PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

OPINIÓN

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

No hay vencedores ni vencidos

Los Hombres del Poder 

Víctor Jara 

Mario Valdez 

El 11 de septiembre de 1973, en horas de la mañana, cuando está en pleno desarrollo el Golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende, éste había estado preguntando por el general Pinochet, quien no aparecía; estaba preocupado “por la suerte que le podría estar ocurriendo al pobre Augusto”. Confiaba en su lealtad hasta el último minuto, dos semanas atrás, el 23 de agosto, había nombrado Comandante en Jefe del Ejército. Augusto Pinochet era considerado un militar constitucionalista. Ambicioso, astuto y hermético, de poco hablar, había sustituido al general Carlos Prats, uno de los hombres de más confianza del presidente. Pero a Prats, lo habían convertido en un objetivo, los adversarios y opositores al gobierno centraron en él una campaña de descredito, había perdido el apoyo de las cúpulas militares; no aguantó la presión de los sectores civiles opositores al gobierno de la Unidad Popular, de la ultraderecha tales como: Patria y Libertad (que intensificó acciones terroristas y de sabotaje) y Democracia Cristiana, además de medios de comunicación (El Mercurio y Las Últimas Noticias), estaban conjurados y fraguaron el Golpe. Augusto Pinochet se dio cuenta que el viento soplaba a favor del golpe y que el gobierno estaba caído, no titubeó para aprovechar esa oportunidad histórica y se puso al frente del movimiento golpista. 

El Golpe 

Ese 11 de septiembre de 1973, Víctor Jara tenía previsto cantar en el Campus de la Universidad Técnica del Estado (UTE, hoy Universidad Santiago de Chile). Y en ese acto el presidente Salvador Allende iba a llamar a un plebiscito para que fuera el pueblo quien decidiera si seguía o no en el poder. Ante la situación política planteada, entendía que “era la única solución democrática para evitar el Golpe de Estado o la guerra civil”. Así mismo, estaba consciente que el país, desde hacía meses, vivía una situación de estrés, una angustia y una tensión colectiva ante el rumor de “El Golpe”, que se veía como algo imparable. Por eso el gobierno había organizado esa actividad en la UTE. Que estaba previsto para las 12 del mediodía, a las 11, una hora antes, Víctor Jara había entrado a la UTE, con su inseparable guitarra y sus acompañantes. Cuando un camarada le preguntó si sabía lo que estaba sucediendo, le dijo que sí, que había oído en Radio Magallanes “que había ir a sus puestos de trabajo y como yo soy el Director de Teatro, acá estoy”.

La universidad estaba en ebullición. Ni el presidente Salvador Allende, ni su equipo de seguridad y mucho menos los profesores organizadores del evento universitario imaginaron que el llamado a plebiscito sería el detonante que aceleró el Golpe. Ese día, los militares ocupan y rodean el recinto universitario; a las 2 de la tarde los golpistas anuncian el toque de queda. Adentro habían cerca de 600 personas entre académicos, estudiantes y trabajadores (todos decidieron quedarse dentro del recinto universitario incluido Víctor Jara). 

El Estadio Chile 

En la madrugada del 12 septiembre de 1973, los militares a punta de balazos y bayonetas toman por asalto la UTE, a golpes y empujones los suben en los autobuses y se los llevan al Estadio Chile. Con la mala suerte para Víctor Jara, que un militar cara pintada con metralleta terciada y granadas colgando en su cuello, con pistola y cuchillo en su cinturón lo reconoció y se ensañó con él, comenzó a vejarlo, a darle empujones, patadas y escupitajos. El cantante se mantuvo inmutable, su firmeza y la soberbia irritaba al oficial que apodado “El Príncipe”.

Los testimonios que a continuación narraré son hechos que no deben repetirse más; la dignidad de los hombres y los derechos humanos deben respetarse. Relata el abogado Boris Navia, testigo de excepción porque se encontraba detenido en el estadio con Víctor Jara, que el militar que lo reconoció “lo golpeaba una y otra vez. En el cuerpo, la cabeza, descargando con furia las patadas. Casi le estalla un ojo. Nunca olvidaré el ruido de esa bota. Víctor sonreía. Él siempre sonreía, tenía un rostro sonriente, y eso descomponía al facho. De repente, el oficial desenfundó la pistola. Pensé que lo iba a matar. Siguió golpeándolo con el cañón de arma. Le rompió la cabeza y el rostro de Víctor quedó cubierto por la sangre que bajaba desde su frente”. Igualmente relata el periodista Sergio Gutiérrez, que también se encontraba detenido, que cuando vio a Jara no lo reconoció, “tenía numerosos hematomas en los pómulos, se notaba pálido, muy débil. Su mirada estaba perdida”. Apenas pudo reconocerlo, lo saludó y le preguntó como estaba, a lo que Víctor Jara le respondió: “Mira mis manos…mira mis manos… me las machacaron para que nunca volviera a tocar la guitarra…, le contestó el cantante. Gutiérrez recordó que “sus manos, esas milagrosas manos cuyos dedos deleitaban a millares de trabajadores e intelectuales al pulsar las cuerdas de la guitarra para acompañar sus canciones de protesta y esperanza, ya no eran tales. Estaban hinchadas y parecían tener un solo dedo, gordo y recubierto de sangre. Las pocas uñas que le quedaban estaban negras en su totalidad. Eran las manos más golpeadas que había visto en mi vida”.

Víctor Jara se encontraba todo maltrecho en un rincón del estadio recibiendo ánimo de los otros detenidos; de pronto llegan dos soldados y comienzan a darle una golpiza más brutal que las anteriores; le dan con furia con la culata de los fusiles. Dos veces alcanza a levantarse, herido, ensangrentado; lo único que le queda vivo es la mirada. La tranquilidad que emanaba de los ojos de Víctor Jara, enfurece a sus cancerberos quienes les gritan histéricos y le daban con todo, hasta puños; les enfurecía que esa masa de carne amoratada, tuviera el valor de seguir retándolos. Cayó, no volvió a levantarse, fue la última vez que vieron con vida al cantante del pueblo. Le cortaron las manos. 

Su vida 

Nació el 28 de septiembre de 1932, en el pueblo de San Ignacio, (región del Biobio, provincia de Nuble al Sur de Chile, es una zona lluviosa, de fallas geológicas y de terremotos). En el seno de una familia de campesinos inquilinos de una granjita, amantes del folklore: su padre Manuel Jara, pasaba todo el día en el campo y su madre, Amanda Martínez (Sur de Chile), atendía las labores de la casa y a cuatro hijos más, tocaba guitarra y cantaba, ella es quien estimula y enseña a Víctor a tocar la guitarra y le enseña canciones chilenas.

Su niñez fue muy dura, tuvo que trabajar el campo para ayudar la familia, que al tiempo se trasladó la familia a Lonquén un pueblo cercano a la capital. Su juventud transcurrió en el pueblo de Nogales, en Santiago; allí va al colegio y a una escuela popular de música. En 1957, se incorpora a u conjunto de cantos y danzas, ahí conoce a Violeta Parra, quien lo anima a seguir Cantando. En 1961, es director artístico del conjunto “Cuncumen”, viaja por Holanda, Francia, Checoeslovaquia, La Unión Soviética, Polonia, Bulgaria y Rumania. Desde ese momento se hizo un hombre del mundo. Fue un músico, cantautor, profesor, director de teatro, activista político y militante del Partido Comunista de Chile.  La figura de Víctor Jara es un referente internacional de la canción protesta y de cantautor, y uno de los artistas más emblemáticos del movimiento músico-social llamado «Nueva Canción Chilena». Murió el 16 de septiembre de 1973. 

La Justicia y los Derechos Humanos 

En 2007 comienza una investigación sobre el asesinato de Víctor Jara, destinada a determinar las responsabilidades penales sobre los hechos cometidos. En 2012, un Juez Especial de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vásquez, dictó Resolución de Enjuiciamiento contra los siete militares que en esa fecha estaban a cargo de los prisioneros confinados en el Estadio Chile. Fueron encausados como autores del homicidio Pedro Barrientos Núñez y Hugo Sánchez Marmonti y como cómplices Roberto Souper Onfray, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi El Príncipe), Nelson Hasse Mazzei y Luis Bethke Wulf. En 1990, Pedro Barrientos Núñez fijó su residencia en Estados Unidos y en el momento de la encausación seguía viviendo en ese país, por lo que el juez ordenó la captura internacional. Los delitos de Lesa Humanidad y contra Los Derechos Humanos son Imprescriptibles, No Prescriben. Los gobernantes deben respetar la integridad de los Ciudadanos.

marioevaldez@gmail.com / @marioevaldez


Al maestro Alexis Márquez 

Luis Xavier Grisanti 

Alexis Márquez Rodríguez (1931-2015) nació en Sabaneta de Barinas cuando el Gral. Juan Vicente Gómez cumplía 23 años en el poder. Venezuela estrenaba su primera bonanza petrolera durante los años 20 del siglo pasado. Desde 1926 el petróleo había desplazado a la agricultura como principal componente del producto nacional; pero todavía más del 70% de la población vivía en zonas rurales.

La aguda inteligencia y la madurez temprana del joven Alexis le ayudaron a comprender la transición democrática iniciada por dos generales civilistas: Eleazar López Contreras e Isaías Medina Angarita. Sus padres le inculcaron la vocación por el estudio y la cultura. Como estudiante presenció la primera elección por voto universal, directo y secreto de un presidente de la República: Rómulo Gallegos (1947); pero una conjura militar dio al traste con aquel naciente ensayo democrático.

Como casi todos los jóvenes de su generación, Alexis Márquez se decantó por los ideales de la libertad y la democracia. Se graduó de profesor de Castellano y Literatura en el venerable Instituto Pedagógico de Caracas. Combatió con heroísmo la dictadura de Pérez Jiménez. Se recibió como abogado en la Universidad Central de Venezuela. Ya para entonces había adquirido sólido reconocimiento como crítico literario y especialista en la obra de Alejo Carpentier y Alberto Arvelo Torrealba. Su vasta obra le valió la elevación a la Academia Nacional de la Lengua.

La restauración democrática del 23 de enero de 1958 permitió que jóvenes como él dieran lo mejor de sí para educar a varias generaciones en los valores universales de la tolerancia, el pluralismo ideológico, el respeto por la opinión ajena, el ejercicio de las virtudes republicanas, el cultivo del saber y el amor por la cultura y las artes. Sólo la educación hará libre a Venezuela.

Alexis Márquez Rodríguez fue un pedagogo comprometido con la justicia social en Venezuela, un educador que no dio tregua a la improvisación ni a la mediocridad, un humanista consagrado a la exaltación de la ética como norma de conducta ciudadana y un ser humano de intachable proceder en su virtuosa vida pública y privada. Venezuela pierde a uno de sus mejores hombres. Y éste, su alumno de bachillerato, a su más admirado maestro.

@lxgrisanti


La pura verdad 

A votar muchachos 

Aureliano Buendía 

Se cayeron de una mata, contrario a lo que pensaban, las primarias de la oposición fueron todo un éxito a pesar de la controversia que despertó el proceso, de no haber contado con la cooperación del CNE, a pesar de que el organismo quiso enredar el proceso, a pesar de los oscuros vaticinios de un gobierno más preocupado en mentir que en resolver los problemas y volver con sus promesas ya gastadas de tanto ser incumplidas y de la hostilidad que a cada paso y en todo momento ejerce contra los votantes. En Porlamar este domingo quienes pasamos todo el día haciendo la cola necesaria para ejercer nuestro voto, vivimos una fiesta muy hermosa amenizada por un pueblo que sencillamente quería votar. Y cuando digo pueblo es porque lo que allí había era puro pueblo. Soy un habitante de Bella Vista y los conozco. Conozco sus rostros, su integridad y también su paciencia llena de pacífica protesta cuando lo obligan a hacer unas colas humillantes para comprar con mucha dificultad los bienes más esenciales, son los mismos que temen por la inseguridad, que están enfadados por la escasez, por una moneda que no vale nada, por un costo de la vida que lo asfixia, los mismos que una vez tuvieron esperanzas y que gracias a tanto incumplimiento, tanta promesa falsa y tanta mentira, ahora miran de manera firme hacia los caminos del cambio. Esa gente con las que intercambio cada día el saludo de toda hora, las mismas que antes gritaban otras consignas, estaban el domingo allí al pie del cañón, con la dignidad de los ciudadanos que salen a defender sus derechos y a levantar su voz por un cambio. Estaban allí a conciencia de que su voto tiene un valor y que con ese acto estaban lanzando una advertencia a quienes osaron engañarlos y pretenden mantenerlos en el engaño. Este cronista los escuchó durante todo el día, sus quejas eran las mismas, su rabia era la misma y su fe en el futuro también era la misma. A uno de ellos le escuché decir, los que estamos aquí no tenemos miedo, y al decir esto tuvo como respuesta un coro de voces que dijeron lo mismo. Una señora amiga, vendedora de empanadas dijo: hay personas que en la desesperación creada por tanto abuso de poder nos pregunta cuándo vamos a gritar Basta, y nosotros, por ahora, preferimos este camino del voto que también es una manera de gritar basta. Vaya y pregúntele a este gentío por qué está aquí y verá que le dirán que votan contra la corrupción, contra la inseguridad, que votan por mayor y mejor eficiencia, que votan contra la mentira y el engaño y que votan contra los abusos de poder y sobre todo votan porque quieren llevar a la AN a una mayoría parlamentaria que le ponga el cascabel al gato. Aquí nadie se está chupando el dedo señor. Aquí hay una conciencia democrática íntegra en lucha plena contra este comunismo que nos está llevando a la ruina total. ¿Sabe usted lo que hicieron este domingo con toda la intención de distraer al pueblo? Llevaron los pañales a los mercados. Y qué hicimos nosotros, fuimos a buscarlos y nos vinimos con los pañales a votar. Amigo mío hasta aquí llegaron las promesas y los engaños, el pueblo no se la cala más. Esa es la pura verdad.


Socavan a la República 

Rafael Bayed 

El oscurantismo en que vive el pueblo venezolanos gracias, al socialismo del siglo XXI etiquetado en teoría como socialcomunismo, no es más, que un marketing, usado y abusado por los que detentan el poder, para darle rienda suelta a sus frustraciones sociales, profesionales, y económicas. El extremo de esta situación, es que hasta la disidencia se convirtió en oficialista, oímos algunos dirigentes a negarse rotundamente en hacer concentraciones de protestas por lo que acontece.

Desde un inicio, la política de estos delincuentes que detentan el poder, es estigmatizar todo, y así tener la forma de ir poco a poco eliminando instituciones y creando el caos, para el advenimiento definitivo, del nuevo “salvador” de la patria, otro mecías, que sustituirá al ilegitimo e ilegal.

Socavaron las bases morales de la familia venezolana, ahora, lo importante es tener dinero y posición, roben, cojan lo que no es de ustedes, no respeten, odien, anhelen lo que no es de ustedes, exhíbanse.

Hoy el narcotráfico, la legitimación de capitales, la corrupción desmedida y la expoliación, son las nuevas herramientas de la economía del régimen, con complicidad de algunos jefes de la disidencia, empresarios y banqueros inmorales, comerciantes sin escrúpulos.

Mercenarios politiqueros, con métodos fascistas tomaron posición de las instituciones, aprovechando la debilidad de la democracia.

Hoy tenemos un régimen parásito donde la irresponsabilidad e inmoralidad de quienes ejercen funciones públicas están al margen de la probidad; la deshonestidad e ineptitud que son bandera de la supuesta revolución. Nadie asume la responsabilidad de lo que acontece.

La degeneración de la conducta pública de quienes detentan el poder ya no tiene límites, con el enriquecimiento ilícito y burdo, controlan la mayoría de los medios de comunicación, usan cualquier medio para arrodillar a los dueños de medios y a quienes laboran en ellos que no se presten a sus vagabunderías. Control absoluto del Poder Judicial. Controlan la mayoría de las instituciones financieras, para sus gestiones nada ortodoxas. El desarrollo de grandes edificaciones, y la operatividad financiera de los mismos, son acciones viejísimas de legitimación de capitales que hoy merman la base de la República.

Los discursos populistas incentivadores, de la anarquía y el descontrol social, son hechos puntuales del ennegrecimiento de la finalidad de la democracia.

Armaron con toda clase de artefactos a delincuentes y los llamaron colectivos y todo para intimidar y amedrentar a la población, y tenerla sumisa, ahora no pueden controlar a los escudos delictivos de la banda que detenta el poder, también ellos son víctimas de sus acciones.

Todavía hay quienes sostienen la necesidad de diálogo con el régimen, al igual que ellos, no tienen vergüenza.

rbayed@gmail.com


Ganó el voto comprado, perdió el voto decente

Manuel Millán R.

Fue un hecho bochornoso el cometido por algunos funcionarios públicos que, sin importarle la legislación que rige tanto el acto electoral como el manejo de los recursos que son del pueblo, empañaron las elecciones primarias de la oposición al convertirlo en vulgar escenario donde la corrupción resulto la ganadora. Hay quienes estiman que en tan perversa acción algunas alcaldías dilapidaron veinte millones de bolívares en la compra de votos, acción reprobable, que con urgencia debe ser investigada y sancionada antes de que el CNE por fin decida cuando serán las parlamentarias.

Es obligante que las autoridades dejen de hacerse los locos, con el cuento de que se le presenten pruebas cuando el gobierno sabe que eso ocurrió, que fue cierto y visto por innumerables ciudadanos. Su respuesta ante situación tan grosera y perjudicial para la democracia, es actuar, incluso por noticia criminis, salvo que lo frente el hecho, igualmente cierto, de que tal clase de reprobable acción en el seno del oficialismo es ya una costumbre.

La compra de votos quedó probada. Los chequeos de entregaban en las casas, en las oficinas, en la calle. La paca de billetes igual. Hasta en las propias colas de votantes. La presencia, masiva, de gente en los bancos, los días miércoles, jueves y viernes, igual que en las alcaldías, constituyó asunto muy notorio, que casi hacen colapsar el sistema. Es una lástima lo sucedido, porque refleja que si no es a punta de real no se gana y queda la duda, perjudicial y peligrosa, que desmerita la victoria de los que resultaron de este modio elegidos. Una clara manera que permitirá afirmar al que lo entristece un acto tan vulgar como el sucedido el domingo 17, que su voto no valió nada y fue el billete el que decidió los resultados.

La democracia, de la cual entre otros pecados le adjuntan la de ser muy débil, no puede perfeccionarse mientras la sociedad no se cuadre, inamovible, ante las autoridades y le exijan, hasta lograrlo, que practicas tales deban ser totalmente excluidas de la política venezolana. Por tanto, investigar hasta lo más profundo lo ocurrido, es una obligación de las autoridades llámese Fiscalía General o Gobernación, y la propia Mesa de la Unidad Democrática, en cuanto a Nueva Esparta se refiere. La gente decente, responsable y verdaderamente preocupada por el inmediato devenir de la democracia lo demanda.

Se pedimento tiene que ser atendido para que quienes ganaron no pasen a la historia como culpables, directa o indirectamente, de lo que constituyó un gigantesco asalto al tesoro municipal. Por el contrario, tienen la obligación de demostrar que ganaron su nominación de manera transparente. No hacerlo pudiera ser interpretado como aceptación de lo ocurrido.


LA PURA VERDAD

Aprendemos o fallecemos

Aureliano Buendía 

Después de esta ya larga noche de consecutivas desgracias, algo ha quedado de la experiencia del pasado domingo 17 de Mayo, fecha en que se llevaron a efecto las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad para elegir candidatos a diputados en las elecciones parlamentarias a celebrarse cercano el fin del año. Puede probablemente afirmarse sin reservas que hay verdadero olor a libertad; que perseguiremos esa libertad hasta donde se nos esconda el vocablo, aún cuando a pesar de todo y de pocos, ser libre significa hoy en Venezuela, una cosa muy distinta al referente traducido en Chile, Panamá, ColombIa, Estados Unidos y España entre otros,  como ejemplos donde se respetan las reformas sociales y se actúa considerando las políticas de avanzada.

Tomemos a nuestra prodigiosa y actualmente maltratada isla Margarita como ejemplo, donde ya nada queda por perder. Puedo adelantarles que entre las novedades en puerta, tendremos en lo inmediato el precio de un kilo de carne de res en Bs. 800,oo; un descomunal  pero inevitable despido de trabajadores que serán cesanteados por el ya efectivo e inevitable cierre del Puerto Libre y la desaparición casi absoluta del turismo, que nos permitió durante muchos años ser la Perla del Caribe. Naturalmente, los hoteles igualmente desaparecerán porque no tendrá sentido mantener abiertas unas instalaciones inservibles en esta época de “revolución bonita”, ya que, comenzando por Corpoelec, impide usar la indispensable energía para un desarrollo que no es tal, pero que cobrado el kilovatio en cinco veces su valor anterior, permite esa inservible burocracia, que nos reúne con el excelente sol iluminando y dorando cuerpos en las colas callejeras de San Lorenzo, para consentir un servicio que hoy es peor que hace 10 años.

No hablemos del puerto y aeropuerto. En breve serán museos de la cuarta que nos evocarán aquella época de felicidad y libertad que sin saberlo disfrutamos. En breve sólo nadando podremos abandonar la isla y como alternativa aérea también se impondrán los globos inflados con helio. Proseguirán nuestras mujeres en lo general, haciendo colas por un mendrugo de pan y como ya no quedan dólares que hurtar, algunas sociedades de compasivas naciones harán colectas mundiales para asistir las necesidades de nuestros niños y enfermos, muchos de ellos para entonces fallecidos por la ausencia de atención y medicinas.

Esto nos enseñará, porque de no aprender así, jamás lo haremos, que finalizó el tiempo de la gran aventura de la Revolución Bonita, del Mar de la Felicidad, de las Ideologías, que negando la existencia de la inteligencia humana, fabricó una guerra ideológica que dejó la leyenda de Alí Babá, como el niño bobo que pretende estudiar inglés en Moscú, lapso durante el cual se robaron, con la complicidad total de quienes hoy ni recuerdan el tema, el más abultado tesoro de fondos públicos que país alguno haya dispuesto en el planeta.

Hubo, en Venezuela y concretamente en Nueva Esparta, políticos como Morel Rodríguez Avila, con un mensaje antidogmático, con el análisis sereno de ideas y las motivaciones que permitieron en Venezuela los desvíos y consecuencias del horror que ocurría y aún pasa. Morel ha tenido durante toda su trayectoria una certera forma de plantearnos la desgraciada realidad vivida. Ha sido un político de alertas permanentes, fundamentalmente en lo relativo al fracaso ideológico y a la mala yunta cubana que ha sorvido y aún lo hace, los recursos que son de los venezolanos. Morel no es, desde luego, un optimista. Ha sido un analista permanente y reflexivo sobre las insalvables contradicciones de la ideología dominante. Esta conducta Morel aún la mantiene como un aporte de democracia unitaria por un renovado pensamiento social y político de un modelo humano progresista.

El problema de Venezuela y de Nueva Esparta se centra en la conformación de un hombre nuevo, apartado de desviaciones deshonrosas, la anarquía y el marxismo. Las bases para ese renovado ser humano y sus posibilidades,  están en el actual debate colectivo. ¡Esta es la Pura Verdad!.-


Aprendemos o fallecemos 

Después de esta ya larga noche de consecutivas desgracias, algo ha quedado de la experiencia del pasado domingo 17 de Mayo, fecha en que se llevaron a efecto las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad para elegir candidatos a diputados en las elecciones parlamentarias a celebrarse cercano el fin del año. Puede probablemente afirmarse sin reservas que hay verdadero olor a libertad; que perseguiremos esa libertad hasta donde se nos esconda el vocablo, aún cuando a pesar de todo y de pocos, ser libre significa hoy en Venezuela, una cosa muy distinta al referente traducido en Chile, Panamá, ColombIa, Estados Unidos y España entre otros,  como ejemplos donde se respetan las reformas sociales y se actúa considerando las políticas de avanzada.

Tomemos a nuestra prodigiosa y actualmente maltratada isla Margarita como ejemplo, donde ya nada queda por perder. Puedo adelantarles que entre las novedades en puerta, tendremos en lo inmediato el precio de un kilo de carne de res en Bs. 800,oo; un descomunal  pero inevitable despido de trabajadores que serán cesanteados por el ya efectivo e inevitable cierre del Puerto Libre y la desaparición casi absoluta del turismo, que nos permitió durante muchos años ser la Perla del Caribe. Naturalmente, los hoteles igualmente desaparecerán porque no tendrá sentido mantener abiertas unas instalaciones inservibles en esta época de “revolución bonita”, ya que, comenzando por Corpoelec, impide usar la indispensable energía para un desarrollo que no es tal, pero que cobrado el kilovatio en cinco veces su valor anterior, permite esa inservible burocracia, que nos reúne con el excelente sol iluminando y dorando cuerpos en las colas callejeras de San Lorenzo, para consentir un servicio que hoy es peor que hace 10 años.

No hablemos del puerto y aeropuerto. En breve serán museos de la cuarta que nos evocarán aquella época de felicidad y libertad que sin saberlo disfrutamos. En breve sólo nadando podremos abandonar la isla y como alternativa aérea también se impondrán los globos inflados con helio. Proseguirán nuestras mujeres en lo general, haciendo colas por un mendrugo de pan y como ya no quedan dólares que hurtar, algunas sociedades de compasivas naciones harán colectas mundiales para asistir las necesidades de nuestros niños y enfermos, muchos de ellos para entonces fallecidos por la ausencia de atención y medicinas.

Esto nos enseñará, porque de no aprender así, jamás lo haremos, que finalizó el tiempo de la gran aventura de la Revolución Bonita, del Mar de la Felicidad, de las Ideologías, que negando la existencia de la inteligencia humana, fabricó una guerra ideológica que dejó la leyenda de Alí Babá, como el niño bobo que pretende estudiar inglés en Moscú, lapso durante el cual se robaron, con la complicidad total de quienes hoy ni recuerdan el tema, el más abultado tesoro de fondos públicos que país alguno haya dispuesto en el planeta.

Hubo, en Venezuela y concretamente en Nueva Esparta, políticos como Morel Rodríguez Avila, con un mensaje antidogmático, con el análisis sereno de ideas y las motivaciones que permitieron en Venezuela los desvíos y consecuencias del horror que ocurría y aún pasa. Morel ha tenido durante toda su trayectoria una certera forma de plantearnos la desgraciada realidad vivida. Ha sido un político de alertas permanentes, fundamentalmente en lo relativo al fracaso ideológico y a la mala yunta cubana que ha sorvido y aún lo hace, los recursos que son de los venezolanos. Morel no es, desde luego, un optimista. Ha sido un analista permanente y reflexivo sobre las insalvables contradicciones de la ideología dominante. Esta conducta Morel aún la mantiene como un aporte de democracia unitaria por un renovado pensamiento social y político de un modelo humano progresista.

El problema de Venezuela y de Nueva Esparta se centra en la conformación de un hombre nuevo, apartado de desviaciones deshonrosas, la anarquía y el marxismo. Las bases para ese renovado ser humano y sus posibilidades,  están en el actual debate colectivo. ¡Esta es la Pura Verdad!.-

LA PURA VERDAD

Venezuela está primero

Aureliano Buendía

Cuando las brújulas se desorientan y la embarcaciones andan a la deriva y se mueven son conducción al vaivén del oleaje, siempre salen a flote las palabras sabias de los viejos pescadores a poner orden en la tormenta. En esta Venezuela conflictiva, estimulados sus desencuentros desde un poder que es prepotente y se cree y se siente incontenible e ilimitado, capaz de agitar las aguas y sacudir con mayor fuerza los vientos del huracán, hay voces que llaman a la reflexión y tratan de poner la palabra justa en su sitio para que todos la veamos mejor ya pensemos mejor. Y digo esto ante el llamado de atención de Morel Rodríguez Ávila, en momentos en  que el insulto y la descalificación parecen ser el texto y el subtexto único del  mayor responsable  de nuestra desgracia como país, que no es otro que el ineficiente gobierno nacional que no cesa de utilizar el lenguaje del odio, de la descalificación y de la envidia que lo han caracterizado a los largo de estos tres lustros que mantienen a un pueblo todo entre penurias y calamidades que cobran vidas y alimentan en grado sumo la desesperanza.  El odio fue siempre el hecho dominante en el lenguaje de las autocracias, las dictaduras y los gobiernos totalitarios. Dividir a la población entre los que están conmigo, que supuestamente son los buenos, y los que no lo están que son los malos,  es una de las principales misiones de toda tiranía y peor aún si estas son pretendidamente ideológicas, y hacerlo a punta de mentiras degradando de paso el lenguaje, ha sido una constante en estos largos años de neo dictadura en Venezuela con el perverso propósito no solo de dividir a los venezolanos, sino de dañar y desprestigiar a la democracia como forma de gobierno y con ello poner en estado de sitio a la libertad. De allí que el exhorto que hace Morel a la dirigencia política oficialista para que utilice un lenguaje de altura con el cual dirimir diferencias y encontrar soluciones, cuente con el apoyo incondicional de todos aquellos ciudadanos que queremos un diálogo como él mismo Morel lo pide de manera expresa “sereno, educado, positivo, lleno de civismo, alentador y constructivo” única manera de salvar a Venezuela y empinarse por encima de las dificultades.  Esa afirma el líder neoespartano, es la mejor vía a para lograr el rescate de la democracia  y con ella de la libertad. Una vez más la ponderación, el sentido común puesto al servicio de las grandes causas como es costumbre en Morel  viene a hacer reflexionar sobre un tema tan crucial para el mejor entendimiento como es   el corrompido lenguaje oficial de  la política que en nada contribuye ni a la paz, ni a la democracia y menos aún a la libertad. Persistir en la ofensa permanente como lo hace la cúpula en ejercicio fascista del poder, es el más grave error que se pueda  cometer. Un leguaje así solo puede llevar a fatales desenlaces.

Esa es la Pura Verdad.


El vuelo del búho 

En avión ni muerto 

Juan José Prieto Lárez* 

Antonio Alfaro nunca montó en avión porque sufría de mareos. Se tonteaba con solo verlos. Por eso siempre viajaba en autobús a cualquier parte del país, ni siquiera en momentos de urgencia familiar fue capaz de subir a un jet. Siendo un hombrecito se fue a Caracas a buscar fortuna. Tenía un contacto vergatario con un primo que trabajaba en la Universidad Central de Venezuela, allá le llegó con su miedo a las alturas. El cargo propicio fue el de mensajero. Craso error, porque Toño no subía en ascensor.

   Tenía las piernas batatúas de tanto subir escaleras por no hacerlo en aquellas cajas metálicas frías que se bamboleban como piñatas por falta de mantenimiento. Por la estrecha relación entre la escuela de Economía con entidades bancarias, Toño debía llevar correspondencias al Banco Central, ya eso le tomaba todo el día porque se paraba a preguntar a todo el que llegaba para qué piso iba, si acertaba con la oficina de la encomienda pedía el favor de llevarla porque él se mareaba. Se puede decir después de tantos años, que Toño no conoció un edificio más arriba de planta baja. Jamás sintió curiosidad por subir al Ávila. Ni a balazos.

   Lo conocí por aquellos años, y sin reserva alguna echaba el cuento de sus vértigos, a lo más alto que llego es el del chinchorro, contaba. Luego de veinticinco años la jubilación era inminente, pero dos días después de lograrlo un infarto puso fin a su vida. Murió en la misma pensión que llegó el primer día en La Candelaria. Como suele suceder, amigos y familiares dispusieron de su tiempo para atender los enredos que estas situaciones traen consigo. El traslado del cadáver debía hacer en avión hasta Margarita, así lo hicieron conocer a su familia más allegada.

   Todo estuvo punto hasta llegar el féretro a Maiquetía, justo en ese momento se inició una huelga de controladores aéreos con amenaza de alargarla por cuarenta y ocho horas. Pero en Margarita esperaban por cuerpo de Toño en treinta y cinco minutos. La funeraria convino para llevarlo por carretera hasta Puerto La Cruz, lo que significaba un día más y el reloj andando. El carro funerario llegó cuando el ferry acababa de zarpar, el próximo salía en la tarde, es decir que el fallecido arribaría a la isla con la noche avanzada. En Punta de Piedras la familia se angustiaba por tantas calamidades. Alguien se atrevió a soltar una chispa de humor para apaciguar la ansiedad: ¡Coño Toño ni siquiera muerto de atreviste a subir a un avión, siempre te gusto viajar en roling!


¿Dolarización?

Luis Vicente León

Tiene sentido la dolarización? Siempre he sido escéptico sobre la capacidad de esa medida para resolver nuestros desequilibrios económicos. No porque sea una propuesta absurda y mucho menos primitiva. Es seria y merece ser discutida. Tiene bondades tentadoras, como evitar la creación de dinero de monopolio del BCV para cubrir el hueco fiscal, principal fuente de la inflación. Sin embargo, la dolarización no es tan simple en economías de ingresos volátiles como las petroleras, y el problema es adaptar la economía a caídas y subidas abruptas del ingreso en dólares sin que las autoridades monetarias puedan intervenir positivamente. Usted dirá, con razón, que la acción del BCV ha sido más bien negativa, pero que no haya actuado adecuadamente no cambia el hecho que hay momentos en que su acción es vital para evitar crisis mayores y no siempre la mejor idea es castrarlo porque hoy se porta mal. Ahora, si bien no soy un propulsor de la dolarización, comparar esa posibilidad con el modelo de control e intervencionismo extremo actual es como comparar una Punta Black Angus con una pieza de Chocozuela.

Pero no me quiero pegar con el análisis de la dolarización porque esa no es la ruta que veremos en este gobierno. Eso no está planteado. la comparación no es entre el mundo normal y la segmentación, sino entre no tener nada y tener algo parcial en los que unos operarán exclusivamente en moneda extranjera y otros en moneda local. Es en realidad la conformación de una economía dual. La razón es que el gobierno no puede garantizar divisas a esos sectores, que no considera esenciales, y estos no están dispuestos a seguir operando sin recibir divisas. El resultado lo hemos visto ya en el caso de las aerolíneas, los licores y los carros y repuestos, entre otros. ¿Cómo se resolvió parcialmente el tema de los pasajes al exterior? Cuando las aerolíneas comenzaron a cobrar pasajes en dólares. ¿Cuándo se consiguen licores? Cuando los importadores deciden traer productos con sus divisas y venderlas a precios de reposición en dólares. Finalmente, en el tema de los carros lo que se está viendo es la formalización de otra segmentación, pero esta vez con acuerdos explícitos, públicos, privados, que permitirá las operaciones de venta de carros en dólares, generando ahorros de divisas e impuestos en moneda extranjera.

Podríamos evaluar los elementos negativos y positivos de estas segmentaciones. Es fácil privilegiar el tema de que en estos segmentos no hay acceso a quienes no tengan divisas. Es posible dedicarle un artículo sólo a explicar cómo esta segmentación no resuelve el problema de fondo que ocasiona el control de cambio y precios y explica porque no hay divisas para todos los sectores y para garantizar la producción en moneda local. O la discriminación que esto representa con los venezolanos sin acceso a divisas o a los otros sectores que, sin recibir tampoco dólares oficiales, no tienen el derecho de cambiar su operación completa a dólares. Pero por encima de todas esas críticas interesantes de debatir, prefiero ir al punto central. Considerando que el modelo de control primitivo que origina la crisis no va a cambiar, sin esa segmentación no habría pasajes para nadie, si no se pueden pagar en dólares. No habría bebidas en el mercado porque nadie las traería pagando en dólares para vender en bolívares que no pueden convertir. Y sin esa decisión prevista en el sector automotriz, no volveremos a ver un carro nuevo sino en fotos, sin hablar de la pérdida de empleos e impuestos que sería inevitable. Entonces la comparación no es entre el mundo normal y la segmentación, sino entre no tener nada y tener algo parcial. Esta vez entre carne mechada y nada.

@luisvicenteleon


Dólar Ford

Alejandro J. Sucre

Ford podrá vender sus vehículos en Venezuela en dólares. Yo celebro esa decisión ya que puede significar un comienzo a algo bueno, aún reconociendo que la nueva visión económica del gobierno arranque como una política cambiaria de parches. Sabemos que el gobierno venezolano ve a los empresarios, (esto es a los que no producen y venden sus productos a los precios que impone el Sundde aún sin acceso legal y real a dólares para comprar materias primas), como chupa-sangres, explotadores y promotores de una guerra económica y no como impulsadores del desarrollo económico. Incluso, hasta la decisión del dólar Ford, el gobierno había venido amenazando con confiscar las empresas que no quieran seguir produciendo a precios Sundde y las acusaba de hacer la guerra económica.

Por esa visión tan negativa del papel del empresario en la economía que poseen los dirigentes del Ejecutivo Nacional, el gobierno ha impulsado más fiscalizaciones que nuevos emprendimientos. En lugar de ver en la prensa nacional noticias sobre nuevas empresas, nuevas inversiones, nuevos desarrollos de productos, en los últimos años, lo que leemos es que Sundde realizó en abril 927 fiscalizaciones en Caracas. Observamos que en lugar de aumentar la producción, aumentan las Captahuellas de Mercal, Pdval y Bicentenario y que estarán interconectadas esta semana. Incluso el ministro Osorio informó que pronto se lanzará el sistema de "tarjeta de abastecimiento seguro". Y nombran más la creación de UBCH, consejos comunales, comités de luchas populares, grandes Misiones y el Gran Polo Patriótico para descubrir irregularidades en las empresas existentes junto a Sunagro y Sundde.

Aunque las empresas no produzcan por falta de acceso a dólares legalmente, o por tener precios regulados por debajo de los costos de producción, el revolcón al que se refería el Presidente Maduro dejaba entrever que esos empresarios están detrás de la guerra económica y que la política del gobierno iba a ser que los trabajadores tomaran posesión de las empresas donde laboraban y que el gobierno les iba a inyectar el capital de trabajo para seguir produciendo sin sus dueños. Y todas bajo la coordinación de funcionarios públicos. Incluso, esta política del revolcón hace pensar que los mismos funcionarios públicos que coordinan las miles de empresas deficitarias del Estado, son mejor opción para el país que los empresarios privados que producen empleo y productos.

Una luz

El tema de la venta en dólares de los vehículos Ford en Venezuela cambia esa tendencia. Pareciera que el gobierno sacó cuenta y dijo que es mejor que Ford venda en dólares sus automóviles que el cierre de sus puertas o a que los trabajadores tomen la empresa. Me imagino que algún genio del gobierno se dio cuenta que Ford en manos de sus trabajadores igual iba a cerrar sus puertas ya que sin permitir acceso legal a dólares u obligarlas a vender por debajo del costo, la empresa iba a colapsar. Y resulta curioso que los trabajadores Ford en lugar de clamar para que les entreguen la empresa, solicitasen que les paguen sus sueldos en dólares del Imperio, que es quien promueve la guerra económica.

No es ilógico pensar que el gobierno ha visto que esta situación se parece mucho a la GM y otras ensambladoras. Aplica también a las empresas que producen motos, y todo tipo de vehículos. También esta situación Ford es asimilable por el resto de las industrias del país, especialmente la farmacéutica. Y pareciera que esto también esta pasando con los pasajes aéreos.

A estas alturas, me pregunto, ¿para qué han servido y sirven todos esos decretos de precios justos y todos los organismos contralores, consejos obreros y los Cencoex, los controles de cambio Simadi, Sicad 1 y 2, Cadivi? Por qué no dejar que todo venezolano exporte libremente para pagar en dólares su Ford. Por qué el gobierno no acusa a Ford de guerra económica. Por qué no intenta disminuir el consumo de vehículos y demás rubros de consumo capitalista en lugar de permitir la dolarización. Será que vienen cambios en la política económica hacia una mayor apertura al estilo Cuba. Será que seguiremos el ejemplo de socialismo al estilo boliviano.

@alejandrojsucre


El silencio a la opinión

Luis Daniel Álvarez V.

El 15 de mayo de hace tres años, la comunidad internacional veía con estupor la dantesca imagen del atentado al exministro colombiano Fernando Londoño Hoyos. La fotografía de un hombre ensangrentado, frente a un amasijo de hierros incinerados y la noticia de fallecidos y heridos, algunos que simplemente pasaban por el lugar, perturbó la calma de la mañana santafereña y llevó a los colombianos a recordar experiencias fatídicas que no sólo enlutaron familias, sino a la libertad y la justicia.

El atentado al político no sólo fue una afrenta a las normas elementales de libertad, sino que intentó asesinar a un hombre que desde la radio y la prensa plantea sus ideas, formula sus inquietudes y hace propuestas. Aún más delicado es que Londoño ejerció puestos relevantes en la administración pública y se dedica a la docencia. Por lo tanto, la acción es una afrenta violenta a la libertad de expresión, al ejercicio político y a la enseñanza plural.

Ver la noticia llevó inmediatamente a recordar los crueles atentados a Guillermo Cano Isaza, Luis Carlos Galán, Álvaro Gómez Hurtado, Rodrigo Lara Bonilla, Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo, Jaime Garzón y tantas personas que dieron su vida por poner en primer lugar sus principios y sueños de una mejor sociedad. A diferencia de los anteriores, Londoño logró sobrevivir y siguió adelante con su trabajo, demostrando que pese al terror y el miedo que algunos traten de infundir, una vida al servicio de los valores y la justicia es probablemente la mejor defensa que puede ejercerse, pues los que siembran el terror no lograrán su objetivo de silenciar la verdad y la libertad.

Lamentablemente la situación de la prensa, la política y la academia en la región vive horas aciagas. En algunos lugares no es necesario colocar explosivos contra los vehículos de las personas, pues se recurre a polémicas sanciones impositivas, fortalecimiento de los delitos de opinión y turbios manejos judiciales para imponer una sola forma de ver la realidad, tal como puede ocurrir en Argentina o Bolivia.

Mientras se conmemora un aniversario más del atentado a Fernando Londoño el gobierno colombiano mantiene una serie de conversaciones con organizaciones terroristas para buscar la paz. Entre tanto, las extorsiones, los ataques y los secuestros siguen estando presentes, frente a una actitud poco coherente del gobierno de Juan Manuel Santos. Desafortunadamente, mientras se habla de reconciliación, imágenes como la del martes 15 de mayo de 2012 se están volviendo cada vez más recurrentes, demostrando que a los violentos no les importa la paz.

luisdalvarezva@hotmail.com