PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

OPINIÓN

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

No hay que tratar mal a nadie por poco que sea

Que Maduro cambie o cambiar a Maduro 

Paciano Padrón 

Hay una visible y contundente nueva mayoría en Venezuela que el régimen castro-madurista intenta ocultar. En la alternativa democrática -en esa Venezuela que quiere cambio y progreso-, todos nos oponemos al régimen dictatorial y decadente. No obstante, tenemos dos visiones sobre cómo salir de la tropelía: mientras unos piensan que Maduro debe cambiar, otros estamos convencidos de que Maduro debe ser cambiado. Fortalezcamos lo que nos une, discutamos las diferencias y marchemos unidos. El diálogo debe ser primero dentro de la alternativa democrática, para luego enfrentar juntos -con poder de pueblo-, lo que no debe continuar.

Obligar a Maduro a cambiar su forma de gobernar, es lo que algunos visualizan para que se garanticen las libertades y Derechos Humanos, se proteja la propiedad y estimule el crecimiento con inclusión; proponen que el gobierno establezca una nueva política contra el desabastecimiento, la inflación y el hambre; en definitiva, exigen que el gobierno de Maduro dé un viraje hacia la democracia plena.

Otros pensamos que Maduro no cambia ni cambiará, debe ser cambiado democráticamente y, por supuesto, con apego a la Constitución que abre caminos, siendo la protesta y la calle la llave que da acceso a ese cambio democrático. Maduro no obedece a un proyecto de democracia, sino a un objetivo comunista cuyos pasos estratégicos provienen de Cuba. Esto no es habladera de paja, sino la más triste y antipatriótica realidad. La Venezuela petrolera es un objetivo del comunismo internacional, que tiene en Cuba su primer interesado; somos el sostén de los chulos Castro y de muchos otros del Continente y de más allá. En buena medida, Unasur es “CHULASUR”. Más que la “revolución venezolana”, les interesa el poder de la “petrochequera”.

Sobre el cacareado diálogo recientemente iniciado, tengo dudas sobre el resultado que pueda arrojar, si bien la transmisión en cadena del primer encuentro permitió a la oposición hacer uso, en cadena nacional, de los medios masivos de comunicación con fuerza e intensidad, permitiendo enviar su mensaje adónde nunca penetra. No ocultaron los voceros del régimen su preocupación ante este hecho, que se compensó para ellos al mostrarse tolerantes.

El diálogo con el régimen, sin cumplir requisitos previos impostergables, le sirve la mesa a Maduro para un nuevo show, y para presentarse ante el mundo como democrático; le permite ganar el tiempo que requiere para refrescarse y atacar luego más duro. Es un frenazo o pasito pa′ tras pa′ agarrar impulso. El diálogo no debe darse mientras haya presos y crímenes no aclarados, y mientras los paramilitares mercenarios luzcan dueños de la calle.

Dialogar sin condiciones como pretende el régimen es un show, como lo fue para Chávez la Mesa de Negociación y Acuerdo, que concluyó en un florido documento suscrito el 29 de mayo de 2003, del cual el régimen no ha atendido ninguno de sus 19 puntos; para muestra un botón: se acordó ratificar que el “monopolio del uso de la fuerza por parte del Estado se hará solo a través de la FAN y la Policía”, pero ahora más que nunca los paramilitares mercenarios siembran el terror y la muerte. Se comprometieron de manera indeclinable “con la libertad de expresión”, así como a “contar a la brevedad posible con un árbitro electoral confiable, transparente e imparcial”. Manifestaron adhesión militante a la “Declaración Contra la Violencia por la Paz y la Democracia”, pero lo que ha habido es ausencia de paz y democracia, teniendo la violencia las puertas abiertas con saldo de ya de casi 200 mil asesinados.

Que Maduro cambie o cambiar a Maduro: no tengo dudas, cambiar a Maduro. Nadie da lo que no tiene, y Maduro carece de apego democrático, su compromiso es con el castrocomunismo. Por ahora, calle y más calle. Que la calle no calle.

pacianopadron@gmail.com / @padronpaciano


Historia reciente del dólar en Venezuela 

Herbert Hudde 

En Venezuela cuando ha habido libre cambio, lo que ello ha significado es que cualquiera podía comprar o vender libremente los dólares que quisiera, y eso convivió con dos formas de fijación del precio: un cambio fijo establecido por el BCV, como el conspicuo (y no compiscuo, como dice Maduro) 4,30 anterior al viernes negro, y flotante, en una buena parte de los años siguientes.

Con el cambio flotante, la fijación del precio no la ha hecho la interacción de oferta y demanda, sino que el BCV, por ser el oferente de más de 90% de los dólares, ha fijado el precio en lo que ha deseado, lo que ha ocurrido casi todo el tiempo, con la excepción de los momentos en que las reservas han llegado a niveles tan bajos que no ha tenido más remedio que soltarlo, para volverle a poner la mano cuando las reservas se hubieran recuperado.

Para no aburrirlos, omitiré la historia de la sarta de jumentadas que han hecho en este campo las lumbreras chavistas desde que comenzaron a mandar, que ha sido el factor fundamental de la destrucción del aparato productivo del país, causando la horrorosa situación que padecemos actualmente, sino que me situaré en la primera mitad de 2012.

En ese entonces convivían Cadivi, con el $ a 4,30, y el Sitme, que los daba a 5,30. Hasta más o menos julio de ese año, el Sitme adjudicaba unos 50 millones de dólares diarios; el paralelo cerró ese mes en 9,33, y venía subiendo, pero muy poco a poco. Allí las lumbreras deciden reducir la entrega a unos 15 millones diarios, y por supuesto el $ se dispara, cerrando el año en 17.

En febrero de 2013, las lumbreras eliminan el Sitme, inventan el Sicad con subastas, y cuando en la primera se demandan dólares hasta en 25, 30 y más, pensaron que a esos niveles el Sicad no iba a "arrastrar" hacia abajo el precio del paralelo, y como ellos hacen solo lo que les conviene sin pararle a si es legal, ético, o decente, deciden que el proceso no sería de subasta sino de adjudicación arbitraria, al precio que a ellos les diera la gana, y según recuerdo arrancaron fijándolo a 11 y pico, y después lo han bajado lentamente. Ese año el paralelo cerró a 64,23, multiplicándose casi por 4. 

Lo actual 

Para mí el control de cambio verdadero o total ocurre cuando se prohíbe a todo el mundo la compra venta de divisas entre particulares, y se les obliga a que toda transacción de divisas sea con el Banco Central, lo cual no está sucediendo en este momento, pues no veo ninguna disposición que prohíba a los particulares transar divisar entre sí.

En consecuencia, en mi opinión lo que hay es un libre mercado, el paralelo, con el BCV aparte adjudicando dólares preferenciales en el Cencoex (antes Cadivi), y en ese engendro que son las "subastas" del Sicad, más un esperpento de mercado "y que" libre, con precio fluctuando "y que" según la oferta y la demanda, que es el Sicad II.

¿Cómo funciona este Sicad II? Como las lumbreras todo lo mantienen en misterio, hasta ahora no conozco a nadie de a pie como yo que lo sepa, pero lo que ha ocurrido con los precios promedio ponderados que ha publicado el BCV, indica claramente que en el manejo de este mercado "libre" hay kikirigüiki, pues la probabilidad de que en un mercado libre esos precios promedio hayan estado en la banda tan estrecha de valores en la que se han ubicado, es prácticamente nula. Así que es obvio que el BCV está, por decir lo menos, interviniendo, y aunque aún no me atrevo a afirmarlo, me huele a que no están permitiendo que oferta y demanda trabajen libremente como prometieron, sino que están manejando la cosa, como suelen hacerlo las lumbreras, a su real y libérrimo antojo.

Esto por supuesto más temprano que tarde se aclarará, y entonces será divertido ver lo que pasa, pero lo más probable es que otra vez tengan las lumbreras que morderse el que te conté, haciendo una vez más el hazmerreír, sin lograr lo que quieren. Esto es, una raya más pa' un tigre.

herbert_hudde@yahoo.es


Daniel y Patricia 

Roberto Guisti 

Patricia Gutiérrez, convertida en la candidata de la Unidad Democrática a la alcaldía de San Cristóbal, es la esposa de quien va a sustituir, Daniel Ceballos, actualmente preso en las cárceles de Nicolás Maduro. Una solución, se podría pensar, típica y hasta manida esa de colocar a la esposa del líder imposibilitado como reemplazo, cuando, por una u otra causa, aquél no puede participar en una reelección, como fue el caso de Isabel de Perón (le correspondía asumir el cargo por su condición de Vicepresidenta luego de la muerte de Juan Domingo Perón), o de Cristina Fernández (por razones político-electorales sucesora de su marido, Néstor Kirchner).

En ambas situaciones, por detrás de las apariencias, apenas maquilladas, aparecía el afán continuista por parte de una clase dominante, disfrazado de una supuesta alternativa, si no democrática, al menos formalmente legal. Claro, hay diferencias en las experiencias citadas porque mientras Isabel carecía de cualquier atisbo de manejo político y resultaba un mascarón de proa, Cristina (al fin y al cabo un caudillo o caudilla) con las enaguas bien puestas) siempre estuvo contaminada por el gusanillo del poder y en eso era (y sigue siendo) tan hábil, (o incluso más), que su extinto marido.

Pues bien el anuncio que hizo Daniel Ceballos de lanzar a Patricia, su esposa, para que lo sustituya en la Alcaldía de la díscola ciudad de San Cristóbal no resulta una medida desesperada de transferencia de votos del marido a la mujer, quedándose el primero con el ejercicio del poder a la distancia. No. Aun cuando el liderazgo de Ceballos es uno de los más sólidos y auspiciosos en el poder regional del país, Patricia ha sido la compañera útil e inteligente que siempre acompañó, desde la cercanía total, las luchas de Daniel Ceballos en las seis campañas electorales que ha ganado a lo largo de su breve pero meteórica carrera.

Baste con reseñar que antes de ser novios ya Daniel le había propuesto que fuera su suplente cuando se postuló como representante estudiantil al Consejo Universitario de la UNET (Universidad del Táchira). Luego, ya casados y con tres niños, (dos hembras y un varón), estuvo al frente del equipo que le dio soporte electoral a Daniel en sucesivas elecciones (nunca perdió), hasta ganar la alcaldía de San Cristóbal. Ahora, frente a la injusticia y el atropello, Patricia se convierte en la heredera natural de un liderazgo tan poderoso que intentaron cortarlo de raíz. Pero ella, que además de esposa del líder, piensa por sí misma, asegura la continuidad de su brevísima gestión y dispone de la capacidad y la fortaleza para devolver las cosas a su lugar con una fulgurante victoria electoral que consolide a San Cristóbal como territorio libre y democrático.

@rgiustia


La MUD le lavó la cara 

Ángel García Banchs 

Con el "diálogo", ganó la MUD, el gobierno nacional y la comunidad internacional, pero, perdimos por ahora los 30 millones de venezolanos; por ahora, porque nuestros héroes, los valientes estudiantes, ávidos de independencia, pronto conquistarán nuestra libertad.

¿Por qué absolutamente nadie documentó al menos un par de casos de tortura con el apoyo del Foro Penal Venezolano?

¿Por qué no se llevaron a Miraflores los tantos casos de represión y homicidios, como el de los asesinos de Bassil Da Costa, plenamente identificados el propio 12F en video, o el caso cruel de Geraldine Moreno, asesinada con perdigonazo en la cara a quemarropa? ¿Qué pasó que se olvidaron de José Méndez, atropellado por una camioneta de Pdvsa, con su asesino plenamente identificado y libre? ¿Y qué con la funcionaria de la GNB, completamente identificada, que golpeó brutalmente con un casco a Marvinia Jiménez? ¿Qué pasó que nadie mencionó la violación con fusil a Juan Carrasco, o el caso del asesinato más cruel, el de la reportera de Venevisión embarazada, Adriana Urquiola, entre otros casos con culpable reconocido y confeso?

¿Por qué nadie enfatizó acerca de la opresión del régimen cubano, mencionó a R. Castro, o pronunció frases como representantes de La Habana, militares apátridas y patriotas, o soberanía nacional?

¿Por qué Capriles no pronunció la palabra fraude, dejándole en bandeja de plata la oportunidad de legitimar al CNE a Jorge Rodríguez?

¿Por qué nadie mostró fotos u ofreció entregar algún video del ataque de los colectivos a Los Ruices, o a las ventanas de los edificios en el 23 de Enero, La Isabelica en Valencia, Caricuao, o Petare? ¿Por qué nadie habló de delitos de lesa humanidad, represión, tiranía, y narcoestado?

A cambio de desahogarse, sobrevivir políticamente y negociar puestos en el CNE y TSJ (según abiertamente se ha declarado en los últimos días), la MUD le fue muy útil al gobierno nacional al lavarle la cara e ir al "diálogo". De hecho, hasta la noche del 10A, a nivel nacional e internacional, el gobierno era considerado dictadura cruel y represiva, que violaba abiertamente los derechos humanos (inclusive se había solicitado la investigación por crímenes de lesa humanidad en La Haya y diputados de EEUU discutieron la imposición de sanciones a miembros del gobierno); mientras que ahora, el régimen es considerado solo un gobierno malo e ineficiente, pero dispuesto a "dialogar". Las implicaciones son obvias. Lo primero suponía necesariamente la obligación de la comunidad nacional e internacional de actuar para dar al traste con la terrible dictadura, mientras lo segundo implicaría ahora tener que esperar hasta las próximas elecciones (exactamente lo que el gobierno y la MUD buscaban: sobrevivir y estabilizarse). Pero, obviamente, el país nacional no puede ni va a esperar.

En fin, con el "diálogo" ganaron la MUD, el gobierno y la comunidad internacional; pero, perdieron 30 millones de personas (fuese distinto si hubiese sido diálogo auténtico). Con el "diálogo" ganó la MUD (o, al igual que el gobierno, cree haber ganado la MUD), al buscar garantizar su supervivencia política, haber quedado "bien" frente al país, y logrado un par de cargos en el CNE y el TSJ. Ganó el gobierno, porque, con el "diálogo", pasó de ser considerado malo, ineficiente, dictatorial, y violador de derechos humanos a ser tan solo malo e ineficiente como ya todo el mundo sabía. Y, ganó también la comunidad internacional porque ahora no se verá obligada a asumir ningún riesgo y podrá optar por la inacción (el costo de un país de no hacer nada ahora resulta bajo, puesto que ahora se puede sostener que el gobierno nacional ha mostrado disposición a dirimir los conflictos por la vía del diálogo en substitución a la represión). Finalmente, perdimos los 30 millones de personas (i.e. la gran mayoría), pues ahora el trabajo de los últimos 2 mes de los estudiantes para deslegitimar al gobierno en Venezuela y el exterior (vale destacar también el trabajo y esfuerzo de nuestra valiente María Corina Machado), ha sido saboteado en tan solo una noche.

Sin embargo, no todo es tan grave. La desesperación del gobierno nacional, por un lado, y la persistencia de los estudiantes, por el otro, hará velozmente retornar el río a su cauce. La legitimación y estabilización del régimen (i.e. del sistema gobierno nacional-MUD), no tengo la menor duda, durará muy poco; y nuestros héroes, los valientes estudiantes, ávidos de independencia, conquistarán nuestra libertad.

@garciabanchs