PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

OPINIÓN

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Whisky, dos botellas por persona

La pura verdad 

Morel y la candidatura (2)

 Aureliano Buendía 

La semana pasada escribimos que si Morel no ha pensado en volver a ser Gobernador, debería pensarlo, porque un conductor como él es difícil encontrarlo. Su trayectoria como líder y como gobernante ha tejido una de las mejores hojas de vida de la política nacional y para demostrarlo está una obra como la suya, cónsona con las aspiraciones de su pueblo. Lo primero que hay que apuntar es que Morel es un demócrata sólido y solvente que supo sortear con éxito las dificultades sembradas por el centralismo exacerbado del gobierno haciendo lo que todo verdadero demócrata hace y es no distanciarse nunca de su pueblo. Morel supo  ver en la democracia la mejor herramienta para la superación ciudadana y para darle cumplimiento a las aspiraciones del pueblo, supo darle contenido a la palabra y a hacer de ella en su forma y en su fondo, un patrimonio vivo al servicio del ciudadano. Morel supo enseñar la democracia. Eso quedó en evidencia no sólo en su contacto diario con el pueblo, sino en la especificidad de su obra siempre dirigida a los problemas neurálgicos de Nueva Esparta y en particular con los más necesitados, con lo que logró recuperar la fe del pueblo neoespartano en su propio destino y en la democracia. Morel como líder progresista en continua evolución, no solo le dio vida a una acción de gobierno que de maneras integral logró reunir la acción con el beneficio directo de sus programas con sus famosos trenes para el pueblo en materia de educación, salud, alimentación, seguridad, promoción popular, atención por igual a toda la ciudadanía, si no que fue mucho más allá y sembró una conciencia neoespartana profunda con la mejora de la educación a todos sus niveles, promoviendo con ello que el joven neoespartano permaneciese en su tierra y entendiese que su mejor futuro está en Nueva Esparta. Morel le supo dar un rango superior a la educación como herramienta indispensable para inculcar valores que reafirmen el amor por la familia, por la propia tierra, por sus tradiciones, por la convivencia, por la democracia y por la libertad. Morel siempre ha sabido que para lograr una democracia de primera tiene que haber una educación de primera, una educación para la libertad y la democracia capaz de ampliar todo el horizonte y con ello desarrollar todo el potencial de un país. Como líder civil y democrático Morel ha sido siempre garantía de diálogo, instrumento con el que podemos rescatar el papel de las instituciones al servicio de todos por igual. Porque para nadie es un secreto que en este país yacen en profundo extravío las instituciones, todas arrinconadas por un poder centralizador que se ha propuesto, entre otras cosas, matar la descentralización, centralizar el poder en su totalidad, castrar a las regiones, acabar con la propiedad privada, acabar con el desarrollo regional, aniquilar las fuerzas productivas, utilizar los programas sociales que, por cierto, existieron y fueron posibles en la vieja democracia y que sólo cambiaron de nombre, de intención y objetivo, y lo que es peor, llenar el país de consignas que hoy carecen de sentido. Si es que hablamos seriamente de elecciones para gobernador en Nueva Esparta, la candidatura de Morel tiene una opción tan extraordinaria que si se la somete a elecciones primarias, arrasaría.

Esa es la pura verdad.


!“ Dios mio ¡  a usted dios

Me lo puso en mi camino ”

Arcadio “ Cayito “Millán 

Fue la textual expresión que le escuché a una señora, que con desesperación y con una niña con necesidades especiales en sus brazos, hizo detener el taxi donde se trasladaba  al observar a un personaje que ella veía como una esperanza  y no quiso desaprovechar esa oportunidad que la providencia le ponía ante su vista.  Sin el vehículo detenerse totalmente, se bajó para atajar al gobernador Mata Figueroa cuando hacía un recorrido por el barrio Los Olivos, de Porlamar.

En mi largo transitar en el periodismo me ha tocado presenciar escenas iguales o  más dramáticas que la observada el viernes 17 del presente mes.

En una ocasión me tocó viajar a Barcelona con el gobernador de la época Pedro Luis Briceño. El viaje se haría en un vuelo comercial y cuando estábamos a la espera del llamado a abordar el avión, el gobernador sale a la puerta del terminal aéreo para darle unas últimas  instrucciones a su fiel chofer-escolta Humberto Rodríguez Marcucci, un sargento de la Guardia Nacional (era el único  miembro de seguridad del gobernador).

Un señor, de unos sesenta años, y su señora, con rostros de desesperación, irrumpieron la conversación de PLB con su servidor para plantearle una necesidad urgente. EL gobernador ordenó  buscar su Ford LtdLandauvinotinto y montó con nosotros a la desesperada pareja y nos dirigimos hacia el Destacamento de Apoyó Aéreo adyacente al terminal  Santiago Mariño.  Allí puso en manos del Comandante de  esa unidad militar el caso de la pareja.

Antes de despedirse, el gobernador Briceño  le metió en el bolsillo de la camisa del señor trescientos cincuenta bolívares, para que “resolvieran” al llegar a  su destino.

El caso fue que esos dos margariteños habían sufrido la pérdida de una hija en Anaco y no tenían recursos para trasladarse a esa ciudad al sur del estado Anzoátegui y Pedro Luis le consiguió la “cola” en una aeronave militar.

Pero el “premio” nuestro fue que perdimos el vuelo hacia Barcelona y tuvimos que posponerlo para el siguiente día.

En otra ocasión, me tocó acompañar al gobernador Alexis Navarro a Punta Salazar, en el estado Sucre, donde se hacían unas reparaciones al  acueducto que surtía de agua a Margarita.

Con nosotros viajaron también el General Pedro Celestino Pérez, comandante del Destacamento 76 de la  GN; Irma Ramos, Jefa de  prensa de la gobernación; Beatriz Ávila, gerente regional de Hidrocaribe.

El cuento es que tan pronto llegamos a esa empobrecida población de Punta Salazar, la gente del pueblo abordó a la delegación, con recibos de luz, récipes médicos y otros gastos. El gobernador le pidió dinero a todo su equipo para satisfacer la demanda de los pobladores, pero cuando luego de cinco horas en el lugar y  llegado el momento de almorzar, se presentó el problema que todos se habían quedado sin efectivo y allí no funcionaba la tarjeta de crédito. El almuerzo fue casabe con leche condensada en la única bodeguita que existía.

Pues la desesperada madre que abordó al gobernador Mata Figueroa en Los Olivos, aferraba con fuerzas a su hija en brazos, poco a poco fue sosegándose en la medida que el gobernador le hablaba, le hacía tomar nota a su asistente Castillo y le puso su mano en el hombro, diciéndole:“ vaya usted tranquila”.

La señora se fue al taxi aliviada, esperanzada, mientras el gobernador cambió su rostro de satisfacción por las obras que se ejecutaban en Los Olivos, por la desesperación y el drama que vive esa madre que recién lo atajó.

arcadiomillan@gmail.com


La verdad de nuestra sociedad

Rafael Bayed

La criminología es la ciencia que estudia las causas del "crimen" y su ente biopsicosocial, preconiza los remedios del comportamiento antisocial del hombre. La criminología es una ciencia interdisciplinaria que basa sus fundamentos en conocimientos propios de la sociología, psicología y la antropología, tomando para ello el marco teórico de la medicina y el derecho penal. Las áreas de investigación criminológicas incluyen la incidencia y las formas de crimen así como sus causas y consecuencias. También reúnen las reacciones sociales y las regulaciones gubernamentales respecto al crimen. Quieren politizar esta ciencia.

 Lamentablemente no tenemos criminólogos de la talla de Francisco Canestri, y otros tantos que conocimos y tratamos, ah, varias veces tuvimos el gusto de asistir a las conferencias de D. Luis Jimenez de Azua, cuando venía a Venezuela; hoy tenemos  penalistas, a pesar del nivel de varias promociones cuya capacidad deja mucho que desear, bueno, entre profesores delincuentes y alumnos resentidos, no podemos esperar más.

Lamentables hechos producidos por los ajustes de cuenta de gente del régimen y cercanías, muestran una sociedad corrompida sin valores, mentirosa, farsante y convencional.

Cuando los que detentan el poder por cualquier vía, no tienen  la cultura, formación política, moral y social para regir los destinos de la nación, tenemos lo que vemos, desadaptados, engreídos, resentidos y delincuentes manejando el poder, de ello no se escapa casi nadie.

Sin remontarnos a las épocas primitivas, donde los que detentaban el poder, llegaban con saqueos, intrigas, expoliación, santería, orgias y si estaban bajo el efecto del licor o de alguna yerba alucinógena, hoy cocaína o sicotrópicos y estupefacientes, entonces la debacle, era mayor, hubo y hay, aberraciones, promiscuidad, estupro entre ellos.

Es vergonzoso oír decir: me voy, no me han dado nada bueno, o, ahora si llego mi caballo y me va a poner bien; o, todo fue un engaño no hay revolución ni un carajo, ahora después de 15 años de estar montados y jodiendo hay arrepentimiento, cínicos,  pues nada, siempre fueron lambusios de la politiquería en lo que llaman la IV y ahora en la V.

Una sociedad sin reserva moral, degradada, sin valores, ligera, es solo un conglomerado de  carroña, ahí están los resultados producto del libertinaje.

Nadie respeta la ley, ni la autoridad, cada quien se cree un Chávez, o un Diosdado, o un Maduro, igual a ellos, hacen lo que les viene en gana.

El esperpento, obedeciendo a los hermanos Castro, fiel a las recomendaciones de su mentor, promueve y ahonda la crisis social, y los pobres marginales creyendo que van bien, pero la pelea de adentro es más grave y peligrosa, todos sin excepción están armados y no responden a un líder, y  la disidencia, cuya dirigencia vive en un laberinto, pero varios negociando algo. 

rbayed@gmail.com