PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

OPINIÓN

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Le partió el corazón

La pura verdad 

Morel y las parlamentarias 

Aureliano Buendía 

La tolda oficialista representada en estos momentos por el trío fatídico que forman Cabello, Ameliach y Rodríguez ha declarado que el PSUV ganará las parlamentarias del año 2015 por amplio margen dando así inicio a la creación de una matriz de opinión, según la cual el gobierno es invencible, cosa que la hegemonía comunicacional y la censura a los medios puede lograr, si la MUD no se comporta a la altura de las exigencias. El tema planteado me hace recordar declaraciones de Morel Rodríguez Ávila que fijan su inequívoca posición al respecto. Morel ha sostenido que los candidatos a las parlamentarias como a todo cargo de votación popular deben ser escogidos en primarias por cuanto es el método más democrático que existe y porque es en sí mismo una manera de participación que favorece al voto y combate la abstención que será, sin duda, promovida desde el gobierno y algunos factores de oposición. Pero Morel fue mucho más allá cuando planteó en una entrevista publicada en La Razón meses atrás los grandes retos de la MUD que resumió de la siguiente manera:

“El primero de ellos: mover todos los hilos, dentro de la legislación existente, para lograr garantizarle a los venezolanos que ningún Gobierno pueda, en lo adelante, priorizar lo ideológico sobre los intereses nacionales, certificándose absoluto y total respeto a la pluralidad. El segundo, es atacar la reiterada costumbre del gobierno de violentarlo todo a su favor, para lo cual, la MUD tendrá que endurecer más sus acciones dentro de los límites de la ley. Es bueno señalar que la oposición cumple en extremo con ese principio, que el gobierno ignora  autocráticamente en todas sus acciones. El tercero consiste en permitirle a los partidos, organizaciones y grupos minoritarios, destacar, integrar y acceder a la toma de decisiones dentro de la Mesa. Esta es una acción inaplazable para fortalecer la unidad que tanto se anhela y de la que tanto se habla, pero que entre bastidores, poco se hace para fortalecerla. Y el cuarto es que la MUD está obligada a dar la batalla para introducir de nuevo en la Ley Electoral, de donde fue eliminada por él, con propósitos bien precisos, la representación de las minorías, principio fundamental de nuestra Constitución. Este punto es, según mi personal criterio, una deuda que tenemos con los venezolanos y con la democracia, que estamos obligados a honrar. Estos son temas que demandan colectivamente los militantes de la causa democrática a los cuales estamos obligados a dar respuesta.

Estas reflexiones que hago, son el producto de la constante angustia que personalmente palpo en todos los sectores nacionales, como consecuencia directa del creciente abuso oficial y la amenazante manera que pone en práctica el Gobierno, en su enfermizo intento de permanecer eternamente en el poder y comunizar a Venezuela. La MUD está en la obligación de hacerle entender al Gobierno y su partido que las minorías tienen derechos constitucionales que está obligado a respetar, que los venezolanos rechazamos el chantaje, la persecución y el hostigamiento de un oficialismo que continuamente viola la Constitución con total y absoluta impunidad, para promover e imponer un proyecto probadamente fracasado a nivel mundial como es el comunismo”. Más claro no canta un gallo. Estos reclamos de Morel a la MUD están vigentes y a la espera de respuestas contundentes.

Esa es la pura verdad.


Los Miserables 

Rafael Bayed 

Pasa el tiempo. Qué gran escritor, que gran obra, sin equivocarnos, pasa el tiempo y son los mismos miserables de siempre. Los Miserables. ¿Pero me pregunto que son más los que tienen una vida miserable porque ahí están encajados en sus circunstancias y viven de ella o aquellos que viven de los primeros?

Cuando vemos actuar a estos delincuentes, que se hacen pasar por revolucionarios de las clases populares, mintiendo, expoliando, estafando, usando a la clase pobre que por desgraciados y miserables siempre están a la caza de la ayuda para vivir de la miga, aunque sufran, vemos que los primeros son unos desnaturalizados.

Se creen poderosos, crean vacuna a cualquier miserable que también vive por error de alguna patraña del pasado o presente y están al descubierto.

Han creado grupos de delincuentes que hacen lo que les viene en gana, los vemos matraqueando a quien sea, a cualquiera y no pasa nada porque saben que todo es un círculo vicioso.

Es impresionante cuando las cabezas de la delincuencia, fanfarronean de honestidad y culpan a la disidencia de supuestos actos indebidos.

Cuando se les increpa, la respuesta es: pruebe lo que dice, claro como controlan a todos los poderes es imposible, pero es evidente y notorio cuando vemos a donde se mudaron, los vehículos que usan ellos y todos los familiares, con pasaporte diplomático, lo esparnaquean porque creen que tienen privilegio, la mayoría desmorgallados, pero eso sí, miembro de los que detentan el poder, ah y los que andan con una cinta roja y un carnet colgando, identificándolos con la dependencia publica  a la que están adscritos, pues nada, son dueños de la situación y exigen preferencia.

Qué dirían los políticos decentes y demócratas de ayer, y los pocos que quedan hoy, con la postura no solo de los que detentan el poder sino de los hipócritas que viven de lo turbio, sucio y nada claro de la relación entre ellos y el régimen.

Estos hijos de los Castro, han sabido llegarles a los indigentes del poder, de todas las clases sociales.

La nación sumida en un caos, sin la esperanza de volver a su vida democrática donde la libertad y la justicia este equilibrada, sin atropellos ni vandalismo.

Hoy oímos voces de la disidencia llamando al diálogo, y nos ¿preguntamos porque andan con esa insistencia? En reiteradas oportunidades los voceros de la cúpula oficialista descalifican y niegan toda posibilidad de diálogo, quieren un monólogo y a puertas cerradas, donde la disidencia les apruebe sus fechorías y vagabunderías a lo largo de estos 15 años, es decir los legitime, y a cambio les darán uno que otro cargo intrascendente en el desarrollo de la vida republicana, unos dólares para los viajes de relaciones interinstitucionales.

Nada, socialcomunista no cede y opositor oportunista no se esfuerza para restablecer el verdadero Estado de Derecho.

rbayed@gmail.com


Acta de renacimiento de Israel 

Beatriz de Rittigstein 

En un par de días, el 2 de noviembre, se cumplen 97 años de la Declaración Balfour, la carta que en el año 1917, dirigió Arthur James Balfour, entonces ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, a Lord Walter Rothschild, representante del Comité Político Sionista, anunciando la decisión del gobierno inglés de favorecer la instalación de un Hogar Nacional Judío en la zona denominada Palestina, es decir, el territorio original de Israel. La Declaración constituye el primer documento contemporáneo, a nivel oficial e internacional, que rescata el derecho del pueblo judío a restablecer su soberanía en dicho lugar.

Lamentablemente, pese al transcurrir del tiempo y a varios intentos de normalizar las relaciones en esa área geográfica, incluyendo acuerdos de paz con Egipto, Jordania, Marruecos, Túnez y la OLP, creando la Autoridad Nacional Palestina, no se ha avanzado más y en algunos aspectos vemos serios retrocesos en la ruta hacia el pleno reconocimiento de Israel. Por ejemplo, la ANP perdió el control de Gaza y allí gobierna un movimiento extremista, cuyo propósito es la destrucción del Estado judío. O, el mismo Gobierno palestino dirigido por Mahmud Abbas, en vez de negociar con las autoridades israelíes, pretende saltarse esa difícil etapa con la alevosa intención de conseguir la titularidad de un Estado a través de una votación en la ONU.

Desde la gestación de Israel a principios del siglo pasado, éste se vio azotado por guerras y violencia ilimitada, cuya primordial causa se centra en la férrea negativa de los países árabes a convivir con uno judío, rechazando su legalidad. La hostilidad árabe contra los judíos se hace palpable de múltiples formas: con una estrategia diplomática y propagandística; en el comercio internacional con un boicot. Además, se cuentan las constantes amenazas de aniquilamiento, los movimientos que por su constitución llaman a la destrucción de Israel y los grupos radicales islámicos de distintas tendencias, los cuales usan el terrorismo contra objetivos israelíes y judíos alrededor del mundo.

Aun así, hay la esperanza que, en algún momento, los ciudadanos palestinos logren tener líderes que negocien un acuerdo de paz que permita la coexistencia armoniosa por el bienestar y progreso de los pueblos de la región.

bea.rwz@gmail.com


Gran triunfo diplomático 

Alejandro Angulo Fontiveros 

Muy difícilmente puede discutirse que el ingreso de Venezuela al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, es un éxito muy importante para el Gobierno y para el país en general. Éxito porque tal Consejo de Seguridad tiene una inmensa importancia, puesto que tiene como principal finalidad el tratar de impedir las guerras entre las naciones y, desde luego, los países que lo integran es porque de suyo tienen un peso específico que la comunidad internacional le ha reconocido de modo público y notorio al darles su voto para tal ingreso, con lo cual ipso facto obtienen un plus de importancia sobrevenida.

La Diplomacia, cuya elevada finalidad le es atribuida por el Derecho internacional -del cual es principal ejecutora- consiste, nada menos, en afianzar la paz para, como se dijo antes, tratar de conjurar la guerra con medios diplomáticos, que en el fondo son medios jurídicos pues la función diplomática es eminentemente jurídica. Así que la misión esencial de la Diplomacia es propiciar las mejores y más sólidas relaciones entre los Estados para, al unísono, actuar en aras del supremo fin social universal o telos cosmopolita.

La Diplomacia es parte del Derecho de gentes, impulsado por el precursor Hugo Grocio en el siglo XVI con sus obras Mare liberum y Jure belli ac pacis, ya que sin ese noble oriente jurídico era inviable la Diplomacia y sirva como ejemplo el pueblo de Roma, para el cual sólo merecían respeto sus propios ciudadanos, ya que excluyeron de su monumental legislación a los extranjeros, a quienes consideraban bárbaros y así los denominaban. En cambio, con posterioridad, otras naciones (y aun la propia Italia con el satanizado Maquiavelo) dieron un gran aliento civilizatorio y por ejemplo Francia con Talleyrand (1754-1838), Austria con Metternich (1773-1859) y Alemania con Bismarck (1815 a 1898). Sin embargo, el aporte de Francia fue muy especial porque todos los Estados e incluso en su ordenamiento jurídico fueron harto influidos por los principios filosóficos de la Revolución Francesa. En el Derecho público universal hubo de modificarse su postulación y durante toda una centuria alboreó el inmenso progreso de la ciencia jurídica internacional que, sin duda, se debió a la Revolución Francesa.

De acuerdo con la Carta de las NNUU, todos sus miembros se comprometen a acatar las decisiones del Consejo de Seguridad, que les son obligatorias: es el único órgano de las NNUU con esa teórica y enorme autoridad, aunque a veces olímpicamente desconocida. Dicho Consejo tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales. El Consejo de Seguridad tiene quince miembros y cada uno tiene un voto; pero sólo los cinco miembros permanentes (EEUU, Rusia, Francia, Reino Unido y China) tienen poder de veto. Los otros diez miembros siempre son transitorios (lo cual parece que muchos ignoran aquí) y duran dos años en función.

El gran triunfo de Venezuela no consistió exactamente en haber ingresado al Consejo de Seguridad -sin restarle la gran significación que ello tiene-, sino en haberlo hecho a pesar de la impúdica e inaudita campaña mediática mundial para desprestigiar a Venezuela. Ha sido tan intensa cuan mentirosa e incluso calumniadora (ha incluido muchas falsas imputaciones de crímenes ante tribunales internacionales) y ello únicamente se explica si se considera la inmensa riqueza petrolífera venezolana: el dinero es el móvil más poderoso y frecuente para delinquir y hasta para matar gente...

Fue un ingreso muy significado y significativo porque, pese a todo eso, fue casi unánime. Esa favorable votación torrencial es infrecuente, así como demostrativa de que la opinión pública mundial no es del todo mentecata y que las gentes no son tan ingenuas para creer en tanta inverosímil detracción. Por ejemplo España, con muchos menos votos que Venezuela en la misma elección, logró ingresar "de barriga" (como se dice coloquialmente de un avión que debe aterrizar después de perder su tren de aterrizaje) y fueron necesarias tres votaciones al efecto...

Creo que Venezuela tendrá una digna actuación en el Consejo de Seguridad porque dirá verdades pocas veces dichas y expresará ideas globalmente interesantes. En eso deberá recordar la sabia enseñanza de Talleyrand ("Con mano de hierro pero con guante de seda") y con preferencia designar diplomáticos profesionales: por excepción un talentosísimo profano puede tener éxito y hasta superar en tan delicada misión a expertos muy transitados; pero la excepción no enerva la regla ni quita valor a los principios generales. No ha de haber improvisación ni estridencia.

Del maestro consumado que fue Talleyrand refieren sus biógrafos que, en su bien admirada prudencia, hasta posea en el más alto grado el arte de la diplomática pantomima (en su acepción no peyorativa de muda representación gestual) al extremo de dominar los músculos de su rostro y fisionomía toda…

aaf.yorga@gmail.com


El derecho a comer 

Pedro E. Piñate B. 

¿Qué derecho tienen el comercio o el gobierno sin decretar el estado de emergencia, a limitar las ventas de alimentos en cantidad, calidad, tiempo y frecuencia? ¡Ninguno! El derecho a la alimentación es un derecho humano universal que permite que las personas tengan acceso a una alimentación adecuada y a los recursos necesarios para tener en forma sostenible seguridad alimentaria. Este derecho constituye un deber de Derechos Humanos jurídicamente obligatorio de acuerdo a las normas internacionales de derechos humanos que han ratificado casi todos los países incluyendo a Venezuela. Está reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, y en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Pidesc) de 1966.

Como garante y responsable de realizar y velar por el derecho a la alimentación de toda la población, el Estado mal puede permitir su violación flagrante como sucede actualmente en muchos detalles incluyendo los oficiales. En ese sentido debe respetar y hacer respetar el acceso ciudadano a los alimentos, cuidando que nadie prive a la población del acceso a una alimentación adecuada, como a los recursos y medios para su seguridad alimentaria. 

Acceso regular 

El derecho a la alimentación es el derecho a tener acceso regular, permanente y sin restricciones a la alimentación, ya sea directamente o a través de la compra, a un nivel suficiente y adecuado, tanto en términos cualitativos como cuantitativos. La Constitución vigente en su artículo 305 ordena que el Estado "garantizará la seguridad alimentaria de la población; entendida como la disponibilidad suficiente y estable de alimentos en el ámbito nacional y el acceso oportuno y permanente a éstos por parte del público consumidor". Además en su artículo 117 ordena: "Todas las personas tendrán derecho a disponer de bienes y servicios de calidad (...), a la libertad de elección y a un trato equitativo y digno...".

ppinate@gmail.com