PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

INTERNACIONALES

FINANZAS - BOLSA DE VALOR

Rousseff y Lula sabían de desvíos en Petrobras, dice revista Veja

La campaña electoral en Brasil se agitó este viernes con una edición adelantada de la revista opositora Veja que acusa a la presidenta Dilma Rousseff y a su antecesor Luiz Inacio Lula da Silva de estar al tanto de millonarios desvíos de dinero en la estatal Petrobras.

“Ellos sabían todo”, titula Veja en rojo en su portada, con la foto de Rousseff y Lula sobre fondo negro, según la versión divulgada en internet. La edición fue adelantada para que llegue a los kioscos a dos días del balotaje del domingo entre Rousseff y el socialdemócrata Aécio Neves.

La revista afirmó que el empresario acusado de intermediar en un millonario esquema de desvío de dinero en obras de Petrobras, Alberto Yousseff, dijo ante la policía el martes que “Planalto (el palacio presidencial) lo sabía todo”.

“‘¿Quién en Planalto?’, preguntó el comisario. ‘Lula y Dilma’, respondió” Yousseff, según Veja.

El abogado de Yousseff, Antonio Figueiredo Basto, dijo no poder confirmar tal acusación, y se declaró “perplejo” por la publicación, según el diario O Globo.

Yousseff está preso desde marzo, acusado de comandar una enorme red de lavado de dinero, y busca reducir su sentencia a cambio de información privilegiada a la policía.

El gobernante Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) acusó a Veja de “forjar una portada electorera” y recordó que el abogado no confirma esa declaración.

Durante toda la campaña, Rousseff ha asegurado que no sabía nada de los sobreprecios en contratos de empresas con Petrobras que financiaban presuntamente al PT y partidos y políticos aliados, según declaraciones de los acusados filtradas a la prensa.

La edición de la revista, crítica con el gobierno y que habitualmente sale los sábados, fue adelantada al viernes, un día después de que dos encuestas dieron por primera vez un claro liderazgo a Rousseff en el balotaje.

La portada levantó una ola de reacciones en las redes sociales.

En Twitter, algunos usuarios crearon el tag #Desesperodaveja (Desesperación de Veja), considerando esta edición como un intento de ayudar a Neves.

Surgieron también humorísticos ‘memes’ con otras “últimas portadas” de Veja antes del balotaje. “El Titanic era comandado por el tatarabuelo de Lula, Dilma lo sabía”, dice uno. “Lula quería el fin de los Beatles”, dice otro, mientras un tercero les acusa de los divorcios de una conocida cantante y actriz.

La campaña brasileña ha sido la más disputada de la reciente historia en el país, plagada de acusaciones entre los dos adversarios.


142 millones de brasileños están listos para escoger mañana entre Rousseff y Neves 

Será mañana 26 de octubre cuando los brasileños decidan, en segunda vuelta electoral, quién regirá los destinos de la nación para el período 2015-2019, y entre la continuidad de un proyecto y una nueva propuesta, donde están en juego factores políticos, económicos y sociales.

La segunda vuelta electoral registra una diferencia muy cerrada, de acuerdo con las últimas encuestas, entre la candidata Dilma Rousseff, quien aspira a la reelección, y el candidato Aécio Neves; ambos con propuestas muy distintas, las cuales serán un factor fundamental para lograr inclinar la balanza a su favor y salir airosos en los comicios.

142 millones de brasileños acudirán por segunda vez a las urnas este mes, luego de que durante la primera vuelta electoral, celebrada el pasado 5 de octubre, ninguno de los candidatos lograra el 50% de los votos requeridos para lograr la Presidencia de la República Federativa de Brasil.

Tras el escrutinio, Rousseff consiguió ubicarse como virtual ganadora tras obtener el apoyo del 41,59% de los electores, mientras que Neves se ubicó en segundo lugar con el 33,55%, dejando fuera de competencia a la candidata Marina Silva del Partido Socialista Brasileño (PSB).

La estrechez en las últimas encuestas, en las que se ha llegado a plantear un empate técnico entre ambos candidatos, ha obligado a afinar detalles durante la corta campaña, en la cual mediante debates, mítines y declaraciones, ambos candidatos no sólo se han dedicado algunas descalificaciones sino que les ha correspondido afianzar estrategias, entre ellas las de relucir parte de lo realizado durante sus gestiones.


Rousseff demandará a revista Veja por involucrarla en escándalo en Petrobras 

La presidenta brasileña y candidata a la reelección en los comicios del domingo, Dilma Rousseff, anunció ayer que demandará a la revista Veja, que la implicó junto a su mentor y antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, en un escándalo de corrupción en la estatal Petrobras.

“No puedo callar frente a este acto de terrorismo electoral”, dijo Rousseff en el último programa televisivo de su campaña, que fue transmitido después de que Veja adelantase un día su salida a la calle con una edición en la que la acusa, junto a Lula, de “saber” que en Petrobras se había enquistado una vasta red de corrupción.

Veja, sin citar fuente alguna, publica una declaración que le atribuye al cambista Alberto Yousseff, preso por esas corruptelas y quien habría reconocido ante la policía que “Dilma y Lula sabían de todo”, una frase que llevó a su portada con impactantes fotos de la presidenta y su antecesor.

La veracidad de la información de Veja fue puesta en tela de juicio por el abogado Antonio Figueiredo Basto, defensor de Yousseff, quien dijo que no tenía conocimiento de esa declaración, pese a que estuvo presente en cada testimonio de su cliente ante la policía.

“Estamos perplejos y desconocemos qué está pasando. Pero es preciso tener cuidado porque hay mucha especulación”, dijo al abogado al diario O Globo.

En su espacio televisivo, Rousseff afirmó que Veja “ha agredido a la prensa y al periodismo” y que ha “excedido todos los límites” en un momento en que las encuestas la presentan como favorita para ser reelegida mañana frente al socialdemócrata Aécio Neves, en una segunda vuelta.

“Es una barbaridad, es una infamia contra mí y contra Lula. Es un crimen” y tiene “una clara intención malévola de interferir en los resultados de las elecciones”, denunció Rousseff, quien anunció que tomará medidas legales contra la revista, que mantiene una férrea línea opositora.

Rousseff, a quien las últimas encuestas le dan una ventaja de entre 6 y 8 puntos porcentuales sobre Neves, vaticinó que “Veja fracasará en su intento criminal” y apuntó que “la diferencia es que esta vez no quedará impune”, pues “la conciencia libre de la nación no puede aceptarlo”.

La Presidenta sostuvo que “la justicia libre de este país condenará este crimen” y aseguró que el elector brasileño “tiene conciencia para diferenciar la verdad de la mentira” y lo probará en las urnas.

“Los brasileños darán su respuesta a Veja y a sus cómplices en las urnas y yo daré les dará la respuesta ante la justicia”, declaró la Presidenta, quien dijo que hubiera querido concluir su campaña en televisión “de otra manera”, pero la “dignidad” se lo impedía.

A diferencia de la campaña para la primera vuelta, en la cual la presidenta contó con el doble de tiempo en televisión en función de la amplia coalición de partidos que la apoya, para la nueva elección del próximo domingo ella y Neves tuvieron diez minutos diarios.

Rousseff utilizó ayer, en su último programa, casi la mitad de ese tiempo para desmentir a Veja, a la que acusó de “intentar revertir la voluntad popular”.

En la primera vuelta de las elecciones, el 5 de octubre pasado, Rousseff fue la más votada, con 41,59% de los votos, frente al 33,55% de Neves.

Ambos candidatos volverían a encontrarse anoche, para el último debate de esta campaña, organizado por el canal de televisión Globo, el de mayor audiencia en el país.