate colectivo. ¡Esta es la Pura Verdad!.-


Aprendemos o fallecemos 

Después de esta ya larga noche de consecutivas desgracias, algo ha quedado de la experiencia del pasado domingo 17 de Mayo, fecha en que se llevaron a efecto las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad para elegir candidatos a diputados en las elecciones parlamentarias a celebrarse cercano el fin del año. Puede probablemente afirmarse sin reservas que hay verdadero olor a libertad; que perseguiremos esa libertad hasta donde se nos esconda el vocablo, aún cuando a pesar de todo y de pocos, ser libre significa hoy en Venezuela, una cosa muy distinta al referente traducido en Chile, Panamá, ColombIa, Estados Unidos y España entre otros,  como ejemplos donde se respetan las reformas sociales y se actúa considerando las políticas de avanzada.

Tomemos a nuestra prodigiosa y actualmente maltratada isla Margarita como ejemplo, donde ya nada queda por perder. Puedo adelantarles que entre las novedades en puerta, tendremos en lo inmediato el precio de un kilo de carne de res en Bs. 800,oo; un descomunal  pero inevitable despido de trabajadores que serán cesanteados por el ya efectivo e inevitable cierre del Puerto Libre y la desaparición casi absoluta del turismo, que nos permitió durante muchos años ser la Perla del Caribe. Naturalmente, los hoteles igualmente desaparecerán porque no tendrá sentido mantener abiertas unas instalaciones inservibles en esta época de “revolución bonita”, ya que, comenzando por Corpoelec, impide usar la indispensable energía para un desarrollo que no es tal, pero que cobrado el kilovatio en cinco veces su valor anterior, permite esa inservible burocracia, que nos reúne con el excelente sol iluminando y dorando cuerpos en las colas callejeras de San Lorenzo, para consentir un servicio que hoy es peor que hace 10 años.

No hablemos del puerto y aeropuerto. En breve serán museos de la cuarta que nos evocarán aquella época de felicidad y libertad que sin saberlo disfrutamos. En breve sólo nadando podremos abandonar la isla y como alternativa aérea también se impondrán los globos inflados con helio. Proseguirán nuestras mujeres en lo general, haciendo colas por un mendrugo de pan y como ya no quedan dólares que hurtar, algunas sociedades de compasivas naciones harán colectas mundiales para asistir las necesidades de nuestros niños y enfermos, muchos de ellos para entonces fallecidos por la ausencia de atención y medicinas.

Esto nos enseñará, porque de no aprender así, jamás lo haremos, que finalizó el tiempo de la gran aventura de la Revolución Bonita, del Mar de la Felicidad, de las Ideologías, que negando la existencia de la inteligencia humana, fabricó una guerra ideológica que dejó la leyenda de Alí Babá, como el niño bobo que pretende estudiar inglés en Moscú, lapso durante el cual se robaron, con la complicidad total de quienes hoy ni recuerdan el tema, el más abultado tesoro de fondos públicos que país alguno haya dispuesto en el planeta.

Hubo, en Venezuela y concretamente en Nueva Esparta, políticos como Morel Rodríguez Avila, con un mensaje antidogmático, con el análisis sereno de ideas y las motivaciones que permitieron en Venezuela los desvíos y consecuencias del horror que ocurría y aún pasa. Morel ha tenido durante toda su trayectoria una certera forma de plantearnos la desgraciada realidad vivida. Ha sido un político de alertas permanentes, fundamentalmente en lo relativo al fracaso ideológico y a la mala yunta cubana que ha sorvido y aún lo hace, los recursos que son de los venezolanos. Morel no es, desde luego, un optimista. Ha sido un analista permanente y reflexivo sobre las insalvables contradicciones de la ideología dominante. Esta conducta Morel aún la mantiene como un aporte de democracia unitaria por un renovado pensamiento social y político de un modelo humano progresista.

El problema de Venezuela y de Nueva Esparta se centra en la conformación de un hombre nuevo, apartado de desviaciones deshonrosas, la anarquía y el marxismo. Las bases para ese renovado ser humano y sus posibilidades,  están en el actual debate colectivo. ¡Esta es la Pura Verdad!.-

LA PURA VERDAD

Venezuela está primero

Aureliano Buendía

Cuando las brújulas se desorientan y la embarcaciones andan a la deriva y se mueven son conducción al vaivén del oleaje, siempre salen a flote las palabras sabias de los viejos pescadores a poner orden en la tormenta. En esta Venezuela conflictiva, estimulados sus desencuentros desde un poder que es prepotente y se cree y se siente incontenible e ilimitado, capaz de agitar las aguas y sacudir con mayor fuerza los vientos del huracán, hay voces que llaman a la reflexión y tratan de poner la palabra justa en su sitio para que todos la veamos mejor ya pensemos mejor. Y digo esto ante el llamado de atención de Morel Rodríguez Ávila, en momentos en  que el insulto y la descalificación parecen ser el texto y el subtexto único del  mayor responsable  de nuestra desgracia como país, que no es otro que el ineficiente gobierno nacional que no cesa de utilizar el lenguaje del odio, de la descalificación y de la envidia que lo han caracterizado a los largo de estos tres lustros que mantienen a un pueblo todo entre penurias y calamidades que cobran vidas y alimentan en grado sumo la desesperanza.  El odio fue siempre el hecho dominante en el lenguaje de las autocracias, las dictaduras y los gobiernos totalitarios. Dividir a la población entre los que están conmigo, que supuestamente son los buenos, y los que no lo están que son los malos,  es una de las principales misiones de toda tiranía y peor aún si estas son pretendidamente ideológicas, y hacerlo a punta de mentiras degradando de paso el lenguaje, ha sido una constante en estos largos años de neo dictadura en Venezuela con el perverso propósito no solo de dividir a los venezolanos, sino de dañar y desprestigiar a la democracia como forma de gobierno y con ello poner en estado de sitio a la libertad. De allí que el exhorto que hace Morel a la dirigencia política oficialista para que utilice un lenguaje de altura con el cual dirimir diferencias y encontrar soluciones, cuente con el apoyo incondicional de todos aquellos ciudadanos que queremos un diálogo como él mismo Morel lo pide de manera expresa “sereno, educado, positivo, lleno de civismo, alentador y constructivo” única manera de salvar a Venezuela y empinarse por encima de las dificultades.  Esa afirma el líder neoespartano, es la mejor vía a para lograr el rescate de la democracia  y con ella de la libertad. Una vez más la ponderación, el sentido común puesto al servicio de las grandes causas como es costumbre en Morel  viene a hacer reflexionar sobre un tema tan crucial para el mejor entendimiento como es   el corrompido lenguaje oficial de  la política que en nada contribuye ni a la paz, ni a la democracia y menos aún a la libertad. Persistir en la ofensa permanente como lo hace la cúpula en ejercicio fascista del poder, es el más grave error que se pueda  cometer. Un leguaje así solo puede llevar a fatales desenlaces.

Esa es la Pura Verdad.


El vuelo del búho 

En avión ni muerto 

Juan José Prieto Lárez* 

Antonio Alfaro nunca montó en avión porque sufría de mareos. Se tonteaba con solo verlos. Por eso siempre viajaba en autobús a cualquier parte del país, ni siquiera en momentos de urgencia familiar fue capaz de subir a un jet. Siendo un hombrecito se fue a Caracas a buscar fortuna. Tenía un contacto vergatario con un primo que trabajaba en la Universidad Central de Venezuela, allá le llegó con su miedo a las alturas. El cargo propicio fue el de mensajero. Craso error, porque Toño no subía en ascensor.

   Tenía las piernas batatúas de tanto subir escaleras por no hacerlo en aquellas cajas metálicas frías que se bamboleban como piñatas por falta de mantenimiento. Por la estrecha relación entre la escuela de Economía con entidades bancarias, Toño debía llevar correspondencias al Banco Central, ya eso le tomaba todo el día porque se paraba a preguntar a todo el que llegaba para qué piso iba, si acertaba con la oficina de la encomienda pedía el favor de llevarla porque él se mareaba. Se puede decir después de tantos años, que Toño no conoció un edificio más arriba de planta baja. Jamás sintió curiosidad por subir al Ávila. Ni a balazos.

   Lo conocí por aquellos años, y sin reserva alguna echaba el cuento de sus vértigos, a lo más alto que llego es el del chinchorro, contaba. Luego de veinticinco años la jubilación era inminente, pero dos días después de lograrlo un infarto puso fin a su vida. Murió en la misma pensión que llegó el primer día en La Candelaria. Como suele suceder, amigos y familiares dispusieron de su tiempo para atender los enredos que estas situaciones traen consigo. El traslado del cadáver debía hacer en avión hasta Margarita, así lo hicieron conocer a su familia más allegada.

   Todo estuvo punto hasta llegar el féretro a Maiquetía, justo en ese momento se inició una huelga de controladores aéreos con amenaza de alargarla por cuarenta y ocho horas. Pero en Margarita esperaban por cuerpo de Toño en treinta y cinco minutos. La funeraria convino para llevarlo por carretera hasta Puerto La Cruz, lo que significaba un día más y el reloj andando. El carro funerario llegó cuando el ferry acababa de zarpar, el próximo salía en la tarde, es decir que el fallecido arribaría a la isla con la noche avanzada. En Punta de Piedras la familia se angustiaba por tantas calamidades. Alguien se atrevió a soltar una chispa de humor para apaciguar la ansiedad: ¡Coño Toño ni siquiera muerto de atreviste a subir a un avión, siempre te gusto viajar en roling!


¿Dolarización?

Luis Vicente León

Tiene sentido la dolarización? Siempre he sido escéptico sobre la capacidad de esa medida para resolver nuestros desequilibrios económicos. No porque sea una propuesta absurda y mucho menos primitiva. Es seria y merece ser discutida. Tiene bondades tentadoras, como evitar la creación de dinero de monopolio del BCV para cubrir el hueco fiscal, principal fuente de la inflación. Sin embargo, la dolarización no es tan simple en economías de ingresos volátiles como las petroleras, y el problema es adaptar la economía a caídas y subidas abruptas del ingreso en dólares sin que las autoridades monetarias puedan intervenir positivamente. Usted dirá, con razón, que la acción del BCV ha sido más bien negativa, pero que no haya actuado adecuadamente no cambia el hecho que hay momentos en que su acción es vital para evitar crisis mayores y no siempre la mejor idea es castrarlo porque hoy se porta mal. Ahora, si bien no soy un propulsor de la dolarización, comparar esa posibilidad con el modelo de control e intervencionismo extremo actual es como comparar una Punta Black Angus con una pieza de Chocozuela.

Pero no me quiero pegar con el análisis de la dolarización porque esa no es la ruta que veremos en este gobierno. Eso no está planteado. la comparación no es entre el mundo normal y la segmentación, sino entre no tener nada y tener algo parcial en los que unos operarán exclusivamente en moneda extranjera y otros en moneda local. Es en realidad la conformación de una economía dual. La razón es que el gobierno no puede garantizar divisas a esos sectores, que no considera esenciales, y estos no están dispuestos a seguir operando sin recibir divisas. El resultado lo hemos visto ya en el caso de las aerolíneas, los licores y los carros y repuestos, entre otros. ¿Cómo se resolvió parcialmente el tema de los pasajes al exterior? Cuando las aerolíneas comenzaron a cobrar pasajes en dólares. ¿Cuándo se consiguen licores? Cuando los importadores deciden traer productos con sus divisas y venderlas a precios de reposición en dólares. Finalmente, en el tema de los carros lo que se está viendo es la formalización de otra segmentación, pero esta vez con acuerdos explícitos, públicos, privados, que permitirá las operaciones de venta de carros en dólares, generando ahorros de divisas e impuestos en moneda extranjera.

Podríamos evaluar los elementos negativos y positivos de estas segmentaciones. Es fácil privilegiar el tema de que en estos segmentos no hay acceso a quienes no tengan divisas. Es posible dedicarle un artículo sólo a explicar cómo esta segmentación no resuelve el problema de fondo que ocasiona el control de cambio y precios y explica porque no hay divisas para todos los sectores y para garantizar la producción en moneda local. O la discriminación que esto representa con los venezolanos sin acceso a divisas o a los otros sectores que, sin recibir tampoco dólares oficiales, no tienen el derecho de cambiar su operación completa a dólares. Pero por encima de todas esas críticas interesantes de debatir, prefiero ir al punto central. Considerando que el modelo de control primitivo que origina la crisis no va a cambiar, sin esa segmentación no habría pasajes para nadie, si no se pueden pagar en dólares. No habría bebidas en el mercado porque nadie las traería pagando en dólares para vender en bolívares que no pueden convertir. Y sin esa decisión prevista en el sector automotriz, no volveremos a ver un carro nuevo sino en fotos, sin hablar de la pérdida de empleos e impuestos que sería inevitable. Entonces la comparación no es entre el mundo normal y la segmentación, sino entre no tener nada y tener algo parcial. Esta vez entre carne mechada y nada.

@luisvicenteleon


Dólar Ford

Alejandro J. Sucre

Ford podrá vender sus vehículos en Venezuela en dólares. Yo celebro esa decisión ya que puede significar un comienzo a algo bueno, aún reconociendo que la nueva visión económica del gobierno arranque como una política cambiaria de parches. Sabemos que el gobierno venezolano ve a los empresarios, (esto es a los que no producen y venden sus productos a los precios que impone el Sundde aún sin acceso legal y real a dólares para comprar materias primas), como chupa-sangres, explotadores y promotores de una guerra económica y no como impulsadores del desarrollo económico. Incluso, hasta la decisión del dólar Ford, el gobierno había venido amenazando con confiscar las empresas que no quieran seguir produciendo a precios Sundde y las acusaba de hacer la guerra económica.

Por esa visión tan negativa del papel del empresario en la economía que poseen los dirigentes del Ejecutivo Nacional, el gobierno ha impulsado más fiscalizaciones que nuevos emprendimientos. En lugar de ver en la prensa nacional noticias sobre nuevas empresas, nuevas inversiones, nuevos desarrollos de productos, en los últimos años, lo que leemos es que Sundde realizó en abril 927 fiscalizaciones en Caracas. Observamos que en lugar de aumentar la producción, aumentan las Captahuellas de Mercal, Pdval y Bicentenario y que estarán interconectadas esta semana. Incluso el ministro Osorio informó que pronto se lanzará el sistema de "tarjeta de abastecimiento seguro". Y nombran más la creación de UBCH, consejos comunales, comités de luchas populares, grandes Misiones y el Gran Polo Patriótico para descubrir irregularidades en las empresas existentes junto a Sunagro y Sundde.

Aunque las empresas no produzcan por falta de acceso a dólares legalmente, o por tener precios regulados por debajo de los costos de producción, el revolcón al que se refería el Presidente Maduro dejaba entrever que esos empresarios están detrás de la guerra económica y que la política del gobierno iba a ser que los trabajadores tomaran posesión de las empresas donde laboraban y que el gobierno les iba a inyectar el capital de trabajo para seguir produciendo sin sus dueños. Y todas bajo la coordinación de funcionarios públicos. Incluso, esta política del revolcón hace pensar que los mismos funcionarios públicos que coordinan las miles de empresas deficitarias del Estado, son mejor opción para el país que los empresarios privados que producen empleo y productos.

Una luz

El tema de la venta en dólares de los vehículos Ford en Venezuela cambia esa tendencia. Pareciera que el gobierno sacó cuenta y dijo que es mejor que Ford venda en dólares sus automóviles que el cierre de sus puertas o a que los trabajadores tomen la empresa. Me imagino que algún genio del gobierno se dio cuenta que Ford en manos de sus trabajadores igual iba a cerrar sus puertas ya que sin permitir acceso legal a dólares u obligarlas a vender por debajo del costo, la empresa iba a colapsar. Y resulta curioso que los trabajadores Ford en lugar de clamar para que les entreguen la empresa, solicitasen que les paguen sus sueldos en dólares del Imperio, que es quien promueve la guerra económica.

No es ilógico pensar que el gobierno ha visto que esta situación se parece mucho a la GM y otras ensambladoras. Aplica también a las empresas que producen motos, y todo tipo de vehículos. También esta situación Ford es asimilable por el resto de las industrias del país, especialmente la farmacéutica. Y pareciera que esto también esta pasando con los pasajes aéreos.

A estas alturas, me pregunto, ¿para qué han servido y sirven todos esos decretos de precios justos y todos los organismos contralores, consejos obreros y los Cencoex, los controles de cambio Simadi, Sicad 1 y 2, Cadivi? Por qué no dejar que todo venezolano exporte libremente para pagar en dólares su Ford. Por qué el gobierno no acusa a Ford de guerra económica. Por qué no intenta disminuir el consumo de vehículos y demás rubros de consumo capitalista en lugar de permitir la dolarización. Será que vienen cambios en la política económica hacia una mayor apertura al estilo Cuba. Será que seguiremos el ejemplo de socialismo al estilo boliviano.

@alejandrojsucre


El silencio a la opinión

Luis Daniel Álvarez V.

El 15 de mayo de hace tres años, la comunidad internacional veía con estupor la dantesca imagen del atentado al exministro colombiano Fernando Londoño Hoyos. La fotografía de un hombre ensangrentado, frente a un amasijo de hierros incinerados y la noticia de fallecidos y heridos, algunos que simplemente pasaban por el lugar, perturbó la calma de la mañana santafereña y llevó a los colombianos a recordar experiencias fatídicas que no sólo enlutaron familias, sino a la libertad y la justicia.

El atentado al político no sólo fue una afrenta a las normas elementales de libertad, sino que intentó asesinar a un hombre que desde la radio y la prensa plantea sus ideas, formula sus inquietudes y hace propuestas. Aún más delicado es que Londoño ejerció puestos relevantes en la administración pública y se dedica a la docencia. Por lo tanto, la acción es una afrenta violenta a la libertad de expresión, al ejercicio político y a la enseñanza plural.

Ver la noticia llevó inmediatamente a recordar los crueles atentados a Guillermo Cano Isaza, Luis Carlos Galán, Álvaro Gómez Hurtado, Rodrigo Lara Bonilla, Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo, Jaime Garzón y tantas personas que dieron su vida por poner en primer lugar sus principios y sueños de una mejor sociedad. A diferencia de los anteriores, Londoño logró sobrevivir y siguió adelante con su trabajo, demostrando que pese al terror y el miedo que algunos traten de infundir, una vida al servicio de los valores y la justicia es probablemente la mejor defensa que puede ejercerse, pues los que siembran el terror no lograrán su objetivo de silenciar la verdad y la libertad.

Lamentablemente la situación de la prensa, la política y la academia en la región vive horas aciagas. En algunos lugares no es necesario colocar explosivos contra los vehículos de las personas, pues se recurre a polémicas sanciones impositivas, fortalecimiento de los delitos de opinión y turbios manejos judiciales para imponer una sola forma de ver la realidad, tal como puede ocurrir en Argentina o Bolivia.

Mientras se conmemora un aniversario más del atentado a Fernando Londoño el gobierno colombiano mantiene una serie de conversaciones con organizaciones terroristas para buscar la paz. Entre tanto, las extorsiones, los ataques y los secuestros siguen estando presentes, frente a una actitud poco coherente del gobierno de Juan Manuel Santos. Desafortunadamente, mientras se habla de reconciliación, imágenes como la del martes 15 de mayo de 2012 se están volviendo cada vez más recurrentes, demostrando que a los violentos no les importa la paz.

luisdalvarezva@hotmail.com