PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

OPINIÓN

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Daniel Lorenzo:

El pueblo copeyano en primera fila marchará el 1-S por el Revocatorio

● Hay que dejarle en claro al Gobierno que los venezolanos no permitirán se les arrebate su derecho a decidir el destino de la República

Claramente reiterando que nada ni nadie podrán desconocer la voluntad popular que será expresada multitudinaria, pacífica y legalmente, Daniel Lorenzo afirma que el gobierno está obligado a respetar el derecho que los venezolanos tienen de revocar a quien conduce a Venezuela hacia el desastre. Hay que detener la alocada carrera que Maduro lleva a cabo arrastrando al país hacia el barranco, dijo. El secretario general regional del partido socialcristiano Copei agregó que el deseo, cada vez creciente de solucionarle a Venezuela la grave crisis que atraviesa, pasa por revocar al actual gobierno. Es una intención asentada en la letra y el espíritu de la constitución que nos rige, por lo que se está cumpliendo con la legalidad al solicitar, y ejercer la presión debida, para que el revocatorio se concrete en lo que resta de este año. Afirmó que Copei en Nueva Esparta está desplegado en todo el territorio insular, muy activo en las variadas tareas que implica la marcha del primero de septiembre que, advirtió, se constituirá en el evento político más extraordinario y multitudinario que se haya visto en el país. Será, asimismo, reiteró, la demostración más clara de un sentimiento, el del cambio, que el pueblo le dará a quienes se ganaron el rechazo y se ganarán la salida constitucional por no haber sabido gobernar y llevado al país al desastre en que está sumido. Daniel Lorenzo indicó que su partido, raizalmente democrático, consustanciado de verdad con el pueblo, estrechamente unido a las restantes fuerzas políticas que hacen vida en Nueva Esparta, no descansará hasta ver logrado lo que es ya un anhelo nacional: ponerle término a la crisis que tiene nombre y apellido: Maduro-PSUV.


Ambición desmedida

Rafael Bayed

La geopolítica es la ciencia que trata de encontrar los lazos que unen los eventos políticos del conglomerado con la tierra y pretende señalarle a los Estados las directrices de la vida política, tomados de los hechos políticos, sociales y económicos de su relación. Ningún sistema político, ni forma política ni régimen es igual a otro. Se ha pretendido erróneamente a través de los siglos imponer doctrinas o pensamientos políticos de una determinada región o país a otros como si eso podría globalizarse obviando la idiosincrasia de cada nación. El gobierno turco enemigo de los árabes por cuestiones históricas y geográficas, no tiene la misma adversidad del gobierno de Irán a los árabes, que lo es por cuestiones políticas y religiosas. El régimen del oscurantismo chavomadurista que impera en Venezuela, no es igual a ningún otro sistema del mundo, ni la problemática existente en Venezuela es igual a ninguna confrontación de pueblo-gobierno con otro sistema gubernamental. El presidente Maduro quien avasalla al pueblo arrastrando a idealistas, corruptos y delincuentes por el mismo camino, no quiere irse solo, a diferencia de otros, desesperado y por instrucciones de La Habana, aparece constantemente metiendo miedo y buscando acompañantes para justificar el baño de sangre en el que quiere sumergir a los venezolanos. Al último que ha tratado de involucrar en su salida, es al general Padrino López, su jefe de gabinete, a quien pretende ver inmolado a su lado, ejecutando como ministro de la Defensa una acción cívico-militar devastadora contra los opositores a su régimen que emprendan, con apego a sus derechos constitucionales, movilizarse en la “Toma de Caracas” el 01-09, que es una demostración de presencia democrática y de fuerza ante la tiranía, amenazándonos con los fusiles, bombas, tanques y bombardeos de sus colectivos y las milicias, colocando a las FAN en situación difícil, porque en su mayoría en especial la oficialidad joven y honesta se opone al derramamiento de sangre, violación integra de los derechos humanos. “Los derechos humanos se violan no solo por el terrorismo, la represión, los asesinatos, sino también por la existencia de condiciones de extrema pobreza y de condiciones económicas injustas que originan las grandes desigualdades”. (Papa Francisco). Aquí a diferencia de otros países no habrá una guerra civil, habrá un genocidio, un terrorismo de Estado, la oposición no tiene armas, y ningún país tiene interés en armar a la disidencia, después de eliminar a miles de venezolanos, veremos a la OEA, UE, ONU y otras instituciones continentales lamentando los hechos, pero sin mover un solo brazo, para frenar al régimen criminal de Maduro. rbayed@gmail.com


La noche del 1 de septiembre

Daniel Asuaje

Cuando la noche de ese día caiga sabremos si fue la oposición o el gobierno el que sacó la mejor parte de la jornada de ese día. Ambos tienen bastante en juego y el que luzca triunfador, sacará la mejor parte. Hay dos resultados posibles: que la oposición concentre una manifestación muy nutrida o que no lo alcance. Una manifestación medianamente nutrida es un fracaso. Lo segundo que parece jugar es que se logre o no llegar al destino programado. No obstante, y a todo evento, que logre una manifestación contundente ya es un triunfo político inobjetable, aunque no llegue al CNE. Si el gobierno detiene a quienes vengan desde el interior, le estará dando a la oposición un buen argumento para minimizar el efecto de una manifestación no muy nutrida, a condición de que la oposición haga conocido de todo el mundo este abuso de poder. Efecto parecido tendrían los saboteos en la propia Caracas. Que la oposición logre su cometido, será un triunfo político-comunicacional contundente. Igualmente sería la derrota. Pase lo que pase tendrá fuertes repercusiones en el liderazgo opositor, algunos líderes se potenciarán y otros se verán disminuidos, pero será asunto que dejaremos para otro artículo. Nos enfocaremos en el gobierno. Un triunfo opositor pondrá en grave aprieto al madurismo. Hará que las fisuras internas se profundicen, que la presión internacional se incremente y que su capacidad general de maniobra se reduzca sensiblemente. Una derrota de la oposición significará un triunfo político momentáneo, una batalla ganada en una guerra que sin duda alguna la tiene perdida el gobierno. La ingobernabilidad del país se acentuará al deteriorarse más la capacidad del madurismo para ejercer el poder. La fragmentación del Estado, del madurismo, del país en su conjunto, incluso de la misma oposición a corto plazo, conduce a una situación de entropía creciente general nada esperanzadora para nadie, pero menos para el gobierno. A mediano plazo, no se vislumbra la posibilidad de que el madurismo gobierne de modo distinto y, en consecuencia, el resultado sea diferente al empeoramiento de lo actual. La esperanza de un repunte de los precios petroleros es, por ahora solo eso, una esperanza, nada apunta a que lleguen a colocarse en los niveles que el gobierno desea. Pero aun cuando mejoren de modo sensible, las tendencias a la entropía se mantendrán, pues forman parte de la esencia misma del modo de gobernar del chavismo-madurismo. Sabotear el referéndum o postergar las elecciones de gobernadores no mejorará el cuadro político. Además la postergación de estas últimas no puede ser indefinida, a menos que opten por saltarse de una vez por todas las apariencias de democracia que aún tenemos. De esta manera si no es hoy, mañana contarse electoralmente no le será favorable eligiendo gobernadores o eligiendo a un nuevo presidente. Y ello es así porque el reciente triunfo de los radicales, en conjunción con la boliburguesía, además de desmontar el débil experimento de racionalidad económica que significó la presencia de Pérez Abad, significa acentuar las corrientes que nos han traído a las playas del “mar de la felicidad”. Se profundizará la crisis en los órdenes social, económicos, institucional, político, administrativo, ciudadano y una mayor crispación del clima emocional. Al final quienes decidirán el curso definitivo de los acontecimientos serán los militares. Ellos tienen el control administrativo del Estado, pero no el control político, pero corren con la misma suerte de imputación de responsabilidades de lo que el gobierno al cual sostienen hace. No en balde están tan mal señalados en las encuestas. Cierto es que hasta ahora han disfrutado del control administrativo y de los beneficios económicos que reporta tener bajo su égida las áreas estratégicas de la economía petrolera, y ahora minera, del país, además de las principales empresas no petromineras de Venezuela. Pero usufructuar estas mieles no llega a todos los uniformados y ello genera malestar. El deterioro de la calidad de vida de los uniformados no se resuelve con aumentar los sueldos. Ellos también quieren medicinas, casas, alimentos, y los beneficios sociales que antes tenían. Tampoco acalla el descontento interno, más bien lo aumenta, que algunos se inserten en los circuitos económicos del contrabando o del narcotráfico porque no todos son proclives a hacerlo. La presencia de los asesores cubanos, el contacto cotidiano con los ciudadanos que hacen las colas y los dramas de vivir en Venezuela hacen que las situaciones de irritación sean parte de su vida cotidiana. Mientras se pueda disfrutar de los beneficios de controlar el país sin correr riesgos políticos no es necesario tomar el poder o desalojar a quienes lo ejercen, pero cuando los costos son mayores que los beneficios se crean condiciones reales para que se susciten cambios de posturas que una vez impuestas a quienes hoy gobiernan, de una u otra manera, tal vez oigamos algo como “la cual aceptó”. dh.asuaje@gmail.com @signosysenales


CLARÍN DE LA ISLA

El grave compromiso del 1-S

Morel Rodríguez Rojas

De un extremo al otro de la gigantesca India, casi un continente, Mahatma Gandhi caminó silenciosa pero multitudinariamente para protestar, en perfecta paz, ante la minúscula pero poderosa Inglaterra, por la extracción de la sal que solo beneficiaba al trono inglés y no al pueblo hindú, que la extraía en condiciones de esclavitud, bajo el látigo de Su Majestad. El héroe de la No violencia ganaba así una más de muchas e incuestionables victorias en su larga guerra silenciosa pero muy efectiva, que terminó logrando la independencia de lo que hoy en día es una de las naciones mejor industrializadas y democráticas de todo el planeta. Gandhi, inmortal, entró a la historia universal y está entre los grandes hombres a los cuales el mundo de hoy le deben, sin duda, que ese pueblo se haya constituido en uno donde la paz está institucionalizada y, a pesar de su complejidad social de etnias y credos, sin embargo priva, a la hora de las definiciones, el entendimiento que se concreta siempre a favor del colectivo. Es una regla de oro para sus parlamentarios y sus políticos, tanto como para quienes lideran la industria, especialmente textil, cinematográfica, científica y lo tecnológico desde el punto de vista empresarial. Sus gobernantes igualmente cumplen y respetan. Significamos lo anterior porque queremos que la marcha del primero de septiembre venidero sea, ciertamente, definitoria y su mensaje llegue al presidente, su gabinete y su partido como expresión máxima de lo que es el deseo de las mayorías nacionales, la necesidad del revocatorio que abra la puerta, en paz y legalmente para que el PSUV y el gobierno entiendan que deben irse sin mayores dilaciones. La MUD garantiza que miles de venezolanos marcharán en paz. Será una multitud proveniente de los cuatro puntos cardinales de la patria, siempre que el gobierno no les impida su viaje a Caracas. Se espera que la capital, que es de todos y no solo del chavismo, reciba a los que tienen un solo mensaje, exigir se les cumpla su derecho a revocar un mal gobierno, constitución por delante. Como Gandhi, los machistas están comprometidos a lograr la victoria por la vía pacífica. Ojalá lo entiendan Jorge Rodríguez y los colectivos. De ellos será la culpa de lo malo que pueda ocurrirles, pues se sabe, no es la primera vez que, desesperados, tiran la piedra, esconden la mano y terminan culpando al adversario de lo que hacen y deshacen con el pretexto de defender la revolución.


El más primitivo de los dilemas

Roberto Giusti

Si el estoicismo con el que los venezolanos están confrontando la más terrible crisis nunca antes vivida por el país constituye una virtud o, en su defecto, una impostura, resulta un enigma que solo podrá despejar el tiempo, en este caso con una fecha concreta ya señalada: el 1 de septiembre. Ese día sabremos si estamos ante un ejemplo de sabiduría popular fundamentada en la espera de un cambio que opere por la vía democrática y civilizada del referéndum revocatorio o si por el contrario la larga paciencia demostrada, cada día, en las colas interminables para remediar malamente el hambre, obedece al temor de desatar una espiral de violencia imparable que repita la tragedia del 27 de febrero de 1989. Aunque también podríamos aventurar una combinación de escenarios porque al final ambos terminan complementándose, uno desprendiéndose del otro, en un juego donde privan el sentido común, la prudencia y el instinto de conservación. Estaría claro, entonces, que la estrategia desarrollada por la dirigencia de oposición, agrupada en la MUD, ha calado hondo en densos sectores de la sociedad que captaron el mensaje implícito en la convocatoria: la única alternativa civilizada para lograr el cambio que reclama el país es el referéndum revocatorio. Valga decir, la salida pacífica está garantizada por el voto popular, factor básico de toda democracia que además garantiza un triunfo arrollador en las circunstancias actuales. De manera que los venezolanos tienen conciencia de todo esto y saben, por experiencias aún recientes (citemos solo el 4 de febrero de 1992) que se caería en la peor de las contradicciones si se recurre a un golpe de Estado para “salvar” a la democracia, tal y como lo denuncia, sin pruebas, Nicolás Maduro. Así, el hombre que antes participó en una intentona golpista real, advierte ahora sobre una conspiración que solo existe en su mente. El golpe, claro, vendrá, pero será de votos. El problema está en que el chavismo solo quiere votaciones cuando está en capacidad de ganarlas, cosa que dejó de ocurrir hace ya tiempo y ahora que estamos sufriendo todos los males imaginables, como producto de su política de destrucción nacional y el talante de la gente se ha modificado radicalmente, sabotea el juego democrático y apuesta a la amenaza con el uso de la fuerza en su intento por quedarse en el poder. Llegados así al punto del dilema primitivo por excelencia (la exhibición del poder de fuego como factor disuasorio) solo queda la movilización de la inmensa mayoría del país en una demostración masiva, contundente y pacífica que venza los temores, rompa con la pasividad, haga cumplir el mandato popular, convenza a los detentadores de la fuerza indicándoles por dónde van los tiros, (en este caso a manera de metáfora) en un país que se propone marchar hacia adelante, dejar atrás un período ignominioso de su historia y volver a la vida luego de dos décadas de oscurantismo. @rgiustia


La política, el político y la porquería

Jaled Ali Ayoub Bazzi

La política es una forma o un acumulado de lineamientos prudenciales, que se aplique a un proceso para proveer una decisión conveniente, con lo que los políticos, en los procesos y unidades, requieren para gestionar las actividades que se necesite para y hacia, el bien común. Entendiéndola de esta forma, e interpretarlo positivamente, la política debería ser una bendición para todos los terrícolas racionales. En el lado negativo, es cuando un mortal, se viste con el triunfo electoral, transformándose en político. El político evolucionó el bien, hacia el mal, la palabra política, fue, es y será violada, tergiversada, mancillada y desprestigiada, constantemente por el hombre o mujer, a quienes la sociedad, les confió y votaron por ellos. El bien común desaparecerá, floreciendo solo los intereses personales, cupulares, familiares y claro está, pagar la deuda o promesa a sus capitalistas e insaciables patrocinadores. En nuestro planeta como de costumbre, la inmensa mayoría de los políticos en general, sean oficialistas u opositores, se enriquecieron por obra de magia, mientras aquellos quienes se quedaban fuera del guiso político, simplemente esperaban pacientemente la temporada de sequía, haciendo la larga cola para la próxima contienda electoral. En ocasiones, sucede la más cobarde y bajeza que un político pudiese llegar hacer, la porquería. Dolorosamente nuestra nación es un gran ejemplo de ello. Como un malcriado niño; si no juega no presta la pelota o peor aún, sabotea el juego, para que nadie pudiese jugar. En el caso de nuestra oposición, quienes devastaron por todos los frentes a la nación, simplemente porque no se encuentran dentro del guiso, inclusive sus desesperaciones los impulsan hacer lo inimaginables. Por otro lado se encuentran los oficialistas, algunos son incompetentes por no haber logrado confrontarlos o anticiparlos a tiempo, otros se encuentran ocupados, en pleno guiso y los verdaderos estarán combatiendo sin cesar las constantes dificultades. Lo más insólito, todos se pintan de buenos, víctimas, inocentes, patriotas o amantes del pueblo, pero en realidad la gran mayoría son traidores a la única patria, que es de todos o a la honorable revolución que es de y para la república. En el ámbito suramericano, la felonía es aún mayor, más costosa y dolorosa. Luego de casi dos décadas de valentía, constantes sufrimientos, cuantiosos sacrificios, confrontaciones internacionales, guerras por todos los semblantes existentes, molestias a los banqueros mundiales, muchos diabólicos cotejos, golpes de estado, guerras económicas y lo peor de todos, los traidores de la patria. Todos estos enjambres solo pretendían, pretenden y pretenderán dividirlos y desunirlos para debilitarlos y saquearlos individualmente. Con esta unión que se hacía cada vez más contundente, gracias a los grandes políticos suramericanos, que bracearon grandes océanos para soñar en la gran potencia que todos queremos, estamos en la orilla para lograrlo. Pero una minoría de los obtusos políticos, sumisos y muy obedientes a sus manipuladores y ricachones patrocinadores imperiales, rechazan conscientemente, el bien común y la envidiable y autonomía que pudiesen llegar a ser siendo unidos y libres. Solo la hermana Colombia, que pretenden ser Israel de América Latina, dicho por el mismo Santos, su rol es idéntico a estado sionista, dividirlos, confrontarlos, generando caos internos, y obrar para el malnacido imperio maligno. (Divides y reinarás). EEUU, practica el lado obscuro de la porquería exterior y últimamente en el interior con los florecimientos y renacimientos raciales. Se burlan, destruyen, saquean, masacran, violentan y someten, a sus contrincantes (países quienes no se someten a sus caprichos) cobardemente huye de sus responsabilidades, negando siempre su participación, pero descaradamente son descubiertos casi en todas las oportunidades, aun así lo niegan sin moral o la más mínima ética, obstaculizan su intervención. Por un lado, declararon la guerra al terrorismo, que ellos mismo crearon, mientras en la realidad cobardemente por otro lado les suministran, entrenan y los patrocinan. Este juego político es la guerra de hoy, sanciones económicas, actos de terrorismos flameados con banderas falsas, manipular el mercado monetario, destrozar los colores de las revoluciones, utilizando balas y municiones verdaderas, lo catalogan guerra suave, pero mueren millones de seres humanos, cataclismos intensivos, refugiados masivos y abundantes casos. Int, DDHH NE jaledaliayoub@hotmail.com prensajaled@gmail.com


Llegó la hora

Oswaldo Álvarez Paz

Quizás estamos un poco atrasados. Hemos perdido demasiado tiempo en lo que ha debido ser una lucha sin cuartel frente a la dictadura. Entre otras cosas por inexplicables confusiones a la hora de determinar la verdadera naturaleza del régimen que nos gobierna. ¿Democracia, democracia imperfecta, revolución, socialismo del siglo XXI?, todavía hay quienes discuten sobre lo que está absolutamente claro. En Venezuela hay una dictadura, una tiranía para el gusto de algunos, un régimen más totalitario que autoritario. En fin, como lo queramos definir, se trata de una situación que tenemos la obligación de combatir sin tregua hasta lograr el cambio indispensable para regresar a la vida en libertad y democracia. Todo lo que contribuya a alcanzar este objetivo merece nuestra solidaridad y apoyo. Al contrario, debemos rechazar las actitudes débiles que rayan en la complicidad o generan sospechas de corrupción, de algunos que sin ser protagonistas directos del gobierno, aparentan estar en la oposición. Merecen nuestro desprecio, tanto o más que los mismos protagonistas del régimen. El inventario de problemas dramáticos que golpean al ciudadano común de hoy, crece en progresión geométrica día a día. A los ya conocidos debemos agregar otro, tan preocupante como los diagnosticados desde hace tiempo. Se trata de la emigración masiva de compatriotas. Viejos y jóvenes, ricos, pobres y clase media, aumentan en número y circunstancias que los llevan a salir del país para buscar seguridad personal, familiar y económica en otra parte. La descapitalización humana es impresionante. Jóvenes, profesionales de los mejor preparados y capacitados del país en disciplinas fundamentales para el desarrollo integral de la nación, se están movilizando hacia el exterior siendo recibidos con los brazos abiertos en universidades, centros de estudio y empresas tanto nacionales como internacionales. Otros, sin esta preparación ni oficio específico, atraviesan por múltiples dificultades pero sobreviven estabilizándose progresivamente. Esto significa un problema mayor. Entre otra cosa por la desintegración física de muchas familias que ven partir a los hijos, quedando como “padres huérfanos”, de acuerdo al calificativo que alguna vez leí en artículo de Elizabeth Fuentes, si no me equivoco. Gracias a Dios, la Patria Grande está en todos. Hablo de la separación física ya que la otra, la ética, la moral, la espiritual permanece en cada uno de los hijos de esta Patria de Bolívar “y el millón de grandes”. Estas reflexiones tienen por objeto recordar a los lectores la obligación suprema de esta hora. La lucha es sin dar ni pedir cuartel. Se trata de un reto existencial que trasciende, en mucho, lo estrictamente electoral.


¡Los golpes de la vida!

Carlos Dorado

Estaba viendo en la televisión, un resumen de las Olimpiadas de Río de Janeiro, y me emocioné muchísimo cuando el joven boxeador merideño, Yoel Finol, de 19 años, venció al experimentado argelino Mohamed Flissi; asegurándose así, al menos una medalla de bronce, y luchando por la de oro con toda la ilusión de la vida, en la búsqueda de algo que pueda cambiar su vida. Después de la emoción de ver a un venezolano triunfando, me quedé pensando en mis años de esa pensión en la que vivía, de la zona de El Cementerio, donde había un muchacho (no recuerdo su nombre) que trabajaba de motorizado, y tenía colgado un saco en la terraza donde practicaba casi todos los días con el saco, y haciendo “sombra”. Tomando en cuenta que yo tenía 14 años en esa época, y era un poco la burla del colegio (por mi marcado acento gallego), pensé que una de las mejores formas de enfrentar algún día esas burlas era sabiendo boxear. Le pedí que si me podía enseñar a boxear, lo cual aceptó con mucho gusto. Pero necesitaba unos guantes. Después de unas cuantas insistencias, mi madre me los compró (recuerdo que eran rojos), y pasamos como unos dos o tres meses practicando con el saco, y enseñándome las cosas básicas del boxeo. ¡Poco a poco me estaba comenzando a sentir un boxeador! Le dije que quería aprender más, y me indicó que me llevaría al Velódromo Teo Capriles, ubicado al final de la Cota 905, en la zona de El Paraíso; el lugar donde él había aprendido. No fue nada fácil convencer a mis padres que me dejasen iniciar mi carrera boxística, hasta que mi madre dijo: “Bueno, Manolo, es mejor que haga ese deporte, y no que ande por ahí fumando, o en algo peor”. Así, con una gran emoción encima, llegamos al velódromo, me presentó al profesor; un señor moreno un poco gordo, quien tenía recortes de periódicos en la pared, donde aparecían reseñas de sus peleas. A veces me quedaba leyéndolas, y soñaba en que algún día mi nombre y mi foto también estarían ahí. Pasaron un par de meses, y sentía que hacía mucho entrenamiento, pero no terminaba de subirme al ring a pelear, y comenzar así mi ansiada carrera boxística. Tanto le insistí que me diese la oportunidad, que un buen día me dijo: “Este sábado te puedes venir, y haces un par de rounds con uno de los muchachos”. Finalmente, allí estaba mi oportunidad de demostrar lo que podría llegar a ser en ese mundo. Me subí al ring, y con un par de bailes estudié al contrario (un muchacho más alto y fuerte que yo), cuando de repente sentí un golpe en plena cara, que más que dolerme, me mareó, e hizo que las piernas no lograran mantenerme. Recuperé mi conciencia unos minutos más tarde acostado en una camilla, con hielo en la nariz, y un fuerte dolor en la misma, sintiéndola como si no fuese mía. ¡Había terminado mi carrera boxística, sin haberla iniciado! De regreso a la casa, fui pensando qué decirles a mis padres. Mi cara me delataba. Llegué y les dije: “Dejo el boxeo, ya no vuelvo más al gimnasio”. Mi madre me respondió: “Carlos, hay derrotas que enseñan más que las victorias”. Definitivamente, fue una de las grandes lecciones de mi vida, y ese golpe que recibí en la cara, seguramente me evitó muchísimos otros. Veo a Yoel cubierto con la bandera de Venezuela, y diciendo que va a luchar por cambiarle el color a esa medalla. ¡Cómo me hubiera gustado haber sido Yoel! Un golpe me lo impidió, y quizás me cambió la vida. ¡Son esos golpes que te da la vida, los grandes maestros de tu vida... aunque duelan! Cdoradof@hotmail.com


Mario Valdez

Mercosur y Venezuela

Solución civilizada El Gobierno venezolano está obligado a dialogar, a gestionar los buenos oficios y agotar todos los esfuerzos para solucionar la situación política, el impasse que se ha presentado en el seno del Mercosur. Hacer valer sus planteamientos y alegatos, reclamar lo que por derecho le corresponde, como es asumir la Presidencia del Mercosur, a la luz del derecho internacional. Hay que demostrarle a la triple alianza (Paraguay, Brasil y Argentina), que hace resistencia y se opone a que Venezuela asuma la presidencia pro témpore del bloque, que el país ha cumplido con los requisitos de integración en el Mercosur y que de acuerdo con el sistema de rotación semestral por orden alfabético le corresponde el turno a Venezuela. Solicitar que se realice la cumbre de Presidentes y le hagan la entrega formal de la presidencia pro témpore como corresponde.

Venezuela suscribe el Protocolo de Adhesión al Mercosur

El 4 de julio de 2006, Venezuela se convierte en Estado Parte cuando suscribe el Protocolo de Adhesión al Mercosur. El 31 de junio de 2012, Venezuela se incorpora como miembro pleno del Mercosur, después que el Congreso de Paraguay, aprobó su ingreso al bloque. El artículo 20 del tratado de Asunción, establece que los parlamentos de los Estados Partes deben aprobarlo unánimemente. Los Congresos de Argentina, Brasil y Uruguay, habían aprobado su incorporación desde años atrás. La demora de seis años fue por la falta de ratificación del Protocolo por parte del Congreso Paraguayo que se oponía al ingreso de Venezuela al Mercosur.

Paraguay fue suspendido de la Unasur y del Mercosur

En junio de 2012, Paraguay vivió una crisis política a raíz del juicio que la Cámara de Diputados de ese país, le hizo al entonces presidente de la República Fernando Lugo, quien fue acusado por mal desempeño en sus funciones y responsabilidad política. El presidente Fernando Lugo fue destituido, ese hecho fue conocido como “Golpe parlamentario”. La destitución del presidente de Paraguay, trajo como consecuencia la suspensión de ese país del Mercosur y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), hasta tanto, se restableciera el orden democrático en ese país.

Brasil vive una crisis política

Brasil vive una situación irregular la presidenta electa Dilma Rousseff, está siendo investigada y fue apartada del cargo. Michel Temer es presidente interino de Brasil, tiene el 14% en las encuestas y en la inauguración de los Juegos Olímpicos solo pudo hablar 10 segundos, las pitas y los abucheos lo callaron. Uruguay ha mantenido una posición equilibrada, no ha aceptado las presiones de las cuales ha sido objeto por parte de Brasil, incluso han sido públicas y de hecho, hoy aparece en la prensa internacional que hubo “Un mal entendido entre Uruguay y Brasil”. Hago una salvedad, tal como lo hice el pasado martes 16, en Globovisión en el programa del embajador Julio César Pineda, ya que como venezolano me preocupa la salida de Venezuela del Mercosur. Si bien es cierto, que el país vive una crisis económica, tenemos una democracia y unas instituciones donde los actores políticos tienen que sentarse a buscarle solución a la situación venezolana, los actores no pueden pretender que factores exógenos sean los salvadores. Pero de allí a sumarse a una campaña en contra de los intereses de Venezuela, acompañar la posición política de Paraguay y del gobierno interino de Brasil que pretenden que Venezuela no asuma la presidencia pro témpore del Mercosur, hay un largo trecho. Respeto la opinión de cada quien a favor o en contra del presidente Nicolás Maduro, pero el hecho de estar en contra de una política o de un gobierno, no es razón para ir contra los intereses de todos los venezolanos porque la salida de Mercosur, nos afecta a todos.

Mercosur

El 26 de marzo de 1991, en la Asunción capital de Paraguay se reúnen los jefes de Estado de los países Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay con la finalidad de buscar un proceso de integración regional, en el cual se pueda promover el desarrollo económico y social de los países miembros en una forma equilibrada que permita asegurar en el tiempo un mejor nivel de vida para sus pueblos, y una zona de libre comercio, es así como nace el Mercado Común del Sur (Mercosur). El acuerdo conocido como el Tratado de Asunción, fue firmado por los presidentes Fernando Collor de Mello (Brasil), Carlos Menem (Argentina), Luis Alberto La Calle (Uruguay) y Andrés Rodríguez (Paraguay). Se acordó un mercado común con la programación de una unión aduanera para que entrara en actividad en enero de 1995. En este acuerdo queda abierta la adhesión de los Estados miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi).

Objetivos del Mercosur

El Mercosur tiene como objeto promover el desarrollo científico y tecnológico de los Estados Miembros; el mejoramiento y perfeccionamiento de las interconexiones físicas; coordinar las políticas macroeconómicas y complementar los diferentes sectores económicos; impulsar el proceso de integración, consolidación, así como el desarrollo sostenible de la región; promover prácticas de producción y consumo sostenible; mejorar la calidad de los productos, de los bienes y servicios con la finalidad de mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía; proteger el medio ambiente y la salud.

El Tratado de Asunción

Es el instrumento que establece los lineamientos del sistema de integración, donde nace el derecho originario que tienen los países fundadores del Mercosur (República de Argentina, República Federativa de Brasil, República Oriental de Uruguay y la República de Paraguay). Esa normativa se aplica conjuntamente con todos los Acuerdos y Protocolos complementarios que se han convenido con las naciones que mantienen el status de países asociados (Chile, Perú, Bolivia y Ecuador). marioevaldez@gmail.com @marioevaldez


Hay que revocarlos

Rafael Bayed

En Venezuela existe un régimen ilegítimo e ilegal, que dirige el Poder Ejecutivo, y todos los poderes derivados desde su instalación, cuya figura connotada es Nicolás Maduro. Existen dudas razonables sobre la fecha de muerte de Hugo Chávez, los seguidores del oscurantismo instalado en 1999, sostienen que fue el 5 de marzo de 2013, muchos con buenas fuentes de información sostienen que la muerte fue el 29 de diciembre de 2012, y hasta la fecha no se ha exhibido la partida de defunción, para determinar la certeza del hecho, y terminar con la necrofilia ideológica. En todo caso después del montaje de la muerte de Chávez, según el oficialismo, en marzo de 2013, se realizaron las elecciones, y el 19 de abril de 2013, fue que Nicolás Maduro, de dudosa nacionalidad, asumió el poder, cumpliéndose la mitad del período, el 19 de abril de 2016, y por ello, desde ahí, podría accionarse inmediatamente el revocatorio de su mandato. Para los detentadores del poder, ilegítimo e ilegal, entiendan y sepan que es un derecho soberano del pueblo y no del populismo, arengado con épicas sórdidas, es el que puede pedir un revocatorio cuando los administradores son incapaces y más cuando aparte de la ineptitud está sumada, la ávida corrupción protegida por la impunidad, que ejercen los órganos derivados y la cúpula corrupta de la oficialidad de la FAN. Los órganos responsables del cerco del desarrollo de la Constitución, el Poder Ejecutivo y sus asociados están no solo bloqueando el desarrollo de la constitución, sino que rompen el hilo constitucional, y a los operadores mercenarios que esgrimen argumentos retóricos sin sentido, están arrinconando a la sociedad, luego no digan que se quiere dar un golpe de estado. No hay patria, hay ostracismo puro. Esto no es una revolución, es una anarquía. No gobiernan, ordenan. No administran, sustraen. No creen en la democracia, la usan. No son probos, son abyectos. Gobernar no es un derecho, es una responsabilidad sujeta a reglas, y por encima de cualquier derecho está el derecho de otros, y por encima de todos la Constitución. Los perturbadores urbanos, terroristas antidemocráticos, desde 1960 están perturbando al sistema por instrucciones del régimen de Cuba, hasta promovieron una invasión extranjera a Venezuela, usaron toda clase de armas, asesinaron robaron y trataron de frenar el avance de un sistema político que decidió el pueblo. Hoy, en el poder por la vía democrática, con artimañas y mentiras quieren imponer un sistema totalitario y usan colectivos armados para amedrentar al pueblo, y quieren que no nos defendamos. Muchas son las normas que nos permiten actuar para restituir el ordenamiento constitucional, solo necesitamos actuar. Hay que revocarlos. rbayed@gmail.com


Perdiendo la esencia

Jaled Ali Ayoub Bazzi

Antes de aclarar e investigar las pérdidas de las diversas esencias, habría que saber el concepto de la palabra: Esencia. Son los vínculos especiales, permanentes y estáticos, que fijan a una cosa, organización o a un ser humano. Un perfume, mientras más invierte en los fijadores, fragancias y los preparados cosméticos, el producto tendría mucho más valor y su esencia sería óptima. Eso no significaría o te aseguraría de que sea el más vendido. Al contrario mientras más invierte en ella publicidad colocando nombres conocidos, o inclusive personaje famoso, eso en realidad es el que incrementa su precio y su comercialización, pero jamás violenta o mejora su esencia. Por otro lado un carro, electrodoméstico, equipos electrónicos o instrumentos de comunicaciones y computaciones, pasarían igualmente por los mismos perímetros y esquemas, mientras más alteres y gastes en los compuestos de excelentes calidades, mejor sería el producto terminado. Indistintamente si lo publica un deportista exitoso, actor famoso, o cantante conocido, más costoso sería el producto, pero jamás optimizaría su esencia. En conclusión, cuando más dinero invierte en el producto, mejor sería su esencia, pero mientras más gastes en publicidad, solo incrementaría el costo del ítem, pero no la esencia, ya que siempre se mantendría intacta. Al contrario, mientras menos invertiría en los conjuntos de compuestos dentro del producto, menos esencia tendría. En el caso de los perfumes, no tardaría en evaporar o desaparecer su fijador y olor, igualmente, los demás artículos de inferior calidad, se echarían a perder más rápido. Insólitamente si gastaría más publicidad en ella, inclusive pudiese venderla aún más caro, teniendo en cuenta de que su esencia, es de baja disposición. En el caso de los gobiernos, partidos políticos e incluyendo dolorosamente la revolución venezolana, que está compuesta con las más novedosas e igualitarias normas, inyectada y dictada en la nueva Constitución bolivariana, que lo presidió el excelentísimo Hugo Chávez, repleta de defensa a los derechos humanos y con una esencia inmensamente justa y divina. Al contrario que las cosas, cuando más dinero se le introdujo a esta revolución, los dirigentes se viciaron, los revolucionarios se desviaron, la particularidad se diluyó, el rumbo se disipó y la bendita esencia se perdió, pero escondida dentro de la revolución, debería, tendría y habría que estar intacta la esencia pura chavista y bolivariana, que aun luchan en contra este vicioso y apetecible dinero. Otra sorpresiva esencia que se perdió, por culpa de la tentación del diablo que siempre se encarna en el dinero, destrozó a los alcaldes, concejales, prefectos, diputados y ministros, miembros de la honorable resistencia libanesa (Hezbulah). En cambio los valerosos, heroicos y nobles combatientes y resistentes, igualmente como su líder, el excelentísimo Seyed Hassan Nassralah, su esencia se encuentra intacta, concentrada e incorruptible. Finalmente las pérdidas de las esencias, que se encuentra en la actualidad dentro del pueblo de la República Bolivariana de Venezuela. Por excelencia, siempre han sabido convivir en hermandad y armonía entre sí, especialmente en los momentos más difíciles que subsistieron en la cuarta república, en donde compartían lo que no les alcanzaban, con sus vecinos y familiares. Pero igual que a muchos, el perverso y mal nacido dinero corrompió, a una parte de la sociedad, en donde el compartir evolucionó en el mal nacido bachaqueo, perdiendo la esencia pura del venezolano. Cuando el bien, la nobleza y la honorabilidad, sea bombardeada por todos los frentes, económica, política, bélica y comunicacional, desprestigiándolo y desnudándolo, la pérdida de la esencia florece con más claridad, generando el dolor ajeno. En conclusión, cuando más le invierte en la creación de las cosas o instrumentos, siempre es mejor la esencia, al contrario de los seres humanos, mientras más dinero percibe, la esencia queda desprotegida y se va perdiendo. Pero los medios de comunicación siempre vive sin esencia, ya que se vende al mejor postor. Viva la esencia pura y nata de nuestro pueblo.

Int., DDHH, NUEVA ESPARTA jaledaliayoub@hotmail.com prensajaled@gmail.com


Sainete en cápsulas

Carta de desamor y ausencia

José Luis Zambrano Padauy

Me persigue un abatimiento inaudito desde cada rincón de la casa. Soy un sonámbulo extenuado, a quien le llegan tus recuerdos como telegramas antiguos. Ansioso estoy por esos paisajes glamorosos de nostalgias imperturbables. Me sumerjo en momentos inolvidables bautizados de sonrisas, pero a su vez de muecas de disgusto. Hasta esa última Navidad, no me arropó de imprevisto la penumbra. No nos sorprendió esa bocanada de pánico y desaliento, a pesar de todas las desafortunadas situaciones que vivimos, en la efervescencia de nuestras contrariedades. Reconozco mis reproches continuos del pasado. Me desgañitaba en malos conceptos de nuestra incomprendida relación, atosigada de discusiones extremas y perturbaciones cotidianas. Esas expresiones febriles, inquietantes y golpeadas por artificios, por el engaño de promesas burladas, hicieron mella y dejaron un espacio funesto para el futuro. Vociferaba seguido y mis gritos impropios, con argumentos herméticos, dejaban asombrados a quienes estaban cerca de nosotros, pues perdía la compostura en el centro peculiar de mis alaridos. En estas líneas humedecidas por la ingenuidad del poco entendimiento sobre el porvenir, me saltan los adjetivos, haciendo raro compás con mis turbaciones. Tu abandono me dejó ofuscado, taciturno y con el mal sabor de un presagio doloroso. Vivimos un sórdido camino de dificultades. Debo entonces reconocer que te extraño. Todas estas sensaciones eran imprevisibles, pues sentía que no se podía estar peor. Pero ahora me atacan sueños recurrentes por añorarte con desesperación. Estoy casi a gatas, viéndome en espejos estropeados, con un andar deplorable, cabizbajo, culpable y desolado, encerrado en mi cautiverio de evocaciones y remembranzas. Me habían dicho que esto podía suceder, que te extrañaría en demasía. Hice caso omiso al vaticinio y ahora pago por esta ráfaga de consternación, con el corazón en un hilo y sin entender cómo un ayer complicado puede ser mejor que un presente inconcebible. Sí, te añoro año 2015. Esta carta es para ti. Tu economía arribó al 300 por ciento de inflación y los productos primordiales eran batallados en colas desmesuradas. Pero quien te sustituyó, este insolente 2016, tiene la solidez del desmedido y ya apuntala los índices inflacionarios en 700%. A la economía le inventaron más de una docena de motores que nunca contaron con mecánicos expertos. Los bolsillos reprendidos por los costos de insumos insalvables, son la expresión directa de la delgadez de nuestros ciudadanos, quienes perdieron la corpulencia y ahora muestran comúnmente la facha de una pobreza compartida y desmedida. Hasta la OEA despertó de su letargo y expresa un vago interés por recomponer una democracia que ya ni existe. Lo dijo sin mesura Luis Vicente León: “Vamos a extrañar el 2015 como un año de abundancia”, previendo las precariedades económicas en el fragor de la diatriba política. Ciertamente 2015, contenías 12 meses castigadores y rigurosos, pero nos subió el aliento cuando nuestras inquietudes nos regalaron una mayoría abrumadora en el parlamento. Pero hoy, en este año lleno de pretextos, es rechazado con mil argucias el intento de expresarnos en un revocatorio y hasta nuestro riego país, el mayor del mundo, cuadriplica a la nación que nos sigue. Esta humilde esquela no es para que retornes a nuestra relación, ni continúes con tus retorcidos esquemas o desempolves tus particulares desencantos, sino para que me hagas la segunda y le insinúes al 2017, la necesidad de concordia, prosperidad y principios, expulsando al infortunio, para erigir a nuestros días ordinarios en un nuevo país para todos los venezolanos. Director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani” zambranopadauy@hotmail.com

@Joseluis5571


Verdades del totalitarismo

Morel Rodríguez Ávila

Siempre los regímenes totalitarios se han caracterizado por su desapego a la vergüenza. Poco menos que nada les importa lo que de ellos piense la opinión pública una vez entronizados en el poder. Al inicio de su historial de tropelías intentan guardar las apariencias y recurren flagrantemente a la mentira. Niegan todo lo malo culpando al adversario, a quien señalan como autor de los errores cometidos desde el gobierno, y disimulan su feroz manera de enfrentarlo aduciendo que cumplen la ley. La Constitución les sirve apenas cuando resulta conveniente a sus intereses, por eso no dudan en violentarla si se interpone en su carrera hacia el totalitarismo. Es enfermiza la pasión que ponen en ese empeño y para dominarlo todo derriban la legalidad. La historia universal bien registra estas verdades. Basta citar a Hitler que lo cambió todo para lograr tener a Alemania a sus pies y media Europa dominada, con la horrorosa secuela de muerte y destrucción. Y al camarada Stalin que se erigió dueño de Rusia teniendo como pedestal más de doscientos millones de muertos. En ambos casos, diferencia apenas en lo ideológico, el modelo totalitarista fue idéntico pues se mantuvieron como dominadores sobre el crimen y la conculcación que hicieran de los derechos humanos. Este modo de gobernar ha tenido, además, un aliado que en cada circunstancia doblemente peligroso, y es la fuerza armada. Llamada a defender la soberanía, los intereses reales de la patria, termina por servir a quien domina y es la encargada, siempre, de llevar a cabo lo represivo para acallar la protesta, para anular el intento popular de reclamar derechos y libertades. Marcos Pérez Jiménez aquí y Augusto Pinochet en Chile se distinguieron como dictadores por la saña empleada en perseguir, apresar, torturar y asesinar contrarios. Igualmente por haber sido grandes constructores de obras públicas y aplicados administradores, lo cual en nada y para nada los exculpa de las atrocidades cometidas, incluyendo la corrupción. Por esta clase de “atributos” algunos todavía intentan calificarlos como gobernantes exitosos. Es natural que así opinen quienes nunca han querido a la democracia y preferido la dictadura civil o militar, es decir el totalitarismo al fin y al cabo. Pero en los tiempos últimos, donde por ejemplo, el comunismo pretende instalarse, los defensores del totalitarismo, aunque pocos, pero algunos quedan, a la hora de las cuentas claras no pueden, ni podrán nunca justificar sus debilitados razonamientos, ya que la realidad en cada caso es apabullante: hambre, miseria, inseguridad, inflación. El argumento del gendarme necesario tanto como el de la igualdad, que seguirá siendo utópica; aquello de todo para el pueblo y muerte al capitalismo, junto a la gastada consigna de que la revolución es la segunda independencia, no pasan de ser gritos destemplados de quienes, desesperados porque ofrecieron y no cumplieron, están desnudos frente a la masa que ya les reclama airada el gigantesco fraude contra ella cometido. No otro ha sido el final del totalitarismo, en cualquier parte del mundo.


Palestina o Israel
Jaled Ali Ayoub Bazzi
Israel fue instaurado a la fuerza, al peor estilo del colonialismo salvaje, usurpando la tierra de Palestina y en pleno siglo XX. Coordenado por los poderosos anglosajones, pastados por los mercenarios sionistas y estribados por los obtusos turcos, conjuntamente con la recién instaurada, la sádica monarquía saudí. Desde entonces, Israel es la única nación del mundo, que ha crecido y sigue creciendo ilícitamente su territorio, al paso del tiempo. Fue y sigue estando consentido, gravitado y registrado, por la mayoría de los obtusos organismos, países y líderes internacionales. En la actualidad, Google, improcedentemente ha suprimido al milenario territorio palestino, del mapa mundial, y lo remarcaron irresponsablemente como Israel, peor aún, su insaciable voraz sigue prosperando licenciosamente.

El sionismo internacional, conjuntamente con su amo masones y colega wahabismo, se encarnaron indiscutiblemente en el sindicato de crimen organizado más grande y antigua que la humanidad haya tenido. Insólitamente irrumpieron, desprestigiaron y confrontan entre sí a las tres inocentes religiones monoteístas, las hicieron suyas a punto de sobornos y terror. Últimamente sus desesperaciones, ambiciones e insaciables apetencias, los hizo más vulnerable y visible, o simplemente ya confía en que la inmensa mayoría de los humanos, aceptaron inconscientemente y defiende abruptamente su impalpable rol de la sumisión, del siglo XXI. Pero hay una inmensa minoría de heroicos y valerosos medios informativos, naciones, colectividades y hombres, que los rechazan nadando sin descansar en contra una descomunal y voraz corriente destructiva. Dolorosamente, pareciera que la mayoría de la humanidad, se encuentra condicionalmente hipnotizada, ya que no quieren o no les interesan, enterarse de esta insostenible realidad.

Es sobreentendido que todos los seres humanos, son indiscutiblemente imperfectos, igualmente las confrontaciones entre los mortales racionales, de diversas banderolas son anómalas. Pero indudablemente al final de todas las indagaciones sobre cualquier beligerancia, se vislumbra dos semblantes opuestos. Por un lado se encuentra la víctima y el otro es el victimario, en otra perspectiva, es entre el rico y opresor, en contra el pobre y el oprimido. Ambos lados son imperfectos, pero el error o horror del poderoso, es aceptable, irreversible e invisible, en cambio los defectos de los líderes de los agobiados y debiluchos, será incansablemente bombardeado por todos los diversos medios existentes para desprestigiarlo, logrando sorprendentemente convencer a las violentadas masas, ir en contra sus imperfectos dirigentes. Sorpresivamente con muchas eficacias consiguen que los violentados mortales, consientan los dictámenes de sus victimarios. Las cobardías inconciencias e ignorancias, desborda todo el sentido de la razón humana, ya que las amenazas de ser perseguidos, destruidos y asesinados, son las únicas órdenes a alcanzar.

Importantes y pesados personajes del gobierno y militares de Israel, han rechazado y declarado en contra de las prácticas salvaje del sionismo internacional. David Ben Gurion, el fundador, artífice y creador del estado de Israel, dijo. Yo, como todos ustedes, no me gustan los palestinos que vivan en Israel, pero no podemos seguir matándolos a sangre fría, ya que seremos mal vistos ante la opinión mundial. Siendo ministro de Interior y de Defensa al mismo tiempo, en 1951, propuso la pena de muerte a los asesinos, quienes masacraban a los indefensos civiles y oriundos palestinos, inclusive su más árido contrincante político, Moshe Sharret, ministro de Exterior, lo rechazó a principio, pero el desprestigio internacional, le hizo cambiar de opinión. Finalmente, esa ley fue negada por el senado sionista.

Varios pilotos de la fuerza aérea israelí, renunciaron a seguir las órdenes sionistas, durante la última masacre a Gaza. El último ministro de la Defensa, renunció a su cargo durante el gobierno de Netanyahu. Hace unos cuantos meses atrás el General Mayor de la fuerza armada israelí, Yair Golán, se llenó de valor, declarando en contra las prácticas satánicas, comparando literalmente que los actos sionistas, son como el nazismo, continuó diciendo que es muy fácil de odiar aquellos que sean diferentes. Es muy fácil de engendrar temor y terror. Es muy fácil comportarse como un animal. Esta y otras aclaraciones suyas, lo transformó en uno de los hombres más odiados en la sociedad Israelí, e inclusive los quieren muerto.

Pero, lo más sorprendente y contundente, fue el exprimer ministro israelí, Ehud Barak, hace unos meses declaró: Cito, “El gobierno de Israel, está infectado por la semilla del fascismo, la nueva ley de pena de muerte, solo se les aplica a los palestinos, mientras nosotros continuamos descuartizando y robando a los palestinos sus territorios. No existe ninguno compromiso para la creación de los dos estados y lo que queda, es otro genocidio fomentado por nosotros, en donde el asesinatos a los palestinos se transformó en un deporte nacional, peor aún la mayoría de la población lo justifica. Continuó diciendo, lo que sucede es que el Gobierno israelí, está invadida por elementos peligrosos. A este gobierno tendríamos que tumbarlo, antes de que nos caigamos todos. No existe un país o gobierno serio en el mundo, que cree en el gobierno de Israel”.

El mercenario sin escrúpulo y francotirador del ejército israelí, que declaró orgullosamente y públicamente, de haber asesinado a 13 inocentes chiquillos palestinos, fue finalmente declarado culpable por la justicia israelí, sorprendentemente lo condenaron a 30 DÍAS, sí 30 DÍAS, de prisión. El mundo entero es culpable de todos los cargos. Pero el mayor de todos son los antipatriotas, antinacionalistas, vendidos, traicioneros, y subordinados, políticos palestinos, y ahora conducido por el inconstitucional Abbas, que siempre vende la causa Palestina, a punto de billetes y conservarse en el poder.

Sin fines de masacres se cometieron y la humanidad, conducida en la actualidad por la ONU, cobardemente no reacciona en contra estas actualidades. Quienes los afrontan, los señalan o los tildan de antisemitas, terrorista, violador a los derechos humanos, dictadores y los sinfines de sinónimos. En cambio quienes los apoyan y sean sus gentiles y encantadores pupilos, serán premiados y enriquecidos.

Viva el bien sobre el mal. Viva la luz, sobre la oscuridad. Viva la valentía, sobre la cobardía. Viva el amor, sobre el odio. Viva Palestina libre e independiente. Viva Dios, quien es el más Grande.

Int. DDHH, ONG. Nueva Esparta

jaledaliayoub@hotmail.com

prensajaled@gmail.com


Mario Valdez
Óscar Yanes: “Nadie me quita lo bailao”
El 25 de abril de 1927, en el barrio El Guarataro de la popular parroquia caraqueña San Juan, en el seno de una familia humilde de muy escasos recursos económicos, nació Óscar Armando Yanes González, su padre Óscar Yanes trabajaba en la panadería Altagracia, su madre Rosa Consuelo González, una mujer que lavaba botellas en una fábrica. El niño no alcanzó a conocer su madre porque murió muy joven, tenía ocho meses de nacido, su abuela materna Rosalía González, fue quien lo crió. Luego su familia se fue a vivir al cerro Buenos Aires, cerca de Roca Tarpeya, por donde hoy queda el Helicoide, la familia era muy unida, su padre, la abuela, sus tías Carmen Aída y Carlota González, y su prima Mercedes, realmente tuvo una niñez feliz. Seguramente por la desaparición de su madre tuvo una sobreprotección familiar, nunca le decían Óscar sino que lo llamaban por su segundo nombre Armandito, conoció a su mamá por fotografías cuando tenía siete años y la bautizó Mamachica. Estudia en la Escuela Zamora, ubicada en la parroquia San Juan. Fue periodista, diputado, profesor universitario, corresponsal de guerra, poeta, escritor.
Siempre estaba acompañado de su esposa Ligia Vásquez.
A Óscar Yanes, como el mismo lo dijo “Nadie le quita lo bailao”.

Un caraqueño de lujo
Hacen falta muchas cuartillas para escribir sobre la vida de Óscar Yanes, a los 14 años de edad, ya era fundador y reportero de Últimas Noticias, luego fue jefe de redacción y director; director de La Esfera; fue el reportero estrella de Venevisión. Fue corresponsal de guerra en Vietnam durante dos meses, realizó seis reportajes: La Guerra en el mar, la Guerra en el aire, la Guerra en la selva, El Vietcong, La Religión y la Mujer Vietnamita. Este trabajo periodístico le dio la vuelta al mundo. A lo largo de su carrera periodística entrevistó a personajes de diversas tendencias como Salvador Dalí (artista), Gamal Abdel Nasser (Egipto), Harry Truman, Robert Kennedy y Bill Clinton (EEUU), Rómulo Betancourt y Hugo Chávez (Venezuela), entre tantos otros. Muchos programas pero el que lo llenó de gloria fue: “La silla caliente”.
Acuñó frases célebres que quedaron pegadas y que le dan identidad: Así son las cosas; Chúpate esa mandarina; Vámonos pa’ Punta Grill; Agarra ese trompo en la uña; Estás vibrando; Éramos felices y no lo sabíamos, y un largo etc.
Óscar Yanes un caraqueño de lujo, que nació, creció, vivió, amó y le escribió a su ciudad, falleció en ella el 21 de octubre de 2013.

Lo más importante conocer la Biblioteca Nacional
Óscar Yanes, con esa sinceridad que lo caracterizó, cuando hablaba de sus orígenes lo hacía con orgullo, satisfecho consigo mismo, él decía, que una mañana iba a la panadería donde trabajaba su padre y pasó frente al Congreso, “en donde hoy está el Palacio de las Academias. Ahí funcionaba la Biblioteca Nacional. Por casualidad, veo las ventanas abiertas y a una cantidad de gente leyendo. Le pregunto a un policía si eso era un ministerio, y él me dijo: No, esto es una biblioteca. ¿y cuánto cobran por leer? –Aquí no se cobra nada. ¿Si quiero leer vengo aquí y me prestan libros? -Sí, pero no los puedes sacar, tienes que leerlos aquí mismo”.
Se va a la panadería y le comenta a su padre el descubrimiento que acaba de hacer, éste le dice tiene dos meses de vacaciones, te vas en la mañana, te llevas un sanduche, una arepa con queso o un plátano asado de la casa y te regresas a las 5:00 de la tarde cuando cierren. Así lo hizo religiosamente.
Él comenta que el director de la Biblioteca era Enrique Planchart y un día lo manda a llamar y le dice, “he notado que lees puras novelas”, ¿Has leído a Rómulo Gallegos, a Rufino Blanco Fombona?, él le contesta que estaba leyendo a Julio Verne, Alejandro Dumas. El director le dijo “para entender este país, había que leer y estudiar a los autores venezolanos: Arturo Uslar Pietri, Carlos Brandt, Fombona, Gallegos”. Haber conocido la Biblioteca Nacional fue lo más importante que pudo haberle ocurrido en la vida, y las recomendaciones que el director le dio, lo disciplinaron en la lectura y lo condujeron al periodismo.

La plaza Bolívar era el corazón de Caracas
En tiempos pasados, en aquella Caracas de los techos rojos, de pocos habitantes, la gente se enteraba de las cosas, de lo que sucedía en la sociedad, por lo que se decía en la plaza Bolívar. Porque la plaza era el centro de la ciudad, allí convergían todos los factores, políticos, sociales, de negocios, etc.
Al respecto Óscar Yanes dijo: “La plaza Bolívar era el verdadero corazón de Caracas, existían hombres y mujeres que solo se enteraban de las cosas por lo que se decía en la plaza, no se decía qué pasa en Caracas sino qué se dice en la plaza Bolívar, en los altos del cine Rialto, enfrente estaba Últimas Noticias”. “En Caracas se perdió el espíritu de buena vecindad y respeto”. Ojalá pudiéramos recuperar aquella ciudad que yo conocí donde era agradable caminar por el Centro Simón Bolívar, El Silencio, los comercios de la avenida Urdaneta, es necesario garantizar la seguridad y defensa de los ciudadanos, para hacer de la ciudad un lugar donde realmente se pueda recrear, pasear, comer y dormir.

“Un aviso de prensa cambió mi vida”
Hay gente a quienes las circunstancias les cambian la vida y Óscar Yanes es uno de ellos, él quería estudiar medicina para ser psiquiatra, un día leyendo la prensa. Vio un aviso “de una escuela llamada Universidad Augusteo, en donde ofrecían clases de periodismo. Me inscribí y allí conozco a una pila de periodistas, entre ellos a Francisco J. Ávila, profesor de teoría y práctica de periodismo, quien nos llevaba al diario La Esfera, para practicar. Descubrí un mundo fascinante”.
Óscar, estudiaba bachillerato y cuando salía de clase se iba para “La Esfera”, se hizo amigo de los reporteros, les buscaba el café, le enseñaron a escribir en la máquina de teclas de la época. Sin proponérselo actuaba como un empleado del periódico, tomaba los datos de los que iban a poner las denuncias, al respecto dijo: “Me di cuenta que era fundamental lo de la máquina de escribir para transmitir yo mismo las noticias e hice una cosa que ningún periodista había hecho antes, pues escribían con dos dedos: me fui a una escuela, llamada Escuela Superior de Comercio, y aprendí a escribir con los 10 dedos”. Fue empleado de La Esfera, luego pasó a Últimas Noticias, con el correr de los años fue el creador del periodismo televisivo y el mejor reportero de Venevisión.

Los 80 años de edad, en el Aula Magna de la UCV
Es que nuestro personaje era un fuera de serie, una tarde llegó con Armandito Pérez al restaurant Punta Grill de Las Mercedes donde él era habitue. Estaba almorzando, siempre elegante, con su traje oscuro, los bigotes blanqueados, el típico sombrero de la Caracas antañona, su corbata colorida, su voz fuerte, me saluda como siempre lo hizo “estas vibrando Mario”. Recordamos el impasse que tuvo con el ex diputado Pastor Heydra, y nos relató cuando a él como diputado le correspondió en el Congreso Nacional hacer la defensa en la tribuna de oradores de un alto diputado copeyano que estaba siendo objeto de una investigación solicitada por Heydra. Mire Mario “Pelear con el negro Pastor, es como pelear con un Miura”. Pasamos una tarde simpática, amena y de muchos cuentos con ese personaje de antología, aprendí a conocerlo más, me preguntó “desde cuando no vas a tu universidad, me van a hacer un homenaje con motivo de mis 80 primaveras, nos vemos allá”. En el Congreso Nacional donde fue diputado por 10 años, era conocido cariñosamente como “Chivo negro”.
El 22 de abril de 2007, atendí la invitación y asistí al Aula Magna, un lleno total, lo mejor de humorismo venezolano se dio cita para celebrar los ochenta años del hombre que hacia vibrar la noticia en el país, hablaron de su vida, de los chistes contra el presidente Chávez. Se dieron cita Claudio Nazoa, Laureano Márquez, Pedro León Zapata, Carlos Rodríguez “Rafucho el maracucho”, con este último nos fuimos a otro sitio a hacer los comentarios.
@marioevaldez
marioevaldez@gmail.com


¿Pasará?
Reinaldo Gadea Pérez
El Universal publicó, el día 3 de este mes, la noticia de que el presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, remitió consultas al TSJ y a la Contraloría General de la República, para determinar si es posible que él no envíe recursos a la Asamblea Nacional.
Comenta la noticia, que el asidero de su postura es su consideración acerca de la inexistencia del actual Poder Legislativo, y que no puede remitir recursos públicos a instituciones que llaman al desacato de las leyes.
Lo primero que llamó la atención en una reunión de abogados, es que eleve la consulta al TSJ, porque de acuerdo a artículo 266 de la Carta Magna, no tiene la facultad de evacuar consultas a nadie pues nada señala a ese respecto, y el artículo 36 de la ley que lo rige, tampoco atribuye a la más alta instancia judicial de la República el dilucidar las dudas que pueda tener el Jefe del Estado.
Lo segundo, es que también haga una consulta semejante o parecida a la Contraloría General de la República, ya que de acuerdo a lo previsto en el artículo 289 constitucional, ese poder de vigilancia no tiene esa atribución, así como tampoco la contempla el artículo 14 de la Ley Orgánica que la regula.
En cambio, el artículo 2 de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República, establece que es competencia exclusiva de la Procuraduría General de la República asesorar jurídicamente a los órganos del Po-der Público Nacional, y a su vez, el artículo 16 pauta de manera perspicua que corresponde a la Procuraduría General de la República asesorar jurídicamente a los órganos del Poder Público Nacional, y más, cuando el asunto objeto de la consulta esté relacionado con los derechos, bienes e intereses patrimoniales de la República.
Por supuesto que de inmediato comienzan las especulaciones de carácter legal. ¿Por qué él no le consulta al procurador general? ¿Por qué al TSJ y a la Contraloría de la República? Y, bueno, cada quien utilizando su ubérrima imaginación comienza a responder esas y otras cuantas interrogantes que van surgiendo.
Uno de los presentes dejó saber, en cuanto al contralor, que había éste comentado, y fue noticia, que el órgano legislativo se encontraba en desacato, para así contar con alguna anuencia del contralor para poder suspender la entrega de recursos a ese poder nacional, porque, de alguna manera, tiene injerencia en el tema de los gastos nacionales.
Sin embargo, la tesis que comenzó a tomar fuerza en la discusión fue la de la aplicación del artículo 350 de la Carta Magna a la Asamblea Nacional, para de esa manera dejarla fuera del juego democrático.
En sentencia de la Sala Constitucional se estableció, acerca de dicha disposición lo siguiente: “Sólo debe admitirse en el contexto de una interpretación constitucionalizada de la norma objeto de la presente decisión, la posibilidad de desconocimiento o desobediencia, cuando agotados todos los recursos y medios judiciales, previstos en el ordenamiento jurídico para justiciar un agravio determinado, producido por ‘cualquier régimen, legislación o autoridad’, no sea materialmente posible ejecutar el contenido de una decisión favorable. En estos casos quienes se opongan deliberada y conscientemente a una orden emitida en su contra e impidan en el ámbito de lo fáctico la materialización de la misma, por encima, incluso, de la propia autoridad judicial que produjo el pronunciamiento favorable, se arriesga a que en su contra se activen los mecanismos de desobediencia”.
¿Será entonces posible que se activen esos mecanismos de desobediencia, y uno de ellos sea no entregarle los recursos de ley?
gadeaperez@cantv.net