PORLAMAR, ISLA DE MARGARITA

IMPRIMIR

INTERNACIONALES

FINANZAS - BOLSA DE VALOR

Santos se reunirá en Cúcuta con ministros, cuerpo diplomático y organismos internacionales

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se reúne este miércoles con sus ministros, el cuerpo diplomático y organismos internacionales en la frontera con Venezuela para llamar la atención de la comunidad internacional sobre los efectos humanitarios de la crisis con el país vecino.

La reunión está prevista para las 14H00 locales en la ciudad fronteriza de Cúcuta, noreste, para que los convocados “constaten directamente lo que está sucediendo” en una crisis que ya deja 11.000 colombianos afectados según la ONU, dijo Santos en alocución pública en la noche del martes.

El encuentro tendrá lugar tras el “revés”, como lo calificó el propio mandatario, sufrido por Colombia luego de que la Organización de Estados Americanos (OEA) rechazara el pasado lunes su pedido de una reunión extraordinaria de cancilleres para discutir el tema.

Colombia no logró obtener una reunión de emergencia esta semana de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) sobre el cierre parcial de la frontera por Caracas y la deportación de miles de colombianos de Venezuela.

“Seguiremos denunciando y reclamando por la dignidad y los derechos de los colombianos en cuantos escenarios sea posible”, agregó Santos, a la vez que aseguró que su gobierno recurrirá al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y a la Organización Internacional de Migraciones (OIM).

Por otro lado, la fiscalía colombiana contempla “presentar una denuncia ante la Corte Penal Internacional (CPI) contra miembros de la cúpula civil y militar del Gobierno venezolano”, añadió Santos, por “la deportación o traslado forzoso de población de colombianos, quienes fueron objeto de expulsión y otros actos violatorios del derecho internacional”.

La tensión bilateral comenzó el 19 de agosto con el cierre de algunos pasos fronterizos tras un ataque a militares venezolanos durante una operación anticontrabando, que en su momento Maduro atribuyó a “paramilitares colombianos”.

La medida fue seguida por la declaratoria venezolana de estado de excepción en diez municipios limítrofes y el llamado a consultas de los embajadores de ambos países.

El estado de excepción prohíbe el porte de armas y las “reuniones públicas que no hubieren sido previamente autorizadas”, al tiempo que permite allanamientos y escuchas telefónicas sin orden judicial.

Desde entonces y en ese marco, Venezuela ha deportado unos 1.100 colombianos, mientras otros 10.000 han cruzado la frontera por temor a ser expulsados sin sus familias y pertenencias, según la ONU.


Reunión de Maduro y Putin por estrategia petrolera no daría resultados

Un encuentro entre el presidente de Rusia, Vladimir Putin y su homólogo venezolano Nicolás Maduro, en el que discutirían estrategias para estabilizar los precios del crudo, probablemente no producirá resultados concretos, dijo el miércoles una importante fuente rusa.

Putin y Maduro asistirán a un desfile militar en Pekín para conmemorar los 70 años del fin de la Segunda Guerra Mundial en Asia. Allí sostendrán un encuentro bilateral para discutir “posibles medidas conjuntas” para estabilizar los precios mundiales del petróleo, según informó el Kremlin.

Rusia, uno de los mayores productores mundiales de crudo, no ha estado dispuesta hasta ahora a recortar su bombeo para respaldar los precios, indicando que más adelante sería virtualmente imposible recomenzar a extraer petróleo en sus yacimientos que se ubican principalmente en el inhóspito clima de Siberia.

Una alta fuente del Gobierno ruso minimizó la importancia del encuentro, afirmando que los presidentes principalmente discutirían la cooperación mutua y los vínculos de Rusia con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

“Ellos (Putin y Maduro) intercambiarán sus visiones sobre el mercado petrolero, eso es todo. Es altamente improbable que se acuerde alguna medida para apuntalar los precios”, destacó.

“¿Cómo puede uno imaginar a dos países recortando su producción? La porción de mercado de ambos será ocupada rápidamente por otros, si así fuera el caso”, agregó la fuente.

El viceprimer ministro ruso Arkady Dvorkovich también dijo el martes que Rusia no reduciría artificialmente su producción de crudo.

Rusia, que no es miembro de la OPEP, ha aumentado su producción este año, extrayendo crudo a niveles máximos de la era pos soviética de unos 10,7 millones de barriles diarios.

Las economías de Rusia y Venezuela son altamente dependientes de los ingresos que generan las ventas de petróleo, cuyo precio ha caído en casi la mitad desde el año pasado debido al sobreabastecimiento en los mercados.

Venezuela, agobiada por falta de liquidez, ha sido históricamente alcista en su posición frente a los precios, y una severa recesión y escasez de bienes han resaltado el empeño de Maduro por ver una recuperación del mercado petrolero.

El Gobierno de Caracas ha estado presionando por un nuevo pacto entre las naciones de la OPEP y productores fuera del cártel para estabilizar los precios.


El petróleo sube en Nueva York ante posible intervención de la Opep

Al final de la sesión de operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del crudo WTI para entrega en octubre subieron 3,98 dólares.

La fuerte alza de hoy se produjo después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) volviese a advertir sobre los bajos precios del crudo y de que un informe mostrara una reducción de la producción en EE.UU. en el mes de junio.

La OPEP, en una publicación en su página web, señaló que está dispuesta a hablar con todos los productores para que el crudo tenga un precio “justo”, un mensaje que disparó entre los inversores las expectativas de una posible reducción de la producción por parte de la organización.

Hasta ahora, los productores han optado por mantener el suministro pese al desplome del precio del crudo vivido en los últimos meses por, entre otras cosas, un exceso de oferta.

El mensaje de la OPEP disparó hoy el precio del petróleo de Texas, que había abierto a la baja tras dos días seguidos de fuertes subidas.

El pasado jueves, el WTI aumentó su cotización más de un 10 %, mientras que el viernes registró un incremento del 6,25 %, alzas que devolvieron el precio del barril por encima de los 40 dólares tras las caídas de sesiones anteriores.

Hace siete días, el petróleo estadounidense se situaba en 38,24 dólares por barril, más de diez dólares por debajo de su nivel actual.

Hoy, además, ayudó a continuar con las subidas un informe de las autoridades estadounidenses que señaló que la producción de crudo en el país en lo que va de año ha sido más baja de lo estimado hasta ahora.

Según los nuevos datos, la producción en junio bajó en unos 100.000 barriles al día, hasta los 9,3 millones diarios, como consecuencia de los bajos precios.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en septiembre, todavía los de más próximo vencimiento, subieron 12 centavos y acabaron en 1,64 dólares el galón, mientras que los de gasóleo para calefacción subieron 9 centavos hasta 1,67 dólares.